20 negocios desde casa para mujeres emprendedoras

Que seas mujer, madre o ama de casa no impide que puedas comenzar tu propio negocio desde casa.

Durante muchos años se ha pensado que las mujeres no son capaces de emprender. Pero en la actualidad este pensamiento se ha transformado.

Hoy en día existen muchos negocios que una mujer como tú puede emprender.

Incluso, se ha demostrado que hay negocios que son exclusivamente para mujeres. Es decir, que tienen mejores habilidades que los hombres.

Así que si eres madre y no quieres dejar de cuidar a tus hijos, pero al mismo tiempo quieres producir. Este artículo es para ti.

Si por el contrario no eres madre, pero buscas ser una mujer independiente, también será de gran utilidad.

Recuerda que ser mujer no es un impedimento para ser emprendedora y muy exitosa. Todo lo contrario.

Aquí te enseño las mejores ideas de negocios para que no dejes tu rutina a un lado y al mismo tiempo, puedas producir dinero para tus hijos y para ti.

Iniciar un negocio no es fácil, pero tampoco imposible.

Si eres una mujer emprendedora y deseas iniciar un negocio desde casa, hay ciertas cosas que no debes de dejar a un lado antes de empezar.

No olvides que, aunque un negocio haya sido emprendido por otra mujer y tenga éxito, no significa que contigo será igual.

Primero debes de saber cuál es el mejor negocio para ti y con estos pasos no cabe la menor duda de que vas a lograrlo.

 

 

¿Cómo saber cuál es el mejor negocio para mi?

 

1. Descubre lo que te apasiona

Si emprender es difícil… Imagínate hacerlo con algo que te desagrada o que no conoces bien.

No se trata simplemente del dinero que vas a ganar, aunque sin duda alguna es un factor importante.

Muchas veces, existen negocios que están de moda y que ciertamente, podrían darte la cantidad de dinero que tanto has deseado.

Pero la verdad es que una vez que pasen de moda, el negocio no podrá mantenerse con vida. No es rentable.

También existe el caso de que como una amiga cercana ha tenido éxito en su nuevo negocio, tu quieras hacer lo mismo. Grave error.

La clave está en descubrir lo que te apasiona, lo que te gusta y disfrutas hacer.

De lo contrario, nunca serás capaz de encontrar la motivación necesaria para seguir adelante cuando las cosas se pongan difíciles.

O simplemente, cuando no sepas manejar una situación, decidirás tirar la toalla.

Por eso es tan importante, descubrir lo que te apasiona para que puedas iniciar un negocio desde casa como la mujer emprendedora que llevas dentro.

 

 

Si no sabes qué es exactamente lo que te gusta hacer, te vas a hacer una serie de preguntas.

Por ejemplo: qué te gusta hacer en tus ratos libres, qué consejos te piden tus amigas o conocidos y qué actividades disfrutas hacer sin parar.

Si los fines de semana te dedicas a pintar, ¿Por qué no dedicarte a hacer logos para empresas desde casa?

Se trata de conseguir aquello que te mueva el piso. Siempre hay algo y de eso no cabe la menor duda.

Así que cuando pienses que no te apasiona nada, solo debes buscar un poco más allá. Recuerda lo que te gustaba cuando eras una niña y verás que encontrarás algo.

No olvides que cuando amas lo que haces, nunca lo verás como un trabajo.

 

2. Identifica tus habilidades, conocimientos e intereses

Ya que sabes lo que te apasiona y lo que te interesa, es hora de que identifiques lo que sabes hacer. 

No todo el mundo tiene las mismas habilidades o conocimientos. Esto determina el tipo de negocio que podrías emprender desde casa.

Si eres hábil para hacer algo, significa que tienes los conocimientos para hacerlo con facilidad y destreza.

Y si además de tener la habilidad, tienes también conocimientos más profundos, es hora de que aproveches y lo conviertas en tu nuevo negocio.

Lo mejor es hacer una lista con tus habilidades o conocimientos, junto con tus intereses.

Si tienes las habilidades para hacer lo que te interesa y apasiona… ¡Vas muy bien!

 

 

Una vez que tengas la lista, sería buena idea que ordenaras por orden de importancia tus intereses. Luego, verifica que tengas las habilidades para llevarlo a cabo.

Si las tienes, pues ya tienes una idea de negocio que puedes empezar desde casa como mujer emprendedora.

Por ejemplo: si eres buena con las matemáticas y tienes paciencia con los niños, podrías optar por dar clases particulares desde la comodidad de tu hogar.

Una vez que sabes lo que te apasiona y en qué eres buena, será mucho más fácil de lo que crees.

No tengas miedo y deja volar tu imaginación.

 

3. Conoce los riesgos que puedes correr

No por ser un negocio desde casa significa que no correrás ningún riesgo.

Si bien es cierto que son menores que en un negocio físico, no estarás exenta de ellos. Por eso es necesario que los conozcas sea cual sea el negocio que deseas iniciar.

Siempre tendrás que estar dispuesto a correr riesgos.

La clave está en que los riesgos que corras no sean demasiados. No deben superar a los que estés dispuesta a asumir.

Algunos riesgos pueden ser que no recuperes el dinero que decidiste gastar para comenzar.

O también que inviertas más tiempo del que pensabas y al final, sea una pérdida de tiempo.

Todo puede pasar, por eso es importante que conozcas los riesgos que estás dispuesto a correr y te pongas límites.

 

 

4. Piensa en lo que quieres obtener

Aquí es donde hablamos de una de las cosas más importantes.

Como mujer, madre y ama de casa, no cabe la menor duda de que deseas darte tus gustos y comprar lo que deseas para ti y tu familia.

Para eso solo bastará un negocio que produzca dinero extra.

Por el contrario, si buscas mantener a una familia, es posible que debas emprender un negocio que te genere mayores beneficios.

Para cualquiera que sea tu objetivo, debes responderte ciertas preguntas (sí, otra vez).

Se que puede resultar tedioso, pero es la única manera de saber cuál es el mejor negocio para ti.

 

 

Por eso deberás responder: cuántas horas quieres trabajar desde la comodidad de tu hogar y cuánto dinero quieres ganar.

Si quieres trabajar solo 5 horas al día y ganar $1500 o más, con tan solo cuidar niños no será suficiente.

Deberás buscar otro negocio para emprender desde casa que trabajando esa cantidad de horas, te dé el dinero que estás buscando.

Una vez que sabes la cantidad de horas y la cantidad de dinero, puedes descartar los negocios que no se adapten a tus preferencias.

Y por fin… estarás listo para saber cuál es el mejor negocio para ti.

 

5. Decide qué negocio quieres emprender

Ahora sí, llegó la parte más esperada… ¡Decidir qué negocio emprenderás desde casa!

Ya has descubierto lo que te apasiona y ya sabes qué ideas de negocio podrían resultar bien (gracias a tu lista de intereses y habilidades en común).

Además, conoces los riesgos y las ganancias que deseas obtener, dejando a un lado aquellos que no te convenían.

Eso significa que ya estás lista para ser una verdadera mujer emprendedora.

Para terminar de decidirte, debes de tomar en cuenta las respuestas de todas las preguntas que te has hecho y las opciones que has descartado.

Te deben de quedar pocas opciones, así que la tarea será mucho más sencilla que cuando comenzaste.

En este punto solo debes escoger el que te parezca mejor. Usa tu intuición para decidir cuál sería el negocio perfecto para ti.

Una vez que hayas decidido, solo deberás ponerte en marcha. ¡No pierdas ni un minuto más!

 

 

¿Cómo iniciar un negocio en casa?

 

1. Busca hacer lo que te gusta

Como ya te lo había mencionado antes, lo primero que debes hacer es encontrar algo que te guste.

Cuando trabajas haciendo algo que te apasiona o que te llama la atención, tu motivación se verá repotenciada y podrás superar cualquier obstáculo que se te presente.

Es cierto que algunos negocios desde casa para mujeres emprendedoras podrían ser más rentables que otros.

Pero tú no debes guiarte por eso.

Te aconsejo (por experiencia propia) que encuentres algo que te apasione, que te interese y que seas habilidosa. Eso será una ventaja para ti.

En esta parte deberás hacer uso de la lista que hiciste en la sección anterior.

Tu lista de habilidades o conocimientos junto con tus intereses, será tu mano derecha en este paso.

 

 

Aquí debes de tomar en cuenta tu personalidad. Si eres más espontánea, dispuesta a mantener contacto directo con personas o si bien, eres tímida y prefieres un trabajo más privado.

Si te sientes más identificada con la segunda opción, descarta aquellas opciones como cuidar niños o dar cursos.

Una vez que tengas bien pensado qué te apasiona, para qué eres buena y cómo eres, estarás lista para dar el siguiente paso.

 

2. Estudia y elabora un plan para tu negocio

Luego de tener todos los puntos del paso anterior bien identificados, estudia tu negocio y elabora un plan para llevarlo a cabo. 

Cuando te digo que estudies el negocio, me refiero a que debes comprobar que realmente sea una necesidad.

Para saberlo, pregúntate si soluciona un problema y si existen personas que realmente lo comprarían (en el caso de que fabriques algo desde casa).

También deberás saber cuánto vas a cobrar por el producto o por el servicio que vas a prestar.

Los costos son parte fundamental del estudio. Nunca los dejes por fuera, no te confíes.

Es imprescindible el estudio de tus clientes cuando estás estudiando a tu negocio. Los clientes son la base, sin ellos no existe nada.

El estudio de mercado debe de ser profundo. Así asegurarás el éxito de tu negocio desde casa.

Una vez que estudies el mercado y sus costos. Podrás comenzar a hacer tu plan de negocios, donde llevarás todas tus ideas a un plano mucho más real.

 

 

El plan de negocios jamás puede faltar. Es un soporte para cualquier ocasión que se te pueda presentar.

Y para ti, que deseas buscar negocios desde casa para una mujer emprendedora, esta regla no es una excepción. Así que te enseño cómo hacerlo.

Lo primero que debes saber es que un plan de negocios consta de 3 secciones fundamentales.

 

1. Tu negocio

En esta parte plasmas todo sobre el negocio que piensas emprender.

Aquí deberás estudiar el área que tienes pensada abarcar. Verificar que existen clientes para lo que tienes pensado hacer.

Haz una descripción de ti misma, tus cualidades de mujer emprendedora.

Escribe formalmente lo que te apasiona, los negocios que te gustaría emprender desde casa y tus conocimientos o habilidades.

Por último, en esta sección deberás detallar cómo piensas alcanzar el éxito. ¿Qué te va a diferenciar de los demás?

Tu respuesta va a determinar si los clientes te comprarán a ti o a tu competencia (en el caso de que tengas a una vecina haciendo lo mismo).

 

 

2. Tu cliente

Como ya te lo había mencionado, sin clientes no hay nada.

La clave está en que primero pienses en el cliente y en base a eso, decidas cuál será el negocio que emprenderás desde casa.

Por ejemplo: si piensas en cuidar niños, tus clientes serán serán aquellas madres que deben trabajar en una oficina durante una jornada de 8 horas.

O si piensas en hacer comida, tus clientes podrían ser personas que están por hacer un evento.

Lo importante es que sepas a quién vas a dirigir tus esfuerzos. Tomando en cuenta las edades, géneros, en qué trabajan, dónde viven, etc.

Todo en este momento importa. No dejes que nada se te escape.

Luego, deberás pensar en tu competencia. Por ejemplo: si tienes una vecina que ya hace lo mismo, es recomendable que busques otro negocio.

Por el contrario, si no quieres cambiar de negocio, estudia a tu competencia para ver en qué podrías diferenciarte y sobresalir.

Busca derribarla. No se trata de hacer una guerra, se trata de que tus estrategias sean mejores para que los clientes prefieran tus servicios.

 

 

 

3. Los costos 

Aquí deberás incluir todo lo que gastarás (si es que hay algo) y lo que recibirás.

Al ser un negocio desde casa, no necesitarás de un contador o un software para apoyarte. Con saber lo que quieres será suficiente.

Sin embargo, no significa que no puedas contratar un servicio, para sentirte más segura aún.

Si en tu caso debes de hacer una inversión para poder comenzar, aquí debes agregarla. Te dejo algunos ejemplos para que tomes nota.

Si piensas trabajar desde tu computadora y la que tienes actualmente no es apta, lo más recomendable es que compres una nueva.

Es cierto, deberás hacer un gasto pero luego, podrás ser más eficiente y recuperar esa inversión.

Con respecto a los ingresos, deberás poner un estimado de lo que quieres ganar. Puede ser semana, mensual, por cliente, por pedido, etc.

Luego de esta sección, tu plan de negocios estará terminado y te servirá por siempre.

Aquí podrás ver en qué has fallado y cambiar las estrategias que habías usado antes para conseguir mejores resultados.

 

 

3. Escoge el nombre de tu negocio

Por si antes no habías pensado en esto. El nombre determina la popularidad de tu negocio.

Y por muy fácil que suene, es algo que debes de pensar muy bien. Tiene que ser un nombre original, que no se haya visto nunca antes.

Sobretodo debe de llamar la atención, que motive al cliente a saber de qué se trata.

Para estar segura de que nadie lo tenga, podrías buscar en Internet o a través de las redes sociales el nombre en el que estás pensando.

Si encuentras resultados iguales o parecidos, ¡Cámbialo ahora mismo!

Luego de que tengas tu nombre, podrás a empezar a pensar en las estrategias de marketing para que tu negocio se de a conocer.

 

 

4. Haz publicidad por todos los medios

Cuando hablamos de “estrategia de marketing” nos referimos al modo en el que te darás a conocer para interactuar con tus posibles clientes.

Quizás sea un término que no hayas escuchado antes, pero no tienes nada de que preocuparte.

Lo primero que vas a necesitar será el plan de negocios que hiciste un poco más atrás. Será tu guía para crear un plan de marketing.

Te contaré cómo puedes hacerlo. ¡Más fácil es imposible!

 

 

1. Define todo sobre tu negocio 

Tu negocio es el primer punto a considerar en el plan. Saber lo que harás y ofrecerás con toda seguridad.

Conocer tu producto o servicio te ayudará a determinar el mercado y conocer a tus clientes.

Luego, el mercado que piensas abarcar. Por ejemplo: si vas a hacer comida desde casa, estarías abarcando el sector alimenticio. Si vas a a dar dar clases particulares, estarías abarcando el sector educativo.

Por último, deberás definir el producto o servicio que vas a ofrecer. Sin olvidar ninguna característica.

En esa parte añade los problemas que soluciona, cuál será el precio, estará dirigido a niños o por el contrario, a adultos. Todos los detalles cuentan.

Esto es importante saberlo, ya que te ayudará a saber a qué clientes dirigir tu negocio y tu estrategia.

Todos los datos anteriores te ayudarán a hacer la mejor estrategia.

 

 

2. Establece tus objetivos 

Los objetivos en tu estrategia de marketing son fundamentales.

Te ayudan a saber qué es lo que quieres conseguir con la publicidad que harás.

Algunos de los objetivos más comunes son: conseguir más clientes, darte a conocer, conseguir más seguidores, vender más.

Sin embargo cada quien tiene objetivos personales y aquí deberás tomar en cuenta los tuyos.

 

 

3. Toma la mayor cantidad de datos posibles de tus clientes

Aparte de los dos puntos anteriores, no sería mala idea que recopilaras más datos. 

Mientras más datos tengas mejor será tu estrategia. No importa el tiempo que tardes, lo importante es hacerlo bien.

Por ejemplo, cuánto ganan y si podrían permitirse pagar lo que estás ofreciendo.

Para eso deberás investigar más a fondo, incluyendo sus edades, géneros, zonas donde viven y si es posible las actividades que realizan en su día a día.

Uno de los aspectos más importantes sin duda alguna, es averiguar los medios que usa tu posible cliente. Para ayudarte, te dejo un ejemplo.

Si te diriges a mujeres con hijos pequeños, probablemente no tengan tiempo para revisar las redes sociales.

Por lo tanto, si planeas usar este medio, tus publicaciones deberían ser en la noche, para que estas dispongan del tiempo necesario para verlas.

 

 

4. No te olvides de tu competencia

Tu competencia (en el caso de que la tengas), es muy importante aunque no lo creas.

Lo primero que debes hacer es averiguar si alguna de tus vecinas (o vecinos) se encuentra haciendo lo mismo.

Deberás hacerte preguntas tales como: qué ofrecen, cuáles son sus precios, así como también sus debilidades.

Averigua sus precios y lo que te diferencia de ellos. Si se trata de que tienes mejor calidad, o mejores precios o mejores incluidas, afíncate allí.

No dejes pasar ninguna oportunidad. Nunca sabes cuál podría llevarte al éxito.

Por último, identifica cuáles son las estrategias de marketing que usa y si realmente le están dando frutos.

 

 

5. Decide que medios vas a usar

Ya que sabes todo sobre tu negocio, sobre tus clientes potenciales y tu competencia, ya puedes decidir qué medios usarás para tu negocio.

Esto dependerá del objetivo que te hayas propuesto alcanzar.

Por ejemplo, si tu objetivo es atraer más clientes podrías imprimir tarjetas de presentación e introducirlas en los buzones, dejando tu información de contacto y la dirección de tu casa.

Si buscas que los clientes de tu competencia se conviertan en tuyos, podrías hacer descuentos y promociones.

También puedes usar las redes sociales y el Internet, creando nuevos perfiles o utilizando tus cuentas personales. Aunque lo más recomendable es que crees nuevas cuentas, lucirás mucho más profesional.

 

 

6. Asegúrate de tener el dinero necesario 

Es probable que para comenzar necesites hacer una inversión (no muy alta).

Bien sea para adaptar algún espacio de tu hogar haciendo alguna mejora, o para la estrategia de marketing que decidas poner en marcha.

Para esto deberás hacer un presupuesto.

Es posible que tu sola puedas cubrir los gastos, pero de no ser así deberás buscar financiamiento. No tiene que ser necesariamente en un banco.

Puedes pedir dinero prestado a amigos o familiares. Siempre estarán dispuestos a ayudarte.

Luego, cuando tu negocio desde casa comience a dar sus frutos podrás retribuirles el dinero y empezar a generar dinero para ti.

 

 

7. Evalúa los resultados y aplica cambios

Luego de unas semanas aplicando tu estrategia para darte a conocer y comunicarte con tus clientes, es hora de evaluarla.

Si has cumplido tus objetivos (o estás viendo buenos resultados), pues podrías mantenerla por unos meses más.

Luego, podrás expandirte y añadir más estrategias para que cada vez más gente te conozca a ti y los productos o servicios que ofreces.

De lo contrario, si no has conseguido lo que buscabas, será necesario que revises tus fallas.

Una vez que lo descubras, podrás aplicar los cambios necesarios y olvidarte de aquellas estrategias que no hayan funcionado.

Sin embargo, es posible que hayas aplicado la estrategia en un mal momento. 

Es decir que, una estrategia que no te funcionó esta vez, podría funcionarte más adelante. Todo a su tiempo.

 

 

5. Mejora cada vez más

Si pensabas que no ibas a cometer errores, estás equivocada.

Lo más importante en estos casos es aprender a manejar tus emociones y a no dejarte llevar por ellas. Que hayas cometido un error no significa que debas tirar todo a la basura.

Los errores son los que te hacen llegar al éxito. Gracias a ellos te diste cuenta de que estabas fallando.

Y al saber tus fallas, puedes cambiar y mejorar lo que estaba mal.

Lo importante es que estés preparado para que una problema inesperado no te tome por sorpresa.

Una vez superado sabrás qué hacer para que no ocurra de nuevo.

También mantén una buena atención al cliente. Atiende sus llamadas, responde comentarios y preguntas a través de tus redes y presta atención al correo electrónico.

 

 

La mayoría de negocios suelen descuidar la atención al cliente. Apuesto a que más de una vez te ha pasado.

Responden con retraso los comentarios o simplemente hacen caso omiso de ellos. Haciendo que el cliente busque otra alternativa que si le preste atención a sus necesidades.

¡No caigas en lo mismo! Tu podrías hacer la diferencia.

Con prestar un servicio de calidad, donde estés siempre atento a sus necesidades y a resolver inconvenientes notarás la diferencia.

 

20 negocios desde casa para mujeres emprendedoras

Antes, tener tu propio negocio desde casa siendo mujer, era imposible. Pero en 2018 eso ha cambiado para siempre. Ahora, convertirte en emprendedora es más fácil que nunca (mira los ejemplos de aquí abajo).

Es momento de dejar a un lado las opiniones que dicen lo contrario.

Existen muchas mujeres que hoy en día ganan dinero de esta forma. Sin dejar a un lado a sus hijos y sin pasar jornadas eternas en una oficina.

Tú puedes ser una de ellas y de eso no cabe la menor duda.

En la mayoría de ellas necesitarás hacerte publicidad. Así que te recomiendo que crees cuentas en redes sociales o abras tu propia página web.

Si ya la tienes, estás en el lugar correcto. Si no, no pierdas más tiempo, ¡Hazlo ahora!

Aquí te doy algunas opciones de negocios desde casa para mujeres emprendedoras. Encuentra la que mejor se adapte a ti y comienza a ganar dinero.

 

1. Maneja redes sociales

Muchas de nosotras tenemos buenas habilidades con las redes sociales. Más aún en la actualidad, donde pasamos largas horas observando y comentando publicaciones.

Si ese es tu caso, pues aprovecha esta oportunidad para generar dinero y al mismo tiempo cuidar de tu familia.

Hoy en día millones de usuarios hacen presencia en las redes sociales. Por lo que para un negocio es vital encontrarse allí.

Pero como te habrás dado cuenta, montar un negocio conlleva dedicación y mucho esfuerzo.

Por lo que existen negocios que necesitan contratar a alguien que se encargue de crear perfiles (en el caso de que no tengan) y comenzar a publicar o actualizar publicaciones anteriores.

Deberás hacer buenas fotos de lo que se está ofreciendo y descripciones que despierten el interés del cliente.

También deberás hacerte cargo de la atención al cliente. Es decir, responder comentarios y preguntas que surjan en las publicaciones para poder solucionar.

 

 

Así que si eres experta en Facebook o Instagram, esta es tu oportunidad de ganar dinero de forma sencilla.

Además de que cuentas con la ventaja de poder dejar contenido listo para ser publicados automáticamente.

El dinero que hagas dependerá del negocio que te contrate y de las horas que trabajes, que por lo general no suelen ser muchas.

 

2. Conviértete en decoradora de interiores

¿Te ha pasado alguna vez que llegas a una casa y en tu mente comienzas a imaginar los cambios que le harías?

Pues si la respuesta es sí, ser decoradora de interiores es una buena opción para ti. Y más aún si puedes hacerlo desde tu casa.

Así como lo lees. Los decoradores de interiores online son una realidad.

Este trabajo se trata de convertir espacios en otros muchos más agradables a la vista. Tus clientes podrían variar desde casas de personas conocidas, hasta hoteles, restaurantes y oficinas.

Para comenzar a trabajar como decoradora de interiores en línea deberás hacer publicidad de lo que ofreces.

Podrías usar tus redes sociales para publicar transformaciones que hayas hecho antes en tu propia casa y así los clientes podrán ver tu estilo.

 

 

Cuando tus clientes se pongan en contacto contigo, pídeles imágenes y vídeos del espacio que quieren cambiar.

De esta manera tu creatividad y buen gusto harán de las suyas, convirtiendo el espacio en un lugar increíble.

Es importante que antes y después de finalizar un trabajo, se tomen fotos como testimonio.

Así tu podrás añadirlas a tu portafolio y los clientes verán que tu exitosa trayectoria. De este modo ganarás más clientes y más dinero.

 

3. Redacta artículos y haz traducciones

¿Cuántas personas conoces que tienen su propio blog o página web? Apuesto a que por lo menos una.

Los blogs han sido la fuente de ingreso de muchas personas durante los últimos años y para mantenerse es necesario que publiquen nuevos contenidos 

Sin embargo, muchos de ellos no disponen del tiempo necesario y necesitan a alguien que pueda hacerlo por ellos.

Si consideras que eres buena para crear y redactar nuevo contenido para el blog de alguien, pues no pierdas más tiempo y comienza a ganar dinero desde casa.

Te recomiendo que empieces buscando trabajos en sitios como Gana dinero escribiendo o Upwork para tomar experiencia, y poder desarrollar después tu negocio con éxito.

En el caso de las traducciones, deberás de manejar un segundo idioma.

 

 

Hay traducciones más difíciles que otras. Por lo que deberás buscar una que se adapte a tu nivel, así evitarás problemas con la persona que te contrató.

Pero para que tengas una idea, tus trabajos podrían ir desde traducir un documento, hasta un libro entero.

La ventaja de este negocio es que existen grandes oportunidades y tu podrías hacer una buena cantidad de dinero si encuentras la correcta.

 

4. Abre tu propia guardería

Abrir una guardería en tu casa es más fácil de lo que pudieras imaginarte.

Y si tienes hijos pudiera servirte para cuidarlos y al mismo tiempo, hacerlo con los hijos de otras personas.

Lo bueno es que los padres de los otros niños se sentirán más confiados al dejar en tus manos a sus hijos, ya que tienes experiencia.

Es importante que antes de hacer esto, consultes con sus padres acerca de los alimentos que ellos consumen para que tú no corras con gastos extra.

Por último, como una recomendación. Podrías adaptar un espacio de tu casa para los niños.

En esta área puedes incluir juegos para que se mantengan distraídos durante al día o bien, podrías quedarte con ellos haciendo diferentes actividades.

 

 

5. Asesora a otros padres

En el caso de que seas madre, este negocio podría caerte como anillo al dedo.

Los niños pasan por diferentes etapas a lo largo de su vida: no hacen caso, no quieren dormir, no quieren comerse la comida, etc.

Lo que termina en problemas y discusiones, ya que las madres (y padres) no saben lidiar con la situación.

Para este negocio tienes varias opciones, podrías crear un blog donde hables sobre temas de interés y quienes deseen, podrán pagar para asesorías privadas.

También podrías tener tu propia página en Facebook y cobrar por las consultas que te hagan por privado.

Si prefieres, podrías hacer tus consultas a través de vídeollamadas en Skype o la plataforma de tu preferencia. Busca siempre adaptarte a las preferencias del cliente.

No se trata de ser psicóloga. Se trata de aconsejarlos de acuerdo a tu experiencia.

 

 

6. Vende tus manualidades

Si piensas que hacer manualidades se trata únicamente de hacer collares y pulseras, te equivocas.

Las manualidades incluyen cuadros, casas de muñecos y cualquier artículo que seas capaz de hacer con tus propias manos con o sin herramientas.

Te recomiendo que crees cuentas en redes sociales como Instagram o Facebook para promocionarte.

Una vez que tengas la cuenta, deberás comenzar a subir fotos donde se aprecie bien el producto. Podrías poner los precios en la publicación o solicitar que te contacten por mensajería privada.

También podrías hacer presencia en Etsy o Mercado Libre.

Para lo único que tendrías que salir de casa sería para hacer los envíos.

Te sorprendería saber el valor que le dan hoy el día a los artículos hechos a manos. Aprovecha tu creatividad y gana dinero desde casa haciendo lo que te gusta.

 

 

7. Deshazte de lo que no uses

Muchas veces tenemos nuestro hogar repleto de artículos del pasado, que ya no usamos y no necesitamos.

Para salir de ellos y a su vez hacer de esto un negocio, donde ganes el dinero que extra que necesitas deberás seguir unos pasos muy sencillos.

Lo primero que deberás hacer será identificar lo que vas a vender.

Luego, deberás tomar buenas imágenes, donde se aprecien las características del artículo y subirlas a Mercado Libre, Ebay o la plataforma que más te agrade.

Junto con las imágenes deberás crear una buena descripción, que incite al cliente a comprar.

Una vez hayas terminado, deberás mantenerte atenta a los comentarios que hagan en la publicación. No querrás perder un cliente por un descuido como este.

 

 

8. Comparte tus conocimientos y habilidades

Convertirte en profesor online es una opción que deberías considerar sin duda alguna.

El saber dos idiomas es una gran ventaja, no solo puedes hacer traducciones, sino que también puedes dar clases virtuales.

Cualquier conocimiento que tengas puede ser compartido. Las personas cada día quieren aprender un poco más.

Desde matemática y química, hasta cómo tocar cualquier instrumento musical o realizar ejercicios para tonificar el cuerpo. Existen infinidad de talentos que puedes enseñar.

Lo más recomendable es que tengas tu propia página web o blog y ofrezcas tus servicios por ahí.

La conexión a Internet y una cámara web son vitales. A través de ellas te comunicarás con tus alumnos así que encárgate de que estén perfectas.

 

 

Podrías usar Skype para las vídeollamadas, siempre y cuando la conexión te permita comunicarte con fluidez.

Por último, podrías recibir a tus alumnos en casa y adaptar un espacio donde puedan ambos puedan sentarse.

 

9. Vende cursos en línea

Si tu conexión a Internet no es la ideal para mantener una buena vídeollamada, no es excusa para no compartir tus conocimientos de otra forma.

No es igual al negocio anterior, aunque tengan ciertas similitudes.

La principal diferencia es que acá solo tendrás que trabajar al principio, cuando tengas que crear el contenido. Luego, generarás dinero por cada descarga o compra.

Si tienes una buena cámara o incluso, un teléfono podrías grabarte tu mismo. Siempre y cuando sea de alta calidad.

Por el contrario, si se trata de un curso escrito, podrías escribirlo en tu ordenador y compartirlo como un archivo en PDF

Una vez tengas listo el contenido que vas a ofrecer, podrías usar plataformas como Udemy o Tutellus

Gracias a ellas podrás vender los mismos cursos una y otra vez, y tu estarás ganando dinero constantemente.

 

 

10. Cocina y vende lo que prepares

Así como existen muchas mujeres que le huyen a la cocina, también existen otras que disfrutan cocinar y hacer que sus allegados degusten sus exquisiteces.

Si te identificas con la segunda opción, lo mejor que puedes hacer es cocinar en tu casa y vender lo que prepares.

Además, con una buena planificación serás capaz de hacer todas tus actividades personales sin dejar de ganar dinero.

Existe una gran cantidad de personas que no dispone del tiempo necesario para preparar sus comidas antes de partir al trabajo.

Y ciertamente, comer fuera de casa todos los días puede salirse de su presupuesto y ser poco saludable.

Por otra parte, existen empresas que realizan eventos y necesiten de una persona como tú para degustar a sus invitados con refrigerios.

 

 

Así que te aconsejo que te especialices y publiques un menú únicamente con lo que prepararás. Así será más fácil determinar quienes serán tus clientes.

Es decir, si venderás únicamente refrigerios para fiestas, platos tradicionales o comidas veganas.

Una vez que lo sepas, encárgate de hacerte publicidad. Comenta con amigos sobre tu nuevo negocio y publícalo en tus redes para que comiencen a contactarte.

 

11. Organiza eventos

Si lo tuyo definitivamente no es la cocina. Podrías optar por organizar eventos para otros negocios que lo requieran.

No te mentiré, organizar eventos conlleva de un gran esfuerzo y dedicación para que nada se escape de tus manos a último minuto.

Pero si eres una mujer emprendedora, organizada y creativa, no cabe duda de que brillarás.

Lo primero que debes hacer es determinar el tipo de cliente. Pueden ser: parejas que están por casarse, empresas que celebrarán un evento o fiestas de amigos cercanos.

Para este tipo de negocios la comunicación es vital. Así evitarás malos entendidos.

Para ello, sin salir de casa deberás hacer llamadas y estar siempre al pendiente de cualquier necesidad de tu cliente.

 

 

Te deberás encargar de conseguir a los proveedores y a quienes realizarán las tarjetas de invitación, la decoración y la comida.

Si tú misma eres capaz de hacer todo, pues solo deberás salir de casa para transportar lo que has hecho. 

De resto, trabajarás siempre desde casa, compartiendo con tu familia y disfrutando tu vida.

 

12. Conviértete en asistente virtual

Existen muchos empresarios, repletos de reuniones y de tantas por hacer que no saben ni por donde comenzar, por lo que la demanda es cada vez mayor.

Un asistente virtual es capaz de trabajar desde cualquier parte del mundo y puede prestar muchos servicios.

Entre ellos se encuentran: llamadas telefónicas, manejo de correos electrónicos, programar reuniones y citas, planificar viajes, etc.

Sin embargo, esto puede variar dependiendo de las necesidades del cliente.

Para encontrar trabajo deberás ofrecer tus servicios a través de plataformas como UpWork o Freelancer.

La ventaja de este negocio es que puedes hacer todo a través del ordenador o con tu dispositivo móvil, no tendrás que poner un pie fuera de casa.

Así como tampoco necesitarás de conocimientos muy profundos. Con saber administrar el tiempo será suficiente.

Aunque si lo deseas, existen cursos online y vídeos explicativos que podrían darte mayores conocimientos para generar grandes beneficios.

 

 

13. Renta una habitación

Si en casa tienes una habitación desocupada o llena de artículos viejos, sácale provecho admitiendo un inquilino en ella.

Este es un negocio que podría generar buenas cantidades de dinero, sin importar la época del año.

Bien sea por vacaciones, estudiantes de intercambio o pocos recursos para alquilar un departamento, siempre hay gente en busca de un cálido lugar para vivir.

Dependiendo del cliente, podrías alquilar la habitación por un fin de semana, un mes o el tiempo que este necesite.

Incluso, si quieres ganar más dinero podrías incluir desayuno o una comida principal y cobrar un poco más.

Para conseguir un inquilino, publica tu habitación en redes sociales o en plataformas como Airbnb y añade todas las características y requerimientos.

Sin embargo, intenta que sean personas de las cuales tengas una referencia. No querrás tener problemas admitiendo a alguien que no conoces.

 

 

14. Crea tu propia agencia de viajes

Si estás buscando una idea de negocio desde casa para mujeres emprendedoras como tú, pues la venta de boletos aéreos es una excelente opción.

Tu trabajo consistirá en conseguir los boletos de tus clientes y tu cobrarás un porcentaje por cada venta.

Para que te des a conocer deberás tener tu propia página web y publicar tu nuevo emprendimiento. 

Procura proporcionar tu correo electrónico y un número para que puedas mantenerte en contacto con el cliente a cualquier hora.

Una vez que hayas construido tu cartera de clientes podrás expandir tus horizontes. Incluso podrías ser la agencia de viajes personal de tus amigos.

Y aunque no lo creas podrías hacer la experiencia mucho más placentera

¡Añade servicios de transporte y alojamiento! No cabe duda de que querrán volver a contratar tus servicios.

 

 

15. Vende tortas y postres

Quizás lo tuyo no es la comida salada, sino las comidas dulces y… ¿A quién no le gustan los dulces?

Podrías comenzar tu propia pastelería desde casa preparando tus mejores recetas o aprendiendo nuevas. Tortas, galletas, cupcakes y todo lo que se te ocurra es válido.

Sin embargo, te recomiendo que te especialices en un solo postre al menos al inicio. Así podrás organizarte mejor.

La ventaja es que es un negocio con mucha demanda. A diario se celebran cumpleaños, eventos y reuniones de las que tu podrías ser parte.

Puedes ofrecer tortas y galletas decoradas según el tema del cumpleaños. La presentación es fundamental.

Los clientes únicamente deberán retirar su pedido por tu casa y verificar que todo se encuentre en orden.

Recuerda tomar buenas fotos de tus creaciones para que comiences a publicarlas en redes sociales o en tu página web y así atraer más clientes.

 

 

16. Conviértete en entrenadora personal

Si te gusta hacer actividades físicas y tienes una certificación, podrías ayudar a aquellos a los que todavía les cuesta un poco.

La salud es fundamental y nuestro cuerpo nos acompañará para toda la vida, por lo que debemos cuidarlo al máximo.

Los gimnasios no son accesibles para todo el mundo, por lo que podrías ejercitarte y ayudar a alguien a hacerlo desde la comodidad de tu casa.

Existen infinidad de rutinas que puedes hacer: para tonificar, para perder unos centímetros o para ganar músculos.

Si tienes un jardín fuera de casa, podrías realizar las actividades al aire libre, pero si no, no hay ningún problema. Un espacio dentro de casa estaría bien.

Siempre y cuando puedan moverse y estirarse con facilidad.

 

 

Para lucir más profesional y ofrecer mayor variedad de rutinas, podrías comprar implementos como: cuerdas, pelotas medicinales, pequeñas mancuernas, etc.

Tus clientes harán eco de las transformaciones que han visto en su cuerpo y tu poco a poco irás ganando fama.

Luego, deberás organizar tu día y fijar horarios para cada uno de tus alumnos. La organización es la clave.

 

17. Vende cosméticos y productos de belleza

A las mujeres nos encanta cuidarnos y lucir nuestro rostro radiante, ¿O me equivoco?

Este trabajo se trata de convertirte en representante de ventas de una marca. Sé que suena complicado, pero la verdad es muy sencillo.

Una representante de ventas recibe los productos de la marca y luego, cobra una comisión por cada venta que haga.

Así que mientras más productos vendas, más dinero vas a recibir.

Si tienes amigas, compañeras de trabajo anteriores e incluso familiares, no dudes en invitarlas a tu casa y mostrar todos los productos que ofreces.

Si tú los has probado anteriormente, tus compradoras se sentirán en confianza para probarlos.

Lo importante aquí es que tengas los conocimientos básicos sobre estética, para poder recomendar los productos según el tipo de piel.

 

 

También podrías colocar los productos en tus redes sociales o página web, junto con su descripción.

Para coordinar las entregas deberás hacer entregas personales o a través del correo.

 

18. Ayuda a vestir a otras personas

Si tienes buen gusto, esta es una oportunidad que no puedes dejar pasar.

A muchas mujeres (y hombres) les cuesta decidir qué prendas usar. Además de que no saben si realmente se adaptan a su cuerpo.

Como sabrás, todos los cuerpos son distintos, pero siempre encontrarás algo con lo que luzcas increíble.

Así que si lo tuyo es la moda y aprovechar los mejores descuentos de las tiendas, puedes ayudar a estas personas.

Es importante que te especialices de acuerdo a lo que más te guste y conozcas. Por ejemplo: si sabes acerca de los mejores descuentos en camisas de mujer, quédate con este sector.

Así podrás organizarte y ver los resultados. Luego podrás explorar con la ropa de hombres.

Comenta con tus amigas y familiares y que estas a su vez hagan lo mismo, así más personas conocerán tu trabajo y ganarás más dinero.

 

 

19. Diseña blogs y páginas web

Cada día, cientos de usuarios comienzan sus propias páginas web y blogs, lo que significa una oportunidad de negocio para ti.

Si ya tienes tu propio blog o página será pan comido, siempre y cuando manejes programas de diseño web.

Si por el contrario aún no tienes uno o estás comenzando, te aseguro que más pronto que tarde podrás ayudar a otros que desean hacerlo pero no saben cómo.

Este trabajo consiste en crear plantillas o imágenes que harán lucir increíble al blog que las use.

Luego, tus creaciones podrás venderlas en plataformas como Themeforest y ganar dinero cada vez que alguien las compre.

Otra forma de ganar dinero sería haciéndote cargo de la página web o blog de una empresa o negocio, lo que incluiría todo el diseño y mantenimiento.

Así que si tienes habilidades en el manejo de programas de diseño web o HTML, no dejes pasar esta oportunidad.

 

 

20. Crea tu propia línea de ropa

La ropa es esencial para la vida de cualquier persona, aunque sin duda alguna lo es más para los mujeres.

Es por esto que tu podrías crear tu propia marca, con las prendas que se te haga más fácil diseñar.

Para esto deberás hacer una inversión, donde incluyas telas, máquina para coser, tijeras, botones y todos los implementos necesarios.

Podrías hacer unos modelos que sirvan como referencia a las clientes que desean ver parte de tu trabajo.

Si tu lo consideras, podrías pedirle a las clientes que te cuenten qué tipo de prenda quieren para que sea diseñada por ti. 

También podrías añadir servicios de estampados. Aunque para ello necesitarás una impresora que cumple con esta función.

Es un aparato pequeño, pero un tanto costoso, así que te recomiendo que lo dejes para después. Para esto deberás tener más experiencia.

Existen diversos mercados dentro del mundo de la moda, busca el que mejor se adapte a tus habilidades e intereses.

 

 

Como verás, tener un negocio desde casa siendo una mujer emprendedora no es imposible como muchos lo hacen ver.

Como mujer debes aprovechar tus dones y ponerlos a valer. Demuestra de qué estás hecha y conviértete en una verdadera mujer emprendedora.

8 comments on “20 negocios desde casa para mujeres emprendedoras

  1. gracias por esta v aliosa informacion la verdad es que me apasiona leer y me he inscrito en varias paginas de encuestas y no me llega ninguna,me darias un tips para saber mas sobre el campo de las encuestas,gracias de antemano

  2. de verdad que nesecito el negosio necesito plata soy pobre y necesito un trabajo de lo que se no vivo con mi famalia vivo hurmirdemente soy d evenezuela donde las cosas se ven que aveces le pido a dios que esto cambie por favor ayudeme

  3. Deseo corregir textos en español, antes de ser editados. Pueden ser folletos, libros de texto, diarios, periódicos, propagandas, etc. Docente con amplia formación.

    • ¡Hola Alicia! Podrías hacerlo desde casa, en la última sección del artículo, la idea número 3 es ideal para ti. En vez de redactar, podrías editar.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *