Así gano $1.732 al mes creando mis productos de limpieza

A veces los mejores negocios provienen de una idea que no estaba pensada originalmente para eso. Y justo eso fue lo que nos pasó a mi familia y a mí.

Hace 8 meses, en mi casa comenzamos a fabricar nuestros propios productos de limpieza e higiene; tú pensarás, ¿para qué fabricarlos si puedes ir directamente a comprarlos?

En mi país (Venezuela), hay escasez en los productos más sencillos, como el jabón de baño y el shampoo para el cabello. Y si quieres conseguirlos, nada más puedes encontrarlos en tiendas de productos importados o con algún vendedor independiente.

Lo peor de todo es que todos los productos de higiene y limpieza son de muy mala calidad y a la vez, costosos. Recuerdo haberme bañado con un jabón de avena ¡que ni siquiera hacia espuma!

Por eso mis padres y yo recurrimos a hacer nuestros propios productos. Así que comenzamos a buscar instrucciones y métodos que enseñaran como hacerlos.

No fue fácil. En el proceso hicimos dos pruebas que nos hicieron perder nuestros materiales, y aunque nos desanimó un poco, seguimos buscando hasta dar con un mejor método.

Casi dos semanas después ver vídeos en YouTube y leer varias recetas, me topé con un Manual de Fórmulas Químicas que compartieron en un vídeo de Facebook.

Allí se encontraban recetas para hacer cualquier producto de limpieza e higiene. A partir de ese manual, mis padres y yo comenzamos a hacer nuestros propios productos ¡y tuvimos éxito! Así fue que comenzamos a ahorrarnos mucho dinero en esos jabones y shampoo de mala calidad.

Aunque al inicio hacer los productos era meramente para uso personal, con el tiempo a mi papá y a mí se nos ocurrió una gran idea: comercializarlos.

Si esos negocios vendían jabones de mala calidad y a precios elevados, ¿por qué yo no podría vender mis propios productos si son buenos y a un precio más justo?

Cuando pensamos eso, mi papá comenzó a incluir un par de los productos que hacíamos en su tienda física y también los ofrecía a varios conocidos. El comienzo fue un poco flojo, pero ya después de 3 semanas, se veían las ganancias.

Así que para ayudar en las ventas, me animé a abrir una tienda online únicamente para nuestros productos y poder expandir más la clientela. Jamás pensé que sería tan exitoso.

Por eso quiero compartir contigo cómo puedes empezar a ganar dinero haciendo tus propios productos de limpieza e higiene tal como lo hago yo y mi familia, y sin necesidad de mucho esfuerzo…

 

 

¿Qué materiales necesitas para crear productos de limpieza?

Los materiales que necesitas para crear tus productos no son muchos. Con tener las recetas para hacerlos y que realmente funcionen, un espacio para crearlos y los ingredientes necesarios, ¡estás listo!

Para empezar a hacer tus productos, necesitas una guía que te muestre todos los ingredientes y preparación de cada uno de ellos.

Cuando mis padres y yo comenzamos a buscar métodos para hacer nuestros productos, agotamos prácticamente todas las opciones: vídeos de YouTube, recetas en blogs y páginas de productos de limpieza que decían “compartir” parte de sus fórmulas.

Fue muy frustrante porque ninguno de los vídeos que vimos ni las recetas de la página de los productos funcionaron para poder fabricar los nuestros.

Y eso que sólo escogimos los que se veían más confiables y que tenían varias opiniones buenas en los comentarios.

Por eso nos enfocamos mucho más en buscar recetas que realmente funcionarán y hasta que no viéramos vídeos o personas probándolos de primera mano, no lo intentaríamos.

Afortunadamente, encontré un Manual de Fórmulas Químicas que compartían en un vídeo de Facebook donde siguieron paso a paso las instrucciones e ingredientes que se necesitaban utilizar.

Cuando le dí la oportunidad de probarlo, no seguí perdiendo mi tiempo en otros sitios con recetas falsas.

Así que es importante que encuentres una fuente confiable donde estés seguro de que las recetas que comparten son reales y no te dejarán sin resultados después de probarlas.

Otro material que necesitarás, que no es específicamente uno, es un espacio donde puedas hacer tus productos sin que hayan otros objetos o agentes a tu alrededor.

Esto es más que nada porque hay productos que necesitas dejar en la oscuridad o sellados durante varias horas o días para obtener el resultado, si los haces en la cocina puedes ensuciar más de lo necesario y tampoco les estarás dando un sitio de reposo.

No importa si es un cuarto sumamente pequeño o una esquina de tu casa donde puedes colocar cortinas alrededor y crear un espacio, eso funcionará.

Sumado a eso, necesitarás envases viejos de productos de limpieza que hayas comprado antes para poder colocar los que crearás.

Si no tienes esos envases, intenta buscar algunos que se parezcan o que al menos sirvan para almacenar los productos.

Finalmente, no olvides que para crear tus productos tendrás que adquirir los ingredientes necesarios para cada artículo de limpieza e higiene.

 

 

¿Qué ingredientes necesitas para empezar a crear productos de limpieza?

Los ingredientes que necesitas para crear los productos van a variar según el artículo que quieras hacer. Por ejemplo, si quieres hacer un detergente para la ropa, no utilizarás los mismos materiales que para un desinfectante líquido.

Cada producto de limpieza tiene su propia fórmula para hacerse y por ende, son muy pocos los ingredientes que comparten con otros, si es que no comparten ninguno.

Sin embargo, no te preocupes, los ingredientes son muy fáciles de conseguir, te lo digo por experiencia ya que incluso en Venezuela donde es difícil encontrar cualquier cosa, no he tenido problemas en conseguirlos.

Sobre todo si los que buscas son ecológicos y la receta que sigues no requiere ningún químico en específico, sólo materiales que puedes conseguir en tu casa sin saberlo.

Hay muchísimas formas de hacer un sólo producto, unas más difíciles que otras, así que si no quieres complicar tu vida o gastar más de lo necesario, te aconsejo quedarte con recetas que sean sencillas.

Ahora, para darte una noción específica de los ingredientes que necesitarás te pondré 2 productos como ejemplo.

Para hacer un desinfectante, no necesitas productos químicos o algo sumamente complicado para crearlo y que resulte bien.

De hecho, puedes hacer uno utilizando materiales tan simples como vinagre y agua oxigenada. La cantidad ya depende de cuántos litros quieras hacer.

El vinagre es algo que todos tenemos en casa por necesidad y el agua oxigenada tampoco debería faltar en tu repisa, pero si no la tienes, nada que una visita a la farmacia no resuelva.

Por otro lado, los jabones son un poco más elaborados, pero sólo porque requieres hacer compras de algunos materiales que es seguro no tienes en casa, como la sosa caustica o algún producto con glicerina.

También necesitas otros ingredientes para fabricar los jabones, pero además de alguno de esos dos, estoy segura de que los tienes en casa y quizás sin mucho uso.

Pero ninguno de ellos es agua oxigenada o vinagre como el desinfectante. Así que no tienen ningún ingrediente en común.

Por eso te decía: los materiales variarán según la receta y el producto que estés haciendo. Hay otras formas de hacer un jabón como un desinfectante.

Sin embargo, todos los materiales que necesitarás puedes conseguirlos en una tienda de conveniencia y en un supermercado, además de que no son nada costosos y te rendirán para hacer una cantidad considerable del producto que quieres.

 

 

Dónde encontrar recetas para crear productos de limpieza

Recetas puedes encontrarlas en todos lados, especialmente en Internet. El problema es encontrar unas que realmente funcionen y no te hagan perder el tiempo además de tu dinero.

Después de las malas experiencias que tuve y los ingredientes que perdí porque las preparaciones que mis padres y yo seguimos no funcionaron, estuve a nada de darme por vencida.

En Internet hay muchas páginas que te prometen algo y casi nunca cumplen con ello.

No tienes idea de la cantidad de sitios que me encontré donde en las opiniones y comentarios, la gente se quejaba muchísimo porque descargaron las recetas o las siguieron desde la página, y al final no funcionaron.

Yo resulté ser una de esas personas cuando las del vídeo de YouTube y la receta del blog que leí no sirvió para nada. Y es que los que las ofrecen, sólo les importa ganar dinero y olvidan ofrecer algo que realmente funcione.

Para que tú no tengas que pasar por lo mismo que yo, quiero recomendarte un manual de donde yo saco mis recetas.

Como te dije, éste lo conseguí mientras veía un vídeo de Facebook que me salió en mi página de noticias y si bien todo lo seguían al pie de la letra y se notaba que era real, aún así hice mi investigación.

Ingresé a los comentarios del vídeo y ¡tenía más de 2000! Lo que me sorprendió fue que casi todos eran muy positivos y las personas reaccionaban con un “me encanta” o “me gusta” en los que habían tenido éxito con las recetas.

Así que me hice con el Manual de Fórmulas Químicas que compartían en el vídeo y desde que probé haciendo mi primer producto no he fracasado ni la primera vez.

 

  >> Descarga Aquí El Manual De Productos De Limpieza <<  

 

Cuando mis padres y yo comenzamos a leerlo, nos dimos cuenta de que no es sólo una simple lista con ingredientes tipo “debes comprar esto y ya” sino que también te indica paso a paso la preparación.

Cada producto trae prácticamente un tutorial de cómo hacerlo, lo cual nos pareció súper bueno porque así no habría margen de error en cómo hacíamos la preparación.

Además de que cada producto, por ejemplo un jabón artesanal, tiene más de 10 formas distintas de preparación en caso de que no encuentres un ingrediente o sólo quieras un olor distinto en él.

Básicamente, te instruye en todo:

  • Medidas de seguridad a tomar.
  • Ingredientes que necesitas.
  • Tutoriales con la preparación de cada uno.

 

Para obtener el Manual de Fórmulas Químicas tuvimos que hacer una inversión, lo cual al inicio no nos gustó mucho, pero viendo los resultados que tenían miles de personas, decidimos hacer el esfuerzo.

En su momento tuvimos que pagar $29 por él, lo cual nos parecía un poco elevado nada más por unas recetas, pero cuando nos dimos cuenta de los tutoriales y consejos, realmente valió la pena. A parte de que realmente nos funcionan sus recetas.

Si quieres obtenerlo, justo ahora tienen una promoción de más del 50% de descuento, así que sólo tienes que pagar $12 por él.

 

 

Cómo ganar dinero con tus productos de limpieza

 

1. Piensa qué productos vender

La variedad de productos de limpieza e higiene que hay es bastante grande y no te das cuenta de cuántos utilizas en casa hasta que comienzas a crearlos por tu cuenta.

Por mi parte, yo comencé a crearlos nada más porque no tenía ninguno de ellos en casa, por ende, hacía los que principalmente necesitaba.

Justo por eso, cuando mi papá comenzó a vender en su tienda como un producto adicional y yo abrí la tienda online, los productos principales que vendíamos eran aquellos que nosotros ya hacíamos para nuestro uso personal.

Como jabones artesanales, shampoo, detergente para la ropa y desengrasantes.

Si la razón principal por la que quieres crear tus propios productos es igual a la mía, entonces te recomiendo vender los artículos que comiences a hacer para tu uso.

Pero si desde el inicio tienes la idea de hacer un negocio de ello y dedicarte de primera mano a las ventas, entonces tienes que pensar muy bien qué productos vender.

Entre toda la variedad que hay, no sólo tienes los típicos productos de limpieza, sino también algunos de belleza e higiene.

¿Cómo decidir qué vender? Puedes hacerlo pensando en varios aspectos:

  • ¿Cuáles son más fáciles de crear?
  • ¿Qué tipo de productos te gustaría vender? Jabones, mascarillas, desinfectantes, entre otros.
  • ¿Qué es lo que busca más la gente al momento de comprar?

 

Si al inicio estás muy indeciso o no tienes mucho tiempo que invertir en ello, puedes elegir los productos más fáciles de hacer y los que requieren menos ingredientes.

Pero si es más por cuestión de preferencias, puedes elegir tus productos favoritos o por ejemplo, si quieres dedicar tus ventas a un aspecto más estético, decidirte por vender los productos de belleza.

Ya para el último aspecto, en realidad siempre debes tenerlo en cuenta. Para ello, recorre un par de tiendas tanto físicas como por Internet y ve los artículos de limpieza que se venden con mayor frecuencia.

Aunque haya tanta variedad en los productos que puedes vender, intenta no salirte de un solo mercado.

Por ejemplo, si decides vender productos de limpieza como detergentes, desinfectantes, desengrasantes, entre otros; no mezcles productos de belleza con ellos. Si haces eso, no tendrás un área de mercado definido.

Si vendes productos de higiene, es sólo eso. Lo mismo con cualquier otro producto que elijas como aceites, mascarillas, entre otros.

Cuando me refiero a que tienes variedad de donde elegir y crear, es que puedes elegir productos que no son tan comunes, pero no a que los crees todos y vendas cualquier cosa.

 

 

2. Busca recetas para crear tus productos

Nadie nació aprendido y es obvio que al inicio, no tendrás ni la más mínima idea de cómo crear tus productos.

Quizás tengas alguna noción por haber visto algunos comerciales, vídeos o promociones en Internet y la televisión, pero la mayoría no se asemeja a los procesos que realmente debes hacer para crearlos.

Por eso, es necesario que busques recetas para crear cada producto que tienes en mente y que funcionen.

En mi caso, después de que probé el Manual de Fórmulas Químicas y cada receta que seguía me funcionaba, ni siquiera me molesté en seguir buscando otras.

Para empezar, no sólo tiene recetas de unos 10 o 15 productos, sino una lista bastante extensa que incluye más de 150.

Cada una de ellas tiene su propio tutorial y guía de preparación para que no cometas errores en el proceso.

Yo al inicio me limité en hacer únicamente shampoo, jabones y otros productos de higiene personal, pero cuando ahondé más en el manual, me di cuenta que podía crear incluso ambientador líquido.

Para cada producto hay más de 3 formas distintas de crearlo en caso de que no consigas algún ingrediente sumamente esencial para la producción.

El Manual de Fórmulas Químicas está dividido en 9 módulos donde enseñan de a poco cómo hacer productos específicos.

En uno te mostrarán cómo hacen desinfectantes, mientras que en otro, algunos cosméticos y productos de belleza.

Si buscas recetas, sin duda alguna este es un buen manual para obtenerlas y así tener acceso variedad en los tipos de productos que puedes hacer y poner en venta.

Yo siempre intento una receta nueva al menos 2 veces por semana para poder incluir un nuevo producto entre mis ventas y así los clientes tengan más opciones al momento de comprar.

 

 

3. Compra los ingredientes y materiales necesarios para crear tus productos

Lógicamente, no puedes comenzar a hacer tus productos sin los materiales e ingredientes necesarios.

Los materiales que vas a necesitar son los mismos que te mencioné anteriormente, pero si planeas hacer esto de forma profesional y como un negocio, entonces ese espacio donde puedas crear tus productos es 100% indispensable al igual que los envases donde guardarás el producto.

Hacer productos para uso personal y para vender es un poco distinto en términos de espacio y cantidad.

Al inicio, mis padres y yo utilizábamos la habitación más pequeña de la casa para hacerlos, pero cuando comenzamos a crear mayor cantidad para vender, nos vimos obligados a hacerlo en un espacio más grande.

Igualmente, tuvimos que comenzar a comprar mayor cantidad de ingredientes y más envases para poder ponerlos a la venta.

Como recomendación, durante las primeras semanas no te vuelvas loco comprando muchos ingredientes y hagas una cantidad exagerada de cualquier producto.

Para empezar, si ya elegiste qué productos vas a vender, entonces compra los ingredientes suficientes para hacer sólo 1 o 2 docenas de él.

Esto es para que vayas practicando cómo te quedan y pruebes cuánta ganancia tienes durante el primer y segundo mes.

Por ejemplo, si decides hacer jabones artesanales, entonces no compres 10 kilos de sosa caustica, porque con esa cantidad puedes hacer más de 70 de ellos.

Compra sólo uno o dos kilos y tampoco exageres con el resto de los ingredientes.

Así podrás hacer al menos unos 20 o 30 jabones, ponerlos a la venta y probar qué tan bien se venden.

Ya cuando comiences a ver las ganancias y la demanda aumente, comienza a comprar mayor cantidad de ingredientes y así tener una producción más grande.

Asegúrate que mientras más cantidad crees, más materiales tienes para guardarlos y el espacio donde los haces es óptimo.

 

 

4. Elabora tus productos

Si decidiste obtener el Manual de Fórmulas Químicas que te recomendé y yo utilizo, elaborar los productos será fácil e incluso divertido.

¿Compraste ya tus ingredientes y los materiales necesarios? Entonces siguiendo la idea anterior, asegúrate de que las primeras preparaciones que hagas no sean en grandes cantidades.

Y no debes preocuparte, cada receta es muy precisa y si por ejemplo, para realizar 1 litro de detergente necesitas 500ml de vinagre, entonces para hacer 10 litros necesitarás 5 litros de vinagre.

Sólo tienes que multiplicar la cantidad según cuántos quieras crear de determinado producto.

Todas las elaboraciones son distintas. Para hacer jabones artesanales con sosa caustica, necesitas dejar reposar un tiempo la mezcla que harás con los ingredientes.

Mientras que si haces desinfectante, el producto estará listo apenas termines de mezclar los ingredientes.

Lo importante es que antes de elaborarlos tengas presente que debes seguir al pie de la letra las instrucciones porque al intentar “inventar”, puedes alterar el resultado.

Además, ten paciencia y una idea clara de cuánto producto crearás. No comiences simplemente a colocar cantidades grandes o muy pequeñas de ingredientes sin saber cuántos saldrán de la elaboración.

Aunque es muy sencillo crearlos, debes tener orden y los materiales necesarios para realizar la elaboración.

Por ejemplo, el espacio que te he mencionado en varias ocasiones, los envases para colocar el producto durante la preparación y una vez obtengas el resultado.

 

 

5. Prepáralos para la venta

Cuando ya tus productos estén elaborados, sólo tienes que asegurarte de darles una buena presentación y un nombre si es posible, para colocarlos en venta.

Hay varias personas que venden sus productos de limpieza en grandes cantidades o por litro y unidad, pero las personas tienen que llevar su propio envase para rellenarlo con éste.

Esta es una forma de ahorrar en la “preparación” para la venta del producto porque básicamente estás ahorrando dinero en todos los envases que tendrías que comprar para llenarlos con él y venderlo.

Además de una etiqueta que identifique tu producto.

Por eso es tan popular utilizar este método donde tú sólo cumples con vender el artículo en cuestión y no tienes que gastar en otra cosa más que los ingredientes para la elaboración.

Sin embargo, no es algo que yo te recomiendo hacer a largo plazo.

Si bien es una buena opción para comenzar y así hacerte una capital para no tener que gastar más de tu bolsillo, con el tiempo las personas se “cansan” un poco de ello.

La mayoría se deja llevar por la presentación del producto, sin importar si es bueno o no. Además de la comodidad para obtenerlo.

Sí, aunque no lo creas, hay gente que preferirá ir a un supermercado a comprar un desinfectante envasado aunque cueste el doble del tuyo sólo porque ya tiene envase y es más “fácil” de usar.

Tu producto puede ser bueno, pero es un hecho que las personas se dejan llevar por las apariencias y aunque algunos seguirán comprándote, otros no te darán la oportunidad por el hecho de que deben llevar su propio envase.

Así que mi sugerencia es: al inicio, prepara los productos en dispensadores grandes (si es líquido) para que cada quien lleve su envase a llenar. Pero esto también hará que tengas que venderlo más barato porque no lo incluyes tu mismo.

Después de unos meses y si ves que el negocio crece, haz una inversión en vender los productos con sus propios envases con cierta cantidad de litros.

De esta forma podrás aumentarles el precio, pero también puedes mantener la opción de rellenar el de alguien por un costo menor si lleva su propio envase.

En el caso de productos sólidos como jabones, cosméticos y otros, es necesario que tengan una envoltura que ayude con su presentación si pretendes tener buenas ventas con ellos.

Cuando creas tus productos, no es el paso final para ponerlos en venta, sino que debes prepararlos para ella con una buena presentación al ofrecerlos al público.

 

 

¿Dónde puedo vender mis productos de limpieza?

Cuando piensas en dónde puedes vender tus productos, estoy segura de que no te proyectas ni la mitad de los sitios donde puedes colocarlos a la venta.

La lista de lugares es más extensa de lo que crees porque a diferencia de hace 20 años, ahora existe un factor muy determinante: el Internet.

Antes cuando alguien quería vender algo, siempre tenían que irse por la opción de abrir una tienda física en algún local de la ciudad. Por eso no todos podían hacerlo ya que requiere una inversión.

Con esto no quiero decirte que no es una buena opción para vender tus productos. De hecho, si tienes un sitio en mente y el dinero para montar tu propia tienda física, ¡ve por ello!

El hecho de que sea la idea más tradicional no quiere decir que debes descartarla. Incluso sigue siendo uno de los mejores métodos para vender tus productos.

Sólo tienes que buscar un punto estratégico de la ciudad donde vives, que no haya tanta competencia alrededor y que sea un local que puedes costear con el dinero que tienes disponible para ello.

Pero también ten en cuenta que necesitarás más tiempo disponible para atenderlo o contratar a alguien que pueda hacerse cargo de la tienda durante tu ausencia.

En gastos operativos, es más costoso que otros métodos.

Si no tienes el capital para ello o el tiempo necesario para atenderla, entonces puedes irte por otra opción que se asimila mucho, pero no tendrás una responsabilidad tan exigente como la de una tienda: asociarte con una tienda o marca.

Hay muchas compañías y particulares que buscan personas que fabriquen buenos productos y estén dispuestos a hacer una alianza con ellos para ponerlos en venta.

Si tu producto es bueno y puedes cumplir con un estándar de producción, entonces puedes buscar una marca que esté dispuesta a venderlos por ti a cambio de una comisión por venta.

Así no tendrías que pagar por un alquiler y dedicarle tanto tiempo al área de ventas. Tu trabajo se basaría básicamente en elaborarlos para poder proveerle a la marca y venderlos.

Lo mismo sería si decides asociarte con una tienda. Ellos prácticamente te estarían ofreciendo el sitio donde puedes venderlos.

Por ejemplo, en el centro comercial te acercas a una tienda de belleza o salón y les pides vender tus productos a sus clientes o exponerlos en sus vitrinas a cambio de una cuota o comisión.

Tampoco tendrías que rentar un lugar ni dedicarle mucho tiempo al día que NO tienes. Y aunque puede parecer “caro” por las comisiones que tienes que darles, es más económico que montar una tienda por tu cuenta, sobre todo al inicio ya que si no hay ventas, tampoco debes pagarles a ellos.

O bien puedes simplemente venderles los productos como si fueras un proveedor y tú ya estás ganando sin esperar mucho.

 

 

La desventaja de todos estos métodos para venderlos es que debes salir de casa y moverte por varios sitios de la ciudad si quieres generar dinero con ello.

Si no tienes nada de tiempo, cómo movilizarte fácilmente de un sitio a otro y mucho menos el dinero para invertir en tu propia tienda, entonces te recomiendo venderlos online.

El Internet es bastante infinito si me lo preguntas y desde hace más de 3 años que busco formas de ganar dinero sin necesidad de salir de casa. Iniciar mi propio negocio fue una de las razones que me motivó aún más en mi búsqueda.

Mi papá tiene una tienda física desde hace más de 10 años y aprovechando que ya tenía el sitio, anexo los productos de limpieza que creamos para poder venderlos.

Sin embargo, yo pensé un poco más allá y para cuando iniciamos nuestras ventas e íbamos creciendo, por mi parte ya tenía una tienda online con mis propios artículos de bisutería y manualidades. Así que pensé, ¿por qué no crear una para los de limpieza e higiene?

Si quieres vender tus productos sin necesidad de invertir nada, Internet es una buena opción porque puedes crear tiendas online totalmente gratuitas.

Lo que te permite trabajar desde casa y hacer llegar tus productos a cualquier lado de tu país e incluso, a más países en el mundo. Sólo tienes que crearla con una plataforma como Wix Stores que es totalmente gratuita, tomar pedidos y hacer los envíos.

Por otro lado, también puedes utilizar las mismas redes sociales para venderlos.

Seguro has visto muchas cuentas en Instagram que se dedican a vender únicamente. Por ejemplo, yo compro los tintes para mi cabello en una cuenta de esa red social que funciona como tienda.

Les escribo al directo para que me den la información y hacer el pedido del producto que quiere. Tú puedes hacer lo mismo con tus artículos de limpieza.

Puedes utilizar otra red social como Facebook, donde te permiten crear una página de ventas y compartirla con todos tus contactos si tienes una cuenta personal.

Mi amiga Jenny escribió un post en el que te enseña paso a paso cómo crear tu propia página de Facebook para vender este tipo de productos: Cómo abrir tu propio negocio en Facebook gratis.

Una última opción que tienes y que puedo recomendarte porque yo también la he probado, es crear un blog donde compartas contenido e incluyas la venta de tus productos.

Cuando compartes información referente a los productos que quieres vender, las personas se animan más a realizar la compra de estos.

Así que fácilmente puedes crear un blog para compartir tus conocimientos o algunos tips y en el proceso, agregas la opción de compras para todos aquellos que se animen a probarlos.

Sólo necesitarás un computador y tu celular para llevar las riendas de tu tienda.

 

 

Cómo ponerle precio a tus productos de limpieza

Hay muchos factores que determinan qué precio ponerle a cualquier producto, pero en el caso de los de limpieza, tienes que tener principalmente en cuenta el costo de los ingredientes y materiales.

Nadie comienza un negocio o una venta si va a perder con ello. Puede que durante los primeros dos meses no le veas una ganancia, pero tampoco una perdida extrema donde estés poniendo cada vez más de tu bolsillo.

Si un negocio no funciona puede ser únicamente por tres motivos:

  1. El producto no es bueno.
  2. No supiste promocionarlo.
  3. No calculaste bien los gastos operativos.

 

Si sigues mis recomendaciones, no tendrás los dos primeros problemas. Uno, porque tendrás un buen recetario con el Manual de Fórmulas Químicas. Y dos, porque si utilizas las herramientas correctas en las redes o creas tu tienda online con la página adecuada, con el tiempo inevitablemente crecerás.

Ahora, el tercer motivo es el que se liga directamente al precio que debes ponerle a tus productos y por ello, al futuro de tu negocio.

Lo primero que debes tener en cuenta para determinar un precio de cada producto distinto, es cuánto inviertes o gastas para crearlo.

En el caso de los productos de limpieza, no sólo tienes los materiales como los envases y el equipo para mezclar y hacer la preparación, sino los ingredientes que requieres para hacerlos.

Hacer estos productos en sí no es costoso, y te lo dice alguien que ahorra lo más posible y prefirió hacer los suyos propios porque es más económico.

Pero el hecho de que no sean costosos, no quiere decir que no vas a tener en cuenta cuánto dinero gastas cada vez que tienes que comprar los ingredientes.

Así que como paso principal, lleva el coste de lo que debes invertir para poder llegar al producto final de venta.

Una forma fácil de sacar esta cuenta es comprar la cantidad de ingredientes necesarios para cierto número de productos, dividir el monto total del dinero que invertiste por la cantidad de artículos que saldrán en esa preparación.

Por ejemplo, si gastaste $200 en ingredientes para hacer 100 jabones incluyendo su envoltura al estar listos, eso significa que cada jabón tiene un costo de $2 para ti como creador.

Mantén ese precio en mente y ahora, piensa en el método que elegiste para venderlos.

Si te decidiste por una tienda física, tienes que sacar la cuenta en costos operativos y alquiler de ésta. Pero si te asociaste con una marca u otra tienda, entonces puedes colocar un precio más económico ya que no tienes que invertir en un local.

En el caso de realizar las ventas con algún método online, entonces no tienes que preocuparte por otra inversión más que los ingredientes de los productos, tu tiempo y mano de obra.

 

Montar una panadería

 

En mi caso, uno de los productos que preparo para mi tienda es shampoo con olor a lavanda. Cada litro me sale aproximadamente en $6.

Pero antes de ponerle un precio, también tomé en cuenta otros puntos importantes: hacia qué tipo de clientes está dirigido el producto y los precios de mi competencia.

Hay productos destinados para personas de clase media, alta o baja, y según eso, debes estipular también el costo de tu producto.

Un vestido Carolina Herrera no cuesta lo mismo que uno en la tienda de la esquina que ni sabes cómo se llama.

A lo que quiero llegar con esa analogía, es que tus productos pueden ser para cierto tipo de cliente. Aquellos que ganan mucho dinero, los que tienen un sueldo mínimo o los que ganan bien como para darse algunos lujos.

Si quieres apuntar por una clase media, no pueden tener el mismo precio que para una clase alta y viceversa.

Para solucionar este problema, tienes que hacer un perfil de tu cliente y estudiar el tipo de personas que viven en tu zona o los que suelen comprar mayormente estos productos.

Mi amiga Jenny ha escrito un artículo donde te enseña cómo puedes crearlo y así aumentar tus ventas: Cómo crear el perfil de tu cliente ideal para vender más.

Finalmente, estudia a tu competencia. Si quieres comenzar bien e ir creciendo con el paso de los meses, necesitas tener un costo que compita con el resto de las personas que venden los mismos productos que tú.

Esto también te ayudará a hacerte una idea de cuánto venden y lo mucho que varían los precios según el sitio donde están ubicados, la presentación de sus productos, el tipo de clientes que tienen y así elegir un precio intermedio que pueda hacer frente a los suyos.

Cuando yo estudié todos estos aspectos y era momento de ponerle precio a mis jabones de $6, mis padres y yo tomamos la decisión de dejarlos en $12 para que así también tuviéramos ganancias. Así como nuestro ambientador natural tiene un costo de $18 y a nosotros nos sale en $8 cada 500ml.

No te dejes engañar porque la cifra sea el doble, porque tú no te estarás ganando netamente el adicional que le pongas a tu producto.

No te apresures en ponerle un precio, tómate tu tiempo para organizarte y estudiar todos estos puntos importantes porque sino, podrías tener perdidas a pesar de tener muchas ventas o en su defecto, no vender nada porque no es el costo adecuado para tu producto.

Cuando tengas todo organizado y estés seguro de tu investigación, define un precio y comienza a vender.

 

 

4 estrategias para atraer clientes y promocionar tus productos de limpieza

Si quieres tener éxito en tu negocio y maximizar las ganancias que puedes obtener con tus productos de limpieza, tienes que hacerte buen amigo del marketing, ya sea si escoges un método online o uno más tradicional como una tienda física.

La parte difícil de vender tus productos es hacerlos conocer y conseguir los clientes que te harán ganar dinero.

En esta parte es donde el 50% de los negocios fracasa, pero no porque no tengan una buena idea o sus productos no fueran buenos, sino porque no supieron cómo promocionarlos.

Es normal si no lo sabes, como te dije antes, nadie nace aprendido y si desconoces cómo hacerlo eso se resuelve muy fácil: aprende y busca información.

Así que compartiré contigo 4 estrategias que puedes utilizar para atraer a tus clientes y promocionar tus productos de la forma correcta.

 

Utiliza un blog 

Si escogiste este método para vender tus productos, ¡bien! Ya estás camino a promocionarlo, pero si no lo has escogido, no te preocupes, aún puedes comenzar uno.

Cuando me refiero a que utilices un blog, no necesariamente tiene que ser para venderlos sino más bien para promocionarlos.

Esta es una de las estrategias más populares incluso para tiendas que no son online ya que te permite conectar con un público más amplio y brindales información específica sobre tus productos.

La gente ama que compartas con ellos experiencias, consejos o cualquier otro tipo de contenido que haga referencia a lo que vendes.

Si serán productos de limpieza, entonces puedes escribir artículos donde muestres o expliques cómo pueden utilizar, por ejemplo, un desengrasante para limpiar la cocina en 5 minutos y sin esfuerzo.

Eso te ayuda a que sutilmente estés promocionando tu producto sin gritar “¡Cómprame!” por todos lados.

En el caso de que tus ventas se concentren en una tienda física o asociación con una marca, puedes agregar que los productos pueden encontrarlos en las sedes de alguna de esas tiendas o añadir la ubicación de ellas.

Esto también te ayudará a determinar cuánta demanda tienes en el futuro y si es buena idea ampliar tu negocio físico a uno online para que puedas vender alrededor del mundo.

Si ya comenzaste de lleno con esta idea para venderlos, entonces no te dediques simplemente a decir en cada artículo que compren tu producto.

Varía un poco e incluso publica posts donde no necesariamente promociones un artículo de tu tienda, pero que ayude a llamar la atención de los lectores y se animen a seguir leyendo hasta dar con alguno de tus productos y terminen por comprarlos.

Así de fácil es promocionarlos y atraer más clientes con un blog.

 

 

Ofrece muestras gratis 

Si hay algo que a todos nos gusta, son las cosas gratis. Seguramente has visto a muchos negocios ofrecer muestras de sus productos o incluso servicios, para llamar la atención de las personas.

Esto va tanto para aquellos negocios online como físicos.

Cada vez que voy al centro comercial me encuentro con todas las perfumerías ofreciendo una muestra gratis de un perfume que tienen en promoción o que es nuevo y quieren presentarlo al público.

Yo he tomado más de una de esas muestras y mentiría si te digo que NUNCA he comprado, porque en realidad sí lo he hecho, más de una vez.

Eso quiere decir que sus muestras gratis efectivamente atrajeron mi atención y la de muchos otros a ir a su tienda y realizar la compra de un producto.

De hecho, muchas de las perfumerías o sitios de comida a los que voy a comprar hoy en día los conocí por esas muestras.

Si tienes una tienda, puedes utilizar dos formas para atraer clientes y promocionar tus productos de limpieza:

  1. Ofrecer muestras fuera de tu establecimiento.
  2. Dar una muestra de algún producto por cada compra que alguien realice en la tienda.

 

Te aseguro que al menos 7 de cada 10 personas irá en algún momento a hacerte una compra, puede que incluso vayan el mismo día de haber recibido la muestra.

Y al menos la mitad de esos clientes volverán a ir para comprar más. Lo cual es bastante aunque no lo veas así.

Si eres una tienda online, puedes ofrecer el producto totalmente gratis, pero el cliente debe pagar por el envío.

En este caso, necesitas tener un control de que por usuario sólo se puede obtener una muestra gratis y así asegurarte de que tampoco quedarás en la bancarrota o que abusarán de ello.

Mi consejo es que pongas un número limitado en los productos gratis y que ellos lo sepan al momento de pedirlo.

Por ejemplo, puedes decir que estarás dando 30 jabones artesanales gratis o hasta agotar la existencia y sólo deben pagar el envío.

De esta forma tendrás un control por usuario y también los motivarás a pedir la muestra gratis para que conozcan tus productos y se decidan a comprar en un futuro.

 

 

Haz un concurso con otros vendedores

Una estrategia muy usada hoy en día son los concursos en colaboración con otras tiendas o vendedores.

La puedes ver principalmente en tiendas online o cuentas de Instagram y Facebook donde hacen publicaciones y suben imágenes del concurso.

Normalmente te piden darles un “follow” o “like” para poder concursar y ganarte los premios que están ofreciendo.

La diferencia entre hacerlo solo o con alguien más, es que el concurso se vuelve más llamativo mientras más premios hay en él.

Aunque alguien gane o no, las personas siempre se ven atraídas por curiosear tu tienda online y ver los productos que ofreces. En el caso de una tienda física, créeme, más de uno se acercará a ver los artículos de limpieza que pueden encontrar.

Es una forma de hacer conocer tus productos pero también, de hacerte conocer como marca.

Estos concursos puedes ofrecerlos también en tu tienda física colocando un anuncio de que por comprar cualquier producto de la tienda ya estarán concursando por todos los premios presentados en el aviso.

Si prefieres mantenerlo entre las redes u online, entonces puedes ofrecerle a los otros colaboradores que enviarás los productos que donarás como premios para que ellos se aseguren de hacérselos llegar al ganador y de igual forma estarás incluido en la imagen del concurso en sus blogs, cuenta de Instagram o página de Facebook.

De esa forma también podrás promocionar tus productos en mayor escala y atraer más variedad de clientes.

 

 

Utiliza las estrategias de tu competencia

Si aplicas una que otra estrategia de tu competencia, eso no te hace un ladrón y tampoco un “copión” como dirían por allí.

Si te pones a analizar unos minutos las estrategias de marketing de empresas como McDonald's, Burger King y Wendy's, te darás cuenta de que son prácticamente idénticas.

Las tres se enfocan en hacer comerciales donde muestran a personas consumiendo su comida y que serás feliz si también lo haces.

Lo único que ves distinto es el logotipo y el sitio. Pero a pesar de que son iguales, las utilizan porque realmente funcionan para atraer clientes y promocionar sus productos.

Así que ahora te pregunto, ¿por qué no utilizar la estrategia de tu competencia si esa funciona?

Claro, la modificarás un poco para que vaya acorde a tus productos y marca, pero no es necesario que te mates mucho la cabeza pensando todo el tiempo en qué hacer para conseguir más clientes.

Pero si vas a utilizar la estrategia de otro, asegúrate de que sea alguien popular y a quien realmente le funcione.

Revisa su perfil en las redes o visita su tienda para tomar nota de si funciona o no su táctica de promoción.

Si ves que muchas no tienen tanto éxito como esperas, puedes diversificarte a otros negocios.

Muchas estrategias están destinadas para más de un producto y no necesariamente para el mismo o uno parecido a él.

 

Crear una campaña publicitaria

 

¿Ya has comenzado a vender tus productos de limpieza? Cuéntame aquí abajo en los comentarios cómo te ha ido.

The following two tabs change content below.

María Ng García

Soy amante de la literatura y escribir es mi pasión de toda la vida. Me encanta compartir mis experiencias con otros para ayudarlos a perseguir sus sueños y que aprendan a nunca rendirse. "Nunca es demasiado tarde para ser la persona que podrías haber sido". -George Eliot

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *