11 consejos para hablar en público (y perder el miedo)

Hablar en público

Si sólo pensar en hablar en público te hace sudar a chorros, no te preocupes: no estás solo. Muchos estudios han demostrado que el miedo a hablar en público es una de las fobias más comunes que existen.

De hecho, el miedo a hablar delante de otros es mucho más común ¡que el miedo a la muerte!

Aunque nunca he sido una mujer tímida y me encanta relacionarme con otras personas, en muchas ocasiones el miedo a quedar en ridículo al hablar delante de otros me ha paralizado y ha hecho que mis actuaciones resultasen un desastre.

Desde presentar un trabajo delante de mis compañeros en la escuela, hasta dar algunas charlas sobre medios de comunicación en conferencias, la sola idea de ponerme a mí misma enfrente de otros que me escuchasen me ponía demasiado nerviosa.

Sin embargo, a lo largo del camino aprendí algunas cosas; y aunque sigo trabajando en ello, aquí te comparto algunos consejos que me han ayudado a tener más confianza al hablar delante de otros.

Estoy segura de que estas 11 recomendaciones también te servirán a ti si buscas cómo superar tu miedo a hablar en público.

 

1. Prepárate

Puede sonar obvio, pero no esperes hasta subirte al escenario para tenerlo todo preparado. Tómate tu tiempo para conocer a tu público, y haz las notas necesarias antes de tu gran día.

 

Hablar en público

 

Cuando Steve Jobs (fundador de Apple) preparaba sus legendarias charlas, pasaba días y días preparándose y preguntando a otros qué opinaban.

Así que escribe tu material, lee tus notas y practica.

 

2. Entiende tus miedos

Uno de los mejores consejos que quizás me hayan dado es que debemos entender nuestros miedos y la biología que está detrás de ellos.

Es importante reconocer que es normal sentir un poco de ansiedad cuando cientos de ojos te están mirando: tu cerebro cree que estás en una situación problemática, y se activa la adrenalina de tu cuerpo.

 

Hablar en público

 

En vez de dejarte llevar por esas sensaciones, respira hondo durante 3 segundos, aguanta la respiración otros 3 segundos más, y suelta despacio el aire.

Haz esto un par de veces más antes de salir a hablar en público y, cuando estés más calmado, dile a tu cerebro que no hay ningún problema en esa situación: esas personas son tan sólo un grupo que quiere aprender de ti, nada más.

 

3. Suéltate

Antes de hablar en público, suéltate. Sal con tus amigos, cuéntales tus temores si eso te alivia, escucha música o mira una comedia. Haz algo que te relaje y te guste.

Se ha demostrado que la música tiene un efecto especialmente beneficioso en nosotros, y escuchar lo que te gusta te puede motivar y animar.

 

Hablar en público

 

Otro ejercicio que te recomiendo: por la noche, en tu cama antes de dormir, haz el ejercicio de respiración del punto 2.

Cuando tu cuerpo ya esté relajado, imagínate la situación en la que debes hablar en público con todo detalle, desde el principio hasta el fin, y pensando en cómo te gustaría que sucediese todo.

De esta forma visualizarás lo que ocurrirá y estarás mejor preparado cuando llegue el momento.

 

4. Sé humano

No sientas que tienes que ponerte en un nivel superior a tu público para que te tomen en serio. Conectarás mejor con los demás si muestras tu humanidad.

Cuenta historias personales si encajan con el tema del que hables, sé real, y deja que tu audiencia vea tus emociones.

 

Hablar en público

 

Contar algún chiste por ejemplo puede serte de gran ayuda. No es necesario que todo tu discurso sea una comedia, pero algo chistoso te ayudará a enganchar a tu audiencia y aligerar tu estado de ánimo y el de los demás.

 

5. ¡No les aburras!

No debes intentar instruir a tu público con tu infinita sabiduría: así sólo les aburrirás y perderán el interés por ti.

En vez de eso, mantén tu discurso corto y simple.

 

Hablar en público

 

Céntrate en organizar cada tema en varios puntos breves, y enseña lo que quieres decir con ejemplos y anécdotas.

Así será más divertido para ti y también para ellos.

 

6. Párate… y respira

Tomar profundas respiraciones entre un punto y otro de tu explicación te ayudará a calmar tus nervios (sobre todo al principio de tu charla).

 

Hablar en público

 

De esta forma, evitarás hablar demasiado rápido y que las ideas se agolpen en tu cabeza y no consigas explicarte bien.

Además, pararte y respirar durante unos pocos segundos mostrará a tu público que tienes confianza en ti mismo y que no te estás apresurando en enseñar tu material.

 

7. Convierte los nervios en entusiasmo

Soy una gran fan de los Juegos Olímpicos, y este truco lo aprendí gracias a ver las retransmisiones de este evento.

Hace unos años mientras veía estos juegos, me di cuenta que los reporteros siempre preguntaban lo mismo a los atletas antes y después de competir: ¿estabas nervioso?

Y casi todos los atletas daban la misma respuesta: no, estaba entusiasmado.

 

Hablar en público

 

Estos competidores tomaban los signos de nerviosismo del cuerpo (manos temblorosas, músculos tensados, aceleración del corazón) y los reinterpretaban como señales de excitación y emoción.

Así que cuando vayas a hablar en público, grítate a ti mismo “no estoy nervioso, ¡estoy emocionado!”.

Al hacer esto, realmente tiene un impacto milagroso en ayudarte a cambiar tu actitud sobre lo que estás a punto de hacer.

 

8. No tengas miedo a tu público

No tengas miedo de tu audiencia. Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero hablar en público es básicamente como una conversación en grupo, sólo que con unas pocas más personas, y por supuesto, siendo tú el único que hablas.

 

Hablar en público

 

De hecho las personas que estén frente a ti están ahí porque quieren saber qué dices y les interesa. De otro modo, no se sentarían para escucharte, así que estarás en buena compañía.

 

9. Sé capaz de cometer errores

No hay nada vergonzoso en cometer errores cuando estás aprendiendo. Tu primer discurso sólo es eso: el primero. Así que no te preocupes si no hablas como un conferenciante profesional.

Mejorarás con el tiempo.

Recuerda: nosotros somos nuestros peores críticos.

 

Hablar en público

 

Puede que no te dieras cuenta (o no recuerdes) los errores que otras personas han cometido al hablar en público, pero ellos sí que se dan cuenta de sus errores (e incluso los exageran).

Si no estás dispuesto a cometer errores, nunca serás capaz de mejorar.

 

10. Mira a tu público de uno en uno

Mirar a toda tu audiencia y analizarlos es el peor enemigo de hablar en público. Aunque parezca que estás mirándoles a todos, en realidad te desconecta de tu audiencia.

Es más fácil y efectivo si miras directamente a unas pocas personas mientras hablas.

 

Hablar en público

 

Si puedes, mira a una sola persona cuando digas una frase o estés expresando una idea y, al terminar, pasa a otra persona y haz lo mismo.

Sigue con esta técnica hasta que hayas finalizado tu discurso.

De esta forma, sentirás como si estuvieses manteniendo una conversación con tu público. No estarás hablándoles A ellos, estarás hablando CON ellos.

 

11. Da las gracias al terminar

El aplauso es un regalo, y cuando recibes un regalo, lo correcto es expresar lo agradecido que estás por ello.

Por eso tus charlas en público siempre las debes terminar con esta simple pero poderosísima palabra: gracias.

 

Hablar en público

 

Tu audiencia te ha concedido una parte de su tiempo, y te están aplaudiendo. Eso es un regalo y debes estar agradecido.

 

¿Has tenido la oportunidad de hablar en público? ¿Cómo te relajas y te desestresas antes y después del gran día? Dime qué piensas dejando un comentario aquí abajo.

The following two tabs change content below.
Jenny del Castillo
Soy periodista especializada en negocios pero mi gran pasión es la motivación personal y ayudar a otros a lograr sus metas. Creo firmemente que las oportunidades en la vida no ocurren: las creas tú.

8 comments on “11 consejos para hablar en público (y perder el miedo)

  1. Me gano la vida, en gran parte, ofreciendo conferencias y puedo dar fe de la veracidad y utilidad de este artículo. Me permito añadir tres tips más:

    – Visualízate luego de acabar el discurso y que éste ha sido un éxito. Pon todo tu empeño en ello, contribuirá a aumentar tu seguridad.

    – Plántate frente a un espejo y mírate dando el discurso. Te ayudará mucho a suprimir inconscientemente ciertos gestos y ademanes innecesarios.

    – Termina tu preparación para el discurso unas horas antes del mismo. Dedica esas horas a relajarte. Permitirás que todo “se asiente”

    Saludos!

    • ¡Hola Tony! Gracias por tus palabras y por estos buenos consejos, ¡son realmente buenos! 🙂

      Si quieres añadir algo más, déjame otro comentario.

      ¡Un saludo y que tengas un excelente día!

  2. Hola solo quiero agradecer por tus articulos son muy motivadores yo tengo una pregunta para ti y megustaria saber si ay alguna forma de sacar probecho atodo loque se hacer y ganar dinero extra ya que aveces no me alcansa el dinero para solucionar mis problemas financieras yo puedo hacer diferentes trabajos de construccion desde empezar una casa asta entregarla terminada me podrias dar un consejo de que manera podria sacar provecho atodo esto que se hacer muchisimas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *