7 estrategias para mejorar tus relaciones humanas en el trabajo

En este artículo escrito por Fernando Alberca descubrirás siete estrategias que te ayudarán a mejorar las relaciones humanas en la oficina, con el objetivo de crear sinergias efectivas y promover la cooperación.

 

Una parte muy importante de la consecución de éxitos profesionales tiene que ver con nuestra capacidad para crear alianzas con las personas con las que trabajamos, con nuestra capacidad para establecer una buena comunicación con ellas, de manera que nos ganemos su respeto y promovamos la colaboración.

Para lograr cultivar relaciones humanas mutuamente beneficiosas en nuestro ámbito laboral con los compañeros, los jefes, los clientes, los proveedores, etc., resulta muy positivo tener en cuenta los siguientes consejos:

 

1. Escucha de verdad a la otra persona y comprende sus necesidades

Es necesario que practiques lo que se llama escucha activa, que es una habilidad menos común de lo que se piensa.

Hoy en día, en la cultura de la prisa y del estrés, es difícil encontrar a alguien que sepa escuchar de verdad, con serenidad, dándole el tiempo necesario a la otra persona para que exprese lo que quiere decir, sin interrumpirle, sin presionarle para que diga rápidamente lo que sea.

Asimismo, para comprender cuáles son las necesidades de tu interlocutor, es imprescindible percibir, no solo  lo que está diciendo directamente, sino también los sentimientos y las ideas que subyacen en su discurso.

Pero, además, nunca debes dar nada por supuesto; una vez que la otra persona haya terminado de exponer su opinión, es necesario que preguntes de forma educada a tu interlocutor para asegurarte de que has comprendido bien lo que ha expresado.

 

involucrada

 

Si logras crear una buena retroalimentación con tu cliente, proveedor, jefe, colega, etc. y comprendes bien sus necesidades o lo que demanda de ti, será muy fácil establecer una relación de colaboración mutua.

 

2. Construye relaciones humanas en las que ambas partes ganen

En vez de enquistarse en aquello en lo que no estamos de acuerdo, es mucho más productivo focalizarse en los intereses comunes y en lo que nos une.

La mejor forma de generar confianza en los demás y lealtad hacia uno mismo es ayudar al otro a alcanzar los objetivos que son compatibles con los propios.

Si logramos crear situaciones en las que ambas personas ganan, las sinergias surgirán de modo natural.

 

3. Evita adaptar el papel de víctima, salvador o perseguidor en la oficina

Es frecuente que las relaciones humanas en el trabajo degeneren en vínculos destructivos que causan bastante desgaste emocional a sus protagonistas porque suelen quedarse enganchados en un círculo vicioso del que no saben cómo salir.

El psicólogo Stephen Karpman estudió este tipo de relaciones interpersonales disfuncionales en el trabajo y concluyó que las personas afectadas suelen adoptar tres conductas típicas: víctima, salvador o perseguidor.

La persona que adopta el papel de víctima se comporta de manera pasiva y pretende que sean los demás quienes le resuelvan sus problemas en el trabajo. Es muy habitual que se queje de todo, pero que no haga nada para solucionar los problemas.

Por su parte, el trabajador que asume el papel de salvador asume responsabilidades que no le son propias (por lo que se estresa mucho) y se impone la obligación de resolverle los problemas a otra persona, a la que hace dependiente.

 

trato-personalizado

 

Por último, el perseguidor no trata de ayudar, sino que se dedica a controlar a otros compañeros, a decirles lo que deben hacer, pero sin tenerlos en cuenta. Suele cebarse con aquellos compañeros que son más pasivos y vulnerables, por tener una autoestima baja.

El problema de este tipo de relaciones humanas en el trabajo es que resultan muy dañinas porque aumentan el estrés y la ansiedad en los empleados involucrados, y reducen su rendimiento laboral.

 

4. Evita generar angustia propia ni en tu entorno

Es habitual que en toda empresa exista un departamento en el que la tensión se corta en el ambiente.

Para evitar angustiarse uno mismo o a los que nos rodean es necesario ser muy consciente de las propias posibilidades y no imponerse unas exigencias inalcanzables. Cuando el listón está demasiado alto, solo se genera frustración y ansiedad.

 

escucha-activa

 

Otras circunstancias que pueden provocar angustia son las situaciones de duda, en las que no se sabe hacia dónde tirar.

En estas ocasiones, lo primero es analizar la situación para tratar de dilucidar posibles ventajas e inconvenientes. Es decir, hay que pensar antes de actuar. Pero después, aunque no estemos seguros de que vamos a acertar, hay que tomar una decisión. Lo peor, ante la duda, es bloquearse.

 

5. Aporta soluciones, no problemas

A todos nos gustan las personas que son proactivas y buscan soluciones, y no se quedan solo en los problemas.

Ser positivo y animar a la gente es una buena estrategia para mejorar las relaciones humanas en el trabajo.

 

aportar-soluciones

 

De hecho, la gente exitosa es optimista porque tiene esa capacidad de encontrar oportunidades y alternativas donde otros solo ven amenazas y dificultades.

 

6. Llama a las personas por su nombre

A muchas personas les ha quedado grabado en su interior el sentimiento desagradable que experimentaban cada vez que, en su infancia, eran requeridos por su apellido para hacer un examen o para ser reprendidos.

Llamar a las personas por su nombre les hace sentirse reconocidos, importantes. Además es una señal de cercanía y de interés hacia la otra persona por parte del interlocutor.

 

7. Sonríe y desarrolla el sentido del humor

El humor sirve para crear grupo y distender los momentos de mayor tensión. Además, tener la capacidad para reírse de uno mismo es la mejor terapia contra el propio ego y una manera práctica de poner los pies en la tierra.

 

optimismo-felicidad

 

Por su parte, sonreír nos cambia el estado de ánimo, así como influye en el estado de ánimo de los demás.

Digamos que la sonrisa es contagiosa a causa de su efecto espejo. Una sonrisa es la mejor carta de presentación para las relaciones humanas en el trabajo y una forma eficaz de generar complicidades y alianzas:

“Sonríe y el mundo sonreirá contigo, llora y llorarás sólo”.

¿Sabes de otras estrategias para mejorar las relaciones humanas en la oficina? ¿Cómo te han funcionado?

 

Fernando Alberca es editor del blog de psicología y autoayuda Cuida tu Salud Emocional. Toda su trayectoria personal y profesional ha estado vinculada al mundo asociativo y de la cooperación para el desarrollo. En la actualidad, es voluntario en una línea telefónica de apoyo psicológico a personas en crisis emocional o con ideación suicida. Podéis seguirle en Twitter con el siguiente usuario: @Cuida_Emocional

The following two tabs change content below.
Edith Gómez

Edith Gómez

Soy una apasionada del marketing digital especializada en comunicación online. Me niego a irme a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Me inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

One comment on “7 estrategias para mejorar tus relaciones humanas en el trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *