Cómo vencer los límites que te impiden abrir tu negocio

No puedo seguir…

Estoy seguro de que tú te has dicho a ti mismo alguna vez esta frase ahora que has decidido comenzar tu propio negocio para tener libertad económica.

Realmente deseas iniciar tu propio emprendimiento, pero hay algo que te frena. Y de eso es de lo que me gustaría hablarte hoy en este artículo, de esos límites que te están impidiendo abrir tu propio negocio, y que voy a ayudarte a superarlos.

Hace unos días, Joel me dejó el siguiente comentario aquí en Gananci:

 

Hola Andrés: tengo un problema y me gustaría que me ayudaras o me orientaras. Tengo aproximadamente 1 año decidido a emprender con mis ideas de negocios. Uno de mis deseos es publicar una revista y también quiero escribir un libro; muchas veces empiezo, pero algo me detiene.

Hace como un mes renuncié de mi trabajo porque ya no era feliz allí y porque tengo muchos deseos de ver funcionar mis proyectos. Incluso tengo una página y dominio, y aún así no hago nada..

El problema es que no sé por dónde empezar o cuáles pasos seguir para emprender, y el dejar las cosas para después o la pereza a veces me limitan y no sé por qué me pasa eso…no sé qué programa mental me estará bloqueando…. Muchas gracias y tu página es muy buena, te felicito por tu trabajo.

 

Aunque ya contesté a su comentario, creo que esa preocupación que tiene Joel es muy común entre los emprendedores, y que se merece un post entero para explicar mejor las razones y también cómo se pueden superar esos límites que nosotros mismos nos ponemos.

Es cierto que antes de iniciar un negocio puede haber otros obstáculos como la falta de dinero, de tiempo, o de conocimientos, pero hoy de lo que quiero hablarte es de los frenos emocionales que nosotros mismos nos ponemos.

 

Así es como me saboteaba a mí mismo

Todos luchamos contra nosotros mismos en alguna situación particular, pero no lo sabemos. Y esto también me ha pasado a mí y, aunque me cueste reconocerlo, todavía hoy a veces me sigue pasando.

La primera vez que lo descubrí fue cuando mi primer negocio empezó a tener éxito.

Probablemente estarás pensando: “pero Andrés, si tu primer negocio tenía éxito, lo lógico es que te sintieses feliz y positivo ante eso, y no estresado y paralizado”. Puede que tengas razón, pero lo cierto es que enfermé cuando comencé a triunfar.

Esto es lo que sucedió: 18 meses después de haber iniciado mi proyecto, mi negocio alcanzó un nivel completamente distinto. Empecé a tener más y más clientes, más riqueza económica, más impacto del que podría haber imaginado.

Era el principio del verano. Estaba en un gimnasio feliz y emocionado por todo ese éxito, corriendo encima de una cinta, cuando de repente me empecé a encontrar realmente enfermo, a punto casi de desmayarme.

 

Hombre con dolor de cabeza en su cama con la nariz roja y una bufanda en el cuello

 

No soy una persona que enferme con facilidad, así que esto me pareció muy extraño, que estaba forzándome demasiado, y que volviéndome a casa se pasaría en unas horas. Pero los seis días siguientes seguía igual de enfermo.

Tenía dolores de cabeza fuertes, todo lo que comía lo vomitaba. Me sentía un desastre. Así que acudí al médico, que me hizo unas pruebas para ver si tenía algo grave.

Esa misma noche vinieron un par de amigos a casa para ver cómo estaba, y su respuesta me dejó aún más descompuesto.

“¿Sabes qué Andrés? Creo que el médico te va a decir que no tienes nada malo. Lo que te pasa es que tienes un problema de límite superior.

Tienes tantas cosas que están sucediendo en tu vida y cambiando en tu mente que seguramente, no sabes cómo manejarlas“.

Entre tú y yo: pensaba que eso era una tontería, pero aún así les escuché. Y al día siguiente cuando el doctor me llamó, me dijo que estaba totalmente sano, no tenía nada.

 

Qué es el “límite superior

Cuando estamos apostando por algo grande, a punto de triunfar, o el éxito es mayor del que esperábamos, es cuando aparecen nuestros problemas de “límite superior”, y nos saboteamos a nosotros mismos para no llegar a esa situación.

El “límite superior” es básicamente el límite que tú te permites a ti mismo para ser feliz y tener éxito. Es una especie de “termómetro” interior, y todos tenemos una tolerancia limitada para sentirnos bien dentro de nuestra zona de comodidad.

¿Y por qué nos limitamos a nosotros mismos cuando empezamos a llegar a ese límite? Para volver a estar en nuestra zona de comodidad de nuevo.

Así, en esa zona, no tenemos que enfrentarnos a cosas como el miedo a triunfar demasiado, que ese éxito no sea como pensábamos, al miedo a fracasar, al miedo a no saber manejar todas esas nuevas responsabilidades que conlleva el triunfo…

Por eso es completamente normal que antes de iniciar tu negocio, o cuando estés triunfando ya con él, o incluso al cambiar de empleo o ante una decisión importante en tu vida, tengas dudas, miedos, y te limites a ti mismo a hacerlo.

 

Manos atadas con una fuerte cuerda

 

Las limitaciones pueden ser múltiples: en mi caso, era ponerme enfermo (todavía hoy me pasa a veces).

Quizás en el tuyo sea quedarte paralizado sin saber qué hacer. O dejar lo que debes hacer HOY para mañana, pasado, dentro de tres días… O invadirte una pereza tremenda, y dudar de si realmente eso es lo que quieres emprender.

Hay personas que cuando se enfrentan a grandes retos, se esconden, huyen, y salen corriendo para alejarse de esa situación. Y cuando esto pasa, y no haces nada para solucionarlo, tú:

  • Terminas por hacer las mismas cosas una y otra vez
  • Nunca ves mejores resultados
  • Te sientes como si ya no pudieses llegar más alto
  • Luchas (sin resultados) por empujarte a cruzar esos límites

 

 

Cómo vencer tus límites personales

Cuando te empujas a cruzar tus propios límites personales, como empezar un nuevo negocio sin saber muy bien cómo hacerlo, te adentras en un territorio nuevo donde tu mente se encuentra perdida.

Vas a hacer cosas nuevas que nunca habías hecho antes, y ahí es cuando tu cerebro se empieza a sentir incómodo, diciéndote cosas como:

“Para, nunca antes has hecho algo así

“¿Estás seguro de que puedes manejar esto?”

No deberías hacer esto, sigue haciendo lo que ya conoces”

Eso es lo que son las limitaciones: algo con lo que tu cerebro no se siente a gusto porque no son familiares. Tu mente te dice lo que no puedes hacer, pero no por qué no puedes hacerlo. Pero es sólo una ilusión.

Aquí tienes algunas formas de vencer esas ilusiones, y ganar a tus limitaciones.

 

1. Identifica cómo te estás saboteando a ti mismo

Lo primero que debes ver es en qué formas estás tratando de pararte a ti mismo. Cuando tienes que buscar información para empezar tu negocio, ¿te entra flojera? ¿Empiezas a sentirte mal del estómago al pensar qué negocio sería el ideal para ti?

 

Mujer gritando con la boca abierta sobre un fondo gris negruzco

 

Respira hondo, relájate, y piensa en el primer paso que tienes que dar para hacer esa tarea, y hazla en ese mismo momento. A los cinco minutos de entrar en acción, te aseguro que desaparecerán esos síntomas.

Céntrate en los detalles si te cuesta pensar claramente. Y si es la pereza lo que te detiene, ten en cuenta que quizás mañana sea demasiado tarde para hacer lo que puedes empezar hoy.

 

2. Recuerda situaciones pasadas

Es más fácil ver que las limitaciones son sólo una ilusión si recuerdas situaciones pasadas similares. Mira hacia atrás y acuérdate de otro momento de tu vida en el que conseguiste algo que pensabas que nunca podrías lograr.

 

Hombre de negocios con corbata negra y camisa blanca mirando a traves de unos prismaticos mientras sonrie

 

Cuando yo era pequeño, era el único de mis amigos que no sabía nadar porque tenía pánico al agua. Pasaron los años, y creía que nunca podría aprender a nadar.

Hasta que un día, con 12 años, tuve el valor de apuntarme a clases de natación, y finalmente aprendí a nadar. Después del primer día me dí cuenta de que el agua no era tan mala como yo pensaba, y me arrepentí de no haberlo hecho antes.

 

3. Hacer lo mismo no te llevará a ninguna parte

Debes tener una cosa bien clara: haz siempre lo mismo, y los resultados serán siempre iguales.

Si en estos momentos no te gusta tu situación económica, pero tampoco estás haciendo nada para cambiarla, y sólo te lamentas de qué tan pobre eres, que te gustaría crear tu propio negocio, pero que no sabes cómo hacerlo, seguirás así hasta que cambies eso.

 

Una barca en mitad de un mar azul cristalino

 

Tu situación es como la barca de la imagen de arriba: nadie está remando ni haciendo nada para que navegue, y por eso seguirá quieta en medio del mar para siempre.

Tus límites están ahí porque simplemente sigues haciendo las mismas cosas una y otra vez. Cámbialo, y fuérzate a traspasar ese punto en el que crees que deberías pararte, y sigue adelante.

 

4. Entrénate para dejar pasar los pensamientos que te limitan

Tus limitaciones están formadas por como piensas. ¿Cuán lejos crees que puedes llegar? ¿Cuánto piensas que eres capaz de hacer?

El problema de nuestro cerebro es que solemos creer sólo en lo que vemos. Si nunca antes te has visto a ti mismo haciendo otra cosa, a tu cerebro le será difícil aceptar eso.

A veces tienes que anular a tu mente para conseguir lo que quieres. Haz algo a pesar de lo que te digan esos pensamientos. Entrena tu cuerpo para superar a tu mente cuando es negativa.

 

Hombre tocando sus sienes con sus dedos mientras tiene los ojos cerrados y entrena su mente

 

¿Quieres finalizar un maratón pero tu mente te dice que pares? Entrena a tu cuerpo para seguir adelante.

¿Deseas iniciar un negocio pero tu cerebro hace que te sientas flojo y te dice que lo dejes para mañana? Coge papel y lápiz en ese mismo momento, y empieza a moverte y organizar los pasos para llegar donde quieres.

 

Ahora me encantaría que me dejases un comentario aquí abajo, me contases tu experiencia y respondieses a estas preguntas:

¿Alguna vez has sentido que te limitabas a ti mismo? ¿Eres incapaz de iniciar tu negocio porque algo te paraliza? ¿Qué pasos has tomado para dejar de sabotearte y entrar en acción?

The following two tabs change content below.
Andres Gananci
Andrés Gananci es un emprendedor y aventurero apasionado de la vida que fundó su primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigue viajando por el mundo mientras trabaja desde casa.

11 comments on “Cómo vencer los límites que te impiden abrir tu negocio

  1. Gracias por este artículo, igual deje mi empleo anterior por que ya no era feliz ahí decidí ser feliz haciendo con lo que me gusta, pero en días pasados había estado enfrentando estos dilemas y el ir leyendo me abre los ojos para darme cuenta de que es lo que pasa, me ha quedado como anillo al dedo el artículo. Nuevamente gracias. 😀

    • ¡De nada Paula! Gracias a ti por tu comentario y me alegra enormemente que este artículo te haya sido útil.

      Todos los emprendedores nos enfrentamos a ciertos límites e incluso miedos antes de iniciar algo. Pero ¿sabes qué? Empezar un proyecto que te haga realmente feliz – ya sea cambiar de trabajo, o crear tu propio negocio – aunque al principio da un poco de miedo, con el tiempo te das cuenta que es la mejor decisión que puedes tomar y te devolverá muchas satisfacciones 🙂

      De nuevo Paula miles de gracias y si tienes cualquier pregunta o duda, déjame un comentario en este o en cualquier otro artículo y te responderé lo antes posible para ayudarte. ¡Pasa un feliz día!

      • Gracias a ti por contestar a mi comentario 😀 así que hacer las cosas 😀

        Te deseo un muy buen día 😀

  2. Hola Andrés yo soy empleada si esposo es el que se mueve en el área de negocios pero hasta el momento tenemos casi seis meses queriendo arrancar pero no logramos despegar hay un estancamiento y la poca inversión que tenemos se nos va en consumo como puedo apoyarlo mas ???? mi temor es cansarme de seguirlo intentando y al final terminemos frustrados

    Mil gracias

    • ¡Hola Xiomara! No sé si te he entendido bien, pero ¿tú eres también parte de ese negocio, o es sólo tu marido el que está involucrado en el proyecto?

      Si sólo es él el que está iniciando el negocio, debes apoyarlo más estando a su lado y teniendo una conversación juntos: pregúntale qué espera en el futuro cuando por fin inicie ese emprendimiento, cuáles son las dudas que tiene ahora, o por qué no consigue arrancarlo todavía. Muéstrale que tú también estás involucrada de alguna manera en ese proyecto, y que te preocupas por él.

      Si los dos vais a ser el dueño de ese negocio, podéis tener la misma conversación, y además debéis hablar de los fallos que habéis cometido hasta ahora por los que aún no se ha empezado el negocio. ¿Realmente estáis haciendo el esfuerzo para que el proyecto arranque, o estáis paralizados porque no habéis hecho nada para encontrar una solución a los posibles problemas que tengáis?

      Sea como sea, es esencial que tú comprendas que la vida al lado de un emprendedor que está iniciando un negocio es dura en esa primera etapa del comienzo, y que la clave es la comunicación, que ambos habléis de vuestras preocupaciones o, que si a ti te molesta algo, se lo digas a él para poder solucionarlo.

      Espero haberte ayudado un poquito y no te desanimes, montar un negocio es duro al principio pero luego tiene muchísimas recompensas 😉

  3. soy maestra de secundaria y la paga de un maestro no es muy buena y me siento estancada económicamente quisiera ayudar mas en casa y dedicarle mas tiempo a mis hijos pero no puedo pues me siento limitada. siempre pensé en trabajar por internet pero no se como empezar, no tengo idea y finalmente me detengo ahí no avanzo mas. Por favor ayúdame a empezar.

    • ¡Hola Marce! No te preocupes, es algo completamente normal lo que te pasa a ti, y muchas personas están en tu misma situación: con un trabajo que no les llena, o en donde ganan poco, pero que quieren generar más ingresos para su hogar aunque no saben cómo empezar.

      Pero antes de poder ayudarte mejor, necesito que me contestes a una pregunta: ¿lo que quieres ahora es trabajar por Internet, o crear tu propio negocio online? Dime por favor la respuesta para orientarte mejor 😉

  4. Hola ,de nuevo Andres ,tu comentario reflejo mi situacion , los miedos siempre estan,mas aun ante algo desconocido y nuevo.A ello le tengo que agregar la mala experiencia por la que pase. Pero sigo adelante ,esperando que me lleguen encuestas para rellenar .Te saluda atte monica Pelaroli .

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *