10 claves para mantener el vínculo con un contacto profesional

Ocurre muchas veces en nuestras vidas. Conocemos a algún profesional interesante en algún evento o por casualidad y no mantenemos en el tiempo esa relación. Hoy, Diana Diosdado, en este post invitado nos explicará cuándo es importante hacer un seguimiento y nos desvelará qué cosas debemos hacer justo después de conocer a alguien. 

 

Imagina que asistes a un evento de networking donde conoces a alguien con quien simpatizas inmediatamente. Descubrís que tenéis muchos proyectos e ideas afines donde podéis unir talentos, así que al terminar el evento, intercambiáis tarjetas de presentación y prometéis mantener el contacto.

Lo que sigue a continuación es lo que a mí parecer es el talón de Aquiles de las relaciones públicas: el seguimiento -o más bien, la falta del mismo. Dime, ¿acaso sigues un proceso sistemático para darles continuidad a las personas que conoces en dichos eventos?

Después de conocer a un contacto profesional por primera vez, no debes perder la oportunidad de seguir en contacto.

Cuéntale quién eres y por qué encontraste la conversación interesante (¡solo si es verdad!). Te aseguro que cuando te tomas el tiempo de acercarte a alguien con la verdadera intención de conocerlo, es más probable que los resultados de esa conexión sean exitosos.

Y es que casi nadie tiene inconveniente en conocer gente, pero se olvidan de utilizarlo como punto de partida para establecer relaciones valiosas. Por eso, es necesario implementar algunos consejos que te ayudarán a hacer seguimiento como un profesional y a maximizar esa primera interacción tan positiva.

Pero antes:

 

¿Cuándo es importante dar seguimiento?

“Tengo mil cosas por hacer, no tengo tiempo para eso.” ¿Te suena familiar?

Piensa en todas las interacciones de un día normal, ¿cuántas veces conoces a alguien nuevo y realmente conectas con esa persona? Causarías una gran impresión si tan solo te tomaras el tiempo de alimentar el vínculo después del primer contacto.

A veces, las conversaciones más superfluas pueden incluso generarte nuevas oportunidades. Aparte de los eventos de networking— que no son todo en la vida—te comparto dos situaciones donde sí o sí debes dar seguimiento:

 

 

Después de una entrevista de trabajo

Cada vez que tengas una entrevista, asegúrate de darle señales de vida a la persona que te entrevistó dentro de las primeras 24 horas.

Lo más común es enviar un correo electrónico sencillo, aunque también funciona llamar por teléfono como en los viejos tiempos. Lo importante es mostrar interés.

En este seguimiento, concéntrate en los temas discutidos durante el encuentro, responde preguntas pendientes y ofrece una solución a uno de los temas de la conversación. En fin, simplemente refuerza por qué eres la mejor opción para el puesto.

 

Cuando no has hablado con un contacto desde hace tiempo

No esperes que las personas te llamen. Toma la iniciativa tú. Si son contactos importantes, una llamada ocasional nunca estará de más. O envíales un correo electrónico para informarles las últimas novedades de tu vida y ponte a su disposición.

No han sido pocas las veces que coincide que esa persona también estaba pensando en contactarte. Además, cuando surja un nuevo proyecto que se ajuste con tu experiencia, este contacto tendrá tu recuerdo fresco en la memoria.

Ya dijimos que no todo en la vida son los eventos de networking, pero eso no quiere decir que no dediques parte de tu tiempo a buscarlos y, por supuesto, a asistir a ellos.

Cada pequeño esfuerzo amplía tus posibilidades de conocer a ese próximo gran inversionista. Sin embargo, para conseguir los mayores beneficios, debes ser constante. Es lo que haces después del primer contacto lo que cuenta para establecer conexiones relevantes.

Esto nos lleva a la segunda pregunta…

 

¿Qué NO debes hacer al dar seguimiento?

 

 

Queda claro que las oportunidades de hacer networking se presentan en todas partes; ya sea que estés en una feria, conferencia, en una entrevista, o incluso en el metro rumbo al trabajo. ¡Debes aprovechar al máximo cada ocasión!

Eso sí, siempre asegúrate de ser lo más profesional posible, puesto que las malas prácticas abundan. Evita ser invasivo o hasta impertinente. Aquí hay siete cosas que no debes hacer bajo ninguna circunstancia después de conocer a alguien nuevo:

  • NO envíes una invitación para conectar por LinkedIn a cada tarjeta de presentación que llegue a tus manos. Primero que nada, asegúrate de haber tenido una conversación significativa con la persona que te la dio.
  • NO esperes demasiado para darle seguimiento a un contacto. El tiempo vuela después de los eventos y es fácil olvidar a todas las personas que podrías haber conocido.
  • NO te enfoques en conectar con todos si no tienes la certeza de que realmente es una persona que te aportará valor.
  • NO llames o envíes un correo electrónico varias veces si no obtienes respuesta. A nadie le gusta ser acosado o acosada.
  • NO olvides incluir un enlace a tu sitio web en el correo electrónico.
  • NO pongas una foto poco profesional en tu firma de correo electrónico, ni en tu foto de perfil de LinkedIn.
  • NO trates de hacer amistad en Facebook inmediatamente; evita preguntar sobre temas muy personales porque no es correcto y puedes ser percibido con desconfianza.

Es muy común que en nuestra premura por continuar el contacto con alguien, terminemos asustándolo. Hay muchas formas de dar seguimiento, pero también es preciso tener una estrategia clara y consistente si deseas obtener las recompensas que una red de contactos sólida te otorga.

Con esto en mente, es momento de que te comparta los mejores consejos sobre cómo dar el mejor seguimiento a un contacto profesional y que te ayudarán a establecer relaciones productivas con las personas.

 

 

10 cosas que debes hacer después de conocer a alguien

 

1. Toma notas estratégicas

Inmediatamente después del evento, y mientras la información está fresca, anota algunos detalles clave de la conversación. Haz una lista en el celular o simplemente escribe al reverso de la tarjeta de presentación.

En el futuro, podrás usar esos datos aleatorios para entablar charlas relevantes con ese contacto. Si haces una pregunta sobre algo que mencionó en aquella ocasión, te mostrarás como una persona atenta y receptiva, en quien se puede confiar.

 

2. Busca su nombre en Google

Primera que nada, debes asegurarte de que se trata de una persona con la que de verdad quieras conectar.

Sin duda, en internet encontrarás información adicional sobre él o ella, así como más razones para conectar o por las que tal vez no debas hacerlo.

De esta manera, podrás obtener datos extras para iniciar una conversación de interés. ¿Su empresa firmó con un cliente importante recientemente? ¿Acaba de lanzar un nuevo producto o servicio? ¿Escribió un nuevo artículo en su sitio web o en algún otro medio? Esta información también te proporcionará un panorama más amplio de su experiencia y reputación. No hay desperdicio.

Por cierto, ya que estás en eso, te recomiendo que busques tu propio nombre y revises lo que otras personas verán sobre ti. Podrás limpiar tu presencia en línea de ser necesario.

 

3. Envía un correo electrónico personalizado

 

 

Ahora es momento de mandar un correo electrónico memorable.

Dile que fue un gusto conocerle (de nuevo, solo si es verdad) y menciona algún tema abordado en su última conversación. Algo como, “¡Fue muy agradable conocerte durante la convención! ¡Mucho éxito para tu hija en el examen de conocimientos de mañana!”. Si deseas un seguimiento inmediato, puedes sugerir una reunión para tomar un café o almorzar.

Aunque el correo electrónico es un medio de comunicación informal, debes asegurarte de que no haya errores tipográficos o de ortografía, oraciones forzadas, o chistes inapropiados.

Descubre las mejores aplicaciones de correo para Android, ¡te sorprenderán para bien!

Ten en cuenta que es posible que no devuelva la llamada o responda de inmediato. Eso no significa que no esté interesado. El resto de las personas, al igual que tú, son profesionales ocupados. Sé paciente y sigue un plan de acción concreto y, sobre todo, respetuoso.

 

4. Envía una invitación para conectar en LinkedIn

Si conociste a alguien que crees que podría ser un contacto profesional favorable para ti o tu empresa, envíale una invitación para conectar en LinkedIn.

No olvides agregar un mensaje personalizado sobre cuánto te gustó conocerlo (punto 3).

Una vez que estén conectados por ese canal, es menos probable que le pierdas la pista. Así mismo, cada que publiques algo en LinkedIn, se acordará de ti.

 

5. Agrega recordatorios de seguimiento en tu calendario

 

 

Te sugiero que marques una fecha en tu calendario para recordarle a esa persona tu existencia –cada par de meses es un tiempo adecuado. Cuando llegue el día, contáctala para ponerse al corriente. Tal vez puedas organizar otra reunión.

Aunque en este momento no estén interesados en tus productos o servicios, las cosas cambian constantemente en el dinámico mundo empresarial. Es decir, mantente en contacto, pero no te excedas. Demasiada presión puede perjudicar tus esfuerzos.

 

6. Envía contenido de valor

Otra manera de hacer un seguimiento con un contacto es enviándoles contenido valioso. Puede ser una invitación a otro evento, un enlace a un artículo que creas que esa persona encontrara interesante o una presentación.

También puedes preguntarle si desea suscribirse al boletín informativo de tu empresa para que estén al tanto de las actualizaciones. Si tienes Ebooks que podrían interesarle, comparte el enlace o una copia del documento.

 

7. Da sin esperar recibir nada a cambio

Digamos que durante su encuentro inicial, tu nuevo contacto mencionó que su hermano está en busca de un trabajo. De ser así, seguramente puedes indagar sobre lo que quiere hacer y solicitar un currículum para pasarlo a posibles headhunters o compañías que estén contratando actualmente.

Lo mismo si tienes una amiga buscando trabajo en, un área como por ejemplo, marketing digital, y de casualidad conociste al coordinador de RH de una agencia de publicidad. Estos son un par de ejemplos de muchos escenarios posibles, pero lo importante es encontrar oportunidades para ayudar a alguien con una necesidad.

La mayoría de las personas están programadas bajo la ley de la reciprocidad; continúa haciendo esto, y construirás una reputación positiva. La gente se sentirá atraída por ti y querrá ayudarte a cambio.

 

8. Recuerda los detalles

Puedes tener mala memoria para los cumpleaños, pero afortunadamente a LinkedIn no se les olvida.

Utiliza el poder de esta gran red profesional para hacer acto de presencia. Por ejemplo, si uno de tus contactos acaba de tener un ascenso o comparte objetivos cumplidos, ponte en contacto y envía buenos deseos. Son estos pequeños gestos, los que te harán destacar.

 

 

9. Infórmales cómo harás el seguimiento

¿Los llamarás en unos días? ¿Les enviarás un artículo? ¿Les contactarás para establecer una fecha para tomar café?

Cuando le comentas tus planes, lo haces real para ambos. La persona en cuestión estará más receptiva al seguimiento porque sabe que es un hecho que se llevará a cabo.

Además, es mucho más probable que realices un seguimiento porque te comprometiste a hacerlo, que si no lo hubieras dicho en voz alta.

 

10. Crea una alianza estratégica

Con suerte este nuevo contacto está interesado en crear una alianza estratégica.

Si bien esto podría ser algo tan impresionante como una empresa conjunta, también podría ser algo tan simple como un acuerdo para ayudarse a encontrar nuevas oportunidades mutuamente.

Los eventos de networking dentro de cada industria a menudo se especializan en atraer negocios cuyas ofertas se complementen entre sí.

 

 

El objetivo del networking no es solo acumular contactos porque sí, sino forjar relaciones productivas y duraderas.

Las relaciones, tanto profesionales como personales, requieren trabajo y compromiso. Haz estas diez cosas clave después de conocer a alguien nuevo, y seguramente construirás una red profesional mucho más sólida y beneficiosa.

Entiendo que seguramente puedas estar pensando que es más fácil decirlo que hacerlo. Y tienes razón. Por eso, como te dije en el punto 5, una buena práctica es programar recordatorios y notificaciones para que aunque sea una hora a la semana te dediques a dar seguimiento al cien por ciento. Con dedicación y confianza en ti mismo puedes obtener resultados asombrosos.

Ahora ya sabes las cosas que debes hacer después de conocer a alguien. Escoge las sugerencias que más vayan con tu estilo, o combínalas para desarrollar tus propias estrategias de seguimiento. ¡Nunca más desperdiciarás la oportunidad de aliarte con la persona indicada!

¿Qué estás haciendo para fortalecer tu red profesional?

 

Descripción del autor: Diana Diosdado es humanoide viviendo en el Caribe Mexicano. Ferviente creyente del poder transformativo de una comunicación bien hecha.

The following two tabs change content below.
Edith Gómez

Edith Gómez

Soy una apasionada del marketing digital especializada en comunicación online. Me niego a irme a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Me inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *