Así pedí un aumento de sueldo y me gané a mi jefe (6 pasos)

Cuando tienes un empleo, lo que siempre intentas es hacerlo lo mejor posible para que tu esfuerzo se vea reconocido. Y una de las mejores recompensas que te pueden dar por ello es conseguir un aumento de sueldo.

Sin embargo, eso a veces no es tan simple, aunque tampoco es imposible.

¿Crees que te pagan menos de lo que deberían por el trabajo que haces? Entonces deberías pedir un aumento de sueldo sin que te dé vergüenza.

Hay veces que el trabajo que realizas es demasiado para el salario que recibes, por lo que está bien querer ganar un poco más de dinero.

Durante mis años como profesora de inglés, comencé con un sueldo un poco bajo ya que sólo trabajaba durante las mañanas alrededor de 4 horas de lunes a viernes.

Pero cuando comencé a cumplir las 8 horas cada día, aunque aumentaron un poco mi sueldo, me di cuenta de que el trabajo era mucho mayor que antes, y con las semanas me comenzó a parecer muy poco.

Así que después de aguantar durante meses sin decir nada porque me daba cierto miedo y vergüenza a la vez, me dije a mí misma que debía cambiar algo porque yo estaba haciéndoles ganar mucho dinero, pero ellos no me compensaban de la misma manera. Y es que el salario emocional también es importante.

Por eso un día decidí pedirle un aumento a mi jefe; sin embargo, no lo pensé mucho y no supe expresar bien el por qué lo quería.

Así que ya te imaginarás la respuesta que me dio: NO.

Me sentía frustrada porque él no quiso darme ese dinero extra que yo quería. Pero con el tiempo, me di cuenta que fui yo quien no lo pidió de la forma correcta.

Así que busqué información y consejos, y una vez que aprendí cómo hacerlo adecuadamente, volví a probar mi suerte y ¿adivina qué?

Tuve éxito. Mi jefe me dijo sí, y me aumentó el sueldo.

Sé que si has llegado hasta aquí, es porque quieres pedir un aumento, has querido hacerlo muchas veces y cuando lo hiciste, probablemente no lo conseguiste.

Por eso en este artículo voy a enseñarte todo lo que necesitas saber sobre cómo pedir un aumento de sueldo, y te voy a compartir mis trucos personales para conseguirlo.

 

 

¿Cuándo hay que pedir un aumento de sueldo?

Hay momentos en los que creemos que merecemos un aumento, pero hay veces en las que nos equivocamos. Por eso tienes que ser cuidadoso de cuándo lo pides. El mejor momento para hacerlo es cuando tu trabajo ha dado frutos y beneficiado en escala para quien trabajas o tu trabajo es muy exigente y requiere mejor paga de la que estás recibiendo.

Esos serían dos buenos momentos para pedir un aumento de sueldo.

El error que cometen muchas personas (y es posible que incluso tú lo hayas cometido) es que piden un aumento porque simplemente lo quieren.

Es muy distinto quererlo a necesitarlo y merecerlo, por eso si decides pedir uno, debes estar consciente y ser sincero sobre si realmente te mereces uno.

El momento de pedirlo es tan importante ya que si lo pides cuando no debes, lo más probable es que pierdas la oportunidad de obtenerlo.

Cuando eres un gran empleado, tu trabajo ha dado frutos y ayuda constantemente a la persona o empresa para la que trabajas, en sí, eres eficiente y das grandes resultados, pues así sí que te mereces un aumento.

Hay un buen justificativo detrás del por qué quieres un aumento, así que si se trata porque crees que mereces más debido al trabajo y resultados que estás dando, entonces, ¡ve por él!

 

Cómo pedir un aumento de sueldo

 

Lo mismo ocurre como en mi experiencia que te conté anteriormente. Es el típico caso de “demasiado trabajo por poca paga”.

Un trabajo puede ser fácil o todo lo contrario, difícil y estresante, pero independientemente de cuál sea, merece una buena compensación.

Por eso si te encuentras en un caso como en el que yo estaba, no temas en pedir un aumento.

Aunque recuerda, para pedir un aumento siempre debes tener buenos argumentos y un justificativo válido; si tú crees que no recibes suficiente por el trabajo, entonces expresa bien las razones.

Si no te encuentras en ninguna de las situaciones anteriores y simplemente crees que es tiempo de ganar un poco más de dinero y también porque te lo mereces, entonces te recomiendo hacerlo unos meses antes de finalizar el año.

Algo que veo muy seguido, son personas recién contratadas pidiendo un aumento a los pocos meses cuando su sueldo está relativamente bien para el momento.

Si eres un recién llegado, no puedes aspirar por eso tan fácil.

La antigüedad influye mucho al momento de recibir mayor paga. Por eso, si ya tienes más de uno o dos años en tu empresa, puedes pedir un aumento, en especial, si haces un buen trabajo.

Te recomiendo hacerlo unos dos o tres meses antes del aniversario de cuando empezaste a trabajar en el lugar.

Cuando se quiere un aumento, tu trabajo, esfuerzo y eficiencia siempre se ven evaluadas para ver si lo mereces o no, por eso también debes ser honesto de si realmente lo deberías tener.

 

¿Cómo negociar un aumento de sueldo?

Para negociar un aumento de sueldo, lo primero que debes saber es tu valor como empleado y el de tu trabajo como tal. Además, contrario a los que muchos creen, no debes pedir una cantidad específica primero, espera para ver cuál es la oferta de tu jefe. Más allá de todo, mantente abierto a opciones y a algo más que sólo dinero.

Antes de negociar un aumento o siquiera pensar en pedirlo, debes tener un estimado y una noción de cuánto vale tu trabajo y tu precio como empleado.

Si alguien viniera de repente y te lo preguntara, normalmente responderás menos de lo que realmente vales, por eso es que debes estar informado en todo momento y saber casi exacto, tu valor.

Por ejemplo, si eres un asesor de seguros, intenta averiguar cuánto le pagan a otros trabajadores que hacen las mismas tareas que tú.

Todo se trata de informarte y no sólo dejarte llevar por tus sentimientos y el valor que tú crees que deberías recibir simplemente porque esa es tu creencia.

Necesitas pruebas, argumentos válidos.

Así como buscas otro empleo que te paguen mejor por tu trabajo, debes hacer lo mismo si lo que quieres es pedir un aumento de sueldo en el actual.

Busca en redes a otras personas que ocupen el mismo puesto que tú u ofertas de trabajo de la misma ocupación o profesión que tienes y realizas.

De esta forma conocerás un aproximado del valor que te mereces y podrás negociar en sumas próximas a esas y que se ven más altas y justas que la que estás recibiendo.

 

 

Bajo cualquier circunstancia, no seas el primero en decir una cantidad o siquiera un número. Espera para ver qué dice tu jefe o tu encargado antes.

Tú puedes saber el valor de tu trabajo, pero no sabes cuánto están dispuestos a pagar las personas a las que les estás pidiendo el aumento.

Es inevitable que al momento de la negociación, la pregunta de “¿cuánto quieres?” surja en la conversación, pero debes intentar desviarla de forma astuta.

Esta acción no es nada simple y si eres alguien como yo que siempre le ha costado desviar una conversación o pregunta, te recomiendo dar una cifra un poco más elevada de la cantidad que quieres realmente.

Casi siempre te ofrecerán menos, por ello el objetivo es intentar llegar a lo más cercano posible del valor que buscas.

Si te dan una cifra incluso menor al mínimo que tenías planeado, no pienses tanto en ello y no abandones, esto suele ocurrir cuando buscan también una cantidad con la que ellos se sientan cómodos y con eso, también podrás buscarla tú.

Sé que estamos hablando de un aumento de sueldo y dinero en sí, pero a veces los beneficios y mejores aumentos no se dan en base a una cifra.

Por ejemplo, si el aumento de sueldo en tu puesto actual lo ves difícil, puedes pedir otros tipos de beneficios, como trabajar menos horas.

Por supuesto, no será el mismo salario que has estado manteniendo pero tampoco será el que estás pidiendo, aún así estarás ganando un poco más con menos horas de trabajo.

Mantén tu mente abierta y no solo mantengas el objetivo en un cifra o salario si está la posibilidad de una opción que ofrezca algo más que sólo eso.

 

 

Cómo pedir un aumento de sueldo con éxito

Si quieres pedir un aumento de sueldo con éxito, lo más importante es saber cómo pedirlo y ser cuidadoso al hacerlo. Ármate de hechos y justificaciones por los que te mereces ganar más dinero, y el aumento será tuyo.

La razón por la que me enfoqué tanto en explicarte el cuándo debes pedir un aumento es porque como te dije, si no lo haces en el momento correcto lo más probable es que no lo obtengas y pierdas la oportunidad de pedirlo durante un tiempo.

Si pasas por algunas de las situaciones que te mostré anteriormente o una que se compare y creas merecer el aumento, entonces esos serían momentos perfectos.

Sin embargo, también debes tener en cuenta factores externos como la situación económica de la compañía la persona para los que trabajas.

Si no se encuentra muy bien, puedes estar en cualquiera de las situaciones anteriores, pero no es momento de pedir tu aumento.

Uno, porque eso daría a ver que te importa poco la situación de tu lugar de trabajo y sólo quieres más dinero.

Dos, lo más posible es que no tengan con qué pagártelo así que ni considerarán ni intentarán negociar contigo cuando lo solicites.

Esto también podría afectarte más allá de un simple “no” cuando pidas el aumento, en especial en el mundo de los negocios ya que enviarías una señal de que no estás al tanto de las finanzas y además de más sueldo, puede llevarse consigo la oportunidad de un ascenso.

O peor aún: pueden creer que eres un poco desconsiderado, y directamente despedirte. Así que revisa esto bien siempre.

 

 

A mí me encanta la frase de “no es lo que dices sino cómo lo dices”, y además de decirla bastante seguido, la sigo al pie de la letra en cualquier cosa que digo o al menos lo intento siempre.

Algo que nunca debes olvidar sin importar la situación, es siempre ser amable y no dejes de utilizar tus buenos modales.

Sé que estás en el trabajo, pero he visto ya a muchas personas que no tratan como es debido a sus superiores y van y piden un aumento sin ningún modal o respeto.

Así que escoge bien tus palabras y no seas tan directo. Por supuesto, no “desperdicies” el tiempo de tu jefe pero no seas tan “vamos por ello” cuando sea el momento de pedirlo.

Comienza por destacar un poco tu trabajo en la compañía y en hacerle saber a tu superior que si estás informado sobre ella.

Muestra porqué crees merecer ese aumento y haz que incluso ellos lo piensen, siempre diciendo y poniendo todo de forma amable y concisa.

No utilices palabras hostiles o que los hagan sentir como es un “tiene que darme mi aumento”, cuando debería ser “por esto creo que merezco uno”.

Ármate de los hechos y razones y estarás listo para ir, pero, omite tus necesidades y situaciones familiares.

Por más duro que puede sonar, no es problema de tu jefe que necesites dinero para tus hijos, aumento en tus gastos básicos, porque a fin de cuentas a él o ella no le importa nada de eso por más que lo veas como un buen justificativo.

Ellos no necesitan saber para qué lo necesitas, así que enfócate todo el tiempo en lo que has hecho en tu trabajo y el rendimiento que tienes en él.

Algunos superiores son de corazón blando pero en general, no es de su incumbencia aunque suene un poco tosco y fuerte.

Siguiendo todos estos pasos, estarás listo para pedir tu aumento de sueldo y lo conseguirás.

 

 

Cómo pedir un aumento de sueldo por escrito: 6 pasos

 

1. Comienza por un saludo

Normalmente cuando se quiere pedir un aumento de sueldo no es necesario escribir una carta para ello.

Sin embargo, en empresas de gran tamaño o cuando tus superiores se la pasan demasiado ocupados como para verte en persona, no queda de otra más que enviar una solicitud oficial y hacerlo por escrito.

Si me lo preguntas, considero que es mucho más simple solicitar un aumento por escrito ya que puedes hacer o deshacerse a tu gusto la solicitud antes de enviarla y que quede lo mejor posible.

El pedir un aumento de sueldo por escrito no es muy diferente a hacerlo en persona, pero sé que muchas personas no saben cómo o qué deben escribir en la solicitud.

Primero que nada, siempre debes mantener la formalidades desde el inicio y no olvides el típico formato de lugar y fecha, a quién te diriges, su posición en la compañía y el nombre de esta.

Luego de eso, los formatos de cartas y el cómo se empieza en el desarrollo es muy variable.

Típicas frases de formalidad como “De mi consideración”, son utilizadas como inicio o una especie de título, pero lo que nunca debe faltar al inicio, es un saludo cordial.

Puedes colocarlo en el lugar de “De mi consideración” o simplemente iniciar el desarrollo con uno.

Aunque no está mencionado al inicio, asegúrate de saber bien a quién debes dirigir la carta ya que eso evitará malos entendidos y que piensen que estás yendo sobre la autoridad de quien realiza los ajustes de salarios.

 

 

2. Ve directo al grano

Al pedir algo por escrito, el hecho de no ser tan directo con ello, pierde su sentido.

A diferencia de hacerlo en persona o negociarlo, aquí debes partir al inicio de tu carta que escribes con la finalidad de pedir un aumento de sueldo.

Claro, nunca dejando tu tono formal y escogiendo bien las palabras.

Esta parte no es nada complicada ya que debes simplemente seguir dirigiéndote formalmente y expresar que escribes esa solicitud o carta con únicamente esa finalidad.

Sé que ser tan directo puede asustarte un poco, pero al leer una solicitud lo que menos quieren leer tus superiores es todas las palabras que utilizas para redundar en el tema.

 

 

3. Incluye tus justificativos

El desarrollo de la carta es muy simple, siempre debes enfocarte en el por qué estás solicitando un aumento de sueldo.

Durante todo el artículo he puntualizado bastante en el que lo único que te ayudará a conseguir un aumento salarial será tu trabajo y lo que has hecho en todo este tiempo en él.

Por eso, al igual que pedirlo en persona, omite tus necesidades y pasa directo a lo que has conseguido todo este tiempo en la compañía.

Por ejemplo, puedes comenzar por el tiempo que llevas trabajando para ellos seguido de los esfuerzos principales que has hecho a beneficio del sitio de trabajo y su prosperidad.

Puntualiza algunos hechos e impulsa a quién está dirigida la carta a verificar el registro de tu trabajo y que tu trayecto ha sido bueno o incluso mejor como para solicitar el aumento.

 

 

4. Menciona una cifra

Yo siempre recomiendo no colocar una cifra, siquiera nombrar un número al azar, pero cuando es una solicitud por escrito, eso cambia un poco.

Como te decía, ningún superior o jefe quiere leer un montón de palabras sin sentido en la carta, por lo que el pedir una cifra es una de las cosas más directas y que te ahorrarían tiempo a ti y a ellos.

Pero es un arma de doble filo.

Una de las desventajas de tener que pedir un aumento de sueldo por escrito es que la opción de negociación es bastante nula.

Es muy poco probable que la respuesta que te envíen sea otra oferta u otra cifra en lugar de un “no” o “sí”.

Si decides pedir cierta cantidad, te sugiero que ahondes aún más en el valor de tu trabajo y en cuánto reciben otras personas por lo mismo.

Además, en lugar de poner una cifra de varios ceros, te recomiendo ponerlo por porcentaje.

No es necesario que dediques un párrafo entero a ello, en el párrafo del paso anterior puedes añadirlo casi al final.

 

 

 

5. Nombra tus deberes y lo que has logrado con ellos

Tómate tu tiempo y espacio en la carta para mencionar lo que tienes que hacer y lo que has logrado con cada una de esas cosas.

Por ejemplo, si te encargas de entrenar a los principiantes, puntualiza que debido a ello has conseguido que la tasa de renuncias disminuya y la productividad de estos aumente, si ese ha sido el caso.

Esta parte es para que te destaques y no tengas pena por ello.

Así que no te limites a pensar que tu trabajo no da buenos resultados para la compañía o tu sitio de trabajo.

En el mundo y sobre todo, en una compañía, cada trabajador pone su grano de arena y cuando hacen un buen trabajo, eso le ahorra dinero a esta y trae más beneficios.

Si has sido responsable, nunca tienes falta o son mínimas y por cosas triviales, nunca has pedido por un aumento, se te añadieron más responsabilidades que realizas a la perfección. Destaca todo eso.

 

 

 

6. Termina la carta de la misma forma que empezaste

Manteniendo las formalidades como en todo el proceso, también recuerda que una buena despedida es igual de importante que un buen saludo.

Así que no te saltes esto último.

Algo que posiblemente crees que me salté u olvidé colocarlo, es la parte de la identificación y decir quién eres.

Normalmente, esto está acostumbrado a colocarse al final de la carta, pero si decides hacerlo al inicio, tampoco está mal.

Personalmente, prefiero colocarlo al final de esta para no sobrecargar los primeros párrafos de información y concentrarme en lo que quiero y a quién me dirijo.

El final de la solicitud es muy variable, puedes indicar las fuentes en donde viste el salario de otras personas y que crees es el que mereces o puedes simplemente dar las gracias y concluirla sin ahondar más en el tema de número y cifras, es de tu preferencia.

Sólo recuerda despedirte y si decides agregar algo más, asegúrate de hacerlo con las palabras y el respeto correspondiente.

 

 

Pedir un aumento de sueldo es todo un reto, a todos nos da miedo el sólo pensar hacer la pregunta y mucho más entablar la conversación.

Yo me sentía tal como debes sentirte en este momento sobre pedir uno, pero no tengas miedo. Es mucho más simple de lo que crees y la peor respuesta que puedes recibir es un no.

Sólo debes hacerlo de la forma correcta, con el justificativo adecuado y en el momento oportuno.

Yo he recibido muchas veces un no, pero desde que cambié mi forma de hacerlo y a tener en cuenta los aspectos anteriores, las pocas veces que he tenido que pedir por uno, he tenido éxito.

¿Por qué crees tú que mereces un aumento de sueldo? Si es una buena razón, es momento de que lo pidas. Yo lo obtuve, ¡y tú también puedes conseguirlo!

The following two tabs change content below.

María Ng García

Amante de la literatura. Escribir, más que mi trabajo, es parte de mi felicidad. "Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños." - Pablo Neruda

2 comments on “Así pedí un aumento de sueldo y me gané a mi jefe (6 pasos)

  1. Excelentes tips 😉 Voy a ponerlos en practica porque hace mucho laboro en la misma empresa, y se que me merezco una subida de sueldo. Si resulta bien te lo agradeceré siempre!

    • Hola Miriam! Si tienes mucho tiempo, ¡por supuesto que te lo mereces! Te irá muy bien, mucha suerte linda 😉

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *