7 estrategias de aprendizaje para ser el mejor estudiante

Sé lo difícil que es estudiar y lo estresante que es no poder memorizar o terminar de entender un tema. Seguro que tú también has pasado por eso alguna vez en tu vida, y hasta puede que ponerte delante de un libro te haya parecido una tortura.

¡A partir de hoy eso se acabó! Aquí te comparto mis 7 estrategias de aprendizaje más efectivas para que tu estudio mejore y puedas empezar a memorizar más rápido todas tus lecciones.

 

7 estrategias de aprendizaje para mejorar en los estudios

 

1. Utiliza medios visuales

Cuando estás estudiando, sueles confundir el hecho de estudiar con simplemente tomar un montón de información escrita y ponerte a leerlo una y otra vez.

Esto ocasiona que sólo te aburras con facilidad y que la información que intentas aprender y memorizar se quede mucho menos tiempo retenida por la fatiga que te produce leer lo mismo durante un largo periodo de tiempo.

Para mí e incluso muchos profesores reconocidos, es que cuando estés estudiando intentes ser un poco más visual en la forma en la que te presentas a ti mismo la información.

Por ejemplo, seguramente te han pedido hacer más de una vez mapas mentales o carteleras donde la información es mínima pero concisa.

Estoy segura que muchas veces te has encontrado a ti mismo entendiendo mejor esa información concisa que leyendo la decena de páginas que te explicarán lo mismo pero con muchas más palabras de por medio.

Las personas somos seres visuales y cuando ves algo, te es mucho más simple y rápido entenderlo.

Así que al momento de estudiar o en caso de que seas un profesor, enseñar, recuerda utilizar imágenes u otros materiales que no sean sólo libros de texto.

 

 

2. Ponte ejemplos todo el tiempo

Debe ocurrirte con frecuencia que cuando estás leyendo un tema no terminas de entenderlo o visualizar lo que intentan explicarte en el texto o incluso tu profesor.

Cada vez que esto me ocurría e incluso hoy en día me sigue pasando, siempre comienzo a buscar un ejemplo más simple que explique con mayor facilidad el concepto que intento aprender.

Es decir, si en el libro que lees sientes que es muy compleja la forma en la que lo explican, intenta sustituir los pocos ejemplos o partes de la explicación por algo que te es más fácil de entender y a raíz de eso, haz tu propio ejemplo.

Normalmente con esta estrategia necesitas una persona que respalde la idea de tu ejemplo y el concepto que intentas explicar con él.

Es por eso que si incluyes a un profesor o alguna persona que sepa concepto que intentas entender, en esta estrategia, te dará muy buenos resultados al momento de querer comprender o terminar de ahondar en algún tema.

Si te gustaría verlo más durante tus clases, siempre puedes pedirle a tu docente que intente explicártelo con un ejemplo.

 

 

3. Estudia en grupo

Algunas personas encuentran que trabajar en equipo pero sobre todo estudiar, los ayuda a entender mejor un tema debido al intercambio de ideas y conceptos que se desarrolla durante una sesión de estudio.

Cuando tienes a alguien con quien hablar sobre el tema y esa persona se encuentra en el mismo proceso que tú, son muy pocas las cosas que no entenderán cuando estén descifrando cada una de ellas.

Además, cuando realizas críticas y comienzas a opinar respecto al tema, es cuando más recuerdas sobre este y retienes la información con mayor facilidad.

Por otro lado, esto también te ayuda a mejorar tus habilidades de comunicación y crear un entorno de amistades o compañeros más agradable lo cual también ayuda a que el ambiente donde estudias se vuelva mucho más acto para ti.

Como profesor, intenta fomentar esta estrategia durante las horas de clase y en lugar de poner a cada estudiante por su lado, colócalos en pareja o un grupo más grande donde puedan nutrirse entre ellos.

 

 

 

4. Toma nota de lo que no entiendes

En lugar de llenar tu libreta de casi todo lo que explica el profesor durante la clase, mejor enfócate en aquellos puntos que no lograste entender con claridad.

Con esto no quiero decir que no tomes ciertos apuntes de toda la clase en general para que te ayuden a estudiar luego,  pero por experiencia propia, te recomiendo que no desperdicies tiempo escribiendo algo que entendiste y se te acabe el tiempo para aquello que realmente no llegaste a entender.

Lo mismo ocurre mientras estás en tus sesiones de estudio, sé que muchas veces debes estancarte en un punto que por más que lo leas una y otra vez no termina de entrar en tu cabeza. No obstante, hay otras ocasiones en donde lo saltas y como no lograste entenderlo bien, olvidas tomar notas de él.

Puede que seas de esas personas que encuentre tedioso tener que tomar apuntes y hacer ciertas anotaciones, pero es una forma de sintetizar la información y evitar la que no es relevante para así darle paso a la de interés y la que necesita más de tu atención.

Tomando nota de lo que no entiendes te ayudará a buscarlo con más facilidad en alguna otra fuente o sintetizar la información de una manera más simple que al momento de repasarla, es muy probable que logres ver el concepto con más facilidad.

Si no, puedes llegar ya listo a preguntar exactamente lo que no entiendes de él a la persona que quieres pedirle ayuda en ello.

 

 

5. Alterna diversión y estudio

Muchos creen que una sesión de estudio debe constar de horas seguidas de leer sin parar e intentar hacer un montón de resúmenes sobre el tema o los temas que no entiendes y van para el examen.

No se cuántas personas diferirán de esta idea como yo, pero de lo que si estoy segura es que no ganarás nada si te fundes el cerebro con toda la información que intentas meter en él en cuestión de horas.

Para mí, no hay nada mejor que tomar unos minutos de descanso cada cierto tiempo en una sesión de estudios.

Más allá de simplemente dejar de leer y ponerte a revisar el celular o dormir una siesta, opta por la opción de hacer algo que te divierta.

¿Por qué? El mayor reto es mantenerte despierto mientras estudias y cuando ya llegas al punto donde estás por dormirte, entonces ¿qué mejor idea que hacer algo que te despierte nuevamente?

Cada hora o incluso 30 minutos, dependiendo de cuán densa sea la sesión de estudio, pongo a hacer algo que me divierta y me active nuevamente.

Es como tomar café, pero incluso mejor.

Esto ayudará a que además de poder soportar todas esas horas de estudio que tienes por delante, sea más simple poder ir pasando de tema en tema y que comprendas con mayor facilidad debido a que no estás estudiando con sólo el 50% de tus ojos abiertos y mente funcionando, sino completamente despierto.

 

 

6. Graba tus clases

Seguramente cuando entraste a la universidad o si estás por hacerlo, te cruzarás con lo que hacen muchos y que aunque algunos consideran una pérdida de tiempo, es mucho más útil de lo que crees.

Tomar apuntes en tu cuaderno es anotar lo más importante, pero ¿qué ocurre si no alcanzaste a escribir algo o lo saltaste por completo?

Allí es donde entran precisamente las grabaciones.

A todos nos gustaría volver o al menos recordar lo que nuestro profesor dijo en un momento determinado de la clase y si quieres un secreto, lo que va a las evaluaciones es todo lo que ellos dicen durante esta.

Por eso es bueno que intentes grabar y escuchar varias veces el audio o incluso mejor, transcribirlo y tener algo que leer además del montón de tecnicismos que ves en los libros.

Esto te ayudará a priorizar la información y saber qué debes retener, a su vez, memorizar será mucho más rápido y simple.

 

 

7. Hazte pruebas a ti mismo

Si quieres saber si realmente lograste retener toda la información que necesitabas, entonces comienza por hacer tu propio examen y ponerte a prueba.

Por otro lado, siempre puedes armar cuestionarios y aunque no debes limitarte sólo a ellos, es una forma muy fácil de poder reducir todo el tema que abarcará tu profesor en el examen.

Toma una libreta, cuaderno o varias hojas y ponte a escribir las preguntas que crees que tu profesor pondría en la evaluación, una vez termines con eso, comienza a responderlas todas.

Si tienes una idea de cuántas preguntas tendrá el examen y cómo estará organizado, pues has lo mismo con tu cuestionario e intenta que tenga la misma cantidad.

Por supuesto, no olvides de igual forma leer nuevamente el tema en general, pero el cuestionario será perfecto para que puedas retener y memorizar más rápido la información.

 

 

No desesperes, aprender toma su tiempo y el memorizar además de eso, requiere bastante paciencia.

Yo también tuve mis momentos donde nada entraba a la cabeza que tengo y las letras simplemente se disolvían después de tantas horas leyendo.

Por eso comencé a hacer algo divertido cada hora, cambiar de tema cuando ya tenía suficiente de uno y todo lo que te mostré anteriormente.

Organiza tu estrategia de aprendizaje y verás lo fácil que es aprender.

¿Cuál estrategia de aprendizaje te gustó más? ¡La número 5 es mi preferida!

The following two tabs change content below.

María Ng García

Amante de la literatura. Escribir, más que mi trabajo, es parte de mi vida y felicidad. "Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años". - Abraham Lincoln

4 comments on “7 estrategias de aprendizaje para ser el mejor estudiante

  1. Mi estimado Andrés te agradezco tu información me va a ser de gran utilidad tu amigo de siempre Federico A Damm !!!

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *