8 cosas a tener en cuenta antes de crear un sitio web

El otro día, un amigo mío me estaba comentando que quería iniciar su propio blog. Me hizo recordar los pensamientos equivocados que yo tenía cuando recién estaba comenzando mi primer blog, y que mucha gente también tiene.

Muchas personas quieren construir algo propio, como una marca, un negocio, una plataforma, .etc. No importa lo que quieras; si no estás en Internet, no existes. Por eso, existen muchas ventajas al tener una página web para tu empresa.

Antes de introducirte al mundo online, hay algunas cosas que debes tener en cuenta:

 

1. Determina el objetivo

¿Qué quieres lograr? No te apresures en crear un sitio web sin tener un objetivo claro.

Evalúa tus opciones disponibles y empieza de la forma más simple posible. Recuerda que todo el esfuerzo no servirá de nada si las personas no pueden encontrarte ni aportas valor con tu contenido.

Un sitio web es un trabajo a largo plazo. Debes actualizarlo y mantenerlo constantemente.

Si ya tienes tu objetivo claro y el por qué lo estás haciendo, ve a por ello.

 

 

2. Pregúntate: ¿qué necesito?

¿Realmente necesitas un sitio web? Tener un sitio web tiene sus ventajas y desventajas.

Ventajas:

  • Puedes conseguir emails de suscriptores.
  • Es de tu propiedad.
  • Tienes el control absoluto.

 

Desventajas:

  • Tienes que saber algo de código o conseguir un desarrollador web.
  • Toma tiempo crearlo desde cero.
  • Necesita mantenimiento constante.
  • Nadie lo encontrará al principio.

Sí, el costo puede ser algo alto al empezar, pero vale la pena a largo plazo.

También puedes tener como opción empezar con el sitio web o blog de alguien más. Si este sitio te puede hacer llegar a tu público objetivo y tiene buena cantidad de seguidores, es una gran forma de darte a conocer.

 

 

3. Aprovecha las estrategias

A pesar de que el manual del mundo online aún está escribiéndose (y actualizándose siempre), puedes seguir la simple estrategia de apalancarte con los recursos a tu alcance.

Encuentra una plataforma con la que estés familiarizado, publica contenido sobre lo que quieres lograr.

Cuando tengas cierta cantidad de seguidores e interacciones, crea una landing page para conseguir suscriptores y comenzar con la primera etapa de un sitio web.

Si obtienes buena respuesta, debes considerar seriamente empezar un sitio web.

 

 

4. Las redes sociales son un juego diferente

Las redes sociales poseen sus limitaciones, ya que para llegar a tus seguidores dependes de un algoritmo. Tampoco tienes control sobre la experiencia de usuario y el diseño como en un sitio web propio. Tienes que adaptarte a la plataforma.

Hoy en día, empezar en las redes sociales se ha vuelto más complicado. Especialmente en aquellas que debes pagar para lograr un buen alcance.

Una buena opción es empezar en aquellas redes sociales con corto tiempo de vida, donde el alcance orgánico no es tan complicado. Imagina que hubieras empezado con Youtube en sus primeros años, si tu contenido era bueno, podías haber ido creciendo con la plataforma.

 

 

5. Solo empezando encontrarás tu camino

Olvídate de hacer planes detallados y estrategias. Es difícil tener una guía de instrucciones para un juego que está en constante cambio.

Conforme vayas recibiendo respuesta de las personas y veas qué funciona qué no, tu trabajo irá cambiando. Cada vez irás perfeccionando más tu mensaje, tu voz, los temas que trates, etc.

Simplemente sé tú mismo y déjate llevar.

 

 

6. No olvides el SEO

La optimización en los motores de búsqueda también sufre cambios constantes. Ya no se trata tanto de aspectos técnicos y palabras clave, Google debe percibir el valor que ofreces para posicionar tu web.

Hay mucha competencia y se requiere una buena inversión de tiempo y dinero. Aunque muchas personas encontrarán tu sitio web a través de Google, solo es una de las tantas maneras de descubrir tu sitio web.

El comportamiento de los usuarios también cambia, y hay muchas búsquedas que ya no se dan en Google. Ahora buscas restaurantes por Instagram, buscas profesionales en LinkedIn, buscas productos en Amazon, etc.

Ten presencia dónde está el interés de tus usuarios.

 

 

7. Sé auténtico

Copiar a los mejores es la peor estrategia, sobre todo cuando aparentas ser alguien que no eres. Las personas notan cuando el mensaje que alguien da es falso o su personalidad es falsa, incluso de manera online.

Está bien inspirarte y seguir algunos ejemplos, pero debes hacer todo diferente. Haz las cosas a tu manera, con tu personalidad. Si estás pensando hacer tutoriales en video, podrías considerar grabar en primera persona o bajo condiciones extremas.

La única forma de sobresalir es siendo único y diferente.

 

 

8. Olvídate de la gratificación instantánea

Aprende a disfrutar el proceso, recuerda que un sitio web, al igual que un negocio, tiene etapas, y la primera etapa usualmente es tranquila.

No tendrás miles de visitantes en tu primer día, tal vez tampoco en tu primer mes.

Como mencioné antes, irás descubriendo qué funciona para ti y qué no. Poco a poco, tu visión irá tomando forma.

La gratificación instantánea es parte de nuestra cultura, no te desanimes si no consigues resultados tan rápido como otras personas. Sé constante.

 

 

Como hemos visto, un sitio web no es la única forma de construir algo propio. También están las redes sociales, blogs de otras personas o una landing page. Existen varias opciones disponibles.

Lo que realmente importa es el valor que aportes con tu contenido, no el medio.

Y tú, ¿qué desafíos has enfrentado al crear un sitio web? ¡Escríbenos en los comentarios!

The following two tabs change content below.
Andres Gananci
Andrés Gananci es un emprendedor y aventurero apasionado de la vida que fundó su primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigue viajando por el mundo mientras trabaja desde casa.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *