Así me convertí en maestro Reiki y sané mi cuerpo en 21 días

El Reiki es la energía de todo el universo y puede hacer los grandes cambios que necesitas en tu vida.

La respuesta a lo que buscas y la solución a tus problemas, la encuentras justo en el momento en el que más lo necesitas, y yo pienso que no llegaste a esta página por pura casualidad.

La primera persona que me habló sobre el Reiki, fue Ana, la prima de una amiga.

Ana llegó como un faro en medio de la tormenta, yo tenía un largo tiempo viviendo con un dolor en el tobillo que se había apoderado de mi vida.

Cuando pienso en esos días, siento que estaba viviendo en una película de tragedia.

Visité a un médico internista, un traumatólogo, un neurólogo y hasta un psicólogo, fui de un médico a otro y cada día empeoraba.

Soporté tratamientos con efectos secundarios muy fuertes y dolorosas inyecciones que ponían justo en mi tobillo.

Pero la peor parte fue que perdí mi vida. Me alejé de mi familia y de mis amigos y dejé de hacer las cosas que me gustaban; sin embargo, todo eso un día cambió.

Ese día fue cuando conocí a Ana. Ella había sobrevivido a enfermedades y dolores mucho peores que los míos (Ana tiene fibromialgia). Pero a través del Reiki había podido suavizar esos síntomas, y ahora ella estaba estudiando para convertirse en Maestra de Reiki para ayudar a otros también.

Se ofreció a imponer sus manos en mi tobillo y fue la primera vez en mucho tiempo que sentí un poco de alivio. 

Y en ese momento, al comprobar que aquello sí funcionaba, mi curiosidad despertó, y quise saber más sobre todo este mundo.

La verdad es que no fue un camino fácil: me encontré a muchos falsos “gurús” que sólo querían sacarme la plata y el tiempo. Por eso terminé volviendo a pedir ayuda a Ana.

Ella entonces me contó que lo que sabía sobre el Reiki lo estaba aprendiendo con un curso llamado “Maestro Reiki“, y aquí voy a contarte mis opiniones sobre él después de tomarlo durante 21 días y utilizar lo que aprendí para sanarme a mí misma, y también a otras personas.

 

 

 

Qué es el Reiki y cómo funciona

¿Alguna vez has escuchado hablar sobre la medicina alternativa? Es un tipo de medicina muy especial que te ayuda a sanar el cuerpo, la mente y el alma: eso es el Reiki, un tipo de medicina alternativa.

Todos sabemos que el universo entero, la naturaleza, los animales y los humanos estamos compuestos de energía.

Nuestras energías se proyectan hacia afuera o hacia adentro y pueden ocasionar daños o beneficios dentro de nosotros mismos y a todo lo que nos rodea.

Las personas que practican la medicina alternativa entienden que el cuerpo es mucho más que carne y huesos, por eso trabajan para que haya un equilibrio entre el cuerpo, la mente y alma, así se consigue tener una buena salud.

Esta es la finalidad de la medicina Reiki, curar enfermedades y desequilibrios físicos, mentales y emocionales.

El Reiki es una técnica milenaria, descubierta por un budista japonés que se llamaba Mikao Usui después de una larga vida de ayuno y meditación, alcanzó un máximo estado de claridad y plenitud y descubrió una energía del universo que todos guardamos dentro.

REI significa energía universal y KI, energía vital. 

Eso significa que se puede transmitir la “Energía Vital Universal” para activar la salud y así curar la mente y el cuerpo.

El Reiki funciona como una técnica milenaria que utiliza al maestro reiki como un canal, que conduce la energía universal dentro de él o a otra persona con la imposición de las manos.

El maestro impone las manos y practicando las técnicas del Reiki consigue la sanación.

El maestro Reiki no usa su propia mente, ni sus propias manos para sanar, sino que aprende a liberar su mente para que la energía del universo pueda pasar a través de él y activar la energía vital.

Cuando se logra canalizar la energía universal, se consigue el equilibrio físico sanando dolencias, lesiones o y el metabolismo.

También se puede lograr el equilibrio emocional solucionando problemas de agresividad, problemas sentimentales y la infelicidad.

Cuando alcanzamos el equilibrio mental, se eliminan los hábitos dañinos como los malos vicios (cigarro, alcohol…), el estrés, el insomnio, la depresión y la ansiedad.

El espíritu también alcanza el equilibrio cuando conseguimos la paz y la armonía.

 

 

¿Qué cura el Reiki?

El Reiki está reconocido por la Organización Mundial de la Salud como una terapia de medicina alternativa que puede sanar o ayudar a mejorar enfermedades físicas, emocionales y psicológicas.

La energía universal y la energía vital canalizada con el Reiki puede ayudar a prevenir, aliviar los síntomas y a combatir distintos tipos de enfermedades, desde la adicción a sustancias psicotrópicas hasta las enfermedades crónicas como el cáncer.

Muchos hospitales a nivel mundial como el Johns Hopkins en USA, el Hospital La Raza de México, o el Hospital Alemán de Argentina utilizan el Reiki como un tratamiento alternativo.

En cuanto a las enfermedades físicas, se utiliza el Reiki en conjunto con la medicina tradicional para ayudar a reducir el tiempo de recuperación de enfermedades, de cirugías mayores y de traumatismos.

Se ha demostrado que el Reiki ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, por eso también es un apoyo importante con enfermedades infecciosas graves o crónicas como la hepatitis B y el VIH.

Los maestros Reiki ayudan a minimizar los efectos secundarios de los tratamientos médicos invasivos como la quimioterapia, la radioterapia y el uso de esteroides.

El Reiki ayuda a disminuir y hasta desaparecer el dolor, está indicado para las migrañas, cefaleas y jaquecas.

En los pacientes con enfermedades que no les dejan moverse, acelera la cicatrización de las úlceras por presión.

También tiene un gran impacto en los músculos, de acuerdo con la forma y la zona en la que se aplique, mejora el tono muscular en zonas con falta de movilidad, y relaja y quita la tensión en las áreas con sobrecarga muscular.

 

 

El Reiki, ayuda a sanar desequilibrios emocionales.

Libera de todos los males y las vibras negativas, como las angustias, que nos hacen sentir desesperanza

Con el equilibrio de las emociones y limpieza de la negatividad se logra encontrar un estado de ánimo positivo, recuperar la autoestima y fortalecerla.

Al recuperar el estado de ánimo y la autoestima también se combate la depresión que es una enfermedad que en muchos casos tiene consecuencias trágicas como el suicidio.

El Reiki devuelve la esperanza y las ganas de vivir.

En muchos centros médicos se utiliza el Reiki para controlar la ansiedad que en muchos casos bloquea el proceso de sanación.

También se puede canalizar la “Energía Vital Universal” con el Reiki para conseguir la liberación de enfermedades mentales que pueden afectar el funcionamiento de todo el organismo, como el estrés y el insomnio.

Con la práctica del Reiki se logra fortalecer los estados mentales cognitivos, es decir, la capacidad que tiene la mente de analizar, hacer cálculos, entender, memorizar y hablar.

Por último, cuando se logra equilibrio del cuerpo, el alma y la mente a través de la “Energía Vital Universal” se aumenta la capacidad para curarse a sí mismo que tiene el propio cuerpo.

 

 

¿Qué hace un Maestro Reiki?

Un maestro Reiki es la persona que ha logrado un gran conocimiento sobre la “Energía Vital Universal” que ha conseguido el equilibrio, y puede ser un canal para las personas que necesitan sanar y un guía para las personas que quieren aprender.

Desde el mismo fundador de esta técnica milenaria, el maestro Reiki se forma, practica y luego enseña.

Es por esto que el maestro Reiki pasa por un proceso de limpieza física y espiritual.

Primero se limpia el cuerpo, porque es el santuario del alma.

Luego se limpia el aura, se rompe con los ciclos, los valores, los vicios y los hábitos negativos.

Cuando te conviertes en un maestro Reiki experimentas un cambio de vida enorme en lo físico, emocional y espiritual.

Cuando se llega a ese estado de limpieza se logra entrar en contacto con la “Energía Vital Universal” y se tiene la capacidad de canalizarla al mismo cuerpo y a otras personas.

Por eso, cuando el maestro Reiki impone las manos, es capaz de hacer que llegue la energía a otra persona y sanar enfermedades de todo tipo.

Te lo voy a explicar con un ejemplo, imagina que el Reiki es como muchos rayos de electricidad en el universo, y el maestro es como un cable que agarra la electricidad y con sus manos la pasa a su cuerpo o a otras personas.

Si ese cable está sucio, o tapado, la electricidad no va a pasar ¿Verdad? por eso se pasa por la fase limpieza.

Cuando limpias el cable, y te aseguras de que todos los contactos estén libres vas a poder atrapar la energía, hacer que pase por el cable y que llegue a donde la quieras llevar.

Como ves, no es que el maestro tiene el poder de curar, es la energía lo que sana, el maestro solo prepara su alma y su cuerpo para poder transportarla.

Por eso, ser un maestro Reiki no es algo que compras y ya lo tienes para siempre, el maestro tiene que seguir manteniendo el cable limpio y libre para que siga pasando la energía.

Es por esto que los maestros Reiki viven siguiendo principios que tienen que practicar todos los días.

 

 

El maestro Reiki vive en un estado de espiritualidad y aprendiendo a ser una mejor persona para tener una mejor conexión con las personas, el universo y la naturaleza.

Cuando te conviertes en maestro Reiki, no te impones por encima de los demás, sino que te empiezas a ocupar de ellos, no buscas defectos, ni criticas ni envidias, así mantienes tu mente clara.

Cuando te rodeas de la energía positiva y la espiritualidad de un maestro Reiki estás protegido por los Ángeles, los Seres de luz, los Maestros ascendidos y la Suprema Personalidad de DIOS.

Con todas estas cualidades, el maestro Reiki es un ser de luz que conoce la energía universal a través del amor y la apreciación de todo lo que lo rodea.

Esta conexión permite que el maestro pueda enseñar y compartir esta técnica milenaria.

 

¿Qué necesitas para empezar a practicar Reiki?

Para empezar a practicar Reiki lo único que necesitas es encontrar un maestro que te enseñe los ejercicios para practicar la sanación. Él o ella será tu guía y tu mentor de principio a fin.

Muchas personas, cuando quieren encontrar a su maestro de Reiki, buscan recomendaciones, hojas de vida y referencias; pero en mi caso, lo más importante fue seguir mi instinto.

Cuando encuentras a tu maestro simplemente lo sabes, sientes una conexión llena de buenas vibras, como yo lo sentí así cuando supe de Alejandra Mansilla.

Como ya te conté antes, cuando conocí a Ana, una maestra de Reiki que me curó mi dolor de tobillo que los médicos no habían podido sanar, decidí que yo también debía ayudar a otras personas con esas técnicas.

Así que empecé a buscar un maestro que me enseñase toda su sabiduría. Pero ¿sabes qué? TODOS me pedían grandes cantidades de dinero por enseñarme, me decían que tardaría AÑOS en convertirme en maestra de Reiki, y que quizás ni con eso podría conseguirlo.

Pero cuando encontré el curso de Maestro Reiki de Alejandra Mansilla, me di cuenta de que esos supuestos “gurús” me habían mentido.

Para ser maestro Reiki no necesitas pagar costosas clases, emplear años de tu vida en aprender, ni asistir de forma presencial.

Puedes hacerlo con cursos como el de Maestro Reiki desde tu casa en los ratos que tengas libres, y en menos de 21 días ya habrás aprendido todo lo necesario para empezar a sanar a otros con tus propias manos.

 

 >> Descubre Aquí Cómo Convertirte En Maestro Reiki <<  

 

 

Cómo convertirte en Maestro Reiki

 

1. Encuentra un buen Maestro Reiki

Lo primero que debes hacer para convertirte en Maestro Reiki es tomar un buen curso de calidad en el que te enseñen los principios del Reiki y ejercicios para saber cómo canalizar tu energía.

Como ya te dije antes, yo consulté con muchos falsos “gurús” que me dijeron que tardaría AÑOS en aprender Reiki con clases demasiado costosas. Por eso volví a pedirle ayuda a Ana, y le dije cómo estaba aprendiendo ella.

Fue ahí cuando me contó que ella estaba tomando un curso online llamado Maestro Reiki impartido por Alejandra Mansilla, así que lo tomé, y es el curso que yo te puedo recomendar para empezar.

 

 >> Haz Click Aquí Para Comenzar Tu Curso De Reiki <<  

Algo que me llamó la atención del curso de maestro Reiki de Alejandra Mancilla es que lo dicta por videos que puedes descargar en cualquier parte.

Así pude hacer el curso en mi casa, en un espacio en el que me siento cómoda y llena de paz.

En esta página la reconocida maestra Reiki te cuenta su historia, y te da toda la información sobre el Reiki y los grandes cambios que puede hacer en tu vida y la de tus seres queridos.

Cuando lo hayas leído, seguro sentirás la confianza que yo sentí y podrás ir al siguiente paso.

 

2. Descarga el curso

Para poder descargar el curso, sólo tienes que hacer click en el enlace que te puse en el paso anterior, y luego bajar hasta la sección de la página en la que pone “Descargar ahora”.

 

 

Alejandra tuvo muchos tropiezos en su camino de preparación como maestro Reiki.

Ella tuvo que gastar mucho dinero con personas que solo le daban ilusiones y falsas promesas hasta que descubrió con mucho trabajo que ella podría despertar la energía Reiki en sí misma.

Por eso ella comparte sus conocimientos con técnicas que todas las personas puedan aprender y practicar y el costo de todo el curso es de tan solo $35 que puedes pagar en tu moneda local.

Es una inversión muy pequeñita para lo valiosa que es la salud del alma y del cuerpo.

Muchos de los supuestos maestros de Reiki a los que consulté para aprender, me pedían 39 dólares por cada clase de 1 hora y media que me diesen para enseñarme a hacer Reiki. Y decían que al menos necesitaría 23 clases para aprenderlo todo.

Así que echa las cuentas: $39 por 23 clases, tendría que haber pagado un total de $897 por aprender Reiki.

Sin embargo, con el curso de Alejandra sólo pagué $35 y ahora sé TODO lo que necesito sobre esta disciplina milenaria. Así que el ahorro que he hecho ha sido enorme.

 

3. Completa el curso y empieza a sanar a otros

Cuando descargues el curso vas a tener 4 guías de preparación, con explicaciones e instrucciones.

También vas a recibir 8 videos con los que te mostrarán la aplicación práctica de esta técnica milenaria.

Cuando vayas leyendo la guía irás viendo los videos que corresponden.

Algo positivo de este sistema es que siempre tendrás la información y los videos disponibles para que los estudies todas las veces que quieras y desde cualquier lugar.

 

 

Eso es todo lo que necesitas para aprender a ser Maestro Reiki. Como ves, no es una inversión costosa, ni tampoco te va a tomar años para poder empezar a ayudar a otras personas con tu energía.

 

TODO lo que vas a aprender con el curso Maestro Reiki

Con el curso de Maestro Reiki aprenderás a hacer verdaderos cambios en tu vida y en la de los demás con técnicas de sanación, también vas a aumentar tu capacidad de elevar tus estados de conciencia y de compartir tus conocimientos como maestro.

Para empezar, este curso tiene los 4 niveles de aprendizaje de Reiki que están reconocidos mundialmente.

Para cada nivel tendrás una guía y videos de acompañamiento, así podrás entender fácilmente todo lo que se enseña.

El primer nivel se centra en ti, si vas a ser la fuente que recibe y comparte la energía tienes que empezar por encontrar tu propio equilibrio y descubrir tu propia energía.

En este nivel aprenderás todas las técnicas de autosanación, qué es el Reiki, su historia, como actúa y sus 5 principios.

En el segundo nivel, ya tendrás un conocimiento medio y vas a poder compartir los beneficios de la “Energía Vital Universal” con otras personas.

En este nivel aprenderás las técnicas para sanar a las demás personas, animales y plantas, los símbolos de poder del segundo nivel, la combinación de símbolos, y el Reiki a distancia.

Cuando llegues al tercer nivel ya vas a tener los conocimientos necesarios pero tendrás que aprender a profundizarlos, para mantenerlos y crecer espiritualmente con el tiempo.

Un maestro Reiki no se queda quieto sino que crece, cambia y evoluciona como la naturaleza y el universo.

En este nivel aprenderás a elevar los estados de conciencia, Dai Ko Myo, Dumo, Zonar, Halu, Cirugía Psíquica, Raku y Tratamiento de Reiki con cristales.

El cuarto nivel es la maestría, para que aprendas a compartir tus conocimientos y enseñar las técnicas del Reiki a tus estudiantes y discípulos.

De esta manera, esta técnica milenaria seguirá pasando de generación en generación durante siglos.

En este nivel aprenderás los dones de enseñanza, meditación con Mandalas y ceremonias Sagradas de Iniciación.

 

 

Además de los niveles básicos reconocidos por las academias de Reiki, este curso tiene herramientas especiales para ayudarte a tener la mejor preparación.

Recibirás un manual de posiciones de autosanación, un tratamiento enfocado en ti, con muchos beneficios para tu salud y tu equilibrio espiritual.

Otra forma de ayudarte a ti mismo, es la auto-hipnosis, con esta técnica logras llegar a un estado de relajación mental con el que también puedes atraer protección, amor y abundancia.

Con este curso también tendrás un libro de Meditación y Auto-Hipnosis, un libro de Auto-Hipnosis Para Atraer Protección y uno de Hipnosis Para Atraer Amor, Abundancia y Protección.

Una de las cosas más importantes para la práctica del Reiki es que te encuentres en un espacio lleno de paz y tranquilidad, por eso te encantará el archivo con música Reiki compuesta por un excelente músico y Maestro Reiki.

Los animales tienen un alma muy especial, tienen una relación muy cercana a los humanos y a la naturaleza, por eso hay técnicas para mejorar la calidad de vida de las mascotas.

Tendrás un libro de Reiki para perros con técnicas de imposición de manos según cada chakra, para restaurar el flujo de energía.

Y para que explores al máximo el mundo de la espiritualidad y la sanación, te van a entregar un manual con otras terapias alternativas que también son reconocidas por mejorar las condiciones del organismo, de manera natural y sin causar daños.

Para que la experiencia sea completa y para que puedas seguir trabajando en una preparación como maestro Reiki, el curso incluye un Tarjeta Virtual de Cliente, con todas las actualizaciones libres y gratis para siempre, y los certificados de los 4 niveles alcanzados.

 

 

¿Cuánto tiempo necesito para convertirme en Maestro Reiki?

El tiempo que necesitas para convertirte en maestro Reiki va a depender de ti y del maestro Reiki que elijas, pueden ser 12 meses, 3 años o 15 años, pero si haces el curso de autoformación de Alejandra Mancilla serán solo 21 días.

La energía Reiki se encuentra dentro de ti, así que más que aprenderte un montón de cosas, es un camino de auto-descubrimiento.

Muchas personas se aprovechan de los grandes beneficios del Reiki para hacer falsa propaganda y cobrar mucho dinero durante mucho tiempo.

Por eso, hay gente que lleva meses y hasta años tratando de hacerse maestro Reiki.

Con el curso de Alejandra Mansilla, lo vas a lograr en tan sólo 3 semanas, no es que sea una cosa mágica ni nada, sino que este programa se ha ido probando y se ha ido mejorando con muchos estudiantes para que sea fácil de entender y sencillo de practicar.

Cualquier persona activa que tenga trabajo y responsabilidades normales puede hacer este curso dedicándole solo unos 10 o 20 minutos por día y terminarlo en 21 días.

En las primeras 48 horas, vas a sentir la energía Ki, vas a sentir como la energía se mueve y se transmite en tus manos.

A los 15 días del curso ya estarás practicando los ejercicios de sanación y sentirás el poder de la energía en tu propio cuerpo.

Cuando ya hayas pasado 21 días cumpliendo con todo lo que te enseñan las guías y los videos, serás un maestro con la energía Reiki y la podrás usar para sanar tu cuerpo y el de otras personas.

 

 

¿Cómo puedo saber si este curso es para mí?

Este curso está diseñado para enseñar con palabras fáciles y ejercicios sencillos que cualquier persona puede aprender en poco tiempo, y la energía ya está dentro de ti, así que solo tienes que despertarla.

La “Energía Vital Universal” se encuentra en todos los elementos de la naturaleza, el universo, los animales y las personas.

Si sientes que falta algo en tu vida, o que tienes problemas de salud que no te dejan tener una vida feliz, este curso te puede ayudar a levantarte lleno de energía.

Hay otros problemas que afectan tu vida y tu relación con tus amigos y que aunque nos esforcemos mucho en salir adelante siguen dañando nuestras vidas, como la ansiedad, la depresión y la falta de autoestima.

Si estás listo para encontrar el equilibrio de tu mente y de tus emociones, el curso de Reiki, te puede ayudar a conseguirlo.

El curso Reiki también es para ti si quieres derrumbar las paredes que te impiden sentir la felicidad y estar en paz contigo mismo como los malos hábitos alimenticios, y los vicios como las drogas y el alcohol.

Pero no tienes que estar en problemas para despertar tu energía Ki, si sientes una gran necesidad por ayudar a otras personas o hacer un cambio importante en la vida de tus amigos y familiares, este curso es para ti.

Lo mejor es que no tienes nada que perder, todo lo que vas a encontrar es un camino de buenas obras, bienestar, paz y seguridad.

 

Así cambió mi vida el curso Maestro Reiki

El curso Maestro Reiki cambió mi vida como una obra de intervención divina…

Yo pienso que las cosas buenas llegan justo en el momento indicado, cuando más las necesitamos y cuando estamos preparados para recibirlas.

Hace un tiempo tuve un dolor insoportable en el tobillo.

Yo era de las que se tomaba un Ibuprofeno para todo y no le hacía caso, eso fue exactamente lo que hice las primeras semanas y me funcionó.

Pero el dolor se hacía cada vez más fuerte y llegó un momento en el que sentía como un calambre que no se iba con ningún medicamento de venta libre.

¿Alguna vez te has golpeado el dedo pequeño del pie? Ese dolor intenso que te da como en todo el medio y lanza como unos calambres por todo el pie y se va haciendo más grande, algo así es justo lo que yo sentía, pero empezaba en mi tobillo.

Aunque yo seguía sintiendo el dolor a pesar de las pastillas que tomaba, me seguía haciendo la valiente.

Ahora que lo pienso, fui dejando que el dolor fuera el protagonista de mi vida.

Lo primero que cambié fueron mis zapatos, pensé que usar zapatos de tacón alto todos los días era lo que me estaba causando el dolor.

Me cambié por unos zapatos completamente bajos, pero después pensé que me dolía porque los zapatos bajos no hacían de “amortiguadores” contra el suelo.

Entonces, decidí cambiarme a zapatos cómodos, luego a zapatos deportivos y luego a zapatos ortopédicos (aunque en la tienda me dijeron varias veces que no los necesitaba)

Poco a poco fui dejando de hacer cosas que me encantan como salir a caminar, bailar y salir con mis amigos.

Vivir con un dolor es como tener un saco de cemento que debes cargar todos los días y aunque quieras, no lo puedes soltar.

Toda esta situación me estaba volviendo loca, no podía dormir bien, siempre estaba de mal humor, me empecé a alejar de mis amigos y mi familia, y tenía tanta ansiedad que empecé a subir de peso.

Por fin entendí, que mi propia terquedad fue lo que me hizo dejar que esa situación llegara tan lejos.

Decidí ir al médico, y si, lo sé, esperé demasiado tiempo, me reclamé mucho por eso, pero cuando estaba en la sala de espera, me encontraba feliz, porque creía que por fin me iba a liberar de mi problema.

El primer médico que visité fue un internista, me mando una lista de analgésicos y de des-inflamatorios y me mandó a casa.

Aunque eso ya lo había probado pensé que sería diferente porque seguro el doctor sabía combinarlas de la forma perfecta.

Pero terminé mi tratamiento y nada había cambiado; este doctor me dijo que fuera a un traumatólogo.

Necesitaba tener esperanza, no podía aceptar que después de buscar ayuda mi problema no tenía solución.

El traumatólogo me hizo unos rayos X y nada se veía mal, pero como los medicamentos no funcionaron, me dijo que podía ser algo en el cartílago, y que mi mejor opción era colocarme unas inyecciones en el tobillo.

Fueron 12 inyecciones en total, y el dolor era terrible, pero siempre pensaba “Hay que tocar fondo para subir” y me las aguanté todas.

Las inyecciones tampoco funcionaron, estaba por soltar mi esperanza, pero ahora me recomendaron a un neurólogo, me dijeron que el sistema nervioso es el que controla las sensaciones como mis calambres y el dolor.

Este nuevo doctor fue con el que estuve más tiempo, haciéndome exámenes y tomando medicamentos que me hacían subir de peso, me daban náuseas y no me dejaban dormir.

 

como saber si estoy deprimida

 

Estaba desesperada, ansiosa, molesta y deprimida, había perdido mi vida y sentía que no la iba a recuperar nunca; empecé a ir a un psicólogo para que me diera fuerzas de continuar y me dijo que tenía que recuperar mi vida aunque siguiera con el dolor.

La primera tarea, era contactar a mis amigos de nuevo, y tratar de salir, casi obligada fui al cumpleaños de una amiga.

Una prima de mi amiga estaba en su casa de vacaciones, se llama Ana y recuerdo que me dijo que estaba sorprendida de que pasara tanto tiempo sin verme.

No me sentía cómoda siendo la primera vez en mucho tiempo que estaba rodeada de tanta gente, pero con Ana era diferente, es como si tuviera un campo de fuerza lleno de paz a su alrededor. 

Nos fuimos a la cocina, nos preparamos un té y empecé a contarle toda la historia. 

Ella me escuchó con mucha paciencia, siempre se mantuvo serena prestándome atención.

Ana también me contó su historia, me dijo que había sobrevivido a la fibromialgia y a un divorcio muy triste, todo en el mismo año.

Yo estaba sorprendida, de lo bien que se veía para todo lo que había vivido, y Ana empezó a contarme como lo logró. 

Me dijo “Toda la fortaleza que necesitas la llevas dentro”.

Así es como después de un largo camino de dolor escuché por primera vez sobre el Reiki. 

Cuando Ana se ofreció a imponerme las manos en el tobillo, me pareció una tontería, pero como no quería parecer grosera la dejé.

Sus manos estaban tibias y después de un rato empecé a sentir un alivio, como si alguien pasara una pluma con aceite por la piel, los músculos y los huesos de mi pie.

No te voy a decir que fue una cura mágica, al contrario, fue el inicio de un camino de sanación.

Ana me contó que ella despertó su energía Ki con el Curso Maestro Reiki de Alejandra Mancilla.

Yo no soy de las que de deja llevar fácilmente, por eso busqué más información antes de meterme en algo.

Después de leer mucho, había una cosa que tenía clara, el alivio que sentí era real y no tenía nada que perder.

Entré en la página, hice el pago y descargué todas las guías y los videos. 

Ana terminó su curso en 20 días, pero yo me demoré un poquito más, yo tardé 28 días en terminarlo. 

Fui haciendo el curso Maestro Reiki lentamente, vi cada uno de los videos varias veces y practicaba los ejercicios en la mañana y en la noche.

Al principio me costaba concentrarme, fui moviendo mis sesiones por toda la casa hasta que encontré un lugar en el que me sentía en paz y sin distracciones.

La primera vez que sentí mi energía Ki se me puso la piel de gallina, es una sensación única que me gustaría poder explicarte, sobre todo, la forma en la que puedo sentirla en mis manos.

El camino de mi auto-sanación fue lento, pero lleno de sensaciones maravillosas y mi vida dio un cambio brutal.

Cambió mi forma de pensar, mi forma de enfrentar a los problemas y me siento llena de un amor profundo por todo lo que me rodea. 

Yo no me creo perfecta, estoy segura de que todavía me falta mucho por aprender, pero vivo en un estado de felicidad y sin dolor.

Todavía no siento que estoy en la capacidad de enseñarle a alguien, siento que estaría quitándole su dinero, prefiero mantenerme en el camino del aprendizaje, pero si tú quieres aprender te recomiendo el curso de Maestro de Reiki de Alejandra Mancilla.

Desde la primera semana vas a sentir la energía y te darás cuenta de que te esperan cambios importantes tanto en el exterior como en el interior.

Esta es una inversión para tener una mejor vida. 

 

¿Quieres ser un maestro Reiki? Déjame un comentario aquí abajo y dime que piensas.

The following two tabs change content below.
María González

María González

Me apasionan las finanzas, los negocios y la economía de mercado. Cada día busco aprender algo nuevo para poder compartir mis experiencias.

6 comments on “Así me convertí en maestro Reiki y sané mi cuerpo en 21 días

  1. Yo he tomado este curso de Maestro Reiki con Alejandra Mansilla y estoy aprendiendo mucho más en 13 días que llevo con él desde mi casa que en los 4 meses que fui a una escuela de Reiki en mi ciudad. Lo recomiendo 👍

    • Hola Arturo! Definitivamente hiciste la mejor elección, ya pronto serás un maestro, te deseo todo el éxito! Gracias por dejarme tu comentario 😉

  2. Buenas tardes, me interesa muchisimo el curso, me gustaria ser un Maestro Reiki, cuanto cuesta el curso completo? en cuanto tiempo se puede realizar todo el curso? que virtudes o cualidades debo tener para tomar este curso?…
    Les quedo muy agradecido de todo corazon.

    Fraternalmente, Julio Espino

  3. Voy a probarlo porque este curso es MUCHO MÁS BARATO que unas clases que yo di con un supuesto maestro de reiki que me cobraba 32 dólares la hora (unos 620 pesos). Esto se ve mucho mejor!!! Gracias María por el aporte 🙂

    • Hola Daniela! De verdad la inversión de este curso es muy pequeña para lo que cobran otras personas y aún así es hasta más efectivo. Gracias por dejarme tu comentario 😉

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *