Cómo empezar tu propio negocio de uñas sin dinero en 2018

Montar un negocio de uñas para realizar manicuras y pedicuras es una excelente idea si estás buscando emprender y tener tu propio negocio.

Pero por experiencia propia también sé que si todavía no tienes tu propio salón de belleza es porque piensas que es imposible, que necesitas ser toda una experta en negocios o en el área de la belleza para que tu local tenga éxito.

Yo pasé por lo mismo: llevaba años pensando en abrir mi propio salón de manicura. Pero siempre había algo que me lo impedía, y dejaba mi sueño apartado a un lado…

En realidad, sólo estaba poniendo excusas para no arrancar mi proyecto.

Unas veces me mentía a mí misma diciéndome que no tenía dinero, otras era el tiempo lo que me faltaba, de vez en cuando el miedo a fracasar se apoderaba de mí…

Al final, me di cuenta de que con esas mentiras los años pasaban, y yo seguía sin atreverme a hacer lo que tanto deseaba desde hacía mucho tiempo. Así que me decidí.

Di el salto, y por fin inicié el negocio de uñas con el que siempre había soñado. Esto fue hace 2 años, y puedo decirte que es la mejor decisión que he tomado en toda mi vida.

Y por eso hoy vengo a demostrarte que si es posible y fácil, más de lo que pudieras imaginarte.

Olvídate de convertirte en un sabelotodo para tener éxito. Con lo poco que ya tienes es suficiente.

Y de seguro dirás: “pero si no tengo nada”. Pues es justo ahí donde te equivocas. Tienes todo para comenzar tu propio negocio de uñas y aquí lo vas a descubrir.

No necesitas hacer una inversión multimillonaria, sácate esa idea de la cabeza. En el mundo de la manicura y pedicura tienes muchas opciones que puedes comenzar con un tan solo un par de billetes.

Mi consejo es que no esperes a que el negocio se haga realidad por arte de magia. Comienza ahora y verás que lo logras en menos de lo que piensas.

Este negocio se adapta a cualquiera. Y si yo pude lograrlo, no me cabe la menor duda de que tú también podrás hacerlo.

Con esta guía que he preparado querrás empezar ya mismo… Recuerda que el éxito solo depende de ti.

 

 

¿Qué se hace en un spa de uñas?

En un spa de uñas no solo te liman y pintan las uñas de diferentes colores. También te colocan uñas postizas: de gel, de porcelana y acrílicas con el diseño que más te guste.

La diferencia entre esos 3 tipos de uñas postizas es el material con el que las hacen.

Las de gel son las más modernas y se adhieren a tu uña gracias a una lámpara de rayos ultravioletas.

Las acrílicas (son las más usadas) y se hacen con un líquido especial, que al secarse forman una capa dura parecida a un plástico.

Por último, las de porcelana que son muy parecidas a las acrílicas, solo que se hacen con fibra de vidrio. El cliente puede escoger la que quiera y pedirte que la decores a su gusto.

Sin embargo, es tu deber informarles a las clientas los posibles riesgos que podrían correr al colocárselas. Y por supuesto contratar personal con experiencia para evitar que algo malo suceda.

El personal (o tú mismo) será el encargado de hacer que las uñas de los clientes luzcan fantásticas.

Deberán limar las uñas con la forma que más le guste al cliente, remover la cutícula, hidratar las manos y esmaltarlas.

 

 

Por otra parte, en un spa de uñas también puedes ofrecer servicios complementarios. Te dejo algunas ideas que podrían servirte: tratamientos de belleza faciales y corporales, limpiezas de cutis y masajes relajantes.

Y ¿por qué no añadir también servicios de depilación? Te puedo asegurar que te traerá muy buenos resultados.

En un spa de uñas puedes ofrecer de todo, mientras más variedad ofrezcas, conseguirás que personas de todo tipo se conviertan en tus clientes fijos.

Aquí lo importante es que te prepares tú y a tus futuros empleados para dar lo mejor de sí mismos.

Y OJO: ¡no te vuelvas loca queriendo empezar con todos los servicios desde el primer día!

Sé que querrás hacerlo, porque a mí me pasó lo mismo. Pero lo mejor es que vayas agregándolos poco a poco para tener todo bajo control.

 

Requisitos para abrir un salón de uñas

Los requisitos que necesitarás tener para abrir un salón de uñas son simplemente un plan de negocios, un local bien ubicado, empleados, herramientas de trabajo y las licencias y permisos que ahora te contaré a continuación.

Seguramente uno de los motivos que más te frenaba antes de comenzar tu negocio de manicura era pensar que los requisitos eran imposibles de conseguir y a mí me pasó igual.

Pero… ¿qué pasaría si te digo que son fáciles y rápidos de obtener? Te apuesto a que comenzarías ya mismo.

Aquí te los dejo para que puedas empezar cuanto antes.

 

1. Un plan de negocios

Un plan de negocios es simplemente la base que te ayudará a seguir el camino y los pasos correctos durante todo el proceso de apertura de tu negocio.

Será la guía que te sacará de apuros si cometes un error, así como también para verificar en qué has fallado para hacer los cambios necesarios.

Tener un plan de negocios asegurará tu éxito como emprendedor. No cometas el error de no tener uno.

Para darte una idea más clara, un plan de negocio está compuesto por varias partes fundamentales para alcanzar todos tus objetivos.

La primera parte habla sobre tu negocio en general, sobre lo que harás allí, los valores que transmitirás, la visión a futuro y tu historia profesional.

 

 

Luego, la segunda sección va a tratar sobre las estrategias que usarás para darte a conocer y el estudio que le harás al mercado y a tus clientes para saber si tu negocio es viable o no.

Quizás sea la parte que más tiempo te tome. Pero te aseguro que no tardarás miles de años. 

Por último, te encargarás de la parte financiera, es decir, de identificar si necesitarás un préstamo o puedes hacerlo con tu propio dinero, lo que piensas vender y ganar, etc.

De igual forma en la siguiente sección te explicaré como hacerlo.

Solo ten en cuenta que no es necesario que escribas un libro, es preferible que sea corto, preciso y fácil de entender.

Haz click aquí abajo para ver una guía paso a paso sobre cómo hacer un plan de negocios para tu salón de manicura:

 

  >> Cómo Crear Tu Plan De Negocios  <<  

 

2. Un buen local

Cuando ya tengas tu plan de negocios, deberás encargarte de conseguir un local apropiado. Y también de investigar si realmente en esa zona se necesita un salón de uñas.

No sirve de nada que lo pongas allí si hay uno en cada esquina. El lugar donde decidas abrir tu nuevo negocio dependerá de varios factores que te ayudarán a alcanzar el éxito o a fracasar.

Yo te recomiendo que comiences en un área que sea de fácil acceso para ti y para los clientes que quieran visitarte.  Si es posible, intenta que tenga un espacio para aquellos clientes que tengan auto y así puedan estacionarlo allí.

También deberás tomar en cuenta que tenga baños en buen estado, que tenga una buena iluminación y ventilación, que no sea tan pequeño, etc. Las características de tu futuro local son más importantes de lo que creías.

Pero no te preocupes, en la siguiente sección te diré paso por paso cómo encontrar el sitio perfecto para que tu negocio de uñas sea el más adecuado para tus clientes.

 

 

3. Contratar a empleados capacitados

Otro de los requisitos para comenzar es conseguir a los empleados apropiados que van a trabajar contigo.

Estas personas deben cumplir con ciertas condiciones, ya que serán las encargadas de relacionarse directamente con los clientes. Deberán ser capaces de escuchar y entender qué es lo que el cliente está buscando.

Muchas veces te encontrarás con clientes exigentes, por lo que debes darles justamente lo que están buscando para ganarte su confianza.

No es necesario que sean unos expertos al comienzo, pero tampoco pueden ser personas sin ningún conocimiento. Claro, con el tiempo se irán convirtiendo en profesionales, pero no por eso deberás prestar un mal servicio al inicio.

Por eso lo más recomendable es que contrates algunas personas veteranas y otras con menos experiencia. Así quienes no tengan experiencia podrán agarrar consejos y los trucos de los más experimentados, para ir mejorando sus técnicas.

Además de que los experimentados serán los encargados de cumplir con aquellos clientes más exigentes.

Lo importante es que todos brinden una excelente atención y logren ganarse el cariño y la confianza de sus clientes. Si tus empleados no dan la talla, lo más probable es que la gente no vuelva.

Y por si no lo sabías, la idea es que tus clientes se vuelvan fieles a tu negocio. Que siempre que quieran tener unas uñas perfectas recurran a tu salón.

 

 

4. Herramientas necesarias para trabajar

En un salón de uñas, los empleados necesitarán tener todos los implementos para trabajar.

Los más comunes en un salón de uñas son: limas, cremas y removedores de cutículas, corta uñas y esmaltes de diversos colores. Así como también removedores de esmaltes, exfoliantes y toallas.

Ahora, si ofrecerás servicios adicionales como masajes, limpiezas faciales y depilaciones, los implementos serán distintos. Por ejemplo, para los masajes: aceites, para las limpiezas: jabones especiales y para las depilaciones: usar cera o bandas para depilar.

Es importante que decidas si tu proporcionarás los implementos o cada uno deberá conseguirlos. Si vas a proporcionarlos tú, te recomiendo que investigues antes de seleccionar un proveedor.

Si buscas implementos de menor calidad por un precio menor o si buscas calidad por un precio mayor. Todo va a depender del dinero que invertirás.

Consulta primero con otras personas a ver qué proveedor les ha funcionado bien. Intenta que sea de confianza para evitar problemas.

Si por el contrario, vas a pedirles a tus empleados que consigan sus propias herramientas, será mejor que les des una lista. En esa lista deberás incluir todo lo necesario si desean trabajar en tu salón.

Es importante que todos tengan lo que se necesita para atender a los clientes. De lo contrario darán una imagen poco profesional.

 

 

5. Permisos y licencias

Por último (pero no menos importante) deberás tramitar los permisos y licencias para comenzar a trabajar.

Si bien es cierto que en cada país los requisitos son diferentes, existen algunos que son obligatorios en cualquier parte del mundo.

Así como también el país donde decidas abrir el salón podría tener requisitos específicos. Por lo que te recomiendo que vayas a tu ayuntamiento y preguntes si tienes todo lo necesario o debes gestionar algún documento adicional.

De igual forma, te diré en esta sección los 4 trámites que yo hice para abrir mi negocio de manera legal y que también te ayudarán a abrir el tuyo.

El primero es el alta en el registro de contribuyentes y debes hacerlo en la administración de Hacienda de tu país.Allí deberás solicitar una cita para obtener un número de identificación. Eso sirve para que tu negocio quede inscrito en el registro y puedas comenzar a trabajar en él.

El segundo trámite es hacer la inscripción en el Registro Mercantil, allí vas a matricular tu negocio. Este registro deberás renovarlo una vez al año y pagar los impuestos que te correspondan.

 

 

Luego, deberás inscribirte en la Seguridad Social. Este paso es súper importante, ya que al tener empleados podrás pedir la cotización del seguro de la salud para cada uno de ellos.

El último trámite que deberás hacer para que tu salón comience a producir es la licencia de apertura. Debes solicitarla en el ayuntamiento y llenar la planilla con los detalles, objetivos y detalles del lugar donde vas a abrir tu salón de uñas.

Se que puede parecer difícil, pero la verdad es que no lo es en lo absoluto.

Piensa en que después de estos trámites podrás disfrutar de todos los beneficios del salón de uñas que siempre has soñado tener.

Y recuerda: ser constante y dedicado también es un requisito para abrir un negocio.

 

¿Cómo montar un negocio de manicura?

Si estás pensando en montar un negocio de manicura, hay ciertas cosas que debes de tomar en cuenta para comenzar.

Lo mejor para cualquier tipo de negocio es planificarse antes de dar los primeros pasos. Así que lo primero que deberás hacer es pensar en lo que vas a ofrecer a tus futuros clientes.

También deberás conocerlos para saber si realmente necesitan de tus servicios.

Ya que el negocio de la manicura tiene muchas opciones, deberás escoger una de ellas o aquellas que más te convengan. Si estás por comenzar, te recomiendo que no te compliques mucho y te decidas pronto.

Si será un negocio únicamente de arreglo de uñas, o vas a colocar uñas acrílicas y quizás de gel. El punto es que decidas algo en específico.

Una vez que ya sepas qué vas a ofrecer, podrás comenzar a hacer tu plan de negocios.

 

 

Por si no sabes qué es un plan de negocios, aquí te lo voy a explicar.

Un plan de negocios sirve para transformar tus ideas y pensamientos en algo real. Dejarás de soñar con tu negocio de manicura, para empezar a dar los primeros pasos que te ayudarán a montarlo y a que se mantenga en el tiempo.

También te ayudará a no perderte en el camino y a mantenerte en la vía correcta para alcanzar tus objetivos.

Tu plan de negocios debe de estar conformado por 3 secciones que no pueden faltar por nada del mundo.

La primera debe incluir la visión general de tu negocio de manicura. Allí debes describir de qué va a tratar, lo que quieres lograr y por qué crees que va a tener éxito.

Así como también mencionar a tus socios (si es que los tendrás) y las personas que trabajarán para ti.

Luego, en la segunda sección detallarás a fondo tu negocio de manicura. Allí describirás todo con lujo de detalles: cómo serán tus clientes potenciales y las estrategias que piensas usar para que estos se enteren y te prefieran a ti antes que a tu competencia.

La tercera sección es la más importante para tus posibles socios y también si pedirás financiamiento. Se tratará acerca de todas las cifras de tu negocio de manicura.

Y cuando digo “cifras” me refiero al dinero que piensas ganar y al que deberás invertir para ponerlo en marcha.

Para que se te haga más fácil de entender, te explicaré como dividir esta sección y así ayudarte a evitar los errores que yo cometí.

 

 

La primera parte tendrá tu proyecto financiero, y es VITAL si vas a buscar inversionistas. Ahí vas a escribir los ingresos y gastos que tu salón va a conseguir durante los primeros 3, 6 y 12 meses.

Hazlos con expectativas realistas. No servirá de nada hacerlo con las expectativas que tú deseas para que luego tu inversionista rechace la propuesta.

Lo mejor es hablar con la verdad, así quien decida financiarte deberá asumir los riesgos si algo sale mal.

La segunda parte se tratará de especificar cuánto dinero vas a necesitar para cualquier actividad que vayas a realizar en el salón. Allí debes incluir el dinero para cada tarea, para los sueldos y también para los materiales.

Aunque lo más importante para los inversionistas que lo lean serán el tiempo que vas a necesitar para recuperar la inversión y las ganancias que va a recibir.

Una vez que hayas escrito todo lo que te he dicho, tu plan de negocios estará terminado y listo para entregárselo a los inversionistas.

Por lo general, los préstamos se les piden a los bancos, el problema es que te cobrarán altas comisiones y estarías pagando mucho más. Te recomiendo que lo converses con tus familiares, amigos y conocidos y les pidas dinero prestado.

Explícales de qué trata el negocio, cuáles son los riesgos que podrían correr y también cuánto tiempo tardarías en devolverles el dinero que te prestaron.

Otras opciones serían conseguir el dinero por tu propia cuenta vendiendo objetos que no uses o no necesites. Puedes hacerlo en páginas como Mercado Libre o Ebay y así conseguir el dinero que necesitas para financiar tu negocio por tu propia cuenta y sin deberle nada a nadie.

Es una buena forma de demostrarte a ti mismo que eres capaz de hacer lo que sea por tu negocio.

En últimas instancias acude a los organismos competentes de tu país para que te brinden ayuda para pequeños empresarios.

Para todo esto vas a necesitar el plan de negocios que hiciste en el paso anterior. Muéstralo como prueba de que es un negocio seguro y con bases establecidas. Que observen que va en serio y que vas a cumplir lo que prometes.

Lo importante es que nunca te rindas y busques soluciones. Jamás te quedes con los brazos cruzados.

Una vez que tengas el dinero, comienza a buscar un local que se adapte a lo que estás buscando y a tu bolsillo.

 

 

Si únicamente trabajarás uñas, asegúrate de que tengas el espacio suficiente para colocar las mesas y sillas. Ahora, si vas a ofrecer servicios adicionales deberás tener cubículos extras.

También deberás tomar en cuenta el espacio donde irá la caja registradora, el espacio para poder caminar en el salón, baños, etc. Procura que no quede todo muy ajustado, así tus clientes estarán cómodos. 

Luego, deberás ocuparte de la ubicación del local, la cual no puedes pasar por alto. La ubicación es fundamental si quieres tener éxito, si buscas un local escondido tus clientes no querrán ir hasta allá. 

Fíjate en que tenga estaciones de transporte público cerca, así quienes no tengan carro podrán llegar. Para aquellos que tengan carro, procura tener algún espacio para que puedan estacionar sus autos allí.

Y no dejes a un lado el tamaño, así tus clientes estarán cómodos y se sentirán a gusto.

Para conseguirlo puedes usar Internet y buscar en páginas de anuncios de alquileres.

Una vez que hayas solucionado dónde vas a abrir tu negocio de manicura y tengas el espacio disponible, podrás contactar a los proveedores. Si lo haces antes, no tendrás el espacio disponible para almacenar la mercancía.

Los proveedores son los encargados de vender la mercancía a un precio accesible, para que puedas comprar al mayor.

Lo primero que debes hacer es investigar a aquellos proveedores que se adapten a lo que buscas. Quédate con una lista de los mejores y luego, escoge a aquél que te ofrezca el mejor precio.

 

 

Si no cuentas con tanto dinero para esto, será mejor que te inclines por artículos de menor calidad.

Si consigues una buena cantidad de dinero, entonces podrías comprar mayor calidad o ahorrar un poco de dinero comprando algo más económico. La ventaja es que, al ofrecer mayor calidad, podrás cobrar cantidades mayores para recuperar la inversión.

Lo mejor que puedes hacer es que antes de escoger a un proveedor, consultes con otras personas que les hayan comprado. Así podrás verificar que estás comprando realmente lo que necesitas y no tendrás que perder más tiempo contactando a otro.

Por último, ya cuando tengas tu plan de negocios, tu local bien ubicado y tus proveedores, estarás listo para dar el siguiente paso: conseguir que tu negocio sea conocido para recibir cada vez más clientes.

Para lograrlo deberás tener una buena estrategia publicitaria. Y aquí te ayudaré a lograrlo.

Si te recuerdas, uno de los primeros pasos que debes hacer antes de comenzar un negocio de uñas es estudiar a tu cliente y aquí vas a necesitar ese estudio.

Una vez que sabes cuáles son los medios de comunicación que utilizan, podrás hacerles llegar la información por ahí. 

En el caso de que sean clientes tradicionales, lo más recomendable es que imprimas volantes. Los volantes que imprimas podrías entregarlos a los vecinos que vivan cerca de tu nuevo salón.

O también podrías ir a edificios empresariales y entregarlos en las oficinas para que sus trabajadores quieran probar de tus servicios.

Otras opciones para clientes tradicionales podrían ser los anuncios. Existen muchos tipos de anuncios, sin embargo, te recomiendo que los coloques en paradas de buses o en periódicos.

Si por el contrario, tus clientes son más tecnológicos… ¡Usa las redes sociales e Internet!. 

Las redes sociales son tu mejor opción para que tus clientes se enteren de lo que estás ofreciendo. Puedes usar Facebook, Instagram, Twitter o incluso Youtube. El detalle será que publiques a las horas correctas y que sea contenido de calidad.

Todos los clientes son diferentes y revisan sus móviles a horas diferentes, así que lo mejor será que vayas probando cada día uno nuevo. 

Es posible que algunas de tus clientes tengan hijos y no puedan revisar sus móviles en las mañanas, en ese caso deberás publicar en la tarde o en la noche. Durante esas horas, las madres están ya en sus casas descansando y tendrán el tiempo necesario para usar el móvil.

En cuanto a otro tipo de publicidad por Internet, puede ser con blogs o alguna página web. Si tienes uno ya, no dudes en colocar la información allí, así quienes los que ya te seguían se enterarán de tu nuevo salón de uñas.

Si por el contrario aún no tienes una, crearla es muy fácil y hasta podría ser gratis. Para ello te recomiendo que uses Wix o WordPress. No necesitarás ser un experto para aprender a usarla.

Yo lo hice, así que te aseguro que conseguirás muy buenos resultados.

En el caso de que no quieras crearlo, podrías conseguir a alguien que tenga la suya y pagarle por un anuncio o post de tu salón de uñas. Siempre y cuando sean personas relacionadas con tu área de trabajo, de lo contrario no estarán interesados.

Probablemente hayas terminado de leer esto y pienses que es demasiado, pero la verdad es que no. Hacerlo no te tomará demasiado tiempo, siempre y cuando seas constante y no dejes todo para última hora.

Cuando quieres algo, tienes que luchar y hacer todo lo necesario para lograrlo. 

 

¿Cómo iniciar un negocio de uñas en casa?

Te sorprendería saber que para iniciar un negocio desde casa solo necesitas saber qué vas a ofrecer y que necesitarás para lograrlo, así como también el dinero necesario y conseguir clientes.

Trabajar desde casa es el sueño de muchas personas y aquí te enseñaré todo lo que necesitas para que tú también seas uno de ellos.

Te evitarás trabajar largas jornadas encerrado entre las 4 paredes de una oficina. Y mejor aún, podrás disponer del tiempo que necesites para hacer tus diligencias sin pedir permiso a tus jefes.

Para lograrlo, lo primero que deberás hacer es identificar qué servicios vas a prestar. Es decir, si sólo limpiarás y colocarás esmaltes o vas a ir un poco más allá y pondrás uñas acrílicas, de gel, etc.

De acuerdo con lo que vayas a ofrecer, deberás saber cuáles son los implementos que vas a necesitar.

Si tus servicios serán básicos, con tener limas, removedores de esmalte, corta cutículas, cremas removedoras de cutículas y esmaltes será suficiente. Si no es tu caso, deberás comprar diferentes tipos de uñas postizas.

Así podrás ofrecerle mayor variedad a los clientes y no quedar mal diciendo que no tienes lo que ellos desean.

Si es posible calcula el dinero necesario para productos de buena calidad, aquellos que duren más tiempo y se vean agradables a la vista.

Procura que tus instrumentos siempre se vean limpios y en buen estado. Si das una mala imagen los clientes no querrán volver (y no queremos que eso suceda).

 

 

Una vez que ya sepas lo que vas a ofrecer y los implementos para hacerlo, llega el momento que más esperado: calcular el dinero que vas a cobrar por cada uno de los servicios.

Para lograrlo te diré 3 cosas que debes de tomar en cuenta al momento de calcular.

Lo primero, los materiales que uses y su calidad, ya que en algún momento deberás reponerlos y para ello necesitarás dinero.

Lo segundo, el tiempo que te tome hacer el esmaltado o colocar las uñas postizas. Calcula cuánto tiempo estarías invirtiendo cada vez que atiendes a una persona y en base a eso coloca tarifas fijas por cada una de ellas.

Si desean algún extra, también será bueno que establezcas los precios.

Por último (pero no menos importante), lo que necesitas al mes para cubrir tus gastos. Así sabrás un aproximado de los servicios que debes hacer mensual y lo que debes cobrar por cada uno de ellos para que el dinero te alcance.

Pero OJO AQUÍ: no te vuelvas loco poniendo precios impagables. Si haces eso lo más probable es que tus clientes busquen una mejor opción que puedan pagar.

Si pones precios acordes a tus materiales y a los servicios que ofreces, no cabe duda de que los clientes van a preferirte.

 

 

Pero para ello deberás conseguir clientes y este es el último paso para montar tu negocio desde casa.

Para conseguir clientes tienes varias opciones, pero te voy a recomendar las 4 mejores formas.

El boca a boca, lo que es igual a comentar y hablar directamente con otras personas. Cuéntale a tus amigos y amigas acerca de que pueden ir a tu casa y salir con sus uñas renovadas de allí.

Así ellos comentarán con sus conocidos y tu poco a poco irás consiguiendo más clientes.

Repartir folletos en casas o apartamentos cercanos a tu vivienda también es buena idea. Si haces buenos folletos, con tu dirección o un número de contacto y los servicios que ofreces, te aseguro que irán a tocarte el timbre.

Otro de los métodos que me ayudó a conseguir clientes fue usar las redes sociales.

La mayoría de las personas usan este medio, así que crear una cuenta donde promociones tu negocio de manicura en casa te ayudará a que se enteren. Lo mejor será que uses Facebook o Instagram y en tu biografía coloques un número de contacto.

Una vez que la tengas y comiences a recibir clientes, toma fotos de los trabajos que realices y súbelas en tus redes. Así podrán ver los trabajos que tú y tu equipo han realizado y ponerse en contacto contigo.

O bien, podrías anunciarte en foros relacionados y ofrecer tus servicios en los comentarios. Siempre y cuando no hagas spam. El spam solo causará que te bloqueen e ignoren lo que estás diciendo.

Existen muchas maneras de darte a conocer, lo importante es que conozcas cuáles son los medios que usa tu cliente para que puedas hacerle llegar la información por ahí.

De igual forma en el siguiente apartado te lo explicaré mejor.

 

 

¿Cómo atraer clientes a mi salón de uñas?

Para atraer clientes a tu salón de uñas es vital que prestes un buen servicio, así podrás conseguir más referidos y convertirlos en clientes fieles. Sin dejar a un lado a las redes sociales y otros métodos tradicionales.

Como te dije, prestar un buen servicio es vital si quieres que más clientes lleguen a tu salón. Tus empleados deberán ser expertos en atención al cliente y tú más aún ya que eres el encargado.

Al entrar un cliente en el salón salúdalo y pregúntale que desea. Si un cliente necesita algo tú o tus empleados deben estar atentos y no hacerlo esperar. 

Es importante que todos los empleados conozcan los precios y las descripciones de cada uno de los trabajos para no quedar en el aire.

Así conseguirás que los clientes que se atiendan en tu salón comenten acerca de tu trabajo y el buen trato que recibieron. Esa es la mejor manera atraer a clientes referidos. Y por si aún no sabes qué son aquí te lo voy a explicar.

Como su nombre lo indica, los referidos son aquellas personas que visitan tu salón gracias a referencias que han escuchado de otras personas. Si brindas un buen servicio, comentarán acerca de la experiencia que tuvieron contigo y sus conocidos querrán visitarte.

Luego, cada vez que recibas un cliente deberás hacer que estos se vuelvan fieles y para lograrlo deberás incitarlos a que regresen.

Por ejemplo: al terminar de atender a un cliente, ofrécele un descuento del 20% para la próxima vez que quiera arreglar sus uñas. O bien, regálale un servicio de esmaltado si consigue que 5 amigos visiten el salón en la próxima semana.

Si piensas que no es efectivo, te aseguro que sí lo es.

 

 

A la mayoría de las personas les gusta recibir descuentos o servicios gratuitos. Por lo que la idea quedará dando vueltas en sus cabezas y terminarán allí.

Otra manera de atraer clientes a tu salón de uñas es a través de Internet y de las redes sociales.

Como ya te lo he mencionado antes, millones de personas navegan en ellas durante el día, lo que las hace excelente opción para conseguir más clientes. 

Haz presencia en redes como Facebook e Instagram y asegúrate de que todos vean tus publicaciones. Publica imágenes de trabajos que se hayan realizado antes en el local, así quienes visiten tu perfil se sentirán en confianza.

También el Internet podría ayudarte gracias a los blogs o páginas webs.

Si tienes la tuya propia, lo mejor será que comiences a hacer publicaciones referentes a tu nuevo negocio. De este modo, quienes te sigan podrán enterarse y tener ganas de probar tus servicios.

En ellas también podrás colocar cupones descargables, para que reciban un descuento al mostrarlo en el local.

Si no eres muy experto en redes sociales, podrías optar por un método más tradicional como lo son los volantes. Lo único es que deberás hacer un buen diseño, donde indiques la dirección o un número de contacto.

No te preocupes, no es necesario que contrates a un diseñador, tú mismo puedes hacerlo y entregarlos en la calle, a otros locales cercanos al tuyo o en los buzones de tus vecinos.

Puedes ir probando cuál de las formas te resulta mejor e ir combinándolas para ir ganando más clientes.

 

 

Como ya has podido ver con esta guía, comenzar tu propio negocio de uñas no es imposible como pensabas. 

Si sigues los consejos que te he dado aquí, no cabe duda de que tu salón será todo un éxito. No pierdas más tiempo y comienza ahora mismo.

5 comments on “Cómo empezar tu propio negocio de uñas sin dinero en 2018

  1. Hola vi tu pagina y me llamo la atencion la vdd estudie 6 meses para tecnica en uñas y pues me gusta tengo material pero tengo una inseguridad muy grande q tal si m reclaman? Si no les gusta? Si regresan a los 3 dias? Aparte esa inseguridad tambien se genera por mi cuñada q hace uñas y me empezo a decir q mis acrilicos no son buenos y comentarios asi q puedo hacer?

  2. Hola buenos tardes, sin dinero necesita garantía de devolución de dinero de 15 o 30 de días ?
    soy sordo

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *