6 razones dolorosas por las que NUNCA encontrarás trabajo

Trabajar es necesario. Por mucho que algunos queramos verlo como una forma de ocupar nuestro tiempo o hacer algo productivo, lo cierto es que nadie trabajaría si tiene suficiente dinero para vivir sin hacerlo.

Hay otras personas, que comienzan a trabajar porque quieren tener más independencia y aprender más de la vida.

Yo, a mis 15 años, ya sabía lo que era cumplir un horario y tener que asistir más de 5 veces a la semana a un lugar de trabajo.

Por mi parte, no fue necesidad sino las ganas de experimentar e ir creciendo en un ámbito más laboral, aprender qué es ganarse el dinero por el que todos debemos esforzarnos.

Sin embargo, encontrar un empleo no es nada fácil. Incluso para aquellas personas con estudios universitarios o con tiempo en el campo laboral, es difícil muchas veces.

A mí me tomo más de dos meses encontrar mi primer empleo.

Pero lo peor de todo era que durante todo ese tiempo, solo pensaba en por qué no podía encontrar un trabajo.

¿Por qué nadie me quería dar una oportunidad para demostrarles lo que valía?

Intenté no perder mis ganas y mi esperanza, aunque te confieso que hubo momentos muy duros en los que no fue fácil conseguirlo.

Pero al final lo logré, y me di cuenta de que sí hay trabajo, pero muchas veces el problema es que no sabemos cómo buscarlo y hacerlo nuestro.

Por eso, en este artículo voy a enseñarte las razones por las que no has encontrado trabajo hasta ahora, cómo arreglar eso, y qué pasos exactos debes dar para conseguir un empleo sin salir de tu casa.

 

 

¿Por qué no puedo encontrar trabajo?

Encontrar un trabajo depende de todo lo que haces para conseguirlo, no es simplemente tener suerte. Hay 6 errores que estás cometiendo y que te impiden conseguir el empleo que deseas, y el número 4 es el peor de todos.

Tus errores más comunes pueden ser desde dónde buscas hasta tu presentación y respuestas que das a la hora de hacer tu entrevista.

Al comienzo es normal cometer ciertos errores ya que, ¿quién no lo hace al iniciarse en algo nuevo? Pero que aprendas de ellos y los corrijas es lo que te ayudará a encontrar uno en el futuro.

Yo cometí errores bastante comunes y otros más personales, pero sé que todos ellos me detuvieron de encontrar trabajo.

Por ello, no quiero que caigas en lo mismo. Si bien es cierto que no hay mejor forma de aprender las cosas que pasar por ellas, ahorrarnos algunos tropiezos nunca viene mal.

Así que quiero mostrarte aquí los 6 errores más grandes que debes evitar y estar listo para afrontarlos.

 

 

1. Buscas trabajo en una sola fuente

Antes, las personas tomaban su periódico por las mañanas, se iban a la sección de clasificados y comenzaban a marcar anuncios de trabajos potenciales o que creían podrían obtener.

Habiendo tantas formas de buscar un empleo, ¿te conformarás con la más anticuada?

No digo que dejes de hacerlo, porque a pesar de ser una forma común de buscar, pienso que sigue siendo bastante buena, pero no te quedes sólo con eso.

El internet es una de las mejores fuentes en la actualidad para encontrar lo que sea, en especial trabajo.

Expande tu búsqueda, no te quedes con una sola fuente de información. Para encontrar varios empleos que he tenido, he recurrido a todas las formas posibles y ha sido mucho más efectivo que leer únicamente las noticias o limitarme a buscar en una sola página de internet.

Navega, busca y encontrarás un trabajo.

 

 

2. Eres exigente con el salario

En todo país, existe un salario mínimo para la mayoría de la población, en especial para personas que no tienen estudios o experiencia. Por otro lado, personas mejor capacitadas suelen ganar más.

Sin embargo, si eres alguien que no encuentra trabajo y por fin se presenta una oportunidad, no seas exigente en cuanto al pago que recibirás.

Solemos pensar que nuestro trabajo vale más que el de otros. Sí, nuestro trabajo vale, y mucho, pero siempre hay que mantener un margen de la realidad.

No puedes esperar que siendo un ingeniero apenas entres te paguen lo mismo que alguien que tiene 5 años trabajando en el mismo lugar.

Comienza desde abajo, por más que te guste el salario o no. No se trata de ser conformista pero si de estar consciente cuánto mereces que te paguen y cuánto trabajo te piden hacer por el monto que te ofrecen.

 

 

3. Careces de las habilidades necesarias

Siempre que ves un anuncio de trabajo, en alguna parte de él encontrarás ciertos requisitos que te piden para poder aplicar.

Si no cumples con todos, ¿por qué no hacerle caso al mensaje que ponen en grande los empleadores, “No aplicar si no cumple con todas las exigencias”?

Para comenzar, si lo colocan, es porque ni siquiera se molestarán en ver tu propuesta si no cumples al menos con más de la mitad de las habilidades que requieren.

Así que en el proceso, lo único que gastas es energía y tiempo. A punta por opciones donde al menos hay un 50% de probabilidades que te acepten.

 

 

4. Tus entrevistas de trabajo no son nada especiales

Si pasaste el reto de buscar un empleo pero cada vez que vas a tu entrevista para terminar de ganártelo, fallas. Entonces es lógico que estás haciendo algo mal en ellas.

Muchas personas se ponen nerviosas y aunque es algo normal, no debes permitir que se muestre una vez estés delante de la persona que hará la entrevista.

El nerviosismo significa inseguridad.

Además, dar respuestas estándar que no hablen mucho de ti y sólo se limiten a responder las preguntas, no es algo excitante que haga pensar a otros “debo darle el empleo a esta persona”.

No prepararse para una entrevista es como decir, “este trabajo ya es mío”. Todo merece que nos preparemos con antelación para ello.

Así que si tienes problemas de nervios o no muestras mucha motivación en tus entrevistas, comienza por corregirlo.

 

 

5. Tu apariencia no te favorece

Aunque muchos odian utilizar un traje, un vestido o tacones. La imagen que das a primera vista siempre hablará mucho o prácticamente todo de ti, incluso cuando eso lleve a otros a tener un concepto distinto al real.

He conocido muchos médicos que son excelentes en su trabajo, grandes profesionales, pero en cuanto a su apariencia dejan mucho que desear.

Batas arrugadas, cabello como si estuvieran recién levantados e incluso mal aliento.

No se trata de vestirse de gala o como si fueras a ver al presidente, pero si tener al menos una imagen que indique que eres aseado y de buen aspecto, que hable bien de ti como persona.

Lo mismo ocurre durante las entrevistas, si quieres conseguir el empleo, vistiéndote como si fueras a una disco o a dormir dentro de poco, no te ayudará a conseguir el empleo.

 

 

6. Eres conflictivo

A menos que estés por comenzar tu propio negocio o seas tu jefe, siempre deberás trabajar bajo el mando o supervisión de alguien.

Muchas personas odian seguir órdenes, les gusta hacer las cosas como únicamente ellos creen que están bien.

Si tienes problemas con la autoridad que ejerce alguien más sobre ti o siempre buscas problemas donde no los hay, no llegarás lejos.

Si no puedes trabajar en equipo o en compañía, en todos los lugares que intentes conseguir un empleo, se presentarán percances debido a ello.

Durante una entrevista de trabajo, imagina si reaccionas de forma agresiva, es casi seguro que no conseguirás ese empleo.

Por ello, el buscar conflictos con alguien que es potencial a darte un empleo es el peor error que puedes cometer. Además, si eres incapaz de seguir órdenes o instrucciones, ¿cómo pretendes conservar tu trabajo?

Tienes que controlar tus emociones y evitar que se interpongan entre las oportunidades que se presentan para conseguir un empleo.

 

 

¿Cómo puedo encontrar un empleo?

Encontrar empleo es una tarea que requiere tiempo y paciencia, no se trata de aplicar al primero que encontremos. Por eso, debes corregir los errores que has cometido hasta ahora, y aprender nuevas habilidades que te ayudarán durante tu búsqueda

Por ejemplo, para encontrar un empleo como escritora, decidí tomar clases de redacción y ortografía. Lo cierto es que le dediqué mucho tiempo a las habilidades que ya tenía para mejorarlas y a su vez, poder adquirir otras que necesitaba. 

Por eso, es importante que cambies desde la forma en la que buscas el empleo, hasta a ti mismo para cumplir mejor con las expectativas no sólo de los demás, sino las tuyas a la vez.

Hay 5 cambios que realicé para comenzar a encontrar trabajo y que dejara de parecer una travesía imposible y que te ayudarán a ti, para finalmente comenzar a trabajar.

 

1. Ten tu mente más abierta

Más de una vez, se presentaron oportunidades de trabajo que no eran exactamente lo que buscaba, pero que en su mayoría, cumplía con los requisitos para realizarlo.

Seguramente, muchas veces te cierras a la idea de probar nuevas cosas que pueden resultar en algo mejor de lo que piensas.

Cuando aprendí inglés, el empleo que realmente quería es traducir o hacer de intérprete para alguien. Sin embargo, un día llamaron desde el sitio donde estudié el idioma preguntando si estaba interesada en un puesto como profesora.

Nunca me vi como profesora en mi vida, primero, porque no creí tener la paciencia necesaria para ello.

Pero decidí darle una oportunidad e intentarlo. Resultó mucho mejor de lo que esperaba.

Si bien no siempre el empleo que encuentras es lo que buscabas en un principio, eso no significa que no represente una gran oportunidad para ti.

Ten una mente abierta a todo lo que se presente en tu camino, todo sirve como una lección y experiencia para futuros empleos que quieras encontrar.

 

 

2. Amplía tus sitios de búsqueda

Como hice referencia unos párrafos arriba, no debes conformarte con sólo una fuente donde se ofrezcan empleos.

Al inicio, también comencé con tomar un periódico o revista y a anotar todos los posibles trabajos que se ajustaban a mis habilidades.

Pero lo tomé como una manera de iniciar, no de forma permanente.

Comienza a visitar varios sitios por internet, donde ofrezcan empleos. 

Incluso sal varias veces a recorrer las calles y ver si tienes suerte en encontrar algún anuncio o sitio donde soliciten empleados.

Recuerda que al buscar en un solo sitio, las opciones suelen agotarse rápidamente, sobre todo porque muchas veces se repiten diariamente los mismos empleos que vimos el día anterior.

Por eso es importante que tengas un plan b y c a la hora de realizar tu búsqueda. No te cierres puertas y valora también la posibilidad de empezar como un freelance.

 

 

3. Busca en agencias de reclutamiento

Si no estás teniendo suerte encontrando trabajo, siempre puedes recurrir a alguien que ayude a ponerte en un sitio visible para compañías u otros empleadores.

Las agencias de reclutamiento son una excelente opción cuando queremos encontrar empleo, ya que no sólo nos ofrecen visibilidad, sino que nos envían trabajos directamente cuando se presenta alguna acorde a nuestras habilidades.

Por ejemplo, si estás agotado de buscar en todos los sitios que se te ocurran, tener una agencia que haga parte de ese trabajo por ti no tiene precio.

Otra ventaja, es que no es necesario que aceptes los trabajos que te ofrecen si no crees poder hacerlo o porque sencillamente no te gustan. Aunque recuerda, no seas exigente.

 

 

4. Realiza pasantías

A veces nos desesperamos por querer recibir el pago mensual o quincenal por nuestro trabajo, que nos cerramos a la posibilidad de comenzar ofreciendo un trabajo relativamente “gratis”.

En algunos sitios, las pasantías son pagas y en otros no. Pero perder un poco de dinero en estas pruebas puede llevarnos a tener un empleo fijo y por ende, un ingreso constante.

Por eso, cada una de las oportunidades que se presentan, siendo unas mejores que otras, vale la pena darles un intento y esforzarnos un poco más para poder conseguir un empleo al final del día.

He hecho muchos trabajos sin paga por al menos 2 semanas, pero la mayoría de ellos han resultado en un empleo quizás no fijo, pero con paga y que a fin de cuentas, dura un periodo de tiempo relativamente largo donde también puedo buscar otras opciones.

 

 

 

5. Muestra interés

La típica frase de “nosotros te llamaremos”, la mayoría de nosotros la tomamos como un “no tienes el empleo”, pero muchas veces es sólo parte del reto para encontrar y obtener el trabajo.

Mostrar interés es una de las cosas que debes mostrar con más fervor al momento de tu búsqueda.

Recuerdo a un amigo que se le hacia difícil encontrar empleo, iba a distintos lugares y a veces no lograban atenderlo como en otras ocasiones, no pasaba de unas cuantas palabras en la entrevista, por lo que se daba por vencido antes de tiempo.

Un día le dije, “deberías llamar tú, no esperar que ellos lo hagan, si bien la respuesta es no, seguirá siendo no independientemente de quién se comunique antes. Capaz hasta es un sí”.

Ese día se animó a llamar a los 3 sitios donde había aplicado la última semana, el primero fue un no, pero el segundo y tercero para sorpresa de él, querían que trabajara para ellos.

No solo había encontrado uno, sino dos.

A veces esperas que todo se dé cuando en ocasiones lo único que necesitas es dar el último paso.

 

 

¿Cómo puedo conseguir un trabajo sin experiencia?

 

1. Sé realista

Muchas veces el problema no es tanto la experiencia, sino que anexado a eso está esa creencia de que conseguirás un trabajo en la empresa más grande de la ciudad teniendo cero experiencia o ningún estudio relacionado al empleo.

Debes ser realista. No es malo soñar en grande y aspirar a más, pero todos tenemos que comenzar desde un eslabón más bajo para poder ir subiendo de a poco.

Si eres alguien joven que ha tenido ciertos estudios y cursos pero no ha laborado antes, no puedes esperar comenzar a trabajar en el mejor puesto, por ejemplo.

Ve por trabajos que tengan menos exigencias y se adapten de momento a las habilidades que muestras en tu currículum.

 

 

2. Busca trabajos temporales

Los trabajos simples que cualquier persona podría hacer y que normalmente, son libres de esa experiencia que suelen pedir la mayoría, son lugares perfectos para empezar a crearla.

Ser camarero, vendedor, cajero, aunque sean trabajos comunes, la mayoría de nosotros hemos empezado en ellos o trabajos parecidos, como una forma de crearnos un poco más de currículum en el campo laboral.

La verdad, he estado en muchas áreas, pero aunque creas que la parte de mi currículum donde coloca experiencia laboral debe parecer un circo, muchas veces no hay nada mejor que alguien que ha experimentado varios puestos y adquirido diversas habilidades gracias a ellos.

 

 

3. Aprende todo lo que puedas

Aprender un idioma nuevo, cómo usar Word o Excel, redes sociales o diseñar páginas web, aprende todo lo que esté a tu alcance y que pueda ayudare en un futuro.

Todos tenemos a ese conocido que se la pasa de curso en curso, a veces aprende un estilo de baila, como otras veces un idioma nuevo. Lo cierto es que es un gran ejemplo de lo que debes hacer.

Por más insignificante que algo pueda parecer, nunca está demás aprenderlo.

Como ya dije, compensa tu falta de experiencia con estudios y habilidades que adquiriste con el tiempo.

 

No consigo lo que quiero

 

 

¿Cómo hacer una carta de presentación para un currículum?

Enfócate siempre en los puntos principales a tratar, tus habilidades, destrezas y logros. Además, nunca olvides ser cordial al momento de escribirla.

Como todos sabemos, un currículum es prácticamente un resumen de todo lo que has hecho a lo largo de tu vida hasta el momento en el que estás presentándolo.

Trabajo, estudios, experiencia, todo lo que tenga que ver y pueda ayudarte a conseguir un empleo y que otros valoran al momento de elegir un candidato.

Armar un currículum no es tan difícil como muchos piensan, sólo debes enfocarte en organizar todo y ser conciso. Destacar lo importante sin necesidad de ir a más detalles.

El problema para la gran mayoría, surge cuando deben escribir la carta de presentación que lo acompaña.

Ya sea porque no sabes cómo dirigirte, qué tipo de vocabulario usar, qué deberías destacar en ella; el reto aparece cuando es momento de escribir y narrar sobre nosotros.

Para poder superar la dificultad que probablemente ves al escribir tu carta de presentación y ayudarte a que sea lo más impecable posible, aquí te daré los pasos a seguir para escribirla.

 

 

1. Formato y estilo

Comencemos por la apariencia. La carta de presentación en términos de formato. Si utilizas Word como la mayoría, no lleva nada especial o colorido, sólo un tipo de letra perfectamente legible y en color negro.

Te recomiendo utilizar Arial, Times New Roman o Calibrí, son los 3 tipos de letras mejor legibles y estilo imprenta.

En cuanto al tamaño de letra, no te excedas de 12.

Ahora, yendo a la parte del texto, intenta dejar un interlineado de 1,5 pero quitando el espacio después del párrafo. Sin embargo, recuerda separar con dos espacio el título del texto.

 

 

2. Redacción y vocabulario

Antes de comenzar a redactar tu carta de presentación, recuerda mantener cierto grado de respeto y elegancia en ella.

Evita utilizar palabras o expresiones que al momento que la persona lo lea, pueda sentir que lo tuteas. Debes tratarla de a usted y como alguien superior a ti. La educación tiene que estar presente todo el tiempo.

Utiliza un vocabulario sencillo pero con las palabras correctas que indiquen exactamente lo que quieres expresar.

Bajo todo costo, no redundes. Siempre ve directo a lo que quieres tratar. No des muchas vueltas al momento de explicar o decir algo sobre ti.

Lógicamente, debes mantener una ortografía perfecta. Todos cometemos un error de vez en cuando, somos seres humanos después de todo, pero hay muchas formas de evitar los errores ortográficos, incluso al momento de utilizar Word este mismo corrige nuestras faltas.

 

 

3. Distribución y contenido

Toda carta debe comenzar con la fecha y lugar donde te encuentras, colocado hacia el lado derecho de la hoja en negrita.

Siguiente, es el nombre de la organización, la dirección, localidad y el país, todo esto hacia el lado izquierdo igualmente en negrita.

Para comenzar a desarrollar la carta, primero debes dar un saludo formal y colocar a quién te diriges. Todo eso del lado izquierdo sin negrita.

Ahora, comienza el espacio donde empiezas a indicar y destacar todo lo necesario.

En una carta de presentación, nuestro objetivo es dar un breve resumen de nosotros y nuestra experiencia tanto en estudios como laboral, pero más allá de ser algo parecido a nuestro currículum como tal, es un complemento de este.

Este espacio te permite no sólo destacar tus fortalezas sino de expresar los motivos por los cuales mereces el empleo y porqué deberías ser tú quien ocupe el puesto.

Tu carta nunca va dirigida a la misma empresa o puesto de trabajo. No cometas el error de hacer una carta estándar para todos.

Debes puntualizar y mostrar tus habilidades, estudios, experiencia y razones, dependiendo del puesto de trabajo y la organización a la que te diriges. Este desarrollo siempre va justificado y dejar la sangría al iniciar un párrafo depende de nuestros gustos.

Si decides no hacerlo y sólo dejarlo justificado también se verá presentable y correcto.

Por último, una vez que termines el desarrollo de tu carta, recuerda siempre despedirte de forma cordial y firmar con tu nombre. Esto va colocado hacia el lado izquierdo y en negrita.

Algunas personas suelen colocarlo centrado y sin negrita, pero oscila mucho en el gusto personal.

Yo por mi parte, te recomendaría siempre negrita al menos en tu nombre al final.

Por internet podrás encontrar muchos modelos de cartas.

Sin embargo, es más frecuente encontrarnos con modelos que no son para nada profesionales y que carecen de muchos aspectos, lo que hace que no sean suficientes y no cumplan con ciertos estándares a la hora de enviarlas.

 

 

 

¿Qué puedo hacer para trabajar en casa?

Para trabajar desde casa, primero debes evaluarte a ti mismo y después, comenzar tu búsqueda de un trabajo que cumpla con lo que eres capaz de hacer.

Es normal levantarnos un día y cansarnos de buscar empleo en todos los lugares posibles o incluso cuando ya lo tenemos, que la rutina nos agote.

Por eso, es muy común ver cada día más gente que desea trabajar desde la comodidad de su hogar sin necesidad de pasar por todo el trajín de cumplir un horario o el tráfico de la ciudad al viajar hasta el sitio de trabajo.

Pero desear trabajar desde casa no hará que suceda de la noche a la mañana. Así que, ¿cómo puedo comenzar a trabajar desde casa?

En la actualidad, soy capaz de trabajar desde mi silla preferida o incluso en mi cama, disfrutando de un café o jugo cuando lo desee.

Estos son los 5 pasos que seguí para conseguirlo:

 

 

1. Evalúa tus habilidades

Primero, me hice una evaluación a mi misma, enumeré las destrezas y habilidades que tengo para ofrecer.

Si eres organizado, buen escritor, sabes hacer imágenes, puedes hablar más de un idioma; todos esos y más, son aspectos que debes ir identificando en ti mismo y ver con cuáles cumples.

Otros factores como el tiempo, también juegan un papel importante cuando decidimos trabajar desde casa, porque si bien no debemos cumplir un horario determinado, eso no significa que no tienes que dedicarle ciertas horas a la semana.

Tu personalidad también influencia cuando llegue el momento de buscar un trabajo que se adapte a ti, así que además de evaluar tus habilidades, debes hacerlo contigo mismo y determinar que tipo de persona eres, incluyendo defectos y virtudes.

 

 

2. Comprueba qué trabajos se adaptan a ti

Una vez que determines las habilidades que tienes, de las que careces y sepas el tipo de personalidad que tienes, es momento de buscar un trabajo que se adapte a ti.

Hay muchas fuentes en las que podemos encontrarlos, pero nada como el internet.

No necesitas complicarte demasiado para poder dar con algunas respuestas que te ayudarán a ahondar tu búsqueda más adelante.

Además, en algunas ocasiones ni siquiera es necesario buscar sino pensar un poco.

¿Te gusta enseñar? Entonces ser tutor o dar clases en tu hogar se adapta perfecto a ti.

Sólo debes dedicar un poco de tiempo a evaluar los trabajos que te ofrecen tu virtudes y habilidades.

 

 

3. Busca esos empleos en varios portales de trabajo

Cuando hayas definido uno o más trabajos en donde crees que podrías encajar, comienza la búsqueda de ellos.

Como mencioné anteriormente, hay muchas fuentes donde puedes buscar y aunque hice un énfasis en utilizar el internet, quiero hincarme un poco más en eso en este momento de la lectura.

La mayoría de los empleos que podemos hacer desde nuestra casa, solemos encontrarlos por internet.

Si bien es cierto que hay empresas que te ofrecen la oportunidad de hacer tus deberes desde el hogar, lo más fácil siempre ha sido encontrar este tipo de trabajos a través de la red.

A diferencia de anuncios que podemos encontrar en la calle, folletos o periódicos, el internet te ofrece tanto empleos típicos fuera de casa como en ella, algo que es casi imposible de encontrar en las fuentes un poco más tradicionales.

Si apuntas a un empleo desde casa, prioriza tu búsqueda en varios sitios web y abandona un poco más los métodos tradicionales como los clasificados.

 

 

4. Ten paciencia y da lo mejor de ti

Si tienes paciencia y aplicas todos los pasos anteriores, sé que tarde o temprano conseguirás trabajar desde casa.

Algunos tienen un poco más de suerte, pero eso no significa que no podrás conseguirlo.

Trabajar desde casa es un lujo, por lo que pensar que será mucho más fácil conseguir un empleo así en comparación a uno fuera, es un pensamiento totalmente erróneo.

Sin embargo, si le pones dedicación y esfuerzo lo conseguirás. Lo importante es que también recuerdes que una vez lo encuentres, no desaproveches la oportunidad y da siempre lo mejor de ti.

Independientemente del trabajo que tengamos pero en especial, si es uno que cumple con nuestras expectativas, debemos dar todo para poder conservarlo y que no se escurra de nuestras manos.

 

 

¿Cómo hago para buscar trabajo por Internet?

 

1. Prepara tu currículum

El que estés buscando empleo por internet, no significa que el tener un currículum junto con una carta de presentación bien preparada y organizada, pierda importancia.

Sea cuál sea el método por el que estás buscando empleo, todos los empleadores necesitan saber de ti y tus experiencias.

Por eso, es importante que prepares un currículum junto con una carta de presentación que lo complemente y le facilite una breve introducción al empleador.

Aunque debes tener uno que otro resumen curricular guardado en tu computador, es posible que hayas olvidado cambiar o añadir alguna información adicional a la que ya posee.

Así que no te conformes con el mismo currículum que has estado utilizando hace uno o dos años y arma uno nuevo que puedas utilizar en tus solicitudes de empleo por internet.

Incluso si no tienes nada nuevo que añadir, mantener un formato moderno y aún más fácil de leer, puede ganarte al menos unos puntos extras.

 

Cómo hacer una hoja de vida

 

2. Ten a la mano tu historial de empleos

La experiencia laboral es importante, si no la tienes, pues será un poco más difícil encontrar empleo por internet.

Si la tienes, entonces recuerda siempre colocarlo en el currículum y no sólo eso, ten la información de todos los que fueron tus empleadores alguna vez.

Esta información no es un simple adorno en tu resumen, ya que por lo general la mayoría de los empleadores que están interesados en contratarte, suelen ponerse en contacto con las personas de tus empleos anteriores para confirmar si efectivamente trabajaste allí.

Así que además de sólo llenar la información correctamente, debes tener todos los datos del lugar donde trabajaste y los de tu jefe principal.

Como el número telefónico de la empresa y particular de tu jefe, la dirección de esta y cualquier otra forma de contacto.

 

3. Regístrate en páginas de trabajo

Para buscar empleos por internet, es esencial que sepas dónde buscar y ponerte a la vista de todos.

Hay muchos sitios que se dedican a unir empleadores con candidatos potenciales a un puesto de trabajo, para así facilitar el proceso de encontrar a alguien que cumpla con las expectativas.

Así que comienza a registrarte en portales de empleo, principalmente en los más populares ya que no sólo tienen mayor concurrencia y auge de personas, sino la seguridad que te brindan al momento del pago.

Crear una cuenta no es nada difícil, sólo necesitas una dirección de correo electrónico (la cual recomiendo crearte una nada más para ello), algunos datos básicos sobre ti y una contraseña con la que ingresarás al portal.

Te encontrarás miles de sitios de internet con la misma función, pero de momento te recomiendo probar con Upwork.com, Freelancer.es y para montar tu perfil, Linkedln siempre es la mejor opción. Descubre a través de estos consejos cómo potenciar tu perfil en LinkedIn.

 

 

4. Utiliza palabras claves para buscar empleo

La búsqueda por internet de cualquier cosa puede ser complicada si no la realizas de la forma correcta.

Si te encuentras en algún sitio de búsqueda de empleos, aunque el lugar se haya reducido un poco, puedes perderte muchos anuncios si no lo filtras de la manera correcta.

Así que si quieres encontrar empleo de forma rápida y que en especial, se adapte a lo que buscas y tus habilidades, utiliza palabras claves en el buscador.

Por ejemplo, si buscas trabajo como traductor pero sólo hablas inglés y español, al colocar únicamente la palabra “traductor”, saldrán muchos más resultados de los que deberían y que no concuerdan con lo que buscas, ya que no estás siendo lo suficientemente específico.

En cambio, si colocas “traductor de inglés a español” o viceversa, estarás eliminando todos esos anuncios de traducción al japonés o cualquier otro idioma que no manejas y aparecerán sólo los de inglés y español.

Por eso es importante que utilices las palabras claves del empleo que buscas.

Diseñador gráfico, ingeniero civil, administrador de empresas. No seas ambiguo al realizar la búsqueda.

Algunos buscadores son mucho más específicos que otros. Tienes que indicar la locación donde te gustaría trabajar o resides, el área de trabajo, si es medio día o tiempo completo.

Sólo asegúrate de utilizar el mayor número de palabras claves y llenar toda la información que te pide los buscadores de cada página.

 

5. Aplica desde los sitios web de las compañías

Muchas compañías se encargan de diseñar sus propios sitios web debido a la importancia que tiene el marketing digital para ellos hoy en día.

Además de ello, tienes bastante claro que buscar empleo por internet en términos de esfuerzo y organización, es mucho más simple que ir de aquí para allá en cada entrevista.

Lo mismo ocurre con las compañías o empresas. En lugar de pasar por un proceso agotador de ver candidato tras candidato, para ellos también es mucho más cómodo estar en un solo lugar y ver las personas que aplican, desde su computador.

Así que si quieres ser un poco más específico en cuanto al sitio o la compañía para la que quieres trabajar, dirígete directamente a sus sitios web.

Muchos de ellos ofrecen puestos de trabajo, formulario y sección de recursos humanos para que las personas apliquen en caso de estar interesados en trabajar con ellos.

Una de las mayores ventajas de esto, es que no tienes que pasar por todo un proceso de registro aunque son simples, normalmente sólo necesitas enviar tu currículum, carta de presentación y datos personales y contacto.

 

 

 Ganar dinero por Internet

6. Comprueba tu disponibilidad para trabajar

En el momento que apliques para un empleo, lo primero que verá la gente no sólo en tu aplicación, sino también en tu perfil, la disponibilidad de horas que tienes para trabajar.

Normalmente no le das mucha importancia al tiempo que tienes libre para trabajar, pero lo cierto es que como ya debes saber, algunos empleos son tiempo completo como otros de medio tiempo.

Así que para ahorrarte tiempo a ti y no aplicar para todo trabajo que ves y que si llegan a ofrecerte el puesto, no puedas porque no puedes cumplir con las horas, mejor define primero cuántas horas puedes o estás dispuesto a trabajar.

Además, al determinar las horas que tienes disponibles, las ofertas de trabajo que pueden llegarte irán variando acorde a ello.

Más flexibilidad significa mejores oportunidades de empleo.

Por lo que asegúrate de que la pereza no influya mucho en las horas que decides trabajar y a su vez, enfatiza este hecho tanto en tu perfil y currículum para que salte a la vista al momento de que un empleador lo vea.

 

como sanar tu relacion con el dinero

7. Revisa las instrucciones para aplicar

A veces cuando abrimos algún anuncio de trabajo, vemos un testamento que escribió el empleador y por simple pereza o “falta de tiempo”, saltamos directamente a aplicar para el empleo.

La mayoría de los anuncios por internet tienen instrucciones específicas que debes seguir al momento de enviar tu propuesta.

Ya que de esta forma los empleadores se ahorran trabajo en organizarlas, reconocerlas y mantener un seguimiento de ellas.

No debes saltarte ninguna de las instrucciones, por algo están allí y no, no es como la mayoría de los manuales que solemos omitir. En este caso el no seguirlas puede costarte el empleo.

Asegúrate de tomarte tu tiempo en leer el post de empleo en el que estás interesado y seguir las instrucciones al pie de la letra.

Muchas veces tus propuestas no son leídas por no cumplir ciertos parámetros, así que cuando creías estar en juego, ni siquiera te has levantado de la banca.

 

 

8. Aplica a través de tu correo electrónico

Muchas compañías o empresas, no tienen realmente un sistema por donde puedas aplicar directamente desde su página de internet.

Por otro lado, en algunos sitios web de empleo, los empleadores suelen llenarse de propuestas o simplemente no les gusta el sistema de la página, por lo que suelen dar su correo electrónico para que las personas envíen sus aplicaciones directamente.

Anteriormente, te dije que para registrarte en los sitios web, deberías crear un correo que utilices únicamente para eso, si no lo has hecho, querrás hacerlo si decides aplicar por correo electrónico.

Yo tengo un correo que cree a mis 9 años,  y la dirección no es exactamente la más profesional, por lo que quedo para registrarme en cualquier página de compras o juegos por internet.

Para mi empleo y universidad, tengo un correo específico que tiene una dirección electrónica decente y que no se mezcla con el resto de spam e información innecesaria.

Tómate el tiempo de crear uno para mantener todo organizado y poder aplicar a los empleos con él.

 

 

Para encontrar trabajo, siempre debemos tener cualidades como: responsabilidad, paciencia y confianza.

Todo llega con el tiempo, sólo debemos saber qué hacer para impulsarnos y poder conseguir ese trabajo que tanto queremos y necesitamos.

El camino al inicio siempre es difícil pero siguiendo cada consejo y paso de a poco, podrás lograrlo tal como yo lo hice.

Cuéntame tu experiencia cuando comiences a aplicarlos y si necesitas ayuda en algún punto clave, comparte o pregúntame en los comentarios. ¡Siempre estaré para ayudarte!

The following two tabs change content below.

María Ng García

Amante de la literatura. Escribir, más que mi trabajo, es parte de mi felicidad. "Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños." - Pablo Neruda

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *