Así logré mi libertad financiera y dejé de ser un esclavo

Libertad financiera

El dinero… Separa a familias, arruina relaciones, y mantiene lejos a las personas de cumplir sus sueños.

Los problemas con el dinero atraen una ansiedad innecesaria, incluso celos y envidias que hacen que nos odiemos a nosotros mismos o que odiemos las vidas de los demás.

Parece que nunca tenemos suficiente dinero para conseguir la libertad financiera que necesitamos, y romper de una vez las cadenas que nos mantienen atados como esclavos a un trabajo que odiamos.

Conozco de primera mano esta situación porque yo antes también vivía así.

Tenía un trabajo en el que me pagaban bien, pero ese sueldo hizo que perdiera las tres cosas más importantes de mi vida: mi pasión, mi familia, y mi libertad personal.

A cambio de recibir una buena paga cada mes tuve que fingir durante años que me gustaba lo que hacía, encerrarme en una oficina a diario durante más de 8 horas, y vender mi tiempo para que otros se llevasen las ganancias que yo conseguía con mi trabajo.

Y lo peor de todo es que la gente que había a mi alrededor me presionaba sutilmente para que no abandonase ese “paraíso”…

Mi familia sólo veía el exterior – que tenía un buen trabajo fijo, estable, con el que podía pagar mis facturas -, pero no se daban cuenta de lo tremendamente infeliz que era por dentro.

Mi vida estaba lejos de ser la vida perfecta. Cuando llegaba a casa después de trabajar sólo tenía tiempo para cenar algo, irme a la cama, y al día siguiente volver a la misma rutina de siempre.

Cada mañana al despertar sólo quería salir volando de allí, recuperar mi libertad, y sentir de nuevo la felicidad de que era yo (y nadie más) quien realmente controlaba mi vida.

 

Libertad financiera

 

Y lo conseguí.

Un día me desperté, y decidí volar por mí mismo.

En cuanto entré por la puerta de mi oficina, fui directo a hablar con mi jefe para decirle las dos palabras que llevaban mucho tiempo recorriendo mi mente: me voy.

Nunca antes había sentido un alivio tan grande, y aunque después tuve que enfrentarme al temor de descubrir qué iba a hacer a partir de ahí, fue la mejor decisión que he tomado nunca.

Todo esto no te lo estoy contando para darte pena, ni para que pienses lo valiente que fui; de hecho, si hubiese sido valiente, habría tomado esa decisión mucho antes de lo que lo hice.

Te lo he contado porque probablemente tú ahora mismo sientes lo mismo, y tienes una necesidad enorme de recuperar tanto tu libertad financiera como la personal.

Y este mismo motivo es el que me ha inspirado a escribir este artículo, porque yo pasé por esa fase y lo que vino después no fue fácil: dudas, temor, no saber cuál era el siguiente paso que debía dar…

Aquí quiero contarte las 7 cosas que yo hice para tener esa libertad financiera que deseaba, y que el camino para ti sea más fácil (y con menos lágrimas) de lo que fue el mío.

 

1. Entendí que la libertad financiera es un derecho que todos tenemos

Los seres humanos a menudo somos una contradicción constante; nos quejamos por no ganar más dinero, tener más éxito, o tener una casa mejor que otros.

Pero cuando nos quedamos a solas con nosotros mismos, y nos asomamos a nuestro interior, una voz nos dice que nos lo merecemos.

Me merezco ser pobre, me merezco tener este empleo de mierda, me merezco vivir sin cumplir mis sueños…

Reconócelo: alguna vez – aunque sólo sea una – estos pensamientos han aparecido en tu cabeza, da igual por el motivo que sea.

Sin embargo, tú en el fondo sabes que eso no es cierto. Tú, como todas las personas de este planeta, tienes derecho a ser libre en cualquier aspecto de tu vida.

Si has crecido creyendo que para ganar más dinero tienes que quitárselo a otro, bórralo porque simplemente no es verdad.

Hay suficiente riqueza en este mundo para todos, y tú tienes derecho a disfrutar también de ella. Así que entiende de una vez que tienes derecho a TODO lo que quieras conseguir de este mundo.

Este es el primer paso que di yo para despertar de la pesadilla en la que estaba viviendo, y lo que realmente me hizo darme cuenta y empujarme a querer cambiar mi vida.

 

Libertad financiera

 

2. Cambié mi mentalidad

Darme cuenta de que yo también tenía derecho a ser feliz, a ser yo quien controlase realmente mi vida fue sólo el empujón inicial, pero no era suficiente.

Para ir más allá tenía que cambiar esa mentalidad tradicional de que tener un empleo estable era lo correcto sólo porque la sociedad dicta así las normas.

Y tú también debes hacer lo mismo, porque con la mentalidad incorrecta sólo conseguirás seguir encerrado en la jaula que estás ahora mismo, sin importar lo mucho que quieras escapar de ella.

¿Quieres tener libertad financiera para ayudar a otros, para mejorar tu vida o la de tu familia? Entonces deja de pensar que limitar tus ingresos te ayudará a lograrlo, porque no es así.

Para poder dar algo a los demás y sentirte satisfecho con lo que haces tienes que empezar por ti mismo. Es como una cadena que va enganchada a un aspecto detrás de otro.

Si tú estás bien, tendrás tu mente preparada para alcanzar tus metas. Y cuando las hayas alcanzado, será en ese punto en el que puedas ayudar a otros y encaminar tu vida hacia donde quieres, y no antes.

 

Libertad financiera

 

3. Asumí que el único responsable de mi situación era YO

¿Cómo he llegado hasta esto, a tener un empleo que me está quitando la vida y que me hace tremendamente infeliz?

Esa era la pregunta con la que me despertaba muchas mañanas; a veces culpaba a mi familia por estar en esa situación, otras al destino, otras a personas que me habían hecho elegir ese camino…

Pero yo era el único responsable de haber tomado ese tipo de empleo, de no haber luchado por mis sueños, y de conformarme con una vida que no me gustaba. Nadie más lo era.

Y tú también debes aceptar este hecho si realmente quieres lograr tu libertad financiera. Debes responsabilizarte por estar ahora mismo en la situación económica en la que estás.

No culpes de tus deudas o de tu falta de dinero al lugar en el que naciste, a no haber recibido la educación que querías, o pienses que es por culpa de alguien que te engañó.

Esos factores han jugado un pequeño papel en tu vida, pero desde hoy TÚ ERES QUIEN MANDA en cada cosa que haces o que quieres hacer.

 

Libertad financiera

 

Yo también he cometido muchos errores a lo largo de los años: me he equivocado al poner ciertos negocios, he confiado en gente que no debía… Pero el único responsable de ello he sido yo.

Y si he llegado hasta donde estoy hoy es porque al tener esos fallos no me he quedado parado culpando a los demás.

Me he perdonado a mí mismo por mis equivocaciones, he dejado atrás eso, y me he centrado en buscar soluciones en vez de quedarme estancado en mis problemas.

Me da igual si tienes un empleo en el que ganas mucho o poco, si tienes una gran deuda o sólo debes un poco dinero. Deja ir todo eso. Perdónate por cometer errores.

Empieza a buscar arreglos para salir de esa situación, y céntrate en seguir adelante para alcanzar esa libertad financiera que tanto deseas.

 

4. Empecé a controlar mejor mis gastos

Es imposible que alcances la libertad financiera que deseas si no sabes en qué gastas tu dinero o cuáles son los ingresos que percibes cada mes.

Cuando dejé mi empleo tenía unos buenos ahorros que había ido guardando gracias a mi sueldo, pero no controlaba ningún movimiento de ese dinero.

Así empecé a gastarlo poco a poco: invertí en las herramientas necesarias para crear mi propio negocio, de vez en cuando me daba el capricho de salir a cenar fuera, y un buen día me di cuenta de que esa cantidad había bajado demasiado.

Para tener libertad financiera es imprescindible que controles tus gastos, o de lo contrario corres el riesgo de endeudarte, no tener suficiente ahorrado, o ver que no puedes llegar a fin de mes.

Haz un presupuesto para ahorrar, mira qué gastos son los más problemáticos, y si es necesario, córtalos.

No necesitas comprar ropa todos los meses, irte de fiesta tres días a la semana, ni pagar tanto por un servicio de televisión por cable que apenas usas.

 

Libertad financiera

 

5. Decidí cuánto dinero merecía ganar

Dejar mi empleo, aunque fue toda una liberación, también me resultó duro. Tenía muy claro que ya no quería ser esclavo de otros, y que deseaba fundar mi propia empresa.

Pero lo más difícil llegó cuando me planteé cuánto dinero quería ganar a partir de ese momento.

Las personas por lo general ganamos el dinero que creemos que merecemos ganar; y si tú ahora mismo no estás obteniendo ingresos más altos es porque, en tu interior, crees que no te mereces ganar más.

Seguro que ahora mismo estás pensando “no Andrés, yo creo que sí merezco un sueldo mayor por el trabajo que hago ahora”.

Pero yo te pregunto: ¿y por qué no lo estás ganando ya si crees que lo mereces? ¿Por qué no le has pedido a tu jefe que te suba el sueldo? ¿O por qué no estás haciendo algo para conseguir más ingresos adicionales?

 

Libertad financiera

 

Haz este ejercicio: toma las ganancias que tienes ahora cada mes, multiplícalas por 10, e imagínate ganando eso en este mismo momento.

Quizás te sientas un poco incómodo, incluso asustado, o lo ves demasiado lejos para ser real. Y esa es la razón principal por la que no estás ganando ese dinero ahora mismo.

Porque crees que en realidad no te lo mereces, y que es algo inalcanzable para ti. Por eso, debes dejar de actuar así, y empezar a pensar cuánto dinero quieres conseguir en realidad.

Una vez que hagas esto, verás que la manera de conseguirlo aparece poco a poco en tu mente. Quizás tu idea sea iniciar un negocio para conseguirlo, o crear un blog que te proporcione esos ingresos.

Lo importante es que establezcas el dinero exacto que quieres ganar para luego investigar qué puedes hacer para conseguirlo, y dar los pasos necesarios que te lleven hasta ese objetivo.

Porque esto es la verdadera libertad financiera: ser tú quien decida cuánto quieres ganar, y de qué manera.

 

6. Acepté que podía quedarme solo

Probablemente haya gente en tu vida que se sienta incómoda si decides cambiar tu vida y empezar a tener libertad financiera. Quizás no les guste la idea de que tú sigas adelante y ellos se queden atrás.

O puede que crean que estás cometiendo una locura porque tienen una mente demasiado tradicional.

Esto es lo que me pasó con mis padres. Ellos provienen de una familia muy humilde en la que “el éxito” consiste en conseguir un buen trabajo y mantenerlo durante toda la vida.

Imagínate cómo reaccionaron el día que les conté que me había ido de mi empleo porque quería ser un emprendedor y fundar mi propio negocio. Creyeron que había enloquecido.

Me miraron como si fuese un extraño al que acababan de conocer, y sólo pudieron decirme por qué había hecho esa locura. Aunque se lo expliqué, siguieron sin comprenderme.

De hecho, durante los meses siguientes nuestra relación fue más tensa que nunca: apenas hablábamos ni nos veíamos, y comprendí que tenía que aceptar que me había quedado solo en mi nuevo estilo de vida.

Y siento ser yo quien te lo diga, pero tú también debes prepararte para esta soledad, porque no a todo el mundo le va a gustar lo que vas a hacer cuando vayas en busca de tu libertad financiera.

 

Libertad financiera

 

Sin embargo, aunque esta idea te dé un poco de miedo, debes asumirla. Y la buena noticia es que cuando lo hagas, por fin serás verdaderamente libre.

Ya nadie te controlará, ni tomará decisiones por ti. Significará que por fin estás viviendo tu propia vida, y no la de los demás.

Siempre tendrás tiempo para conocer nuevas personas que sí te apoyarán en este nuevo camino que has emprendido, o recuperar tu relación con la gente que de verdad te importa.

Yo, por ejemplo, cuando llegó el momento preciso, tuve una larga charla con mis padres en la que les expliqué el por qué de mi decisión y contesté a las preguntas que les preocupaban. Y así aclaramos las cosas y volvimos a estar igual de unidos que antes.

Aunque también es cierto que intenté hablar con algunos amigos que no comprendieron mi decisión, se negaron a escuchar mis motivos, y perdimos el contacto desde entonces.

En esos casos lo mejor es separar tu camino del de ellos, porque si no intentan si quiera comprenderte, no merecen tampoco seguir a tu lado, incluso aunque sean familiares cercanos.

 

7. Pasé de ser un esclavo a convertirme en mi propio jefe

Hay una verdad dolorosa de la que, por desgracia, me he dado cuenta después de todos estos años: trabajando para otros nunca obtendrás libertad financiera.

Cuando tienes a un jefe o un encargado por encima de ti, tú pierdes completamente el control de todo y dejas que sean otros los que te controlen a ti.

No puedes manejar las horas que quieres trabajar, ni el dinero que quieres ganar, ni cómo ni cuándo quieres hacerlo. Son otros los que deciden eso por ti.

Lo único que tú haces es intercambiar tu tiempo y tu esfuerzo por dinero, pero nada más.

Estás ayudando a otros a alcanzar sus sueños, pero no estás trabajando por cumplir los tuyos.

Para alcanzar la verdadera libertad financiera con la que tanto tiempo llevas soñando necesitas ser tu propio jefe; y eso sólo lo puedes conseguir creando tu propio negocio.

La buena noticia es que hoy en día es más fácil que nunca arrancar un emprendimiento gracias a Internet. Ya no hay excusas como que no tienes dinero ni tiempo para hacerlo.

Puedes iniciar tu propia empresa creando una página web con el fin que tú quieras (hacer un blog, una tienda online, ofrecer tus servicios) en tus ratos libres, y no te costará más de $3 al mes mantenerlo.

De hecho, fue así como yo empecé mi primer negocio después de dejar mi empleo, y gracias a ello fui abriendo otras empresas con el tiempo, convirtiéndome en el emprendedor que soy hoy en día.

 

Libertad financiera

 

Conseguir libertad financiera no es sencillo, pero todo lo que vale la pena en la vida cuesta un poco de esfuerzo y trabajo. Sin embargo, no hay nada imposible, ni siquiera esto.

Muchos de mis estudiantes y también lectores de Gananci han seguido estos 7 pasos, y hoy en día disfrutan de la libertad económica que llevaban buscando hace tiempo.

Ahora tú también tienes las herramientas y la receta para poder formar parte de este grupo.

Pero lo más importante es que pases a la acción HOY mismo, porque nadie va a llamar a tu puerta para ofrecerte en bandeja lo que deseas.

Así que déjame un comentario ahora aquí abajo y dime: ¿qué vas a hacer tú a partir de ahora para conseguir tu libertad financiera?

The following two tabs change content below.
Andres Gananci
Andrés Gananci es un emprendedor y aventurero apasionado de la vida que fundó su primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigue viajando por el mundo mientras trabaja desde casa.

10 comments on “Así logré mi libertad financiera y dejé de ser un esclavo

  1. Tengo 19 años he creado mi empresa de alimentación saludable, está en crecimiento . También me gustan las inversiones en internet es por ello que en este momento estudio para un dia poder hacerlo a lo grande, he tenido dificultades consiguiendo el capital para mi empresa, hay dias en que me pregunto si debería relajarme un poco más y ser como la mayoría de jóvenes de mi edad, pero hay algo adentro de mi que no me deja parar, el camino está siendo difícil pero es grato encontrar artículos como este. La soledad de la que hablas en realidad si asusta pero creo que ya la empiezo a sentir, no sé aveces me estreso porque las cosas no cambian tan rápido como quisiese pero no me voy a rendir, tal vez tenga que dar más de mi.

    • Qué bueno ver a emprendedores tan jóvenes por acá, felicidades David por haber creado ya tu empresa!

      Nunca dudes de ti: este es el camino que has elegido, y aunque sea difícil, verás que muy pronto tiene sus recompensas y consigues más que la mayoría de gente de tu edad 😉

  2. Hola Andrés la verdad parece que hubieras escrito este artículo para mí. Acabo de renunciar a mi empleo por qué no estaba de acuerdo con las políticas de mi jefe y hoy estoy buscando arrancar de ceros. La verdad creo que voy en el paso 5 pero no se hacía dónde enfocarme , soy profesional en mercadeo y publicidad y quiero explotar más mi profesión pero no encuentro el rumbo . Me puedes ayudar con eso por favor? Gracias Andres

    • Hola Fernando! Si eres profesional del mercadeo y la publicidad tus posibilidades son infinitas: puedes ayudar a otros a hacer crecer sus negocios, puedes dedicarte a dar servicios de marketing, incluso crear un blog sobre ese tema para explotarlo más. Busca un poco y encontrarás tu camino 😉

  3. A mí tampoco me gusta la orientación que lleva mi vida, me gustaría estudiar algo que me permitiera tener esa libertad económica pero no sé hacia dónde enfocarme, había pensado en un ciclo de fp como comercio y marketing, pero creo que dichos puestos están copados por personas que tienen titulación universitaria. Actualmente cuido niños y ni me llena ni me permite casi pagar las cuentas. Me pregunto cuál puede ser la opción para una persona de letras. Me encantaría teorientar mi vida, pero no tengo ni idea hacia dónde dirigirme.

    • Manuela, hoy en día los estudios, aunque son importantes, no lo son todo. Creo de hecho que tu problema está ahí: le das demasiada importancia a estudiar una cosa o la otra.

      Piensa qué es lo que realmente te apasiona, da igual si tienes estudios o no para hacerlo, y luego busca cómo desarrollar tus habilidades en ese campo.

  4. Hola Andrés bueno la verdad esk igual me gustaría tener esa libertad económica que hablan ya que trabajar para alguien solo es al.mando d esa persona. Y quisiera empezar pero por temor a páginas que posiblemente estafan me a dado un poco de temor empezar a trabajar x Internet..
    Conmo m recomiendas empezar y que es lo que debo hacer primero antes de empezar

  5. Hola me llamo Felix ,quisiera saber que puedo estudiar para tener mas conocimiento ,y tener mi libertad financiera

    • Hola amigo! No pienses en qué debes estudiar para tener libertad financiera: piensa en qué puedes empezar a hacer HOY para conseguir esa libertad que deseas 😉

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *