8 pasos para vender tu ropa usada y ganar dinero con ella

Sé sincero: ¿de verdad te pones toda la ropa que hay en tu armario ahora mismo? Estoy segura de que tú respuesta es “no”.

Cada vez que abres tu armario, ves un montón de prendas que ya ni te acordabas que tenías porque al final, de todo lo que has comprado con el paso de los años, siempre terminas poniéndote lo mismo.

Tal vez has pensado en tirar a la basura algunas de estas prendas, pero nunca tienes tiempo (ni valor) para organizar ese desastre en el que se ha convertido tu closet.

Sin embargo, de lo que no te das cuenta es de que dentro de tu armario tienes una mina de oro.

Si tomases toda esa ropa que ya no utilizas desde hace años, y la vendieses, sacarías un buen dinero extra para ti, ¡y además tendrías más espacio en tu casa para guardar otras cosas!

Hacerlo es mucho más fácil de lo que piensas, y hoy en día gracias a Internet también puedes utilizar páginas web de compra – venta con las que ni siquiera necesitarás moverte de tu casa para deshacerte de todo lo que ya no te pones.

Yo he hecho de esto una tradición, y cada año me pongo a revisar mi closet en busca de prendas que ya no visto desde hace años.

Así consigo sacar entre $100 y $250 cada vez que lo hago para comprar ropa nueva, y además mis armarios tienen mucho más espacio para guardar otras cosas y tenerlo todo mejor organizado.

¿Quieres saber cómo lo hago? En este artículo voy a enseñarte mis 8 pasos para vender ropa usada de forma fácil y rápida, y además te comparto los mejores sitios y páginas web para que tú también puedas conseguirlo.

 

 

¿Por qué vender ropa usada?

Vender tu ropa usada es una buena idea porque vas a liberar espacio en tu armario, ganarás dinero extra y además ayudarás al planeta.

Te parecerá sorprendente, pero vender ropa usada ya es una industria de 16 billones de dólares. Así que la primera razón para empezar este negocio es el dinero extra que vas a ganar.

Si necesitas ganar dinero en poco tiempo y sin invertir, empieza a elegir prendas y a vender tu ropa usada.

No necesitarás buscar proveedores ni hacer un presupuesto porque toda la mercancía ya la tienes en tu armario al alcance de tu mano.

Esto te dará otro motivo: podrás sacar de tu closet toda esas cosas que ya no usas, tendrás más espacio para todo lo nuevo que compres y será más fácil organizarlo.

Otra razón para vender tus prendas usadas es ayudar a que haya menos contaminación.

Piensa en los kilos de ropa que has tirado en los últimos años: si la vendes, estarás reciclando y ayudando a otras personas con menos recursos.

Así que el negocio de venta de ropa usada es una ganancia para todos, tú tendrás más dinero, el ambiente menos contaminación y las demás personas más posibilidades de vestirse.

 

Dinero fácil

Cómo vender tu ropa usada en 8 sencillos pasos

 

1. Elige la ropa que vas a vender

Empezar es muy fácil, y podrás hacerlo en algunas horas, párate frente a tu armario y empieza a elegir todas esas cosas que ya no usas. 

Te aseguro que encontrarás algunas cosas que ni siquiera recordabas que tenías. Elige cuáles son las prendas que quieres vender y apártalas.

Busca las mejores prendas, tienes que reconocer que no todo se va a vender, algunas cosas estarán rotas o habrán perdido el color, éstas las puedes usar como tela de reciclaje y hacer bolsas ecológicas o bolsos playeros.

Lo primero que de debes apartar y que sin ninguna duda se va a vender es la ropa de diseñadores y marcas reconocidas.

Por lo que he visto en las páginas web, lo más común es que estas prendas las vendas por la mitad del precio en la tienda.

Busca en Internet cuáles son los artículos usados que más se venden, por ejemplo, las camisetas no se venden tanto porque se pueden conseguir con descuentos en muchas tiendas.

Por otro lado, la ropa que se usa por muy poco tiempo, como los atuendos de maternidad, los conjuntos de bebé y los disfraces se venden muy rápido y seguramente la has guardado como nueva en tu armario.

Aprovecha la oportunidad y también elige los accesorios que no uses, como carteras, sombreros y zapatos, se venden muy bien por separado y harán la compra más interesante si los ofreces con alguna prenda de vestir.

 

2. Revisa la ropa que elegiste y lávala

A nadie le gusta comprar ropa que está sucia, aunque sepan que es usada por otra persona. Así que una vez que lo hayas apartado todo, empieza a inspeccionar cada una de las prendas.

Revisa si están manchadas o rotas; en esos casos, es importante que las laves bien, y si tienen algún desperfecto, comprueba si puedes arreglarlo para dejarlas como nuevas.

Al estar guardadas tanto tiempo, es posible que tengas que lavar algunas cosas para que se sientan limpias de nuevo.

Algo muy importante que debes revisar es si la ropa es de marca, si es original o si es una imitación. La ropa de marcas originales se vende mucho más rápido.

Pero además, es importante que esto lo tengas en cuenta si vas a vender por Internet, ya que así podrás indicar más rápidamente en la descripción y el título a qué marca pertenecen.

 

 

3. Crea una descripción para cada prenda

Puedes hacer una lista, en la que hagas una descripción y le coloques un código a cada prenda y las observaciones.

Esta descripción primero te servirá para organizar mejor todo lo que tienes.

Luego la podrás usar como un inventario en tu tienda, y será tu guía para a hacer las publicaciones si decides vender en páginas por Internet.

En la descripción vas escribir todo lo que los compradores quieren saber sobre la ropa, como la talla, el color, la marca y el tipo de tela.

Todos los detalles sobre el estado de la ropa los colocarás en observaciones, una forma de hacerlo es usar frases como “a estrenar” “como nueva” “con etiqueta” “con detalles”.

La idea de crear un código es que sea más fácil para ti identificarla y hacer tu inventario, así en lugar de tener que buscarla por “camisa Zara, Talla M, color fucsia” la podrás identificar fácilmente con “C001”

También cuando vendas, sabrás exactamente qué es lo que tu cliente ha comprado y no cometerás el error de enviar la prenda equivocada.

 

4. Haz una búsqueda para poner precio a tu ropa

El siguiente paso, es hacer una búsqueda de precios por Internet.

Entra en cualquier motor de búsqueda como Google o Yahoo y empieza por buscar el precio en las tiendas minoristas, ya debes saber que las personas compran ropa usada por un precio menor al que se compra la nueva.

Luego, busca precios en páginas de venta que tengan diferentes opciones.

Compara cuáles son los precios de las mismas prendas usadas y según las condiciones, es decir, si están como nuevas o si tienen algunos detalles.

Si tienes tiempo libre puedes pasear las ferias y mercaditos para que tengas una mejor idea del tipo de ropa que se vende y de los precios.

Aprovecha de ver cómo funcionan las tiendas, que tipos de estantes usan, de qué manera lo han organizado todo, que tan grande es el espacio; esos detallitos te ayudarán si decides abrir una tienda.

Hay algunos tipos de ropa que son más costosos, porque tienen características especiales, por ejemplo, las que usan las mujeres embarazadas, las que sean de marcas originales y las tallas grandes.

Recuerda que cuando se trata de comprar ropa usada, los clientes casi siempre piden descuentos y tratan de negociar con los precios.

Esto quiere decir que cuando fijes la cantidad de dinero que vas a pedir, decide también cuál es el precio mínimo que podrías aceptar.

 

 

5. Clasifica las prendas que vas a vender

El quinto paso para vender ropa usada es hacer grupos por categorías. Esto puede ser para separarlas o para armar cajas, paquetes o conjuntos.

Ya has identificado las prendas que vas a vender, ahora encuentra una forma de clasificarlas.

Clasificar la ropa que vas a vender es importartante porque te ayudará a organizarte mejor y sabrás cuáles son las cosas que puedes vender juntas y cuáles venderás por separado.

Si clasificas y agrupas bien las prendas podrás pedir un mejor precio por ellas y será más fácil organizarlas en tu tienda o en las publicaciones por Internet.

Tienes varias opciones para clasificar; por temporada, por marca, por talla, por tipo… Elige la que se te haga más fácil.

Cuando hagas esto puedes usar dos tipos de categorías una general como la marca y un específica como la estación del año.

Por ejemplo, empieza por separar los pantalones de los vestidos, luego coloca en una caja los vestidos de invierno y en otra caja los vestidos de verano.

Así cuando organices tu tienda o hagas tus publicaciones ya todo estará separado y sabrás dónde encontrar cada cosa.

 

6. Elige la temporada en la que vas a vender

En este paso hay dos cosas importantes en las que tienes que pensar, primero la temporada del año y luego lo que está a la moda. 

No tiene sentido que intentes vender un traje de baño en la mitad del invierno, así que empieza por la ropa de temporada. 

Esto te ayudará a venderla a un mejor precio, y es muy sencillo. Si estás en invierno, empieza por todos los abrigos, si estás en verano saca primero la ropa de baño.

Ahora, con el tema de la moda ya es otra cosa, porque las “últimas tendencias” siempre están cambiando.

Si eres como yo y no logras mantenerte al día con lo último que hay en las pasarelas, visita páginas de moda para ver qué se está usando y sobre todo, qué se está dejando de usar.

Las piezas que estén pasando de moda son las que debes vender primero, porque con cada día que pasa, pierden su valor; un vestido puede costar 120$ cuándo todo el mundo lo quiere y 20$ cuándo ya nadie lo busca.

 

7. Arma cajas, paquetes o conjuntos con la ropa

A los clientes les encanta comprar cajas llenas de ropa. Y por eso buscarán ofertas, descuentos, combos y paquetes.

Usa la clasificación que hiciste para armar estas cajas. Por ejemplo, haz una caja sólo con ropa de bebé para el invierno.

Elige un precio para cada prenda, y saca el total que puedes pedir por toda la caja.

Si tienes algunas prendas de marcas mucho más costosas, te recomiendo que esas las vendas por separado.

Mientras menos prendas puedan usar los clientes, menos dinero pagarán por la caja. Es decir, si compran una caja con ropa de tallas diferentes, S-M-L, sabrán que no podrán usarla toda, así que pagarán menos. 

Por eso es muy importante, clasificar la ropa y agruparla bien.

 

 

8. Elige el lugar donde vas a vender tus cosas

Lo siguiente que debes hacer para vender ropa usada es elegir dónde la vas a vender. ¿En una tienda de segunda mano, en un mercadito, o por Internet?

Las tres son buenas opciones, pero tendrás clientes diferentes en cada una de ellas.

La primera opción es vender tu ropa en una venta de garaje, en una tienda de segunda mano o en un mercadillo popular.

Si quieres venderlo todo de una vez y sin salir de casa, haz una venta de garaje, pero para vender rápidamente tendrás que fijar precios muy bajos.

Para organizar una venta en casa, crea un grupo en Facebook o en WhatsApp para invitar a tus familiares y amigos.

Elige una fecha que no sea muy cercana, así tendrás más tiempo para correr la voz.

La forma más fácil es ir directamente a una tienda de segunda mano y ofrecer tu ropa, así ellos se encargarán de venderla a los clientes.

Visita varias tiendas para encontrar la que te haga una mejor oferta.

Si quieres tener más ganancias, empieza tu propia tienda. Esto lo puedes hacer en un local o en un puesto en un mercadillo popular.

 

 

Si has decidido empezar tu propia tienda en un local, lo primero que vas a hacer es comparar los precios, y asegúrate de encontrar un lugar barato para que puedas tener las ganancias que quieres.

Recuerda la zona en la que se encuentran las tiendas que visitaste cuando comparaste los precios, así sabrás cuáles son los lugares con más clientes. 

Según la ubicación en la que estés y el tipo de ropa que vas a vender, piensa en los clientes que te van a visitar, así sabrás cuál es el precio más alto que van a pagar.

La presentación también será importante. Aunque todo sea de segunda mano, los clientes quieren sentir la experiencia de comprar, así que organiza bien la ropa en tu tienda y necesitarás algunos exhibidores.

Encuentra formas baratas de hacerle publicidad a tu tienda.

Invita a tus amigos y familiares a la tienda y pídeles que la recomienden.

Usa redes sociales como Facebook e Instagram y consigue seguidores para que las personas te conozcan.

 

Dinero rápido

 

Otra opción es buscar por Internet los mercaditos populares que estén cerca del lugar en el que vives.

Algunos abren semanalmente y otros están por temporadas, lo bueno de estos mercaditos es que ya tienes asegurado que allí estarán muchas personas.

Otra ventaja de los mercadillos, es que lo que vas a pagar por el espacio casi siempre es muy poco, cerca de los 25 dólares.

Tengo algunas recomendaciones para que armes tu puesto con éxito.

Lo más importante es que tu ropa se vea, lleva algo para tenderla, así se verá mejor y las personas no tendrán que desdoblar para poder verla.

Tus clientes van a querer probarse lo que van a comprar, si no puedes hacer un espacio para un probador, ten un espejo a mano, así podrán verse con la ropa y tendrán más ganas de comprar.

A algunas personas les incomoda tener que preguntar por cada cosa que les gusta. Lleva marcadores y cartulina para marcar los precios y ponerlos a la vista.

De acuerdo con los precios que tengas, ve al banco y cambia algunos billetes, así tendrás dinero para dar cambio.

Si tienes alguna forma de ofrecer pagos electrónicos como PayPal, no olvides llevar un teléfono para las transacciones.

La presentación siempre será importante, compra bolsas o busca alguna forma en la que puedas empacar las compras a los clientes. Aprovecha y vende bolsas ecológicas hechas con la tela de la ropa que no puedas vender.

Cuando abras tu puesto, deja que las personas vean con tranquilidad, ten paciencia y atiéndelos con amabilidad, no estés presionando sobre ellas para no incomodarlas.

 

 

Si prefieres vender por Internet, puedes crear tu propia tienda en línea, hacerlo en una página web especializada en compra y venta, o a través de redes sociales.

Para crear tu tienda en línea encuentra una herramienta de diseño, elige un nombre y busca un host para hospedar tu página.

Para vender en páginas web, elige una página y regístrate. En casi todas podrás registrarte con sólo llenar un formulario con tus datos.

Cuando te registres tendrás que hacer las publicaciones y estar pendiente de tus cuentas para procesar las ventas.

Más abajo te mostraré algunas páginas en las que podrás vender tu ropa usada por Internet.

Una opción que se pone muy de moda es vender por redes sociales como Facebook y Twitter. Sólo debes subir fotos de todo lo que tienes en un álbum público y etiquetar a tus amigos.

 

 

9. ¡No olvides tomar las fotos para tus publicaciones!

Haz fotos a tu ropa para hacer las publicaciones.

Si decidiste vender tu ropa usada por Internet, las fotos serán la única forma en la que podrás mostrar a tu clientes lo linda que es tu ropa, así que será lo más importante.

La mayoría de los sitios web te permiten cargar más de 4 fotos en tus publicaciones, así que aprovecha para mostrar muy bien cada ángulo de tu ropa. 

Recuerda que los clientes no podrán sentir la textura de la tela ni ver de cerca lo que les guste, así que tus fotos son lo único que tendrás para convencerlos.

Crea una carpeta en tu computadora para que las encuentres fácilmente cuando vayas a hacer las publicaciones.

Si vas a vender en una tienda, también es importante tener fotos para hacer publicidad a las cosas que los clientes van a encontrar en tu local por las redes sociales como Facebook o Pinterest.

No necesitarás una cámara de última generación, la de tu teléfono será suficiente. Pero si debes tratar que sean buenas imágenes

Para empezar, asegúrate de que la ropa esté limpia, los clientes se van a fijar en cada detalle que se vea en la foto.

Enfoca bien la imagen y mantén el teléfono firme al tomar la foto para que no se vea movida.

Coloca la ropa en un fondo uniforme, que se no vean cosas que puedan distraer como muebles o mascotas, y elige un espacio bien iluminado.

Si tienes algún artículo con el que puedas decorar el fondo de la foto como flores o cintas, o un maniquí, no dudes en usarlo, mientras más bonitas sean las fotos, más ventas tendrás.

Si alguna prenda tiene un detalle especial, como botones especiales o un encaje, haz una foto de cerca para que se pueda ver mejor.

Te aconsejo que no uses programas para editar fotos o dar la impresión de que la ropa está en mejores condiciones, recuerda que un buen vendedor, mantiene una buena reputación.

 

Negocios con poca inversión

¿Dónde vender tu ropa usada por Internet?

Hay muchos sitios en Internet en los que puedes vender tu ropa usada, como por ejemplo en páginas especializadas para la compra – venta de prendas, en tu propia página web o blog, o incluso a través de tus redes sociales.

Sin embargo, la forma más fácil de hacerlo es a través de las páginas especializadas, porque en ellas podrás encontrar a miles de usuarios registrados que están ahí buscando exactamente lo que tú quieres vender.

Aquí voy a enseñarte 9 de esas páginas que yo misma utilizo, y que te servirán a ti también para empezar a vender toda la ropa que ya no usas.

Mi Colet es un armario en línea que se encuentra en España, Francia y Portugal y en el que podrás vender tops, pantalones, chaquetas, zapatos, bolsos y accesorios.

Encontrarás que sus artículos están organizados por categoría.

Tiene un sistema de recogida con un valor de 6 dólares, es decir ellos buscarán lo que vas a vender en la dirección que tú les indiques.

Lo primero que debes hacer es crear una cuenta, seleccionar “Vender mi ropa” y solicitar la hoja de recogida.

Coloca toda la ropa que quieres vender en una caja con la hoja de recogida y un servicio de mensajería recogerá la caja en la dirección que tú indiques.

Cinco semanas después de haber recibido la caja te harán llegar el costo de todo lo que enviaste, si estás de acuerdo con el precio puedes venderlo, si no, puedes pedir que donen la ropa o que la devuelvan a tu dirección.

Otra opción es Chicfy, esta tienda española ofrece una selección de ropa por marcas.

Así que, si quieres vender prendas de marcas reconocidas y originales, ésta es la página para ti.

Empieza por entrar en la página, registrarte y seleccionar el botón rojo y llamativo que dice “vender”.

Lo siguiente es subir las fotos y llenar la descripción de la ropa con la talla, la marca y la categoría… Guarda tu publicación y ya está listo.

Cuando recibas ventas, la página te enviará un correo electrónico y te ayudará a gestionar el envío.

El dinero que ganes por tus ventas, se cargará en el balance de tu perfil y se hará una transferencia en tu cuenta el día 10 de cada mes.

 

 

También puedes usar Wallapop. Se trata de una aplicación web y móvil en la que puedes vender desde coches hasta servicios, y por supuesto, toda la ropa que quieras.

En principio funciona en cualquier país porque reconoce tu ubicación geográfica para mostrarte los productos que están cerca de ti, pero los países con más usuarios son España, Francia, Inglaterra, Méjico y Estados Unidos.

Cuando te registres, primero debes seleccionar la ubicación en la que te encuentras y luego hacer clic en la cruz verde para “subir producto”

Agrega la descripción de tu ropa y el precio. Una ventaja de usar esta aplicación es que te permite elegir unas opciones diferentes, como aceptar cambios o la posibilidad de negociar el precio.

Cuando empieces a vender puedes elegir tu propia forma de envío o usar el servicio de la página que tiene costos que van desde los 3,6 dólares.

En la página web de El Otro Armario, que atiende desde España, podrás vender tu ropa y es muy fácil de usar. La primera buena noticia es que ofrece el envío el envío gratuito para algunas compras.

Para empezar a vender, ingresa en la  web y selecciona “iniciar sesión”, allí verás la opción de registrarte y completar tus datos, aquí e  pedirán tu número de identificación para el pago de impuestos.

Sigue el mismo procedimiento de recepción de la ropa, ellos se encargan de publicarla y venderla. 

La comisión que te cobrarán será del 55% sobre el precio de la venta.

 

 

En países de América Latina, Renueva Tu Closet es una buena opción. Te ofrece una página web y una aplicación para vender y comprar en Argentina, Chile y Colombia.

Te permite hacer un perfil que será como tu propio closet, con todas tus publicaciones en un sólo espacio. 

Busca el botón rojo “vender” para crear tu closet, publica tu ropa con las fotos y el precio que quieras.

Cuando recibas ventas te ofrecerán un servicio de envío y serán intermediarios con tus compradoras.

Una de las ventajas que he visto en esta página es que ofrece distintos medios de pago, como tarjetas de crédito, CMR Falabella y Webpay.

El dinero que recibas de tus ventas se cargará en el balance de tu cuenta y podrás retirarlo al final de cada mes.

Por su parte, El Baúl es una página web colombiana que funciona como un modelo de venta a consignación. Esto quiere decir, que recibirán tu ropa, la publicarán, la venderán y te pagarán el 50% del precio de venta. 

Una vez que te registres, verás un cuadro fucsia con la opción “vender”

Realiza el registro de lo que quieres vender, que deben ser por lo menos 10 artículos, elige la fecha y la dirección en la que los buscarán e imprime la planilla de registro.

Cuando reciban tu ropa se publicará, sólo si es de calidad y puede ser vendida.

El tiempo máximo de la publicación para vender la prendas es de 6 meses, si a los 3 meses no se ha vendido, se harán descuentos del primero del 20%, luego del 30% y por último del 50%.

Si a los 6 meses tu mercancía no ha sido vendida, tendrás la opción de donarla o pedir que la devuelvan. 

 

 

Si no te llama la atención la idea de pagar comisión para que otros vendan por ti, puedes hacer tus propias publicaciones en plataformas de ventas como las siguientes:

Empecemos con una página que no es tan conocida pero que ofrece ventas gratuitas y opera en 87 países, OLX.

Con el lema “vender es fácil”, OLX ofrece un servicio de publicaciones muy sencillo. Luego de completar el formulario de registro, selecciona “publica un anuncio gratis”

En una sola página, podrás completar todos los datos de tus artículos y hacer clic en publicar.

El equipo de OLX, revisará tu publicación y si es aprobada recibirás un correo con la fecha de publicación, si es rechazada, recibirás un correo con los motivos del rechazo.

El pago y la entrega de todo lo que vendas deberás procesarlo tú mismo.

La siguiente plataforma que si es muy conocida y que está disponible en muchos países del mundo, es Ebay.

La ventaja de usarla es que tiene una de las comisiones más bajas, que ronda el 8% del precio de la venta.

En muy pocos pasos podrás registrarte en Ebay, inicia sesión y selecciona “vender”

Completa tu información de contacto, y crea tu publicación seleccionando el título, la categoría, las fotos y la descripción.

Con E-bay puedes hacer más interesantes tus ventas si eliges la opción de subastar.

El proceso es igual de sencillo, vas a crear tu publicación describiendo las cosas que vas a subastar y eliges el precio de salida.

Los compradores verán tu publicación y harán ofertas durante el tiempo que tu elijas que dure la subasta.

Al finalizar la subasta, el artículo lo venderás al comprador que ofreció el precio más alto.

Si tienes muchos artículos para vender, crea tu tienda E-Bay, es un espacio sólo para ti, diseñado por ti, en el que los compradores podrán ver todo lo que vendes.

Tú mismo tendrás que revisar tu publicación, responder las preguntas de los interesados y hacer seguimiento a las ventas.

Para tener más ventas, es muy importantes que hagas anuncios con tus publicaciones.

 

 

Otra plataforma que es usada a nivel mundial es MercadoLibre.

Este sitio ofrece la venta de ropa usada completamente gratis, sin comisiones por publicar, ni comisiones por ventas.

Es muy sencillo, entras al sitio, te resgistras y haces clic en vender.

Completa tu publicación eligiendo la categoría “productos y otros”, escribe el “título”, y selecciona “continuar”

En la siguiente página debes seleccionar las sub-categorías, por ejemplo “Ropa, zapatos y accesorios” luego, “camisas” después “mujer” y “manga corta”, selecciona continuar.

Finalmente, estarás en la página de tu publicación, agregas las fotos, la descripción y ¡listo!

Sólo si quieres tener una mayor exposición al público puedes elegir pagar una comisión por publicar y vender.

Entre otros medios de pago en MercadoLibre, puedes recibir cargos con tarjetas de crédito o con el servicio de MercadoPago.

 

¿Alguna vez has vendido tu ropa usada? cuéntame tu experiencia abajo en los comentarios.

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *