Así logré tener una mentalidad ganadora para llegar al éxito

Tener una mentalidad positiva es una de las cosas principales que necesitamos para poder alcanzar nuestras metas.

Sin embargo, una mentalidad ganadora, es lo que necesitas para que nunca aceptes menos que una victoria en tus hombros y que durante el camino, nunca te rindas.

Las personas asocian a alguien ganador como un individuo sumamente competitivo, pero lo cierto es, ¿qué tiene de malo querer ganar todo el tiempo?

Ganar no se trata únicamente de hacerlo durante una competencia o algo que involucra a otras personas, ser un ganador se trata de los logros y triunfos que alcancemos en nuestra vida.

Por otro lado, el mejor ejemplo que puedo darte de alguien con una mentalidad ganadora, es principalmente un atleta, como un corredor por ejemplo.

¿Haz visto como ellos durante toda la carrera se mantienen apuntando por la meta?

Es normal sentir miedo al futuro y sobre todo, inseguridad, pero si ninguno de ellos tuviera una mentalidad ganadora, entonces sería imposible que siquiera pensaran en buscar sus metas.

Yo he participado en concursos, he buscado siempre mis metas y durante muchas de esas competiciones y el largo recorrido que he hecho por cada sueño que he perseguido, cuando estoy a punto de conseguirlo o proclamarme ganadora, imagina que yo comenzara a pensar que no puedo.

Es cierto que lo más importante de todo no necesariamente es ganar, pero eso no significa que está mal querer hacerlo.

Además, todos cuando iniciamos algo queremos resultar ganadores y mientras más trofeos tengamos por nuestro propio mérito, más realizados nos sentiremos.

Para mí, ser un ganador tampoco se trata de simplemente llevarse el trofeo y ser el que llega a la cima.

Eres un ganador cuando ya decides no rendirte y mantienes la mentalidad de que puedes coronarte como un campeón si lo sigues intentando.

El esfuerzo que le pones a tus metas y sueños ya te convierte en un ganador.

Cuando estamos persiguiendo nuestros sueños, es normal que te pongas mil y un excusas para no continuar y dejar todo a mitad de camino, pero si tienes una mentalidad ganadora, te aseguro que eso no ocurriría y tu mente siempre estaría enfocada en dar lo mejor de sí hasta conseguir lo que quiere.

Yo soy alguien que anteriormente me costaba mucho creer en mí y continuar persiguiendo mis sueños, así que era tal cual como piensas, me rendía siempre y no lograba archivar lo que quería.

Pero esto obviamente sólo lograba que pensara poco de mi y que por ningún motivo lograra ser más positiva.

Por eso es que cuando un día estaba simplemente exhausta de tener una mentalidad que me di cuenta que sólo me estaba llevando literalmente a la ruina y a no avanzar, decidí comenzar a trabajar en desarrollar una mejor.

A partir de esto, empecé a buscar tener mayor positivismo en mi vida y por ende, una mentalidad ganadora cada vez que me proponía algo e incluso, todo el tiempo.

Así que si quieres triunfar, ser exitoso, conseguir tus sueños o ser feliz, comienza siempre por trabajar en tu mentalidad.

Necesitas tener una positiva y ganadora para lo que sea que desees hacer.

Yo he conseguido ser escritora, aprender muchas cosas que me he propuesto y han llevado tiempo pero en especial, alcanzar todas las metas a corto y largo plazo que me he propuesto gracias al cambio que hice a mi mentalidad.

Por lo que quiero mostrarte cómo tener una mentalidad ganadora y por supuesto, positiva.

 

¿Cómo tener una mentalidad ganadora?

 

1. Imagínalo

La mejor forma de verte como un ganador y obtener esa mentalidad que de hecho, te hará uno, es comenzar por tu imaginación.

Así como utilizas tu imaginación para nuevas ideas o cualquier otro aspecto, utilízala para imaginarte alcanzando lo que te has propuesto o en su defecto, que estás ganando lo que querías.

No hay mejor forma de crear una mentalidad ganadora y sentirte como un ganador, que imaginando cómo sería serlo.

Muchas veces no logras adoptar una mentalidad de este tipo porque piensas, crees o quizás no sabes qué se siente ser un ganador.

Por eso es tan importante que inviertas gran parte de tu imaginación en hacerlo.

¿Estás a punto de participar en una competencia de baile o concursar por un puesto de trabajo? Que bien se sentiría ser el ganador ¿cierto?

Entonces imagina que lo eres y de esa forma, siempre estarás apuntado a serlo porque una vez que imagines lo bien que se debe sentir, darás todo de ti por serlo.

 

 

2. Enfócate

Las distracciones son tus peores enemigas cuando quieres coronarte como ganador y la razón es simple, ocupan tu mente en cosas innecesarias y no te permiten enfocarte en la meta.

Yo me distraía muy fácil e incluso hoy en día lo sigo haciendo a pesar de que sé todo esto, pero a pesar de eso, intento bajo toda costa mantener las distracciones fuera de mi panorama y dedicarme a pensar únicamente en lo que me interesa.

Obviamente, esto incluye concentrarme en los planes y todos los pasos a seguir para poder alcanzar mis sueños.

Así que en lugar de divagar, pensar en la inmortalidad del cangrejo o qué cenarás esta noche, piensa en todo momento en tus objetivos y cómo harás para alcanzarlos.

Este paso puede sonar un poco fácil, pero cuando le prestas atención a enfocarte es cuando te das cuenta de la cantidad de distracciones que tienes a tu alrededor.

Es distinto cuando no estás consciente o haces la vista gorda, a cuando llega el momento de enfrentarte a las distracciones y dejarlas a un lado.

 

 

3. Controla tu ansiedad

Los nervios son comunes en todos, pero el dejarte llevar por ellos sólo provocará que te mantengas estacando el resto de tu vida.

Estos siempre se producen debido a la inseguridad y todos los pensamientos negativos que produce tu mente, por lo que el controlarlos es algo que debes hacer urgentemente.

He conocido muchas personas y para no ir muy lejos, yo misma, que han fracasado o ni siquiera han intentado algo que quieren por la ansiedad que sienten al simple pensamiento de no ser suficiente o cualquier otro motivo que te des para creer que no serás el ganador de ello.

Aprender cómo enfrentarlos no es algo simple y es obvio que tampoco desaparecerán de la nada, por lo que es algo a lo que debes dedicarle más tiempo que incluso al resto de los pasos para tener una mentalidad ganadora.

Si quieres saber por dónde comenzar para controlarla, ve eliminando los pensamientos negativos y que te detienen de creer en ti mismo.

 

 

4. Crea confianza

No llegas a ser un ganador porque no tienes la confianza suficiente en ti mismo de que podrías serlo.

Sabes, todo lo que llegues a sentir y que no te permite tener una mentalidad ganadora, es completamente normal, por lo que no tenerte confianza también lo es.

Los nervios influyen en gran parte a este pequeño detalle ya que al surgir toda esa ansiedad, las inseguridades son mucho peores y tu confianza está por el suelo al no encontrar una luz fuera de ese túnel.

Siempre habrán momentos en los que en efecto, no cuentes con lo necesario para conseguir algo, pero eso no significa que en un futuro no puedas.

Sólo debes trabajar para poder conseguir esas habilidades.

Por otro lado, y esto es lo que ocurre más seguido, es que estás más capacitado de lo que crees pero no te das cuenta al sentir toda esa inseguridad.

Tú puedes ser un ganador y sólo necesitas comenzar a creértelo y tener más confianza en ello.

 

 

5. Sé un poco duro contigo mismo

No es cuestión de sobreexigirte, ni ser perfeccionista, pero tampoco seas tan fácil y suave contigo mismo.

Una de las razones por las que no tienes una mentalidad ganadora o no consigues ganar alguna vez, es porque siempre que cometes un error o no puedes hacer algo, te repites el “para la próxima”.

No digo que esté mal no decepcionarte y rendirte, que tengas una actitud donde piensas que la próxima será la vencida es de hecho, muy positivo.

Pero esto suele ocasionar también que no seas muy duro contigo mismo y te tomes tus fallos como algo simple.

Para ponerte un ejemplo muy simple, cuando comencé a ir al gimnasio, hacía ejercicio y era bastante suave conmigo, siempre decía no puedo y así lo dejaba, en resumen, me costaba mucho avanzar y creer que podría a largo plazo.

Por lo que una vez decidí contratar a un entrenador profesional y fue totalmente distinto.

Era duro y me hacía dar todo de mi además de que dejé de lado esa suavidad con la que procedía siempre a cumplir mis metas.

El primero en presionarse debes se tú, no a un nivel excesivo, pero sí que exija y te haga dar el 100% todo el tiempo y por ende, que también te haga ver tus errores y que debes cambiar inmediatamente.

Así como tu mentalidad a una ganadora, por ejemplo.

Hazte fuerte y confía en ti.

 

 

6. Ten metas específicas

Una de las cosas más difíciles antes de siquiera comenzar a trabajar en tu mentalidad ganadora, es el fijarte tus metas y para ser más precisa, unas que sean específicas.

Solemos ser muy indecisos y poco concretos en lo que queremos, eso hace que el marcarnos una meta aunque sepas hacia dónde se dirige, sea complicado.

Además, hay una raya entre lo realista y fantasía.

Debes saber que no hay nada imposible pero a un nivel humano.

Volviendo a tener metas específicas, si quieres ser una bailarina, está bien partir de esa idea, pero imagina que te vuelves una y luego no sabes a dónde apuntar.

Por ejemplo, ser una campeona nacional, una coreógrafa profesional o participar en un show de Broadway, lo cierto es que debes ser bastante específico de lo que quieres.

¿Por qué? Porque esto impide que divagues y te desenfoques con el paso del tiempo.

Al tener una meta específica puesta, esto no quiere decir que no puedes cambiarla en algún momento, pero hará que el enfocarte y crear una mentalidad ganadora sea más fácil.

 

 

7. Busca mejorar todo el tiempo

El conformismo no te lleva al camino del triunfo y aunque puedas estar en tu mejor momento, siempre debes buscar mejorar la versión que eres hoy día.

Esto va con tus habilidades, personalidad y todo lo que te hacer ser tu y te ha llevado al sitio donde estás o que te harán llegar a él.

Una de mis aficiones, es tocar el piano. Desde muy pequeña mis padres me colocaron en una escuela de música por la que tomé clases más de 3 años.

A pesar de que nunca pensé en competir o llevarlo a un nivel “profesional”, no me gustaba tocar de una forma mediocre o que los demás no disfrutaran o peor aún, que ni siquiera yo lo disfrutaba.

Por eso aunque llegó el momento en donde era bastante buena en ello, nunca he dejado de buscar mejorar ya que no somos perfectos y con esto no quiero decirte que seas un perfeccionista que no está conforme consigo mismo, sino que busques ser tu mejor versión todo el tiempo.

Pero no olvides que también eres alguien increíble todo el tiempo.

Para ganar se necesita mejorar todo el tiempo y el desarrollar una mentalidad que respalde eso, requiere de lo mismo.

 

 

8. Date crédito

El que tengas que ser un poco más duro contigo no significa que no te des crédito cuando realmente lo mereces.

Lo que más necesitas es motivación y darte apoyo a ti mismo para que también se cree esa confianza de la que tanto te hablé anteriormente.

Por lo que no olvides felicitarte y regocijarte con tus logros y cuando consigas algo o has dado tu mayor esfuerzo para resultar ganador.

Hay un límite entre lo duro que debes ser pero pasando de lo correcto de esa fina línea, el no darte mérito es algo que no debes hacer.

Yo siempre me doy ánimos y créditos cuando sé que lo conseguí o di mi mejor esfuerzo, además de que se debe a todo lo que hice por ello.

No se trata de que seas egocéntrico o tengas el ego por las nubes, sino de que te recuerdes que no obtienes fracasos únicamente sino de que constantemente, también consigues cosas buenas.

 

 

Mentalidad positiva

Como te mencioné al inicio del artículo, el tener una mentalidad ganadora es una obligación para conseguir lo que te propongas pero sin una positiva, es poco probable que logres desarrollar la primera de ellas.

En Gananci, siempre estamos hablándote sobre mantener una actitud, mentalidad y pensamientos positivos.

Por lo que debe parecerte un poco repetido el hecho de que lo recalquemos tanto, pero como dije en uno de mis artículos, si no eres positivo, es probable que no consigas nada en la vida.

Es común que te enfrasques en no poder conseguir algo, en que no eres suficiente o en cualquier cosa que te lleve a tener negatividad en tu vida.

Todos estos pensamientos que desarrollas y sólo te estrellan contra un muro negro, debes eliminarlos lo más pronto posible.

Yo no era alguien que pensaba positivo exactamente, pero tampoco era tan negativa.

Sin embargo, es obvio que debía arreglar ese detalle lo más pronto posible.

Por eso siempre ha sido importante para mí y también debería serlo para ti, trabajar en tu mentalidad y pasar de una negativa a una totalmente positiva.

Sé que estarás pensando “que fácil es decirlo”, pero yo también pasé por dónde te encuentras ahora y por eso te digo que debes darle prioridad a ello.

No tienes que comenzar con pasos agigantados para ir cambiando tu mentalidad.

Con que comiences de a poco y vayas sustituyendo la negatividad con cosas más positivas, son ya de por sí grandes pasos que te ayudarán a tener una mentalidad positiva en nada de tiempo.

Por ejemplo, siempre intento no quejarme tanto de las cosas alrededor, de las que me ocurren y salen mal y en lugar de eso, sustituyo todo ese lenguaje negativo por uno más positivo y que me de aliento para seguir.

Por otra parte, no te presiones tanto.

Anteriormente te estaba hablando sobre ser duro contigo mismo pero puedes llegar a un punto en donde la presión que ejerces sobre ti mismo ocasione el efecto contrario al que buscas y en lugar de ver de forma positiva o buscar lo bueno, caerás en pensamientos negativos todo el tiempo.

Comienza a cambiar tu entorno, más específicamente, las personas que lo conforman.

Los agentes externos son los que más influyen en nuestras vidas aunque no lo veamos así, por eso el tener personas negativas o con poco entusiasmo por algo, es todo lo opuesto a lo que debes querer en tu vida.

Busca personas que sean positivas, que te ayuden a adoptar esa mentalidad y mantenerla una vez la tengas.

Siempre sonríe, busca lo que te haga feliz, da lo mejor de ti y si tienes dificultades creando esa mentalidad porque lo negativo no te abandona, te recomiendo leer este artículo para eliminar la negatividad de tu vida.

 

 

Siempre apunta por ser el ganador y para ello, necesitas esa mentalidad ganadora y positiva que te ayude en el camino.

Siguiendo todos los pasos que te he dado, lo conseguirás.

¿Cómo lo sé? Porque así fue como yo logré obtener esa mentalidad que hoy en día, ha hecho que llegue lejos y me sienta mejor en la vida.

Recuerda nunca rendirte con tus metas y que mientras lo creas así, siempre serás un gran ganador.

¿Cuál es la meta que quieres cumplir y ganar? La mía: ser una gran escritora.

The following two tabs change content below.

María Ng García

Amante de la literatura. Escribir, más que mi trabajo, es parte de mi felicidad. "Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños." - Pablo Neruda

2 comments on “Así logré tener una mentalidad ganadora para llegar al éxito

  1. todo esta bien das la formula de como triunfar en la vidadesgraciadamente estamos en mexico y aqui la la realidad es otra tenemos las 7 maldiciones de egipto donde no hay espacio para los soñadores aqui trabajas y comes y si no tus deudas aumentan no es lo mismo trabajar para comer o comer para trabajar aqui se necesita trabajar en tu profesion tu especialidad o tu trabajo de plomero electrista o diversos oficios y lo que se requiere es trabajar desde lo mas humide hasta lo mas alto que puedas llegar a lo mejor estoy mal me inscribi para ver la posibilidad del trabajo que ofrecen pero estoy viendo que son puras terapias y con eso no gano nada mas que conocimiento de todos modos gracias

    • Hola David! El conocimiento es lo más importante antes de emprender y triunfar en la vida.

      Sé que se siente trabajar y trabajar y que sólo te alcance para la comida y algunas deudas, no es fácil, lo sé.

      Sin embargo, si le das uso a todo ese conocimiento que has adquirido con nosotros, estoy segura que te irá bien y ¿por qué lo estoy? Porque cada uno de nosotros (yo incluida) he pasado por donde tu estás. No sé si al mismo nivel, mejor o peor, pero puedo ver reflejada una etapa de mi vida en ti y tu situación.

      Lo importante es que también te esfuerces y pongas todo de ti que sí se puede. ¡Mucha suerte!

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *