Cómo redactar el planteamiento de un problema en 7 sencillos pasos

Siempre he creído que la manera de presentar un proyecto puede hacer que tenga buena aceptación y que sea capaz de formar parte de todas aquellas historias emprendedoras que han sido exitosas.

Es por esto que hoy he querido darte las fórmulas necesarias para que aprendas a preparar y afinar la manera en la que presentas tus proyectos.

Cuando te hablo del planteamiento de un problema me refiero al breve texto que solemos colocar al inicio de una oferta y en la cual se brindan detalles sobre el tema que se presenta al lector.

En dicho planteamiento también se suele dar a conocer la importancia que tiene el proyecto, así como las posibles soluciones.

Aunque los planteamientos de problemas los podemos utilizar en el ámbito de los negocios, lo cierto es que también son útiles en la esfera académica. En este artículo nos enfocaremos en el primero de los casos.

 

Puntos clave para comenzar

 

1. Sitúa al lector en contexto

Hay quienes al redactar el planteamiento de un problema prefieren hacerlo de manera directa.

Sin embargo, lo más recomendable es darle a conocer al lector un poco sobre la situación, ya que de esta manera le estaremos ayudando a entender mucho más por qué deseamos abordar dicho problema.

 

 

Comienza por presentar la manera en la que las cosas deberían trabajar. De hecho, previo a abordar el problema, dile a tus lectores lo distinto que sería todo si ese problema no se hubiese presentado.

 

2. Presenta el problema

Ahora sí es momento de que el problema tome una posición central.

 

 

Recuerda que la solución del mismo vendrá dada si logras presentarlo de manera clara. Por ello, tienes que plantearlo de una forma en la que el lector pueda comprenderlo de manera sencilla.

Preséntalo de manera simple para que evites divagar y perder el interés de quien está leyendo tu planteamiento.

 

3. Detalla los gastos

Una vez que tengas planteado el problema, explícale a tu lector la importancia que tiene abordar la cuestión.

La mayoría de los problemas en el sector de los negocios tratan sobre dinero, por lo que tendrás que destacar la incidencia que este problema tiene en la institución que trabajas.

 

 

Es decir, el problema que estás tratando podría estar impidiendo que la marca genere más ingresos, o tal vez representa pérdidas de dinero para la empresa.

En este momento debes dejar este punto lo más conciso que puedas por lo que tendrás que dar sustento a tus argumentos presentando los montos específicos de la cantidad a la cual haces referencia.

 

4. Muestra un sustento

Tal como ya te he indicado en el párrafo anterior, si sólo presentas cifras sin ningún tipo de sustento, entonces los que te leen pensarán que estás haciendo deducciones sin fundamento y por tanto no podrán invertir en tu idea, por muy genial que esta sea.

Al principio, mis alumnos no comprendían la importancia de formular una buena propuesta de valor como una forma para lograr destacarse. Sin embargo, cuando se presenta una idea todos los elementos cuentan.

 

 

Demuestra con tus investigaciones, los proyectos que has ejecutado, o las fuentes a las cuales has recurrido cómo ese problema que planteas ocasiona un problema mayor a nivel financiero.

Por ejemplo, si el problema es no contar con tecnología de vanguardia en una empresa, puedes empezar este apartado de la siguiente manera:

Tomando en consideración los resultados expuestos, la situación genera una pérdida diaria de 6 horas laborales, pagada a los empleados en 33,33$ y, debido a los retrasos que ocasiona el no contar con una tecnología al día, esto finalmente representa una pérdida monetaria de 200$ diarios, lo cual al significaría al mes una pérdida de 4000$”.

 

5. Presenta una manera de resolverlo

Una vez que has dado a conocer el problema, y por qué es necesario afrontarlo, ahora debes hacer saber cómo pretendes resolverlo.

Así como has planteado un problema con claridad, también debes ser capaz de plasmar una solución que sea convincente y clara.

 

 

Puedes escribir algo parecido a esto: “Empleando el sistema que hemos propuesto el cual consiste en (acá detallas un poco sobre lo que propones), será posible disminuir las pérdidas ocasionadas por la pérdida de tiempo, lo cual permitirá que la empresa tenga todas las ganancias que debería tener por concepto de ingresos”.

Seguidamente, pasarás a explicar el núcleo que define tu propuesta de una manera tan sencilla que no supere los dos párrafos.

 

6. Expón los beneficios

Debes hacerlo luego que hayas explicado tu solución. Debes demostrarle por qué la solución que planteas es la que resulta mejor de aplicar.

 

 

La mayoría de las empresas desean orientar sus logros hacia la productividad y las ganancias. Por ello, estos aspectos deben ocupar tu foco te atención cuando redactes tu planteamiento.

Una manera de hacerlo puede ser la siguiente: “Con la implementación de las soluciones propuestas la compañía puede obtener beneficios significativos, convirtiéndose además la primera empresa en aplicar este sistema innovador y destinar un porcentaje de las nuevas ganancias obtenidas hacia la expansión de la empresa”.

 

7. Realiza una conclusión

Debes presentar una vez más, de forma resumida, tanto el problema como tu propuesta de solución. Nuevamente, debes hacerlo de forma breve, y mostrando tus principales argumentos.

 

 

Cómo retocar tu planteamiento de problema

 

· Sé breve

Los planteamientos de problema sólo deben contener la cantidad necesaria de párrafos a fin de exponer las ideas más importantes.

 

 

Si consideras que algunas frases no son esenciales, entonces prescinde de ellas. Simplemente descártelas, ya que los planteamientos solamente deben incluir los aspectos más resaltantes de un problema y cómo pueden solucionarse.

Otro aspecto que debes excluir es ofrecer detalles innecesarios.

 

· Piensa en quienes te leerán

Tu planteamiento persigue un fin y tienes que pensar en las personas a las que te diriges.

 

 

Deja de pensar que, porque tú lo entiendas, eso es suficiente. ¡No! Con cada línea que escribas piensa en las personas que lo leerán, cuáles son los conocimientos que dominan, qué tanto saben sobre el tema que expones y considera incluso si tus lectores manejan la misma terminología que tú y si persiguen los mismos fines.

Una pregunta crucial que debes hacerte es si la audiencia a la que te diriges realmente se ve afectada por el problema que presentas.

 

· No des por sentado que manejan los mismos conceptos que tú

Debes aclarar cada término si es necesario, a fin de lograr ser comprendido.

 

 

A menos que tu planteamiento sea técnico y el público al cual te dirijas sea específico y puedan comprenderte a cabalidad. De lo contrario, es mejor evitar utilizar palabras que sean propias de un sector de expertos.

Debes perseguir que tu planteamiento tenga buena recepción y esto sólo lo haces con un lenguaje que sea accesible para todos.

 

· Delimita tu problema

Evita escribir sobre muchos problemas a la vez, ya que esto distrae a tus lectores y difícilmente podrán ver hacia dónde deseas dirigirte con tu planteamiento.

 

 

· Presenta tu problema de la manera más centrada posible

Enfócate en problemas que realmente tengan soluciones, pues tu solución debe contar con factibilidad, es decir, debe darle al lector la seguridad de que podrá ser resuelto a partir de lo que propones.

 

 

Nadie querrá invertir ni apostar por un proyecto cuyo problema que pretende resolver no es realista.

 

· Presta atención a los posibles errores

Ningún proyecto quedará perfecto en el primer intento. Al contrario, primero debes trabajar en un borrador. Leerlo cuando lo hayas terminado y verifica que las ideas estén presentadas de forma clara y con coherencia.

 

 

Asegúrate que las ideas han sido presentadas de manera organizada y que no presenta errores en cuanto al uso de la gramática y la ortografía.

 

· Hazte las preguntas esenciales

Esto te ayudará a determinar si tu planteamiento cubre todos los aspectos que el lector necesita para comprender las ideas que deseas transmitir.

Estas preguntas que deben estar contestadas a lo largo de tu escrito son las siguientes: qué, quién, por qué, cómo, dónde y cuándo.

 

 

Estas preguntas responden qué problema presentas, a quiénes afecta el problema, por qué es importante afrontar este problema –o la importancia del mismo-, cómo se resolverá, en dónde y en cuánto tiempo. Con estos detalles, el lector tendrá un mayor nivel de comprensión.

Por último, ten presente que uno de los secretos para ser el mejor en lo que haces está en tu voluntad para querer cambiar la manera en la cual ves el mundo, así que no desistas en tu idea. Si no te convence, simplemente plantéala de otra manera.

 

Estos planteamientos van dirigidos a empresas, no a familiares ni amigos, y esta diferencia es importante establecerla ya que, por el tipo de escrito, tendrás que utilizar un estilo de redacción formal, evitando cualquier tipo de expresiones divertidas, cómicas o coloquiales.

Antes de entregarlo, léelo un par de veces más.

Cuando estés seguro que cumple con todo lo que se espera que contenga un planteamiento, entonces podrás entregarlo y esperar las reacciones favorables de tus lectores, así como el cumplimiento de tus objetivos.

The following two tabs change content below.
Andres Gananci
Andrés Gananci es un emprendedor y aventurero apasionado de la vida que fundó su primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigue viajando por el mundo mientras trabaja desde casa.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *