Entrevista a Juan Merodio: cómo encontrar trabajo a través de las redes sociales

Encontrar trabajo

Encontrar trabajo¿Se puede encontrar trabajo a través de las redes sociales? Para Juan Merodio, uno de los principales expertos en España en Marketing Digital y Redes Sociales, la respuesta es sí, y no es de extrañar: actualmente, sólo un 25% de las ofertas de trabajo salen a la luz.

El resto están escondidas en esas plataformas que sólo usamos para compartir la noticia de que nuestro cantante favorito ha lanzado un nuevo disco, o para enviar vídeos graciosos de caídas a nuestros amigos.

Es por esta razón por la que Juan Merodio decidió publicar hace ya más de un año Trabaja con Red, un libro que no es un libro, sino un potente manual paso a paso con las mejores y más útiles claves para encontrar trabajo (o cambiar de puesto) a través de estas herramientas.

Por eso en Gananci hemos querido entrevistarle para saber más sobre este método, cuáles son los errores más comunes que se suelen cometer, y los mejores trucos para que, desde hoy mismo, te sea más sencillo lograr el empleo que buscas o deseas.

 

Gananci: Es curioso hoy en día que sólo 1 de cada 5 ofertas de empleo salga a la luz, y el resto básicamente sean a través de las redes sociales…

Juan Merodio: Las ofertas hoy salen a través de redes sociales y a través del boca a boca; es decir, hay muchas ofertas de trabajo encubiertas. En Twitter puedes ver tweets donde ponen “¿alguien conoce a una persona para administrativo en el pueblo X de Madrid?”

Eso no es una oferta de empleo normal, pero si tú no estás en Twitter y no estás monitorizando ciertas palabras clave, lo dejas pasar y estás perdiendo una oportunidad de empleo.

 

G: ¿Por qué crees que se ha pasado de añadir una oferta de trabajo a un portal de empleo a buscar gente para contratar sólo en las redes sociales?

JM: Yo creo que la principal razón es por costes. Es decir, al final (aunque han bajado mucho las tarifas), los portales como Infojobs tienen un coste. Antes no tenías otra opción: o publicabas ahí, o publicabas ahí; pero ahora con redes sociales tú puedes publicar en cualquier sitio y además, con la situación que tenemos, la gente ayuda a difundir una oferta.

Otro problema bastante grande que tienen los portales de empleo es gestionar las ofertas, porque tú ahora mismo lanzas una oferta en Infojobs, y en cuestión de 3 horas tienes 500 personas que se han inscrito. Eso es ingestionable.

Además, la situación provoca que la gente aplique a todo, le encaje o no le encaje. Esto genera un problema porque el tiempo que te lleva revisar currículums no te da para todo eso. Y la tendencia por eso ahora es no publicar ofertas de empleo como tal, sino buscar al candidato.

Con esto te evitas perder tiempo recibiendo currículums porque incluso buscar una persona por Twitter o Facebook es una locura, porque te llegan 2 millones de currículums que no tienen nada que ver.

 

G: ¿Encontrar trabajo a través de las redes sociales es válido para todo el mundo? Es decir, ¿pueden encontrar trabajo desde una persona licenciada en Derecho hasta por ejemplo un fontanero?

JM: Ahí yo haría excepciones, porque hay ciertos trabajos que es un poco más complejo. Aunque LinkedIn está bien, realmente nadie va a buscar un electricista ahí. Otra cosa es que tú como electricista decidas trabajar tu marca personal para generar trabajo.

 

G: ¿Qué diferencia hay entre la marca profesional y la marca personal en la red?

JM: Uno lleva a lo otro. La marca personal es tu identidad más personal, como puede ser el ocio; marca personal puede ser Facebook o Twitter y en cambio la marca profesional estaría más en LinkedIn. Pero al final es una, es decir, tanto marca personal como profesional es una porque realmente todo afecta a todo.

Si tú subes fotos indebidas a tu Facebook, la gente que está buscando candidatos va a irse a tu Facebook; y cuando vean ciertas fotos en muchos casos te van a descartar por esa razón. No digo que eso sea correcto, porque no lo es, pero está sucediendo.

 

G: Para evitar que nos descarten si creemos que hay algo que puede afectar a nuestra candidatura ¿qué se puede hacer? ¿Borrar esos perfiles? ¿Editarlos?

JM: Las publicaciones personales no son malas, pero afectan a la imagen que un reclutador se hace sobre ti. Por ejemplo, hay perfiles de Twitter donde las personas, en el 60% de sus tweets, se dedican a hablar mal de otras personas o a comentarios negativos.

Cuando un reclutador ve ese Twitter ¿qué imagen le proyecta? Una persona negativa, posiblemente conflictiva. Y hace muy probable que el reclutador piense “yo a este ni le llamo porque está transmitiendo esa sensación”. Hay gente que transmite otro tipo de positivismo.

O si cuando se va a buscar un empleo, aparece un vídeo tuyo en una situación un tanto lamentable, te puede afectar. Por eso antes de empezar a buscar empleo, es mejor revisar esas redes sociales y realizar una limpieza para dejarlo un poco más aparente. Aunque también el problema es que hay publicaciones que tú has hecho y, aunque las borres de tu perfil, siguen por ahí y aparecen.

Otro problema es que tú buscas el nombre de una persona y te vas a imágenes, y aparecen a veces imágenes de personas que son alucinantes. Y tienes un problema. Entonces es mejor no subir cosas que no quieres que nunca aparezcan.

 

G: ¿Y cómo podemos acercarnos a esas empresas en las que queremos trabajar? Porque enviar un mensaje por Facebook pidiendo trabajo puede resultar violento.

JM: Totalmente. Al final lo de enviar mensajes o correos a empresas va a dar poco resultado. O intentarlo de manera agresiva. El buscar trabajo es un trabajo en sí, que requiere tiempo y por desgracia, bastante. Pero trabajar tu marca profesional debería ir enfocado a un resultado a medio y largo plazo, no tanto en el corto plazo, porque es algo para toda la vida.

Tienes que buscar ofertas y aplicar a ellas evidentemente, pero también trabaja esa marca para que cuando alguien quiera contratar a un empleado en un puesto similar al tuyo, tú estés posicionado de tal manera que te encuentren para que te lo puedan ofrecer.

 

G: Sería una forma de trabajarte los perfiles no sólo para que puedas tú acudir a las empresas, sino para que también ellas te busquen a ti…

JM: Exacto, porque cada vez está pasando más eso. Cada día hay más empresas que ni ponen ofertas; van a LinkedIn y ponen esas palabras clave. Entonces los que primero aparecen son los que consiguen mejores contactos. Esto es como Google, es lo mismo.

Encontrar trabajo

 

G: En tu libro Trabaja con Red, hablas de redes sociales como Facebook, LinkedIn y Twitter, pero en esta última, donde existen muchas limitaciones, como por ejemplo el número de caracteres que se pueden publicar, ¿cómo se puede crear un perfil y ser usado para encontrar trabajo?

JM: Cada vez más las empresas tienen sus propias cuentas de Twitter donde publican ofertas de empleo. Incluso hay hashtags donde se publican continuamente ofertas de trabajo, como el hashtag “trabajo” u “ofertas de empleo”.

Entonces tú puedes seguir todo esto. O puedes monitorizar palabras clave, con aplicaciones como puede ser Twitter con Hootsuite, que puedes monitorizar para que cuando aparezca la palabra “contable” te avise. Puedes usar esa búsqueda activa también.

 

G: ¿Cuáles son las claves para encontrar o cambiar de empleo en las redes sociales?

JM: ¡El posicionamiento de tu marca es clave! Y hacerlo cuando no lo necesitas. Aquí en España somos expertos en ponernos a hacer las cosas rápido cuando lo necesitamos. Y eso es un problema, porque para mí una persona es como una empresa o un producto: un producto lleva tiempo en posicionarse.

Y no es cuestión de 1, 2 ni 3 meses; por lo tanto hay mucha gente que ahora mismo dispone de trabajo, y por eso no se preocupa. Dicen “yo como tengo trabajo…” y cuando lo pierden, es cuando se preocupan. En mi opinión, hay que trabajar esa marca siempre, tengas o no tengas trabajo, porque nunca sabes lo que te espera. La vida da muchas vueltas y nunca sabes qué vas a necesitar mañana.

 

G: ¿Y el error más común o el más grande que se suele cometer al buscar trabajo en las redes sociales?

JM: Por ejemplo, tener un perfil en LinkedIn incompleto, con poca información, sin foto, ya que todavía hay muchos perfiles sin foto. O con una foto poco adecuada. Poner una foto ahí no es como poner un avatar en Facebook o en Twitter.

O empezar a enviar contactos masivamente a través de mensajes privados en Linkedin. Hay que tener cuidado con todo eso porque al final te puede hacer daño y te pueden bloquear la cuenta directamente.

 

G: ¿Y mentir?

JM: Eso es fundamental. Cuando estuve escribiendo para el libro y me reunía con personas de recursos humanos, al final detectan todas las mentiras.

Y hay una manera muy sencilla, que yo nunca me la había planteado, pero que es cierto: a lo largo de estos últimos 10 o 12 años hemos subido currículums con información profesional nuestra por muchísimos portales y sitios. Si tú empiezas a buscar información sobre una persona, puedes acceder a muchos currículums y al compararlos, ves que hay diferencias.

Creo que cada vez está menos mal visto cosas como tomarte un año sabático, aunque todavía hay empresas que no entienden esas cosas, pero ya no está tan mal visto. Así que es mejor ser totalmente transparente porque al final las mentiras se acaban cogiendo.

 

G: Una persona que busca su primer empleo y que por ello no tiene ninguna experiencia laboral, ¿cómo podría destacar su perfil para buscar trabajo a través de las redes sociales?

JM: Tiene que intentar transmitir energía, ganas de hacer cosas. Las empresas buscan personas que tengan ganas de trabajar, ganas de aportar nuevas ideas. Creo que la gente joven, sin experiencia, es gente que aporta mucho porque tienen una visión todavía poco contaminada de una empresa.

O utilizar por ejemplo el vídeocurrículum, que para mí es algo muy útil y que la mayoría de gente no utiliza porque le da vergüenza grabarse y subir ese vídeo a YouTube, pero realmente te permite transmitir cómo eres en 1 minuto o en 40 segundos.

Encontrar trabajo

 

G: ¿Cuánto tiempo es necesario para tener las redes sociales actualizadas y conseguir un mejor posicionamiento para que nos ecuentren?

JM: Cuando estás buscando empleo, dispones de todo el tiempo del mundo, y debes dedicar 8 horas a buscarlo, te lo tienes que tomar como un trabajo en sí. Y cuando tienes trabajo pero quieres cambiar, debes buscar un hueco cada día para actualizar tus redes. Con 15 o 30 minutos diarios, se puede hacer, y esos minutos diarios se pueden sacar aunque sea por la noche cuando estás tumbado en el sofá con la tele puesta.

 

G: ¿Crees que las las aplicaciones de Facebook para búsqueda de empleo son útiles?

JM: Facebook no es muy interesante; montó un sistema que se llama Branchout, que es una especie de LinkedIn, pero al menos en España no ha tenido gran acogida. Hay aplicaciones de algunas empresas como Infojobs, o Monster, pero tampoco creo que aporten ningún valor en sí. No son muy útiles a la hora de buscar empleo.

Pero lo que sí es realmente útil es moverse mucho pero en el mundo offline, que parece que todo es online, pero si te quieres dedicar al marketing, puedes irte a eventos de marketing. Al menos en Madrid hay millones de eventos de marketing. Yendo a esos sitios te mueves, conoces gente… Hay una frase que me gusta mucho que es “no busques trabajo, conoce gente”. Si conoces gente, acabarás encontrando trabajo.

Si no tienes experiencia, puedes empezar a colaborar gratis con alguna empresa, no pasa nada. Muchas veces la gente al final te contrata en ese puesto, o ya coges una experiencia que luego puedes vender para otros futuros trabajos.

 

G: De aquí a 10 años, ¿seguirán las redes sociales siendo tan potentes como hoy en día tanto para encontrar trabajo como para fomentar un negocio?

JM: En 10 años es complicado. Yo creo que dentro de 10 años las ofertas de trabajo habrán desaparecido, que todo va a funcionar en función de la marca personal de la gente. La gente va a buscar para contratar a otras personas.

Por eso es imprescindible empezar ya a formarse una marca en Internet. Además, cuanto antes lo hagas, será más fácil, porque todavía hoy poca gente lo hace. Cuando el mercado se vaya saturando, será mucho más complicado, y los que primero lo hagan lo tendrán mucho más fácil. Y es una ventaja eso.

 

The following two tabs change content below.
Jenny del Castillo
Soy periodista especializada en negocios pero mi gran pasión es la motivación personal y ayudar a otros a lograr sus metas. Creo firmemente que las oportunidades en la vida no ocurren: las creas tú.

5 comments on “Entrevista a Juan Merodio: cómo encontrar trabajo a través de las redes sociales

  1. Necesito un trabajo nose como lo hago”’?? sera que alguien me ayude por la necesidad muy grabe lo que estoy pasando gracias

  2. Gracias por la entrevista! A ver si buscando trabajo así encuentro algo porque madre mía como está la cosa de mala!

  3. Totalmente de acuerdo con Juan Merodio. Yo estoy buscando trabajo y alucino al ver que la mayoría (vamos, yo creo que casi todas) de ofertas de trabajo salen por Twitter y sobre todo por Linkedin.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *