15 consejos para hacer una entrevista de trabajo exitosa

Cómo abrir un restaurante

Hacer una entrevista de trabajo puede ser sencillo si te lo propones, pero como todo en la vida se pueden presentar algunos problemas.

Por mi experiencia, me he dado cuenta que la tarea de conocer a una persona para asignarla a un trabajo puede tener muchos aspectos.

Al principio resulta fácil tener en mente algunas preguntas que son las que comúnmente se realizan, como su nombre, edad, aspiraciones, entre otras.

Precisamente ese fue uno de los puntos más importantes para filtrar. Las aspiraciones que las demás personas tienen porque a veces no corresponden con lo que la empresa ofrece.

Eso pone en desnivel la entrevista. Lo ideal es que si estás capacitado para ese puesto, sea tuyo, pero para ello también debes ofrecer una buena propuesta que sea muy atractiva para el entrevistado.

Como esto no siempre se logra, es aquí donde llega el verdadero problema.

Sin embargo, hay maneras para hacer más sencillo ese proceso.

Se trata de que debes tener a la mano una lista de preguntas ya establecidas, con sus posibles respuestas y contrapropuestas para poder asegurar que somos la persona que a ellos les gustaría tener en la empresa.

Eso te hará estar preparado ante cualquier situación que pueda llevarse a cabo en ese momento en la oficina.

Y aunque parezca mentira, es muy importante el saludo que se llevará a cabo.

 

 

Esto es porque la primera impresión es fundamental para cualquier cosa que hagas. En el momento del saludo, dejarás al descubierto algunos de tus aspectos psicológicos, como tu confianza y seguridad.

Además, que debes examinar algo que es muy importante: el entusiasmo, puesto que si no tienes ganas de trabajar en lo que te ofrecen quizás no rindas en el puesto.

 

 

¿Qué es una entrevista de trabajo?

La entrevista de trabajo es la reunión en la que participa un empresario o representante de una empresa y una persona que aspira a un puesto de trabajo.

Las entrevistas consisten simplemente en el hecho de que dos personas se junten para conversar sobre algún tema que tenga interés para los mismos.

A veces, los que participan en las mismas no tienen el mismo nivel, sino que uno es la figura de autoridad y el otro intentará obtener algo, bien sea información o precisamente un empleo en el que pueda desarrollarse.

El objetivo de la entrevista es conocer al participante para poder conocer si es apto para el puesto que se busca.

En ella lo más importante, aunque parezca injusto, pueden ser las características físicas y emocionales que tengas, aunque también se toma mucho en cuenta tu nivel académico

Simplemente, se trata de buscar quien es la persona correcta para el cargo.

Un punto importante es que las entrevistas de trabajo no siempre tienen que realizarse en un lugar específico, sino que puede variar¸ dependiendo de la empresa que haga la entrevista.

Por ejemplo, si hablamos de una tienda, la entrevista podría ser en el cuarto de descanso o en el mostrador.

A cambio, para las empresas es común que tengan asignada una oficina para hacerlas, o incluso, tener a un equipo entero de reclutamiento.

 

 

También hay otros trabajos que tienen métodos más informales y pueden realizar las preguntas en cualquier momento y lugar. Además, de que algunos pueden preferir hacerlas en un restaurant o cualquier sitio de comida que inspire más comodidad.

El mundo ha cambiado lo suficiente, y ya tener una entrevista no debe ser solo presencial. Cada día, se hacen más y más frecuentes las entrevistas de trabajo por Skype.

Evidentemente dependiendo del lugar ya se puedes saber más o menos cuáles serán las preguntas que te realizarán, o por lo menos tener una idea.

Si sabes eso, prepararte para la entrevista va a ser mucho más fácil, pero debes tener en cuenta que pueden ser de tres tipos, estructurada, semi-estructurada y mixta.

La entrevista estructurada corresponde a las preguntas elaboradas en forma de cuestionarios. Es decir, el entrevistador te realizará una pregunta y tú deberás responderla siendo lo más preciso que pueda.

La entrevista semi-estructurada corresponde más a preguntas libres o generales. Es decir, que podría simplemente decir “Háblame de ti” y luego de ello sí pueden surgir preguntas más cerradas o simplemente seguir la misma línea de preguntas.

La entrevista mixta es una mezcla de las dos entrevistas mencionadas anteriormente: estructurada y semi-estructurada.

 

Cómo prepararte para una entrevista de trabajo exitosa

Para preparar una entrevista de trabajo, es indispensable tener una buena organización y planificación, y conocer cuáles son tus habilidades para así poder buscar un trabajo que sea acorde para ti.

A la hora de buscarlo debes asegurarte de no escoger uno que, aunque coincida con tus conocimientos, no sea de tu agrado.

Cuando ya se tenga la lista de trabajos, hay que tratar de destacar, pero de la manera más sencilla que se pueda, es decir, que no se vea forzado o falso.

Es relevante también aceptar algunos consejos para poder pasar de manera efectiva la realización de preguntas, que es el proceso más difícil, al igual que las selecciones continuas.

Las selecciones continuas hacen referencia a aquellas entrevistas de trabajo que están divididas, es decir, donde hay una primera selección del personal y luego vuelven hacer una entrevista y otra selección.

Algunas cosas que puse en práctica en mis entrevistas y siempre me han funcionado son estas:

 

1. Ser extremadamente puntual

Aunque parezca algo muy repetitivo, la puntualidad es lo primero que hablará de ti en una entrevista de trabajo.

No importa si eres la persona que está más calificada para ese puesto de trabajo. Si llegas tarde, independientemente de los motivos, quedarás descartado.

Por eso debes planificar con tiempo el viaje, para prevenir que cualquier imprevisto te retrase.

 

 

2. Prepara el vestir de acuerdo con la empresa

Para ir a una entrevista de trabajo, debes vestirte tal y como lo harían los trabajadores de esa empresa.

Es bueno que puedas ver previamente cuál es la vestimenta requerida a los que ya trabajan en esa compañía, para que puedas vestirte como ellos y que desde la entrevista puedas identificarte con la empresa.

 

 

3. Haz un cuestionario que sirva de ejemplo

Si te van a hacer preguntas, la mejor forma de prepararte es que hagas un cuestionario. El cuestionario debe tener todas las posibles preguntas que te pueden hacer durante la entrevista.

Puedes usar experiencias pasadas, puntos débiles tuyos que conozcas, experiencias de otras amistades… Lo que tú quieras. Pero es importante que te prepares para así poder enfrentar cualquier flanco débil de la defensa que hagas.

 

4. Mantén el entusiasmo en todo momento

El entusiasmo es imprescindible en una entrevista de trabajo porque es la principal manifestación del interés.

No se trata de estar con una sonrisa forzada todo el tiempo de la entrevista. El entusiasmo tiene más que ver con el ánimo que demuestras y la disposición que tienes para adaptarte a ese nuevo puesto de trabajo.

Ninguna pregunta de la entrevista tiene que derrotarte. Es por eso que el entusiasmo será el mejor aliado de tu fortaleza mientras aspires a un trabajo.

 

5. No mires tu teléfono

Existe la adicción a los teléfonos móviles, y es cada vez más común en millones de personas de cualquier país o edad.

Si eres de los que no puede estar sin su teléfono en la mano y debe sacarlo en cada momento así sea para revisar sus notificaciones, debes evitarlo en la entrevista.

Una entrevista de trabajo consiste en un encuentro donde deberás demostrar que puedes optar a un puesto, y lo mínimo que puedes hacer es mantener una conversación, porque una vez con el trabajo, deberás relacionarte con nuevas personas y el teléfono no puede ser un distractor.

 

 

6. Cuida tu lenguaje

En una entrevista de trabajo, debes cuidar las palabras que dices y adaptar tu vocabulario. Si hablas como lo haces con tus amigos y familiares, probablemente dejes mucho que desear.

Los idiomas son muy ricos. Aunque debes mostrarte tal y como eres, en una entrevista de trabajo debes usar un vocabulario profesional, aplicado directamente a tu área laboral. Esto no implica que sean palabras complicadas, sino demostrar que sabes todo lo que se refiere a ese puesto de trabajo.

 

7. No mientas. Responde con sinceridad

Mentir siempre es peor. Decir la verdad en las entrevistas de trabajo es indispensable, porque si no las mentiras se pueden descubrir fácilmente.

Esto es porque muchos reclutadores están entrenados para saber detectar las contradicciones que tengan los potenciales empleados mientras hablan. Si no quieres tener ninguna contradicción, lo único que puedes hacer es responder siempre con sinceridad.

 

Qué hay que llevar a una entrevista de trabajo

A una entrevista de trabajo es indispensable que lleves tu currículum, papeles para apuntar, tu identificación como profesional y documentación personal.

Uno de los puntos más importantes que tienen las entrevistas es que debes hacer memoria y recordar que es lo más importante para llevar al trabajo.

Muchos nos preocupamos solamente por las preguntas que se van a realizar y eso es un grave error.

 

 

De resto, hay varias cosas que seguro ni te imaginas que son determinantes para poder salir victorioso de la entrevista, según TinkerLink.

Y si lo sabes, pero para que no se te olvide, como suele pasar con frecuencia, te hice una pequeña lista:

  • Lleva suficientes currículum vitaes por si alguno se extravía o si te decides a entregar los mismos en varios establecimientos.
  • No puedes olvidar un cuaderno para tomar apuntes, ni tener bolígrafos. Pedir alguno prestado no hablaría muy bien de ti.
  • Lleva un mapa con la dirección a dónde vas. Aunque conozcas la ruta, puede que tengas que tomar alguna alternativa en el camino.
  • Revisa bien que lleves tu monedero y en él se encuentre tu identificación.
  • No olvides verificar toda la documentación académica y llevarla. Si te lo exigen, tu título no puede faltar bajo ninguna circunstancia.

 

¿Qué color de ropa debo usar para una entrevista de trabajo?

Generalmente, las entrevistas de trabajo son algo formal, por lo que se opta por los colores oscuros y pasteles.

Si bien muchas personas no suelen darle mucha importancia a la ropa que se colocan para ir a la entrevista de trabajo, es un tema verdaderamente importante.

Aunque no lo creas, el entrevistador se va a fijar considerablemente en tu forma de vestir.

Por eso, debes considerar que es una situación formal, pero los colores mayormente dependen del género y la personalidad de la persona.

Eso sí, hay que resaltar que aunque se trata de ir bien vestido para llamar un poco la atención, tampoco es oportuno exagerar.

Por eso es recomendable hacer una pequeña inspección por la empresa para poder observar cuáles son las tonalidades de colores que allí se usan.

 

 

No se trata de ir vestidos iguales, pero sí saber entre qué gamas de colores está lo aceptable para no desencajar.

A los hombres mayormente se les recomiendan que usen camisas formales de colores pasteles y en cuanto al pantalón y flux, que sean de colores oscuros.

Mientras tanto, para las mujeres se recomiendan colores oscuros en los pantalones o faldas, que deben ser de vestir. Además, para las camisas deben ser colores neutros.

En cuanto a los accesorios tanto para hombre como mujeres, se recomiendan que no sean grandes, como por ejemplo, el reloj. Tiene que ser algo moderado para que no llame tanto la atención. Lo mismo sucede con las carteras o bolsos.

 

6 consejos para afrontar con éxito una entrevista de trabajo

Para hacer una entrevista de trabajo, es sumamente importante que estés relajado, seguro e interesado en la actividad.

Cuando ya ha llegado la hora de por fin realizar la entrevista de trabajo lo más adecuado es poner en práctica el consejo que desde siempre nos han dado “mantén la calma”

Si ya has llegado hasta aquí, no hay nada mejor que terminar de intentarlo porque por ello no se pierde nada.

Además, que ya conoces un poco de lo que es la entrevista de trabajo, así que no te estás sumergiendo en un mundo desconocido.

No obstante, para que todo salga por extrema perfección, debes seguir estos pasos.

 

1. Mantente tranquilo

Puede ser agobiante tener que pasar por el estrés de no saber si lo estás haciendo bien o mal, pero independientemente de eso, la intranquilidad puede dañar todo el esfuerzo que ya has logrado.

 

2. Confía en ti

Ten seguridad en que tú puedes. Lo que tienes que hacer es dar lo mejor de ti y después de eso verás que los resultados serán extraordinarios.

 

3. No te compliques

Elabora tus respuestas sin darle tantas vueltas. Sé conciso y enfócate en responder solo lo que se te está preguntando. Tampoco debes ser muy demasiado rígido.

 

 

4. No trates de resaltar demasiado

Trata de resaltar de la forma más natural que puedas. No te pongas a contar tu vida entera si no te lo han preguntado.

 

5. Modera tu gestualidad

No exageres tus rasgos o muecas. Eso no es para nada natural y se verá grotesco e innecesario. Pero esto no significa que no debas hacer gestos, sino simplemente los normales que tengas cotidianamente.

 

6. Mantén siempre el interés

Tiene que haber interés de tu parte porque sino, puede confundirse con que no quieres el trabajo, lo que te restaría muchos puntos.

 

Cómo responder a las preguntas de una entrevista de trabajo

En una entrevista de trabajo, siempre hay que responder con sinceridad e inteligencia. La parte más difícil de la entrevista de trabajo es sin duda alguna la de las preguntas.

En ese momento es donde se debate si en efecto obtendrás el cargo o no y por supuesto, si le conviene y satisface a la empresa tus servicios.

El número de preguntas puede variar dependiendo de las políticas de la empresa o de cómo vayan dándose las respuestas.

No obstante, algunas de ellas suelen ser repetitivas en todos los trabajos, por lo que a continuación te dejaré algunas para que puedas prepararte bien.

 

1. ¿Cómo te describirías?

Esta pregunta es bastante abierta y la intención es ver tu capacidad de respuesta y qué tanto puedes contradecirte.

Por eso, no debes tratar de hacerla tan extensa. Solo resúmelo, de manera en la que no opaques tu respuesta.

Menciona alguna de tus características y, aunque la mayoría serán cualidades, también sé un poco flexible e insinúa algunas características que te desagraden, sin jamás enfocarte en eso.

Resalta frases como “me gusta aprender” “me motiva trabajar acá” “me gustan los equipos que trabajan unidos”, porque todo ello hará más fácil que te incluyan en el ambiente laboral.

 

2. ¿Cuáles son tus defectos?

Responder las virtudes que se tienen es lo más sencillo que hay. Incluso podrían pasar horas haciéndolo.

El problema es cuando hay que responder los defectos, puesto que se supone que eso es poner fin a la oportunidad de trabajar.

No obstante, todo el mundo tiene defectos, incluso el entrevistador.

Menciona alguno de ellos que no llamen demasiado la atención e incluso bromea acerca de ellos. Eso transmitirá seguridad.

 

3. Háblame de tus conocimientos

Aquí puedes mencionar tus estudios y todo lo que te ha ido formando académicamente.

No obstante, háblalo de forma natural. No trates de destacar demasiado, porque solo te verás arrogante y sobrado, lo que te bajará las posibilidades de ser electo.

Puedes incluso para hacer la conversación más amena, contarlo en forma de historia, es decir, hacer un pequeño monólogo de lo que te ha llevado a todos esos títulos.

Eso sí, debe ser algo corto. Tampoco quieren saber toda tu vida y puede tornarse aburrido.

 

 

4. ¿Por qué crees que el puesto debería ser tuyo?

Esta es realmente una pregunta difícil, porque muchas veces agarra a las personas por sorpresa y no se sabe qué contestar, por lo cual se empieza a divagar.

Pero como ya sabe que esta pregunta va, no hay de qué preocuparse.

Solo sé sincero, menciona tus habilidades que podrían funcionar dentro de la empresa, como podrías ayudar y de qué forma harías mejor a esa empresa.

 

5. No cuentas con la suficiente experiencia

Esto no es solo una afirmación, sino también una pregunta que espera una respuesta arrasadora. Este es el momento de destacar tus habilidades para dar respuestas.

Tienes que tratar de envolver un poco al entrevistador, pero que no sea tan evidente.

En caso de que así sea, háblele de que no tienes la suficiente experiencia, pero sí todas las ganas de aprender e intentarlo.

Además, menciónale que la experiencia se gana y que tú estás totalmente dispuesto a comenzar ese proceso.

 

4 cosas que no debes hacer en una entrevista de trabajo

En una entrevista de trabajo no puedes olvidar ningún documento necesario, o peor aún, llegar tarde.

Aunque nadie se pregunta qué no hacer, es conveniente hacerlo, puesto que podrías evitar algunos desastres en la entrevista.

Una de las cosas que debes tener en cuenta es que no debes tenerle confianza a quien te entrevista. La relación entre ustedes será únicamente para aspirar a un puesto.

Sobre todo porque cada vez el mercado laboral es más reducido, lo que lo hace a su vez más competitivo y por eso debes valorar la oportunidad de tener la entrevista.

Para reforzar la estrategia de la entrevista, y que en efecto sea la mejor, no hagas las siguientes cinco cosas.

 

1. Olvidar algún documento

Lo peor que puede hacerse es decir “No lo traje, se me olvidó”. Eso solo habla de que eres una persona desordenada.

Trata de anotar en una parte visible lo que tienes que llevar para que esté siempre presente la idea y en efecto no se te olvide.

Además de ello, recuerda que debes revisar los papeles una vez más, aunque ya lo hayas hecho mil veces, antes de salir de la casa.

No te confíes de lo que crees porque eso puede costarte el trabajo.

 

2. Llegar tarde

Llegar tarde habla de tu impuntualidad y falta de compromiso.

Es la peor manera de comenzar una entrevista. Incluso, puede que por ese error ya no tengas la posibilidad de hacerla.

No obstante, es diferente si se le presenta alguna emergencia, pero en ese caso debes poderlo comprobar.

Con esto quiero decir que si lo vas a usar de excusa, olvida de esa idea, porque podrá develarse fácilmente y de nada servirá tanto trabajo hecho.

 

Malas decisiones

 

3. Usar un vocabulario inadecuado

Recuerda en todo momento que estás en una entrevista de trabajo y no puedes hablar como si estuvieras en casa o con los amigos.

Cuida mucho tu pronunciación. No es necesario que atropelle las palabras y que tengas que terminar la entrevista en cinco minutos.

Tómate tu tiempo y responde con pausa cada cosa preguntada.

Además, mantén el respeto y no uses un lenguaje demasiado informal.

 

4. Dar muchas vueltas a las preguntas

Si no sabe qué responder, solo tómate un minuto para pensar bien la respuesta a la pregunta.

Eso es mejor a que empieces a decir cualquier cosa solo por salir del momento.

Ten en cuenta que eso no debería suceder, porque usted ya irás preparado y se supone que eres apto para el trabajo.

Tener respuestas preparadas para no quedarse en blanco es muy importante. También puedes pedir que te replanteen la pregunta.

 

5. Hacer muecas

Si no estás de acuerdo con algo, está bien, pero no tienes por qué decirlo con muecas.

El entrevistador puede considerar eso una falta de respeto. Las muecas desagradables solo hablarán muy mal de ti.

Si bien la entrevista puede tornarse aburrida, monótona y eso no te gusta, tómate un momento para pensar lo que vas a hacer.

Recuerda que una mueca puede costarte el trabajo.

 

15 tips para hacer una entrevista de trabajo perfecta

Una entrevista de trabajo perfecta necesita que pongas todo de ti. Para eso, debes estar atento, conversador, preparado y educado.

Por mi experiencia, he logrado determinar cuáles son las cosas que los entrevistadores buscan. Gracias a eso, he podido ayudar a muchísimas personas en sus entrevistas de trabajo. Alguno de los tips que frecuentemente aconsejo son:

 

1. Ten coherencia al hablar

La coherencia es la mejor amiga de la buena comprensión. Cuando hables en una entrevista, no debes contradecirte nunca, ni en tus ideas ni en tus vivencias.

Cuando eres coherente, la conversación fluye naturalmente, lo que te permitirá a ti y a quien te entrevista poder explorar más y así determinar si eres el que está mejor preparado para ese puesto.

 

2. Repasa tu trayectoria antes de la entrevista

Todas tus experiencias pasadas te servirán para aspirar al puesto de trabajo que deseas. Por eso es que es importante que, antes de la entrevista, repases todos tus estudios y empleos anteriores, que puedan demostrar que tienes experiencia para obtener ese puesto.

Con esto no se quiere decir que seas arrogante y exhibas al entrevistador todos tus logros personales, porque puede parecer pedante. Al contrario, lo importante es que sepas decir por qué tu trayectoria te ayudará a ser el mejor en ese trabajo.

 

3. Practica las posibles respuestas

Si ya hiciste el cuestionario de posibles preguntas, lo que te queda es responderlas. Al practicar las posibles respuestas, podrás enfrentarte con más decisión en el momento de la entrevista y mostrarte mucho más seguro.

Los segundos después de que el entrevistador hace una pregunta son muy importantes. No dejar que haya silencios largos permite demostrar que se tiene mucho conocimiento sobre la respuesta y que podrás enfrentar el reto que te propongan.

 

Cómo hacer un curriculum

 

4. No comiences preguntando sobre el salario

Es bastante arrogante si una persona que apenas está siendo entrevistada para un trabajo pregunte por el salario que ostentará. Naturalmente, todos tenemos necesidades económicas y saber cuál es el salario es importante, pero no debes comenzar por ahí.

Deja que la entrevista vaya tomando su propio rumbo, y ahí, podrás preguntar cuáles serían tus honorarios profesionales en caso de que te quedaras con el trabajo. Es bastante frecuente también que los entrevistadores sean los que digan cuál será el salario.

 

5. Haz preguntas que sean elaboradas

Aunque es una entrevista donde el reclutador te evaluará, es importante que tú también hagas todas las preguntas sobre el trabajo, de manera tal que no te quede ninguna duda. Pero no deben ser preguntas simples, sino que es ideal que estén bien pensadas y estructuradas.

Es recomendable que, por ejemplo, preguntes cómo es el funcionamiento de diferentes áreas de la empresa de manera genuina, para así saber a qué situaciones y dinámicas tendrías que enfrentarte a diario.

 

6. Fija tu atención en las preguntas

Pedir que te repitan la pregunta es una de las peores respuestas que puedes dar. Bien sea por tu nerviosismo, o por tu falta de atención, esa pregunta corta el hilo de la conversación y te puede poner en una situación de inferioridad comparado con el entrevistador.

Para evitar todo eso, es importante que escuches atentamente la pregunta que te están haciendo, para que la puedas responder de forma concisa, sin rodeos y sin necesidad de responder otras cosas diferentes.

 

7. No seas demasiado rígido

Sí, debes responder a una pregunta específica sin irte por las ramas. Pero no por eso debes responder de forma cortante, o incluso, altanera. Esmérate por tratar de tener una conversación lo más agradable posible.

Recuerda que eres tú el que estás optando al trabajo, y aunque debes hacerte respetar, es importante que no tengas una actitud prepotente o muy esquemática.

 

 

8. Pregunta lo que no entiendas antes de salir

No se ve bien si te devuelves al sitio de la entrevista a aclarar una duda, una vez que ya haya terminado. Es por eso que debes ir preguntando todas tus dudas antes de salir, para que así puedas irte con una idea general de cómo sería el trabajo.

Tampoco tengas miedo en preguntar lo que no sepas. Aunque puede parecer incómodo, la sinceridad es la base de esa entrevista, por lo que se deben hacer todas las preguntas que cada uno de los participantes considere necesaria, siempre dentro del respeto.

 

9. Trata de dormir lo suficiente antes de ir a la entrevista

Aunque estés muy ansioso, trata de descansar lo suficiente antes de desplazarte al lugar donde te harán la entrevista. Todo ello te permitirá estar mucho más atento y tranquilo, a diferencia de si estuvieras profundamente cansado.

Si duermes lo adecuado, podrás prestar atención a cualquier pregunta que te hagan y responderla con facilidad. Además, eso mejorará tu aspecto físico, pues no se verán tus ojeras y tu rostro estará más fresco.

 

10. Muestra tu entusiasmo por conseguir trabajo

Mantener la energía durante la entrevista es indispensable. No se trata de fingir felicidad, sino de estar entusiasmado por la posibilidad de trabajar en esa empresa. Por eso, es importante que te mantengas activo y enérgico, dispuesto a responder cualquier cosa y aspirando con fuerzas a ese trabajo.

Sin embargo, ten en cuenta que tu entusiasmo no puede reflejar desesperación. Cuando estás en una entrevista, ganar el puesto de trabajo debe ser una oportunidad de mejora y no un acto desesperado.

 

11. Mantén una postura recta, física y verbalmente

Tu presencia es una de las cosas que más hablan de ti durante la entrevista. También, mantener un discurso coherente es imprescindible. En una entrevista debes enfocarte por mantener una postura recta y así demostrar que tienes seguridad y confianza.

Cuando estás erguido y no encorvado, puedes transmitir firmeza y no cansancio o falta de ganas de trabajar. Además, si mantienes una actitud firme pero amable, podrás lograr convencer al reclutador de que ese puesto de trabajo es tuyo.

 

12. No contestes siempre de forma monosílaba

Una entrevista debe ser amena, inteligente, atractiva, donde la conversación sea el medio para mostrar a las personas más allá de lo que dicen.

Aunque te hagan muchas preguntas, procura siempre mantenerte conversando de forma natural, sin caer en respuestas muy rígidas o específicas.

Si cuando te preguntan algo te limitas a responder una palabra monosílaba o una frase corta, muy probablemente el entrevistador se fastidie de seguirte preguntando y buscará a otro que aspire al puesto.

Enfócate siempre en responder tranquilamente, sin nervios y con decisión.

 

 

13. No mientas, porque se puede caer en contradicciones

Las personas que entrevistan a los posibles trabajadores reciben un entrenamiento para eso. Esto implica que debes estar muy atento a no caer en ninguna contradicción. La única forma de estar seguros que será así es no mentir bajo ninguna circunstancia.

Si mientes, y tu mentira queda al descubierto, perderás cualquier oportunidad de empleo. Es mejor decir la verdad, porque la mentira en vez de ayudarte, se te puede revertir.

 

14. Sé educado en todo momento

Obtengas o no el trabajo, te vaya bien o no en la entrevista, es imprescindible que mantengas la educación y los buenos modales. El respeto que tú exiges es el mismo que debes ofrecerle a los demás, por lo que no debes tener ninguna reacción negativa que ponga en duda tu honor.

Mantente en buenos términos con todas las personas y nunca cierres las puertas, porque la vida es muy larga y siempre habrá espacio para las diferentes oportunidades que puedan surgir en el futuro.

 

15. Revisa que todo esté bien antes de ir y al llegar al sitio de la entrevista

No hay excusa para olvidar nada. Antes de salir de tu casa, debes revisar si llevas contigo toda la documentación necesaria para la entrevista de trabajo, así como todo lo que avale tu trayectoria académica y profesional.

Además, revisar cómo llegar al sitio de la entrevista es muy importante, pues así evitarás todo tipo de retrasos ocasionados por el desconocimiento. La planificación de la entrevista de trabajo en todos sus ámbitos es indispensable para que pueda hacerse con éxito.

 

Cómo prepararte para una entrevista de trabajo en inglés 

El inglés es la lengua franca universal. Para prepararte para una entrevista de trabajo en este idioma, es necesario que practiques mucho, especialmente el vocabulario de tu área laboral.

Después de haber hablado sobre los aspectos más importantes de la entrevista de trabajo, hay que considerar la opción de hacer la entrevista en inglés.

Generalmente, este puede ser un requerimiento de la empresa.

No solo se da en empresas multinacionales, sino que también puede ser en cualquier otra. El inglés actualmente es usado de forma habitual como lengua franca.

Pero no por ser en inglés, la esencia de la entrevista cambia. Todo lo contrario: la entrevista seguirá teniendo los mismos elementos, el cambio va a estar en el idioma.

Sin embargo, uno de los propósitos de hacer la entrevista de trabajo en inglés es precisamente demostrar que sabes el idioma.

Por ello, lo principal para llevarla con éxito, es primeramente estar preparado, es decir, conocer el inglés y su correcta pronunciación.

Para poder desenvolverse bien, es importante practicar la oralidad de la lengua inglesa, hablando mucho y de muchas cosas. La fluidez es lo que más se valora en estas entrevistas.

 

 

Es recomendable estudiar el idioma con tiempo para prever estas situaciones y así aclarar todas las dudas de gramática que surjan.

Además, es importante cuidar la apariencia. Hablar inglés no quiere decir que se deba poseer una actitud de persona superior, pero los idiomas siempre serán una puerta que se abre y hará más fácil conseguir el empleo soñado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *