Top 3 meteduras de pata al emprender un negocio online

Hoy tengo el placer de presentarte un artículo invitado de una mujer pionera en su sector: Esther Roche, coach profesional de éxito creadora de la página Web Coaching. Gracias a su amplia experiencia en los negocios online hoy aprenderás cuáles son los 3 mayores errores al emprender este tipo de negocios. ¡No pierdas detalle de cada idea!

 

Llámalos como más rabia te dé: disparates, desatinos, torpezas, desaciertos o simplemente errores. El caso es que los siguientes errores no sólo son los más comunes a la hora de emprender un negocio online, sino los más determinantes, es decir, los que avocan al fracaso y convierten a lo que un día fue una persona ilusionada, en una escéptica y descorazonada.

La crisis en España ha tocado muchos, demasiados palos y ha incentivado a muchas personas a tratar de sacarse las castañas del fuego a través del emprendimiento online.

Tratar de sacar un negocio online adelante a priori es menos costoso económicamente hablando y por eso muchos se han agarrado a ello como a un clavo ardiendo. Son muchos los que empiezan por crear una web con un blog en este sentido, pero suelen ignorar que hay factores clave a tener en cuenta a la hora de empezar bien la creación de un blog como representación de su negocio online.

El ser humano tiende a escoger las opciones más rápidas y fáciles, no las más lentas y difíciles, cuando no tiene muy claro el resultado que quiere obtener. Lo que no tenemos en cuenta es que lo fácil y rápido, por lo general, no nos suele proporcionar grandes satisfacciones. Al contrario, suele resultar en grandes desilusiones. Por ejemplo, ¿qué ocurre con los métodos rápidos y fáciles para adelgazar, aprender inglés o similares? Depositas tus esperanzas en un método casi milagroso y todos sabemos que los milagros no existen.

En el tema de emprender online, ocurre lo mismo. Si bien es cierto que casi siempre la inversión de crear un negocio online es menor que hacerlo offline, también hay que tener en cuenta que no por ello va a resultar ni más fácil y rápido, ni menos costoso emocionalmente.

Ese es el primer error que provoca el fracaso.

 

1. La carencia de objetivos claros y de compromiso con el proyecto

Es precisamente la sensación de que es más fácil y menos costoso, lo que fomenta un menor grado de compromiso: “Total, si no me sale, tampoco he invertido una barbaridad”.

En primer lugar, los modelos de negocio online son distintos de los modelos de negocio offline, pero fuera de ello, lo indispensable antes de comenzar cualquier proyecto, es tener unos objetivos bien identificados primero, y bien definidos segundo.

El objetivo es el lugar donde queremos llegar y si no lo identificamos y definimos lo más concretamente posible, será muy difícil, por no decir imposible, que lo alcancemos. Es como coger el coche sin tener claro el punto de destino: acabaremos dando vueltas sin llegar a ninguna parte.

Esa carencia de objetivos claros, de rumbo y hoja de ruta, provoca a su vez una falta de compromiso con el proyecto y con nosotros mismos. No sabemos adónde queremos llegar así que nos da un poco igual cuándo lleguemos, dónde esté ese punto de llegada y cómo lo haremos para llegar.

 

2. Creerse eso de que en Internet hay dinero fácil y dejarse llevar por el humo

Caer en la trampa del dinero fácil, dinero rápido, vivir de tu blog o de internet, etc., fue hace unos años el disparate más común y la mayoría de quienes cayeron en él, se dio el gran batacazo.

Esto está íntimamente relacionado con el anterior y es más común de lo que pueda parecer. La falta de objetivos y compromiso lleva a las prisas y también a no obtener todos los datos necesarios (o hacer caso de los primeros que nos llegan y que pueden ser erróneos).

Hay mucha información y mucho “experto” que aseguran o dan a entender que emprender online es fácil o que solamente se trata de dominar un par de técnicas de marketing online, por ejemplo. Y nada más lejos de la realidad.

Emprender online implica trabajo doble: la vertiente offline es el modelo de negocio que aplicarías a tu negocio si solo fuese online y la vertiente online es el modelo de negocio adicional, que supone una seria planificación, también adicional, además de una serie de técnicas, estrategias y labores que no tendrías que realizar de no tener ese negocio online y la necesidad de posicionarlo en el mercado.

Así que, de fácil, nada. De rápido, nada. Quienes hoy triunfan con sus negocios online tenían primero muy claros sus objetivos, su plan de acción y las estrategias a seguir.

No se puede uno plantear poner un negocio online de éxito sin tener ni idea de lo que es una web o cómo funciona el posicionamiento, por ejemplo. A menos que desde el principio pretenda tener a un tercero que realice la gestión de la misma, claro.

 

Dibujo de un hombre de negocios sentado frente a su mesa con una computadora levantando los brazos de alegria mientras salen de la pantalla muchos billetes

 

3. Confundir Presencia en Internet con Visibilidad y Popularidad en Internet

Desde hace un par de años o tres, hacerse una web uno mismo se ha sobre – popularizado.

La democratización del diseño web gracias a la infinita información que se puede encontrar sobre el tema en Internet y a herramientas tan útiles como WordPress, ha fomentado que mucha gente se anime a crear sus propias páginas, creyendo a su vez que la presencia, es decir, la publicación de las mismas, ya es suficiente para empezar a conseguir cientos de clientes.

Al cabo de 6 meses o un año se empiezan a desesperar porque por allí no pasa ni el Tato. Desde el principio confundieron presencia en internet con visibilidad y popularidad. La presencia es estar, existir online, haber hecho pública tu web. Estar presente, como indica la expresión, significa únicamente que está disponible para aquel que llegue. Esto se puede comparar con tener una tienda abierta las 24 horas en el desierto del Gobi.

Algunos, que saben un poquito más, conocen la diferencia y la importancia entre la visibilidad y la popularidad. Entonces piensan que para tener la visibilidad y popularidad necesarias, basta con implicarse en las redes sociales y difundir sus posts, por ejemplo. Otro error.

Esto no atrae tráfico cualificado. Atrae lo que yo llamo tráfico pasivo, es decir, gente que ve un título atractivo y pincha el enlace “a ver qué dice”. No está interesado realmente así que entra y sale.

Está claro: sin popularidad, no hay tráfico. Sin tráfico, no hay tráfico cualificado. Sin tráfico cualificado, no hay clientes. Sin clientes, no hay negocio.

Hay dos únicas formas de obtener una popularidad “decente” en internet:

  • Una, ser un crack haciendo posts virales y de las redes sociales (muy improbable. Quizá des con un par de posts o vídeos virales, de pura casualidad. Es parte del juego: la viralidad casi nunca se planifica sino que simplemente ocurre).
  • Y dos, a través del tráfico cualificado, que a su vez se adquiere a través del SEO (posicionamiento orgánico) y del SEM (posicionamiento de pago).

 

Así que, esto es casi un silogismo: se deduce de lo anterior que sin posicionamiento orgánico no hay negocio (online, claro).

 

En definitiva y ya para terminar, como ocurre en cualquier proyecto que nos propongamos en la vida, los factores que nos saltamos a la torera, que ignoramos por las prisas, o por la dificultad que conllevan, o por pensar que no son tan importantes, o simplemente por no pensar, suelen ser justamente los que pueden ser decisivos en que las cosas nos salgan bien o mal.

 

Esther Roche

Esther Roche es Coach profesional dedicada a un sector en el que es pionera. Creó el web coaching precisamente por tener sus objetivos muy claros: ayudar a emprendedores a crear bien desde cero sus negocios en internet utilizando una fusión entre el coaching y sus conocimientos de posicionamiento y marketing online.

The following two tabs change content below.
Andres Gananci
Andrés Gananci es un emprendedor y aventurero apasionado de la vida que fundó su primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigue viajando por el mundo mientras trabaja desde casa.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *