Cómo crear tu propia oficina en casa (5 pasos)

Oficina en casa

Trabajar desde casa es muy emocionante porque te ofrece la oportunidad de hacerlo de forma cómoda pero a la vez eficiente y productiva.

Sin embargo, si la oficina en casa es demasiado casual, o no está bien separada del ambiente de la casa, toda esa energía y productividad puede perderse.

Emplearte desde casa no significa que no puedas tener un entorno profesional a tu alrededor.

Hoy voy a enseñarte cómo crear tu propia oficina en casa, cuáles son los elementos más importantes que debes tener en cuenta para crearla, y qué colores son los mejores para trabajar de forma efectiva y aumentar tu productividad.

 

Cómo crear tu oficina en casa en 5 pasos

 

1. ¿Qué trabajo realizarás?

Antes de empezar a comprar elementos de decoración, muebles, o elegir una habitación para instalar tu oficina en casa, debes hacerte algunas preguntas que te guiarán para organizar mejor ese espacio:

  • ¿Qué harás en tu espacio de trabajo? ¿Escribirás en la computadora, tendrás que imprimir algo? ¿O tu trabajo es creativo y necesitarás espacio para tus diseños?
  • ¿Qué tipo de trabajo necesitas hacer? ¿Tienes que diseñar patrones de ropa, escribir artículos en el ordenador, o crear manualidades con tus manos?
  • ¿Tus clientes visitarán tu oficina?
  • ¿Tienes socios y tendrán que acudir a tu despacho para realizar trabajo en equipo?
  • ¿Qué tipos de materiales necesitarás almacenar?
  • ¿Qué equipamiento necesitas para realizar tu trabajo?
  • ¿En qué horas harás la mayor parte de tu trabajo? ¿Por la mañana, la tarde? ¿Quizás es un empleo nocturno?
  • ¿Necesitarás hacer llamadas por teléfono o hablar por videoconferencia?

 

Oficina en casa

 

Las respuestas a estas preguntas te ayudarán a organizar mejor tu oficina en casa.

Por ejemplo, si tu empleo consiste sólo en utilizar tu computadora, no vas a recibir visitas de nadie, y tus horas laborables son por la mañana, puedes elegir una habitación pequeña o mediana que cuente con buenas ventanas donde entre la luz natural.

Pero si vas a trabajar desde casa, y necesitas recibir a tus clientes o socios, deberás buscar un espacio suficientemente grande para poner un par de sillones o sillas para estas personas, y asegurarte que esté bien separado del resto de tu hogar.

 

2. Encuentra el lugar perfecto

Para que tu oficina en casa esté bien organizada, debes elegir un lugar adecuado y sobre todo apartado que tenga como única misión ser tu espacio de trabajo.

No es buena idea elegir un espacio como un rincón de tu salón por ejemplo, o el escritorio de la habitación donde duermas. Si es así, intenta poner orden y que esa habitación quede limpia.

 

Oficina en casa

 

Si lo haces, te encontrarás muy a menudo teniendo que cambiar de sitio porque esos son lugares que también suelen usar otras personas que viven contigo (compañeros de piso, tu mujer o marido, tus hijos, tus padres, tus hermanos…).

Lo mejor es que elijas alguna habitación que te sobre en casa, donde no suela entrar nadie, y que esté bien aislada de ruidos e interferencias.

 

3. Analiza tu espacio de trabajo

Una vez hayas escogido una habitación, evalúa cómo puedes organizar ese espacio para aprovecharlo al máximo.

Es bueno que mantengas en un mismo espacio todos los materiales que necesites.

No es buena idea por ejemplo tener en tu habitación de trabajo la computadora, y en otra habitación distinta la impresora o folios, carpetas y bolígrafos que necesitarás para realizar tus tareas.

Con eso sólo conseguirás estar todo el día de un lado para otro, y perderás mucha concentración y tiempo mientras trabajas.

Así que analiza bien el espacio de trabajo del que dispones, haz una lista de todas las cosas que necesitarás a diario para trabajar, y mira en qué lugar puede ir cada material o equipamiento.

 

Oficina en casa

 

Aquí puedes comprar algún artículo de almacenamiento como cajas, algún estante, o un pequeño armario para guardar todo lo que necesites y tenerlo siempre a mano y organizado.

No te olvides de mantener el resto de tu casa libre de objetos que pertenezcan a tu trabajo.

Mantendrás un balance saludable entre tu vida personal y la profesional, y te permitirá relajarte en casa cuando no estés laborando.

 

4. ¿Estás cómodo en tu nueva oficina?

Es fácil desanimarse y ser muy poco productivo si el lugar de trabajo no es cómodo. Por eso una vez que hayas analizado y organizado dónde irán todos los materiales que necesitas en tu jornada laboral, debes también pensar en ti mismo.

Tú eres el corazón de tu oficina, la persona que realiza el trabajo y que hace que todo lo demás funcione.

Por eso es imprescindible que estés cómodo y a gusto desde el primer minuto en el que te sientas a trabajar hasta el último.

Busca una silla confortable que haga que tus piernas se sientan amortiguadas y descansadas; mira si tu mesa de escritorio tiene suficiente espacio para poner encima de ella todo lo que necesitas.

 

Oficina en casa

 

Lo que se trata es de que tú estés bien, que no te angusties por el poco espacio, y que tengas todo a mano.

Si alguno de estos elementos falla, lo más probable será que al final te alejes de allí para buscar otros rincones de la casa donde puedas trabajar y te sientas más a gusto.

En caso de que en tu casa no tengas este tipo de muebles adecuados, puedes comprar una silla cómoda y una buena mesa de escritorio por muy poco dinero en cualquier tienda.

 

5. ¡No satures la habitación!

Ya casi has terminado de crear tu oficina en casa. Pero quizás una mesa, una silla, y algunos estantes o muebles donde guardar el material laboral te parezcan que dan un aspecto “soso” o pobre a tu nuevo espacio.

¿Por qué no poner algunos detalles como cuadros u objetos decorativos?

Este tipo de detalles te pueden inspirar y motivar para entrar a trabajar cada día en un ambiente positivo para ti.

Pero no debes saturar demasiado ese espacio con este tipo de elementos.

Un par de cuadros y algún objeto de decoración están bien; pero una pared entera llena de imágenes y fotos lo único que conseguirá es agobiarte y distraerte de tus tareas laborales.

 

Los 3 elementos más importantes de tu oficina en casa

Hay 3 factores que debes tener muy en cuenta a la hora de establecer tu propia oficina en casa para que el trabajo sea lo más efectivo posible.

 

1. El equipamiento

La rapidez y la eficiencia son críticas cuando trabajas desde casa. Pero toma decisiones con cuidado.

¿De verdad necesitas una mesa de escritorio tan grande? No pagues por un mobiliario que a diario no vas a utilizar o aprovechar.

Comprueba que a tu habitación llega una buena conexión por Internet a través del cable o del Wifi para que tengas la flexibilidad de trabajar cómodamente con un portátil o la computadora.

Si vas a hacer muchas llamadas de negocio, mejor contrata una línea separada de teléfono e instálala en tu habitación. Así, tus clientes podrán llamarte y contactarte siempre que quieran sin interferir con las llamadas familiares.

 

Oficina en casa

 

2. La iluminación

Una buena iluminación es esencial. Lo ideal es que tengas toda la luz natural posible en tu oficina. Sería bueno que tu habitación tuviese al menos una ventana suficientemente grande para que por las mañanas entre una buena claridad.

Coloca tu espacio de trabajo principal (por ejemplo, la mesa con tu computadora) cerca de esta fuente de luz si puedes.

No sólo disfrutarás de la positividad de los rayos del sol, también así ahorrarás dinero en tu factura eléctrica.

Sin embargo, si tu oficina no tiene ventanas (un sótano o una habitación sin ellas), lo mejor es que inviertas algo de dinero en unas lámparas e iluminaciones que simulen todo lo posible la luz natural.

Recuerda que este es un elemento esencial. Si pasas muchas horas en un ambiente con poca luz, puede tener efectos psicológicos negativos en ti, incluyendo la depresión.

 

3. La privacidad

Como ya te expliqué antes, nadie puede trabajar cómodamente en un ambiente lleno de ruido e interrupciones.

Al planear tu espacio de trabajo, asegúrate de que te ofrece un gran nivel de privacidad y que esté separado del resto de la casa a través de una puerta u otro tipo de separación que te aisle de los ruidos.

Si no tienes cuidado con esto, puede que recibas interrupciones demasiado a menudo que te desconcentren, te pongan de mal humor, y te estresen demasiado.

 

Oficina en casa

 

¿Cuáles son los mejores colores para trabajar en tu oficina?

La psicología del color es real. Algunos colores evocan emociones y reacciones físicas. El color impacta en nuestro estado de ánimo y nuestros niveles de energía.

Por eso es importante que tengas cuidado con el estilo y los colores que eliges para tu oficina en casa, tanto para las paredes como para el resto de elementos que la decoren.

 

Azules, verdes y violetas

Estos colores están considerados como colores fríos y evocan sentimientos de paz y relax. Aunque el azul es un color demasiado frío y puede hacer que nos entre sueño.

Es ideal para un dormitorio, pero no para una oficina.

Como color dominante de la naturaleza, el verde es un tono neutral, y solemos sentirnos cómodos en entornos con este color.

El verde evoca lo orgánico, fresco, relaja las emociones y puede aumentar la concentración. Y sin duda, puede añadir mucha vitalidad a una oficina en casa.

Si tus paredes no son verdes sino de color blanco, no hay necesidad de pintarlas de este color. Bastará con introducir algunos elementos decorativos verdes para mejorar tu productividad.

Amarillos y rojos

El amarillo capta la atención, y atrae la mirada del ojo como ningún otro. Hace que la gente esté feliz y levanta el optimismo.

Pero un color amarillo chillón o fuerte puede distraer demasiado, e incluso el gran nivel de energía que proporciona puede hacer que aumenten tus niveles de ansiedad.

El rojo también es energético. Suele producir fuertes sentimientos y crea una gran excitación.

Por eso, si lo usas en tu habitación de trabajo, debe ser sólo en pequeños detalles, no en grandes objetos.

 

Blanco, gris y tostado

Estos colores pueden presentarse en distintas variaciones y son neutrales, así que puedes utilizarlos en varias tonalidades como gris cálido o blanco frío.

Este tipo de colores no te distraerán y son fácilmente combinables con acentos de otros para dar un toque de energía y vitalidad.

Una buena idea es tener paredes de color blanco o marfil, y combinar con ellas objetos de color morado. Este color es muy bueno para estimular la imaginación.

Los tonos púrpuras o lavandas combinan tanto matices cálidos como fríos, y proporcionan una respuesta favorable cuando se necesita concentración y agilidad mental.

 

Oficina en casa

 

Lo mejor es que pruebes varias combinaciones de colores para ver qué resultados provocan en ti. Aunque no hay ninguna fórmula exacta para una asociación de colores adecuada.

La mezcla de colores depende de ti porque es algo subjetivo dependiendo de cada persona.

 

Y tú, ¿cómo tienes decorada y organizada tu oficina en casa? Déjame un comentario aquí abajo y comparte tus consejos con el resto de lectores.

The following two tabs change content below.
Jenny del Castillo
Soy periodista especializada en negocios pero mi gran pasión es la motivación personal y ayudar a otros a lograr sus metas. Creo firmemente que las oportunidades en la vida no ocurren: las creas tú.

9 comments on “Cómo crear tu propia oficina en casa (5 pasos)

  1. Gracias por ese articulo,con la depresión que tengo es justo lo quería escuchar,me has hecho decidirme dar el paso y montar una habitación para hacer manualidades porque no tengo trabajo por problemas de salud.Tengo muchas ideas pero no fui capaz de poner en practica pero tu articulo me esta motivando para empezar de una vez.Gracias de todo corazón,gracias por preocuparte por los demás,besitos!

  2. Este artículo es muy bueno para crear su propio negocio y depender de uno mismo donde uno puede estar desde su hogar…

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *