Cómo empezar a lograr tus objetivos personales

Hace poco me encontré con Robert, un viejo amigo de la escuela.

Me estuvo contando sobre su experiencia teniendo citas. Su objetivo siempre era salir con chicas, pero ha estado soltero por un largo tiempo.

Cuando le conté sobre mi experiencia personal y lo que me había funcionado, no lo entendió. Se sintió algo incómodo.

Robert es una persona como cualquiera, por lo cual también me sorprendió el hecho de su fracaso con las citas, ya que era un aspecto al que le daba mucha importancia. Entonces quise comprender por qué no había conseguido su “objetivo”.

Si realmente quieres conseguir algo, ¿qué te impide hacerlo?

Pregúntate a ti mismo: ¿Realmente quiero conseguir ese objetivo?

Teniendo el deseo y el objetivo en mente, solo tienes que conseguirlo. A continuación, te enseñaré cómo empezar a conseguir aquello que realmente quieres.

 

1. Sé determinado

Establecer un objetivo y decir que no pasa nada si no lo logras, es la forma más segura de garantizar el fracaso. Si te mantienes posponiendo tu objetivo y lo evades, no solo terminarás fracasando sino que también te sentirás sin energía e inspiración.

Cuando tienes un plan B, te convences a ti mismo de que está bien si no puedes lograr lo que quieres. Y no, no está bien.

Si realmente deseas algo, trabaja para conseguirlo y no renuncies. Tendrás que afrontar riesgos y superar obstáculos, pero valdrá la pena.

Pierdes motivación cuando no progresas hacia tus objetivos,  por lo que debes recordar que siempre puedes detenerte a evaluar tu situación, hacer los cambios necesarios y volver al camino.

La determinación para cumplir tus objetivos es lo que te dará la energía para seguir. Si estás enfocado, las cosas irán a tu favor.

 

 

2. No basta con soñarlo

Ya sabes lo que quieres y sueñas con lograrlo. Pero sin darte cuenta, ya has decidido no hacer nada al respecto.

Imaginar lo genial que sería viajar por el mundo sin preocupaciones, no traerá esa felicidad a tu vida.

Si realmente quieres encontrar el amor de tu vida, ¡búscalo!

Si de verdad quieres construir un negocio, ¡ve por ello!

Si quieres viajar por el mundo, ¡agarra las maletas y vuela!

No tiene sentido establecer un objetivo y no convertirlo en realidad. El primer paso es decidir, tomar acción sin saber qué resultado te traerá es el siguiente.

Nunca podrás tener un plan exacto de cómo conseguir lo que quieres. Pensar una y otra vez solo te distraerá de empezar. Nadie puede predecir el futuro o saber qué pasará.

Simplemente empieza a actuar.

 

 

3. Cuida tus pensamientos

Las suposiciones te hacen pensar que tienes todas las respuestas. Son nuestro mecanismo de autodefensa ante la incertidumbre. Te hacen sentir inteligente, pero la realidad es que estás actuando como un tonto.

Si tienes pensamientos negativos, tú eres el único que tiene el poder para superar esas creencias limitantes.

El mundo no te pone límites, tu mente lo hace.

Cuando cambias tu modo de pensar, cambias tu mundo. Empiezas a ver esas oportunidades que siempre estuvieron ahí, pero nunca prestaste atención.

Recuerda que tus pensamientos determinarán tu realidad.

 

 

4. No pierdas tiempo comparándote

Probablemente veas la vida perfecta de tus amigos y otras personas a través de las redes sociales. Ves cómo consiguen sus objetivos y lo fácil que parece ser para ellos.

Pero la vida real es completamente distinta.

Esa vida perfecta en realidad es una ilusión. No ves el día a día de esas personas que tanto admiras. Si pudieras observarlas las 24 horas del día, te darías cuenta de que hay muchas partes que odian y que tienen sus propios problemas.

Comprométete a trabajar en tus objetivos. Nadie te debe nada. La suerte no existe. La única forma de conseguir lo que quieres es trabajando duro.

No pierdas tiempo enfocándote en tus problemas o comparando tu vida con la de los demás.

Muévete hacia adelante.

 

 

5. Las excusas no sirven

La exageración es parte del comportamiento humano. Solemos exagerar cualquier obstáculo o problema que se nos presenta, creando la excusa que justifique nuestra incapacidad.

Siguiendo el ejemplo de las citas, estas eran algunas frases a modo de excusa que mi amigo Robert mencionaba:

“Las chicas no quieren nada serio”

“Las citas online no funcionan

“Las chicas con las que he salido no son mi tipo

Era más fácil buscar razones de por qué no podía lograr su objetivo que ponerse a trabajar en él. Todo lo que vale la pena es difícil de conseguir, la vida es difícil.

Sin embargo, cuando te esfuerzas en lograr tus metas y consigues resultados, la sensación es indescriptible. Esa satisfacción se vuelve una adicción.

Piensa en que conseguirás tu objetivo, no en por qué no podrás. Tus pensamientos y palabras determinarán el resultado final.

 

 

6. No te quedes con la duda

No puedes saber el resultado de un experimento sin llevarlo a cabo.

Es mejor intentarlo a quedarse con la duda de qué hubiera pasado.

Nadie hará el trabajo por ti. Nadie resolverá tus problemas. Tú eres el único responsable de tu vida. Solo tú puedes resolver tus problemas.

Cada uno se encarga de sus propios desafíos. Las respuestas están dentro tuyo, solo tienes que buscarlas.

Trabaja a diario para ser tu mejor versión.

 

 

A veces pienso que muchas personas dicen que quieren lograr algo, pero realmente no lo desean. Solo sienten una especie de romanticismo con su objetivo y nada más.

De nuevo, pregúntate a ti mismo: ¿Realmente quiero esto?

Para lograr tus objetivos solo debes tomar acción. Sin excusas. Sin suposiciones. Decide qué es lo que quieres y ve a por ello.

¿Cómo trabajas para lograr tus objetivos? ¡Háznoslo saber en los comentarios!

The following two tabs change content below.
Andres Gananci
Andrés Gananci es un emprendedor y aventurero apasionado de la vida que fundó su primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigue viajando por el mundo mientras trabaja desde casa.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *