10 cosas que temes y que a la gente feliz no le importan

Gente feliz

Si por el título de este post has llegado hasta aquí es porque supongo que estás harto de todos esos llamados “expertos” o “gurús” que escriben blogs sobre “haz esto y serás feliz” y que nunca te han funcionado.

Y es que el secreto para ser feliz no es tener ciertas costumbres o cambiar tus hábitos diarios. NO.

Para convertirte en una persona feliz tienes que deshacerte de ciertos miedos y preocupaciones.

Eso es lo que realmente diferencia a la gente feliz de la que no lo es.

Yo era como tú hace años: pasaba todo mi tiempo preocupándome por lo que otros pensaban de mí. Siempre tenía miedo de ser juzgado por otros. Temía ofender a otros porque no quería causar problemas a nadie.

Era increíblemente infeliz.

Hasta que un día me cansé de toda esa mierda y decidí empezar a dejar todo eso atrás.

Aquí te voy a compartir las 12 cosas por las que dejé de preocuparme y conseguí por fin empezar a ser feliz.

No quiero que al leer este post pienses mucho y medites sobre tus errores o aciertos en la vida. Sólo quiero que agarres una cerveza o un refresco ¡y seas feliz!

 

1. La gente feliz no teme lo que otros piensen de ellos

A las personas felices les da lo mismo lo que otros piensen sobre ellos. No le temen a las palabras y los pensamientos de los demás.

¿Por qué? Porque esas personas que critican no siempre llevan razón y son tremendamente imperfectos.

La gente que malgasta su tiempo juzgando a otros son personas inseguras con ellos mismos. Cuando hablan para hacer sentir mal a otros en realidad sólo intentan compensar la mala vida que ellos tienen.

 

Gente feliz

 

¿Qué puedes hacer tú para que no te importe lo que piensen y digan otros?

Lee otra vez: las palabras y los pensamientos de otras personas.

Debes darte cuenta de que sólo son palabras y pensamientos de otros, pero esas dos cosas nunca podrán capturar la esencia de tu propia vida.

No vale la pena paralizarte y no hacer lo que quieres porque alguien piense o diga algo negativo sobre ti.

Si quieres hacer algo, hazlo. ¿Qué importan las opiniones de otros? Lo que importa es lo que TÚ pienses sobre ti.

La vida es demasiado corta para no hacer lo que deseas, especialmente por culpa de una excusa tan tonta como qué pensarán o dirán otros sobre ti.

 

2. La gente feliz no teme el pasado ni el futuro

Las personas satisfechas no sólo les da igual el pasado, ¡tampoco les importa el futuro!

La gente feliz deja el pasado atrás. Saben que es un momento que ya pasó y que no se puede volver atrás para cambiar los fallos ni los errores. Dejan que se quede como está y miran hacia adelante.

Y aún así, tampoco tienen expectativas desorbitadas. No miran al futuro pensando en objetivos inalcanzables, sino en metas que realmente pueden alcanzar pero sin tomar esto como una obsesión que consuma todo su tiempo actual.

 

Gente feliz

 

¿Qué puedes hacer tú para no temer el pasado ni el futuro?

Sé que puede ser duro. A mí me han pasado cosas traumáticas en mi vida que han sido difíciles de dejar atrás.

Pero tienes que darte cuenta de que pensar día tras día en la última mala situación que viviste sólo te hundirá más y no te dejará avanzar.

No te servirá de nada pensar en eso una y otra vez. Así que es mejor aprender de ello, crecer, y dejarlo estar. Recuerda que el pasado ya no existe ni volverá a existir.

Para el futuro, es bueno tener algún tipo de organización para conseguir tus metas personales o profesionales, pero no dejes llevarte por objetivos inalcanzables.

No elabores ideas en tu cabeza sobre cómo quieres que pasen exactamente ciertas cosas, porque por experiencia te digo que NUNCA suele salir exactamente como planeabas.

 

3. Las personas felices no se preocupan por el miedo

La gente suele obtener la mayor parte de su felicidad cuando no dejan que el miedo controle sus vidas.

El miedo es una característica humana natural, pero eso no significa que debas permitir que te domine completamente.

Las personas felices se arman de valor y coraje y consiguen hacer lo que se proponen, por mucho miedo que les dé.

 

Gente feliz

 

¿Qué puedes hacer tú para eliminar el miedo de tu vida?

Fíngelo. Repítete a ti mismo que no tienes ningún miedo y que tú puedes con eso y con mucho más.

Cuando lo hagas, tu mente y tu cuerpo automáticamente creerán que no tienes ningún temor y podrás hacer todo lo que te venga en gana.

Una vez que consigas hacer cientos de cosas, serás invencible. Mirarás atrás y estarás orgulloso de todo lo que has conseguido.

Incluso pensarás “¿cómo he sido tan tonto de temer a esto? ¡Si no era para tanto!

No pienses en el qué pasará si hago esto o lo otro, sólo hazlo.

La sensación de haber conseguido algo te hará sentir tan, tan feliz…

 

4. A la gente feliz le importa un carajo las redes sociales

Las redes sociales están muy bien cuando quieres volver a conectar con alguien que hace tiempo que no ves o para usarse como herramientas para impulsar un negocio.

Pero cuando se convierten en una obsesión y, mientras hacemos algo importante, necesitamos estar checándolas constantemente, es cuando empezamos a ser infelices por su culpa.

¿Alguna vez has sentido el impulso de actualizar Facebook cada 30 segundos mientras ves una película o de mandar un mensaje por WhatsApp mientras hablas con un amigo?

¡Te estás perdiendo la vida real mientras haces eso!

La gente feliz pasa de las redes sociales. Están satisfechos siendo conscientes de lo que pasa a su alrededor e invirtiendo su tiempo en actividades que realmente tienen sentido.

 

Gente feliz

 

¿Qué puedes hacer para cortar con las redes sociales?

No quiero que ahora borres todos tus perfiles sociales, pero es necesario que veas que sin ellos puedes empezar a hacer cosas mucho mejores.

Empieza borrando la app de Facebook y Twitter de tu celular, por ejemplo. Yo lo he hecho y no puedo estar más contento. Ya no tengo notificaciones estúpidas que hacen que una buena conversación sea interrumpida.

La vida es demasiado corta para estar comprobando constantemente qué hacen otros. Eso no te va a aportar ningún valor real a tu vida.

 

5. No les preocupa la edad

Ah, la edad. Es lo que diferencia a los jóvenes de los viejos, ¿verdad? Te equivocas.

¡Las personas felices no piensan así! Les importa un carajo qué número esté atado a su vida.

¿Por qué? Porque la edad es sólo eso, un número. Fin de la historia.

Nunca debería dictar tu vida. Un número no debe ser capaz de decirte qué puedes hacer y qué no, y ser la causa de tu felicidad o de tu tristeza.

Nunca es demasiado tarde para nada.

 

Gente feliz

 

¿Qué puedes hacer para derrotar a la edad?

Empieza a salir con gente que hace lo que quiere sin importarles su edad. Esto significa salir con amigos que te animarán a hacer lo que tú deseas porque te aprecian por quien eres, no por la edad que tienes.

Y cuando empieces a hacer lo que amas, no sentirás que tu edad es un problema porque esa increíble sensación es todo lo que necesitarás.

Si sales con un grupo de malos amigos que sólo te dicen que actúes según tu edad (deberías casarte ya, deberías tener ya hijos, deberías tener un trabajo estable a tu edad) vas a sentirte viejo e incómodo contigo mismo.

Así que no dejes que la edad se convierta en un problema que no te deja hacer lo que quieres. Mándalo bien lejos, ¡sólo es un número!

 

6. La gente feliz no intenta complacer a todo el mundo

Me declaro culpable de esta. Durante muchos años he estado intentando contentar a todos a mi alrededor. Creía que si lo hacía, me aceptarían y me valorarían más. ¡Qué gran mentira!

¿Sabes por qué? Porque en la vida no se puede satisfacer a todo el mundo. Y la gente feliz lo sabe.

A lo largo de tu vida te encontrarás con alguien que tenga un problema contigo. Y el por qué da exactamente igual.

Las personas felices saben bien cuando alguien no encaja en sus vidas, y se apartan de ellas para que cada uno siga su camino.

Saben que intentar ser amable y simpático, y complacer a todo el mundo nunca funciona del todo.

 

Gente feliz

 

¿Qué puedes hacer para dejar de intentar complacer a todos?

Deja de pensar que ser amable te abrirá todas las puertas. Es falso. Y deja de pensar que tienes que ser simpático con toda persona nueva que conoces.

Con esto tampoco quiero decirte que seas un pendejo con todo el mundo.

Reconoce a las personas tóxicas que hay en tu vida. Si eres infeliz con alguien, aléjate. Deja de salir con ellos. Rodéate de gente positiva en su lugar.

Si alguien tiene un problema contigo, es su problema, no el tuyo.

Y por cierto, no necesitas tener tantos amigos en tu vida. ¿Qué intentas ser, el rey o la reina del baile? La vida real no es una película. Pégate a tus pocos amigos verdaderos y verás como todo te va mucho mejor.

 

7. A las personas felices les importa un carajo el dinero

Claro, el dinero es importante. ¿Pero sabes cómo lo ven las personas felices? Como un simple trozo de papel.

No dejan que el dinero les domine porque saben que el dicho de que el dinero no compra la felicidad es muy cierto.

La gente feliz centra sus energías en otras cosas mientras viven con el dinero. Saben que vivir la vida al máximo y experimentar situaciones es mucho más valioso que unos fajos de billetes en el banco.

 

Gente feliz

 

¿Qué puedes hacer tú para que el dinero no te preocupe?

Un amigo me dijo una vez que el dinero es importante, pero la diferencia está en perseguirlo o no.

Así que si quieres ser feliz, no lo persigas; haz lo que te apasione y disfruta de aquellas cosas que no se pueden comprar.

A tu cuenta bancaria no le importarás nada cuando mires atrás en tu vida en tu lecho de muerte. Lo único que te importará serán tus experiencias vividas y tus recuerdos.

 

8. No les importa demasiado su trabajo

Seguro que después de leer mis artículos estás pensando “oh, esta gente inspiradora ha dejado sus trabajos, pero yo no puedo hacer eso ¡y dejar el mío!

Nadie espera que dejes tu trabajo y huyas de tus responsabilidades. Eso es… irresponsable.

Pero la gente feliz ha llegado a un verdadero balance entre su felicidad y sus empleos o negocios.

No les importa su trabajo, o lo que es lo mismo: no dejan que su empleo les defina.

No dejan que esos malos compañeros, su horrible jefe y las malas políticas controlen su disfrute de la vida.

Las personas felices van a trabajar, intentan hacer lo mejor que pueden, pasan de todas las tonterías y vuelven a casa con un buen sueldo.

¿Tú haces lo mismo o dejas que la amargura de tu empleo consuma el resto de tu vida?

 

Gente feliz

 

¿Qué puedes hacer para que tu trabajo no te defina?

Un trabajo es un trabajo. Sólo es el medio para conseguir una cosa (una vida estable, mantener a tu familia, etc.)

Eso está bien, pero al final del día debes darte cuenta de que hay otras cosas más importantes.

¿Qué pasa con la pasión, con el amor? ¿Ser feliz y no dejar que otros absorban esa felicidad?

Haz lo que tengas que hacer. Trabaja y sobrevive. Pero no dejes que fuera de las horas laborables tu empleo defina y controle tu vida y cómo la pasas con los que realmente te importan.

 

9. La gente feliz no teme las reglas impuestas por la sociedad

Necesitas casarte a los 30 años.

Debes ir a la universidad y tener una licenciatura.

¿Por qué todavía no tienes novia ni hijos?

Estas son cosas que me han dicho en mi vida. Sí, no estoy casado ni tengo hijos y mi trabajo ahora me apasiona pero no tiene nada que ver con lo que estudié en la universidad.

Esto les impacta a muchos de mis amigos pero me da igual. Soy feliz así.

Las personas felices no temen las reglas, estándares y lo que sea que la sociedad dice que se debe o no se debe hacer. Saltan del tren en marcha, deciden que no quieren ser una oveja más del rebaño y ¡hacen lo que quieren!

 

Gente feliz

 

¿Qué puedes hacer para desafiar las reglas?

Que les den. Olvídate de las reglas y de las imposiciones.

Encuentra tu pasión y no dejes que una sociedad con personas que ni siquiera conoces te digan qué está bien o qué está mal para ti.

¿Qué te hace feliz? ¿Qué te hace sentir que estás en la cima del mundo? TÚ eres el único que lo sabes. Eres la única persona que puedes contestar a esas preguntas.

Nadie puede hacerlo por ti.

Deja de escuchar a otros y ser infeliz sólo porque no te has escuchado a ti mismo.

 

10. No les preocupan los diferentes conceptos de la felicidad

¿Después de leer todos estos puntos lo entiendes ahora?

¡La felicidad nace de tu interior!

La gente feliz sólo aspira a ser feliz y ya está. No piensan que ser feliz esté condicionado por lo que dicen otros de ellos, por cómo deben actuar según las reglas sociales, o por lo que se publiquen en redes sociales de cualquier tipo.

 

Gente feliz

 

¿Qué puedes hacer tú para ser feliz?

Déjame que te resuma lo que debes hacer en tu vida:

Deja de pensar tanto. Diviértete. Manda al carajo a quien te juzgue y no se preocupe por ti. Ayuda a otros siempre que te sea posible. Sé feliz. Eso es todo.

 

Si tú también formas parte de la gente feliz, déjame un comentario aquí abajo y comparte este artículo en tus redes sociales ¡para repartir felicidad entre todos tus amigos!

The following two tabs change content below.
Andres Gananci
Andrés Gananci es un emprendedor y aventurero apasionado de la vida que fundó su primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigue viajando por el mundo mientras trabaja desde casa.

24 comments on “10 cosas que temes y que a la gente feliz no le importan

  1. Excelente publicación!!! Una hermosa oportunidad para reflexionar y reenmarcar nuestras creencias y pensamientos, para liberarnos y reencontrar nuestra esencia, somos seres en constante evolución, los cambios son inevitables, el contexto influye, pero las respuestas están en nuestro interior, tenemos q cultivar nuestro Ser. Muchas gracias por esta nota!!!

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *