Historias emprendedoras: el ingenioso origen del McDrive

Origen del McDrive

Emprender y manejar un negocio no siempre es sencillo. Sin embargo, con la siguiente historia de éxito que hoy nos trae Manuel Pérez en este post invitado, te darás cuenta de que muchas veces sólo hace falta una cosa para triunfar con tu empresa: tu creatividad.

 

Me gustaría comenzar este post que los amigos de Gananci me han dado la oportunidad de compartir contigo, haciéndote una pregunta:

¿Sabes a quién le debemos el primer McDrive?

La respuesta es, por supuesto, al ingenio de un emprendedor y nada más y nada menos que… ¡al ejército!

Sí, has oído bien.

El primer McDonald’s con servicio de recogida en coche fue abierto en Sierra Vista, Arizona, en el año 1975, y como te adelantaba en el comienzo del artículo el ejército tiene mucho que ver en ello.

 

Origen del McDrive

 

Resulta que por aquel entonces, una ley de ese estado prohibía que cualquier soldado pisara suelo civil vestido con su uniforme militar reglamentario, lo que dificultaba a los militares de una base cercana al establecimiento de Sierra Vista el poder disfrutar de sus hamburguesas y menús favoritos.

Todos los días, los comerciantes y restauradores de la localidad veían como decenas de clientes potenciales pasaban por delante de sus puertas, cuando volvían de sus maniobras, sin poder detenerse, bajar de sus vehículos y consumir en sus establecimientos ¡Por ley!

¿Te imaginas estar en la piel de esos empresarios?

Fue uno de estos comerciantes, el gestor del establecimiento de McDonald’s, el que pensó en dar solución a este problema: daría de comer a esos militares que cada día pasaban por delante de sus narices fuera como fuese.

Y si ellos no podían disfrutar de la comida de su local porque no podían “pisar suelo civil” vestidos de uniforme, les invitaría a disfrutar de sus menús sin que tuviesen que “pisar” el suelo.

Unas décadas antes, la franquicia de Los Ángeles The Pig Stand había ideado un método para atraer a los moteros de la zona.

El sistema permitía a los conductores de este tipo de vehículos a acceder a una parte del parking del establecimiento, donde podían recoger sus pedidos de comida en una bolsa que contenía su menú envasado.

Todo ello sin que el cliente tuviese que bajar de la moto.

Lo que el dueño del establecimiento del McDonald’s de Sierra Vista hizo fue versionar este método y aplicarlo a sus clientes objetivo.

¿Cómo? Atendiendo los pedidos de los soldados sin que estos tuviesen que bajarse de sus coches.

Habilitó una ventana en el establecimiento, por la cual tomaba los pedidos y entregaba la comida a los militares, que la recogían desde los asientos de sus vehículos.

De esta forma, recurriendo a su ingenio y aprovechándose de un vacío legal, el dueño del establecimiento consiguió que estos clientes pudieran consumir en su restaurante sin quebrantar la ley de ese estado, lo que además le hizo ganar una gran cantidad de público de una sola tacada.

 

Origen del McDrive

 

La forma de recogida comenzó a ganar popularidad en los Estados Unidos y más tarde en todo el mundo.

Sorprendentemente, esa “trampa” facilitaba no solo a militares, sino a cualquier civil, el poder recoger sus menús para disfrutarlos en casa de una manera cómoda y rápida.

Lo que empezó siendo una argucia comercial que se aprovechaba de un vacío legal acabó siendo una auténtica revolución en el sector de la restauración que a día de hoy seguimos viendo en cada rincón del planeta.

Me encanta contar esta historia, ya que su moraleja se podría resumir como: “Ante las dificultades, originalidad a raudales”.

El fin de este post no es que te quedes solo con esta anécdota, sino con la moraleja arriba mencionada.

Ante situaciones difíciles o injustas, los emprendedores cuentan con dos armas que pueden resultarle de gran ayuda y por la que no tendrán que pagar un solo céntimo: la originalidad y la creatividad.

Siguiendo con McDonald’s como ejemplo de cambio y superación ante situaciones adversas, te sorprenderá saber que la conocida cadena de hamburgueserías americana comenzó ofreciendo a sus clientes perritos calientes y batidos.

Nada de hamburguesas. Ante la creciente demanda de hamburguesas de la época y el poco éxito de sus menús con hot-dogs, decidieron cambiar de “plato fuerte”, nunca mejor dicho.

Otra medida que llevaron a cabo para reforzar su posición en el mercado fue la de cambiar a su mascota.

Como lo oís, amigos: McDonald’s no nació bajo sus grandes arcos amarillos, ni tampoco con su simpático payaso Ronald como icono.

Su primera mascota fue Speede, un cocinero con cara de hamburguesa cuyo fin era el de hacerle ver a los clientes de la marca que obtendrían sus pedidos de forma rápida y con calidad.

 

Origen del McDrive

 

El bueno de Speede fue relegado a un segundo plano en 1962, cuando la empresa americana decidió darle un papel más importante a la figura de sus grandes arcos amarillos.

Pero ahí no acabó la aventura del “cocinero”, que vería su fin definitivamente en 1967 con el nacimiento del popular Ronald McDonald’s.

Medidas originales para acceder a nuevos clientes, cambios en sus menús, arreglos de imagen…

En ocasiones, muchos de nosotros miramos a las grandes empresas de hoy en día y solo vemos la punta de un iceberg que “bajo el agua” esconde una gran cantidad de historias repletas de baches y dificultades.

Es en esos momentos de necesidad cuando realmente se pone a prueba al emprendedor y donde las grandes compañías han demostrado que con ingenio, creatividad y trabajo duro, se puede llegar a la cima.

Todas estas anécdotas sobre McDonald’s que los amigos de  Gananci me han permitido compartir con vosotros en este artículo, forman parte de las 100 historias que recojo en mi libro “Cuando éramos emprendedores – 100 historias sobre los Orígenes de las grandes empresas de hoy”.

Si un día pasáis por un McAuto, recordad que lo que ahora veis como normal y cotidiano, fue fruto de un original emprendedor que se aprovechó de un vacío legal para llegar a más clientes.

Os deseo que tengáis la misma creatividad para atraer a los vuestros.

 

Origen del McDrive Manuel Pérez alterna su profesión de bróker de seguros cibernéticos con lo que realmente le apasiona: el mundo del emprendimiento.

En este 2017 se ha lanzado al mundo de la autoría de la mano de su primer libro: “Cuando éramos emprendedores”, donde ha reunido 100 anécdotas ocurridas en los orígenes de las grandes empresas y marcas de la actualidad.

The following two tabs change content below.
Jenny del Castillo
Soy periodista especializada en negocios pero mi gran pasión es la motivación personal y ayudar a otros a lograr sus metas. Creo firmemente que las oportunidades en la vida no ocurren: las creas tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *