7 cosas que aprendí al perder a la persona que amaba

Todavía hoy me sigo acordando de mi primer amor, y lo mucho que me dolió perder a la persona que amaba…

Yo tenía 21 años, y habíamos estado juntos desde que teníamos 16 años. Un día me dijo que ya no me quería, que sus sentimientos por mí habían desaparecido, y que era mejor seguir adelante por separado.

Me sentí como si mi vida hubiese acabado en ese mismo instante y no sabía cómo iba a sobrevivir a esa tristeza.

Pero lo peor fue cuando una semana después le vi en la calle agarrado de la mano de otra chica. Supongo que ese fue el verdadero motivo por el que dejó de amarme y no quería seguir conmigo.

Fue una época realmente difícil para mí: dejé de ir a mis clases en la universidad porque no tenía fuerzas para levantarme por las mañanas, me pasaba el día escuchando canciones tristes y llorando en mi cuarto, en el baño, y en cualquier otro sitio de mi casa.

Sin embargo, aquí estoy hoy. Sobreviví, y después de esa ruptura tan dolorosa decidí rehacer mi vida y ponerme retos que me hicieran más fuerte como persona y como mujer.

La muerte de mi tía también fue otra prueba más de la vida que hizo que mi mundo se llenase de caos y dolor. Ella tenía sólo 49 años cuando murió.

Recuerdo que pensé exactamente lo mismo: ¿qué voy a hacer ahora sin ella? ¿Cómo voy a sobrevivir a esta pena cuando sólo tengo ganas de morirme yo también?

Pero volví a sobrevivir, y gracias a estas pérdidas me he convertido en alguien con más fortaleza emocional y he aprendido unas lecciones valiosísimas.

 

Perder a la persona que amas

 

La frase de arriba es una de mis preferidas porque es muy cierto que en la vida primero tenemos que superar ciertas pruebas para poder aprender después de ellas.

Perder a la persona que amas es doloroso y no tienes ningún control sobre eso; da igual que sea la muerte, la separación o la ruptura con un familiar, un amigo, o tu pareja.

En cambio sobre lo que sí tienes el control es sobre la manera en la que respondes ante esos cambios en la vida.

Por eso aquí quiero compartirte las 7 valiosas lecciones que yo aprendí al perder a personas que amaba en mi vida para darte coraje, que vivas tu vida al máximo, persigas tus sueños, y no te rindas nunca ante cualquier piedra que encuentres en tu camino.

 

7 cosas que aprendí al perder a las personas que amaba

 

1. Vive tu vida al máximo porque puede cambiar en cualquier momento

Cuando mi tía murió, todo mi mundo cambió completamente en un solo segundo. Y, aunque me costó un tiempo darme cuenta de ello, al final entendí lo preciosa que es la vida que tenemos.

Lo importante que es vivir en este momento, estar en el presente y no desperdiciar el tiempo que tenemos.

Si tienes un sueño pero te asusta ir a por él, no esperes a que llegue el momento adecuado: ¡tan sólo hazlo!

Busca tu camino y pasa a la acción para conseguirlo.

Mis prioridades cambiaron en ese momento y me di cuenta de que debía tener claro qué era lo realmente importante.

Para mí eran cuatro cosas fundamentales: mi familia, mis amigos, perseguir mi sueño, y convertirme en escritora.

Y sabía que tenía que hacerlo sin importar el trabajo duro y el esfuerzo que me costase, porque no quería mirar atrás un día y arrepentirme de no haber hecho nada para lograrlo.

Así que dime: ¿qué quieres hacer tú? ¿Qué es lo más importante para ti? ¿Es tu familia? ¿Dejar tu empleo porque no te gusta para buscar otro? ¿Crear un negocio que te ayude a ti y a los que quieres a tener una vida mejor?

Sea lo que sea, debes tomar la decisión HOY de ir a por ello y no retrasarlo más. No dejes apartados tus sueños: lucha por ellos antes de que sea demasiado tarde.

¡La vida es más corta de lo que crees! Por eso debes aprovecharla, disfrutar de los momentos con los que amas, y ser feliz con lo que haces.

 

Perder a la persona que amas

 

2. Agradece: las personas a las que quieres son lo más importante

Las personas que te rodean y te quieren son el tesoro más precioso que tienes. Ellos son más importantes que todo el dinero, el poder, los coches o las vacaciones más maravillosas que puedas tener.

Todas las cosas materiales que puedes tener a lo largo de tu vida – una fortuna o una casa lujosa – son fáciles de conseguir y también fáciles de perder.

Sin embargo, aquellas personas que te quieren y te dan su cariño, una vez que las pierdas no podrás volver a recuperarlas.

Por eso siempre debes mostrarles tu amor y tu cariño. Recuerda que al dar las gracias a otros y enseñarles que les aprecias traerá más felicidad y alegría a tu vida.

Tómate unos minutos para llamar a un amigo al que hace años que no ves, o comparte un momento para hablar con otros que quieres.

No dejes que la pena o la tristeza que sientes por haber perdido a una persona que amas te separen del resto del mundo.

Necesitas la energía de los demás para poder curarte y superar esta situación.

Yo me di cuenta de esta lección enseguida. Sin mis amigos y mi familia habría tardado mucho más en recuperarme cuando falleció mi tía y mi pareja me dejó.

 

Perder a la persona que amas

 

3. Curarte es un proceso que lleva tiempo

Hay pérdidas de seres queridos que nos duelen más, y otras que nos duelen menos. Quizás si tienes que separarte de tu pareja sientas ira y rabia, o puede que te encuentres triste y deprimido.

Habrá dolores que tardarán meses en desaparecer, y otros tan sólo semanas o incluso días.

Sea cual sea la intensidad de tus sentimientos, son emociones muy reales, y necesitas pasar por ese proceso para poder curarte. Y por eso debes aceptarlo tal y como es.

Lo importante es que no intentes evitar lo que sientes porque así sólo estarás reprimiéndote y a la larga será peor.

Si necesitas llorar, llora. Si tienes ganas de gritar, vete a un sitio apartado de la ciudad y hazlo. No guardes en tu interior algo que necesita salir fuera, porque de lo contrario te afectará en el futuro cuando menos te lo esperes.

Otra parte que para mí fue muy importante en este proceso de curarme fue el perdón.

Esta es una de las cosas más duras que tuve que aprender, especialmente cuando la persona a la que amas te rechaza o te traiciona de alguna manera.

 

Perder a la persona que amas

 

Los pensamientos negativos que tendrás cuando sientas dolor y enfado destruirán tu alma si no haces algo para ponerles fin.

Aprender a perdonar no pasa de la noche a la mañana. Es un proceso que lleva tiempo y mucha, muchísima paciencia.

Sin embargo, cuando lo logres y consigas deshacerte de todo lo malo que piensas hacia otra persona, eso te dará el coraje y la fuerza que necesitas para vivir una vida llena de optimismo, esperanza y felicidad.

Y no olvides el perdón más importante de todos: el tuyo mismo.

Durante muchos años yo estuve culpándome a mí misma porque el día que murió mi abuela no le di un beso antes de salir de casa; tenía prisa y estaba enfadada, así que me fui pensando que al volver ella estaría todavía allí.

Ese fantasma me persiguió durante años haciéndome sentir muy culpable; pero con el tiempo me di cuenta de que debía perdonarme y seguir adelante.

 

4. ¡Elige la felicidad y la esperanza!

No podemos controlar las cosas malas que pasan en nuestras vidas; pero sí podemos tener el control sobre nuestras reacciones a estas situaciones a través de nuestro poder de decisión.

Vivir tu vida está determinado por cómo la eliges vivir.

Si decides estar triste siempre, no hacer nada para cambiar las cosas, y sólo te quejas del destino que te ha tocado, vivirás una vida infeliz y nunca lograrás tus objetivos.

En cambio si estás determinado a mirar hacia el futuro con esperanza, optimismo y ganas de seguir adelante, afrontarás los problemas con una actitud mejor y serás mucho más feliz.

Así que elige convertir tu pena y tus pérdidas en un viaje de aprendizaje para tu vida, donde el resultado será crecer como persona, ser más fuerte, y no dejar que nada ni nadie te pare en tu camino.

 

Frases para ser feliz

 

5. Encuéntrate a ti mismo y a tu propósito en la vida

Cada vez que he perdido a una persona a la que amaba, ya fuese por una muerte o por una separación, he aprendido muchísimo sobre mí misma.

Para mí, tener un propósito en la vida es lo que le da significado a mi vida. No gastes tus energías en algo que no es importante.

Concéntrate en lo que tienes, y no en lo que no tienes. Y no dejes que tu viaje para descubrir lo que quieres te angustie: disfrútalo hasta que averigües qué desea tu corazón.

Cuando lo hayas encontrado, crea un plan y empieza a dar los pasos necesarios para lograr tu objetivo.

Celebra también tus éxitos: cada vez que consigas algo, da igual si es un éxito pequeño o grande, disfrútalo y compártelo con los que más quieres.

La felicidad te llegará cuando sepas lo que estás haciendo, creas en ello y ames lo que haces.

 

Perder a la persona que amas

 

6. No dejes que tu pasado influya en tu presente y tu futuro

Tu pasado es una de las herramientas más valiosas que tienes para aprender a manejar las situaciones del presente y del futuro.

Deja atrás todo aquello que no te hace bien, haz las paces con tu pasado, acéptalo, y continúa tu camino.

Busca oportunidades para descubrirte a ti mismo y aprender cómo puedes confiar y creer más en ti.

Tú no eres lo que te ha sucedido en tu pasado: eres quien decidas ser ahora y en el futuro. ¡Conviértete en una versión mejor de ti ahora!

 

Perder a la persona que amas

 

7. No huyas de la vida. ¡Sé fuerte!

La vida es un viaje extraño pero maravilloso, lleno de experiencias dolorosas, pero también de belleza y momentos alegres.

Huir de esos retos que se nos presentan no es la respuesta para manejar cada día que vivimos. Porque cuando huyes al único sitio al que llegarás es a ninguna parte.

El dolor, la pena y las dificultades siempre estarán ahí vayas a donde vayas. Así que escapar no es la solución.

Por suerte o por desgracia en tu vida encontrarás obstáculos que no podrás evitar. Pero si te enfrentas a ellos cara a cara, serás una persona más fuerte, más resistente, y tu vida florecerá con nuevos momentos asombrosos.

Invierte tiempo en ti y desarrolla esa fortaleza que nace de lo más profundo de tu ser y que tienes esperando a salir fuera.

 

Perder a la persona que amas

 

Recuerda que todo lo que te pasará en la vida es una lección, incluso perder a la persona que amas puede ser una grandiosa enseñanza.

Así que vive como si hoy fuese el último día y nunca olvides los momentos preciosos que tienes en este mundo.

The following two tabs change content below.
Jenny del Castillo
Soy periodista especializada en negocios pero mi gran pasión es la motivación personal y ayudar a otros a lograr sus metas. Creo firmemente que las oportunidades en la vida no ocurren: las creas tú.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *