¿No sabes cuánto cobrar por tus servicios? Descúbrelo aquí

Cuánto cobrar

Si recién acabas de empezar a desempeñarte como profesional independiente, sin un jefe que te marque horarios ni un sueldo fijo, seguro que no tienes ni idea de cuánto cobrar a tus clientes por tus servicios.

Estoy segura de que buscando información en Internet has encontrado todo tipo de opiniones: que deberías cobrar más, que deberías cobrar menos, que deberías igualar tus tarifas con las de tu competencia…

Sin embargo, hoy aprenderás los 3 métodos más usuales que hay para saber cuánto cobrar por tus servicios, y cuál es el mejor para ti si eres un freelancer.

 

¿Sabes qué es un freelancer / autónomo?

Antes de descubrir los 3 métodos para ponerle precio a tus servicios, es casi obligatorio que sepas y entiendas lo que es un freelancer o profesional autónomo.

Si has encontrado este artículo seguramente sea porque tú ya eres un freelancer y conoces bien lo que es esto.

Pero hay muchas personas que desean empezar a ejercer como profesionales autónomos y no saben bien en qué consiste.

Un freelancer o autónomo es un profesional que trabaja por cuenta propia. Las características principales son:

  • No tiene jefes: él o ella es su propio jefe.
  • Un freelancer establece sus propios horarios.
  • El freelancer es quien decide el precio de su trabajo.
  • Es una forma de autoemplearse, trabajando para uno mismo.
  • Los freelancers proporcionan servicios, no venden (en general) productos físicos.
  • El freelancer suele trabajar en su propia casa o en una oficina de su propiedad, no en las instalaciones de una empresa.

 

Cuánto cobrar

 

Es necesario que tengas claros todos estos puntos. Mucha gente se confunde con el término y piensa que un trabajador autónomo es aquel que sólo hace algo por su cuenta, pero no es así.

Por ejemplo, si decides crear una web y en ella vendes productos físicos, NO eres un freelancer: eres el dueño de un negocio (en este caso, de una tienda online).

Incluso aunque esos productos físicos que vendes sean manualidades hechas por ti mismo, NO eres un freelancer, eres el dueño de tu propio negocio.

Pero si tienes talento para escribir o para el diseño gráfico, abres una página web, y ofreces escribir artículos o diseñar páginas web, plantillas, o logotipos, eso es ser un freelancer o trabajador autónomo.

Es decir: un profesional freelance es el que ofrece SERVICIOS, no productos.

Si lo que deseas es iniciar tu propio negocio, siendo tú el dueño, que es distinto de ser freelancer, lee nuestro artículo Cómo ponerle precio a tus productos.

 

Los 3 métodos para saber cuánto cobrar por tus servicios

 

Método #1: En función de tu tiempo y de tu trabajo

En este método debes pensar en el tiempo que inviertes para hacer tu trabajo, el tipo de trabajo que haces, la experiencia que tienes y la trayectoria, y definir con esos factores cuánto cobrar y qué sueldo es el que te hace sentir valioso.

Pero hay un problema:

Todos esos factores son muy subjetivos, y es muy difícil – sobre todo si acabas de empezar en este mundo – saber cuánto cobrar.

 

Cuánto cobrar

 

Quizás si es la primera vez que ofreces tus servicios te sientas inseguro, y pienses que tu trabajo vale menos de lo que en realidad se merece, y no cobres una cantidad justa.

Por eso si nunca antes has trabajado como profesional autónomo, o tienes poco tiempo de experiencia en ello, esta opción NO ES RECOMENDADA para ti.

 

Método #2: En función de lo que cobre tu competencia

Esta opción es la que eligen muchos autónomos porque te mantendrá en la media de pagos. Se trata de saber cuánto cobran tus competidores, y ajustar tus precios a los suyos. El paso a paso para poner en práctica este método es:

 

Paso 1: analiza qué servicios son los que ofreces y sus características. Haz una lista con cada servicio que proporciones y apunta cuáles son los puntos fuertes de cada uno.

Lista también qué materiales necesitas para realizar cada trabajo y cuál es el tiempo aproximado que tardarías en terminarlo. Piensa si proporcionarás servicios sólo a clientes de tu ciudad, de tu país, o de otros países del extranjero.

 

Paso 2: investiga en Internet a tu competencia.

Busca en Google otros freelancers como tú que posean servicios, experiencia y conocimientos similares a los tuyos, y que realicen su trabajo en un tiempo semejante al tuyo y que estén focalizados a los mismos clientes que tú.

 

Cuánto cobrar

 

Paso 3: comprueba las tarifas que cobra cada uno de tus competidores similares a ti y apúntalas todas. Luego deberás hacer una media de esos precios para así saber cuánto cobrar por tus servicios.

Toma el precio más alto y el más bajo, y sitúa tus precios en medio de esas cantidades.

Si, por ejemplo, el freelancer más caro cobra $500 por trabajo completado, y el más barato sólo cobra $300, puedes situar tu precio en unos $400.

 

La parte mala es:

Con este método quizás cobres menos de lo que te mereces.

Te estarás comparando con otros autónomos que puede que no sean tan buenos como tú y que deberían cobrar menos. Y por ese motivo, infravalorarás tu trabajo, tu esfuerzo, y tu tiempo.

Así que este método sólo te lo recomiendo si estás totalmente perdido en cuanto a no saber qué precio poner después de probar el siguiente método.

 

Método #3: En función del valor que generes

Este método, aunque puede resultarte algo de complicado de calcular, es sin duda mi favorito y el primero que deberías probar para establecer las tarifas de tu trabajo.

 

Paso 1: piensa qué resultados y beneficios obtendrán tus clientes si deciden contratarte.

Este paso es esencial. Para poder valorar correctamente el precio de tus servicios, debes pensar y analizar de la forma más concreta posible cuáles son los resultados y beneficios que la persona que te contrate obtendrá de ti.

Te voy a poner un ejemplo para que lo veas más claramente: un amigo mío trabaja con clientes que necesitan de su ayuda y mentoría para iniciar sus negocios. Los beneficios y resultados que él ofrece son estos:

  • Les enseña paso a paso cómo comenzar ese negocio que desean iniciar.
  • Al terminar su mentoría, los clientes tienen todo el negocio implementado y listo para ser lanzado.
  • Los clientes adquieren durante todo el proceso estrategias para seguir haciendo crecer ese negocio en los próximos años sin la ayuda de mi amigo.
  • Les enseña distintas técnicas para saber cómo vender, comunicarse y promocionarse mejor una vez abiertos sus negocios.
  • Les proporciona conocimientos extras para saber cómo rediseñar sus negocios en un futuro, o iniciar otros nuevos si lo desean.

 

Cuánto cobrar

 

En este paso, empieza a pensar y analizar qué resultados y beneficios obtendrán tus clientes con tus servicios de la forma más detallada posible, y lístalos todos en una hoja.

Recuerda: cuanto más concretos sean, mejor.

 

Paso 2: pregúntate en cuánto tiempo y clientes quieres recuperar tu inversión de dinero que has hecho.

Es decir, si por ejemplo decides emplearte como diseñador gráfico, y tienes que invertir dinero en un nuevo ordenador, en comprar uno o varios programas de diseño, y comprar un dominio y hosting para tu página web, ¿en cuánto tiempo o clientes quieres recuperar ese dinero invertido?

Esta es una buena técnica de motivación para que no pongas precios bajos a tus servicios, sino que les des el valor que se merecen.

Recuerda que con precios bajos quizás tengas más clientes, pero serán más horas de trabajo, perder el entusiasmo y enfadarte contigo mismo porque no estás ganando lo que te mereces.

 

Cuánto cobrar

 

Analiza cuánto dinero será el que necesitarás invertir (si es que lo necesitas) para empezar como freelancer, apunta todas las cifras en un papel, súmalas, y piensa en cuánto tiempo o clientes te gustaría recuperar esa inversión.

 

Paso 3: recoge todos los datos anteriores y sabrás cuál es tu tarifa ideal de precios para tus servicios.

Toma la lista de resultados y beneficios concretos que le ofrecerás a tus clientes, la inversión que has debido hacer para empezar a ser autónomo, y el tiempo en el que quieres recuperarla, y piensa cuál sería la tarifa con la que te sentirías ampliamente recompensado.

 

Cuánto cobrar

 

Por ejemplo, si prestas un servicio excelente con magníficos resultados y beneficios, aunque no hayas tenido que invertir casi dinero en materiales, y sientes que deberías cobrar una tarifa un poco alta por tu buen trabajo, ese es tu precio ideal.

Sé que no es fácil calcular cuánto cobrar con este método, pero sin duda si practicas un poco y lo pones en marcha, es la mejor solución para dar con un precio justo y con el que tú estés completamente satisfecho.

Si tú te sientes bien con lo que haces, y sientes que estás ganando lo que te mereces, estarás más a gusto con las tareas que debas realizar y atenderás mucho mejor a tus clientes.

Recuerda: el cliente es la parte fundamental de tu salario; sin él, no tendrás ingresos.

 

¿Te gustó el artículo? Entonces por favor ¡compártelo en todas tus redes sociales y ayuda a Gananci a seguir creciendo!

No te olvides de dejar un comentario aquí abajo contándome qué piensas sobre este tema. ¿Tienes algún otro método para saber cuánto cobrar a tus clientes? ¿Cuál crees que es el mejor método para ti? ¡Coméntalo aquí abajo!

The following two tabs change content below.
Jenny del Castillo
Soy periodista especializada en negocios pero mi gran pasión es la motivación personal y ayudar a otros a lograr sus metas. Creo firmemente que las oportunidades en la vida no ocurren: las creas tú.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *