Guía máxima para ganar dinero dando clases por Internet

Uno de mis primeros empleos fue como profesora de inglés en la misma academia donde me gradué. Pero la experiencia no fue tan buena como yo esperaba.

Además de tener que cumplir un horario bastante pesado y extenso, la paga no era muy buena.

Al final, terminé renunciando y decidí trabajar por mi cuenta dando clases online.

¿Y sabes qué? Me di cuenta de que enseñar por Internet era mucho más lucrativo: trabajaba menos horas, con mis propios horarios, y ganaba el doble del sueldo que me pagaban en la academia.

Lo mejor de dar clases por Internet es que no necesitas alquilar un sitio para ponerte a trabajar; puedes hacerlo perfectamente desde la comodidad de tu casa.

Las primeras dos semanas se trató de diseñar todo y pensar bien de qué trataría mi curso, así como acordar todos los métodos de pago que debía ofrecer para que mis alumnos me pagasen.

El primer mes no tuve muchas ganancias, pero el segundo y tercero fueron bastante buenos.

Hice $683 el segundo mes, y el tercero llegué incluso a $824, y todo se debe a que había incluso más gente de la que pensaba en su momento dispuestos a pagar por darles clases de inglés.

Por eso aquí te voy a enseñar todo lo que yo hice para empezar a dar clases por Internet, y ganar dinero con ello sin salir de tu casa.

Así que, ¡vamos a por ello!

 

 

¿Qué necesitas para dar clases por Internet?

Para dar clases por Internet necesitarás cosas que seguro ya tienes en tu casa, como una computadora, tu conexión a Internet, pero sobre todo, paciencia y un tema o conocimiento relevante que quieras compartir y enseñar en este caso.

También como requisitos opcionales para dar tus clases puedes conseguir una cámara y un buen micrófono, aunque si ya tienes una webcam en tu laptop, con eso te servirá.

Te recomiendo pasar todo el material de forma digital y que tu estudiante lo tenga a la mano.

Claro, siempre puedes dar tus clases sin cámara pero normalmente las personas prefieren ver a su profesor.

Para dar tus clases, esto es lo esencial que necesitarás.

Ahora, tienes que conseguir un sitio en tu casa donde puedas moverte cómodamente y que no sea demasiado infantil o en ocasiones, maduro.

Me explico: si piensas dar clases y ya tienes decidido que será por videollamadas, es bueno que optes por paredes de color neutro, blancas, azules, incluso negras si crees que eso va mejor con tu tema en las clases.

En resumen, ten un buen fondo para la imagen que darás.

Hablando de imagen, es importante que te veas presentable eso quiere decir, que te vistas bien.

No tiene que ser corbata o traje, en el caso de las mujeres, vestidos o trajes de oficina.

Puedes utilizar una camisa limpia que te haga ver bien vestido y en las mujeres, alguna blusa y pantalón que te haga ver profesional.

Igual es bueno que te mantengas cómodo, después de todo, estás dando las clases desde tu casa para no pasar por todo el agite de vestirte de etiqueta todo el tiempo para ir a tu trabajo de oficina.

Por ejemplo, zapatos altos, corbatas, zapatos de vestir, nada de eso es indispensable y puedes perfectamente ponerte tus pantuflas si lo deseas.

Lo que más importa que se vea bien, es tu parte de superior del cuerpo e inferior si piensas que deberás levantarte durante la clase.

Una de las inversiones que te sugiero hacer, es la compra de un micrófono a parte del que viene incluido con tu computador, lo mismo con la cámara.

Todo por las razones que te dije al comienzo.

Y en esencia, respira, tómate un té si necesitas relajarte y podrás acumular paciencia dentro para lo que se viene ya que independientemente de que sean estudiantes difíciles o no, enseñar lo requiere.

 

Negocios desde casa para mamás

 

4 ideas para dar clases por Internet

Lo más popular en clases por Internet siempre será el inglés o los cursos de cualquier otro idioma.

Pero también tienes otras opciones muy populares como dar clases de yoga, crear un curso para enseñar a diseñar páginas web, o incluso convertirte en entrenador personal online.

Si sabes algún idioma, es un buen punto para iniciar.

Los cursos de inglés son tan populares ya que son más personas que lo buscan, así que no lo descartes entre tus ideas, ya sea inglés o cualquier otro idioma.

Sobre todo porque es algo que posiblemente disfrutarás potencialmente.

Entrando en una idea más original, también es una buena idea crear un curso sobre diseñar una página web.

Lo que más se les dificultad a los nuevos emprendedores que desean iniciar un negocio online, es el diseño de su web y me incluyo en ese GRAN paquete porque yo antes tampoco sabía cómo hacerlo.

Códigos, utilizar links o añadir elementos, si tienes conocimiento sobre ello es más que bien recibido en el mundo del Internet.

Por ejemplo, WordPress es un sitio popular para hacer un blog o una página web desde cero con todo lo que deseas.

Pero es un poco complicado de usar cuando llegas a la etapa de incluir vídeos en tus posts o algún efecto especial en las ventanas de tu página.

Te recomiendo utilizar esos conocimientos de diseño y sacarles el mayor provecho posible, además, si no quieres mostrar tu cara y limitarte a sólo hablar, es una gran opción.

Sólo tienes que usar la función de compartir pantalla del programa que desees utilizar para impartir tus clases y así podrás mostrarle e indicarle mejor a tus estudiantes cómo se hace cada cosa paso a paso.

Señalando las opciones, botones y elementos a elegir correctos.

 

 

Si lo tuyo es más algo relajante, que no implique estrés, como el yoga por ejemplo, ¿has considerado enseñarlo por Internet?

Sí, puede sonar un poco imposible, pero es más viable de lo que piensas, sobre todo porque puedes atender a varias personas al mismo tiempo en una videollamada o cobrar un poco más por dar clases personalizadas.

El yoga tiene más campo y auge del que crees.

Yo tengo un teatro cerca de mi casa donde hay un espacio libre que utilizan para dar distintas clases, entre ellas el yoga, y se llena todos los días a todas horas.

Es impresionante la cantidad de gente que va a pagar un monto decente por una clase de una o dos horas para estirar y relajar el cuerpo.

Viéndolo desde el último punto de vista, sí vale la pena.

Es comprensible que nunca consideraras hacerlo por Internet ya que lo asociamos con hacer algo más presencial, donde el instructor esté presente.

Pero no es necesario.

Imagina que tú serás como esos vídeos de YouTube que la gente ve en sus casas, pero piénsalo, alguien indicándoles cómo hacerlo sin tener que salir de ella tampoco no suela nada mal.

Yo preferiría gastar en un curso de yoga, que arriesgarme a ver vídeos y hacer mal un movimiento que pueda afectar mi salud.

Un instructor no necesariamente tiene que estar presente mientras tenga buena visión de lo que su alumno hace, así que ¡anímate!

Si no quieres dar clases por webcam, también puedes grabar tus vídeos, crear un curso con ellos, y luego venderlo a tus alumnos.

Algo muy parecido al yoga, son los ejercicios para embarazadas y diría incluso que tienen aún más popularidad en este tipo de tema.

Una vez utilicé “San Google” para buscar ejercicios para una prima porque estaba empeñada en hacerlos para no engordar o sentir menos dolores y síntomas que son comunes en su estado.

Me quedé loca al ver la cantidad de resultados y no sólo eso, el número de visitas tanto en blogs como en vídeos.

Allí fue donde pensé, “bueno, hay un montón de embarazadas, todos los días veo como 10 y creo que me quedo corta”.

Pero tampoco pensé que tantas buscaran este tipo de ejercicios y vieran vídeos.

En este caso, sucede lo mismo que con el yoga, el planteamiento sería igual y te daría mucho dinero si sabes abordarlo bien.

De hecho, si estás embarazada o tu esposa lo está y sabe hacer estos ejercicios, es una buena oportunidad para abrir el curso y sacarle provecho a esa pancita que trae a un ser hermoso consigo.

 

 

Hay personas que tienen un gimnasio en su casa o edificio, también como es posible que les de flojera ir hasta un gimnasio y prefieren llevarlo hasta sus hogares.

Ya sabes, poner una caminadora y una que otra máquina extra para hacer espalda y agreguemos unas pesas para fortalecer y tonificar.

El problema es que cuando las personas tienen esto a su disponibilidad suceden dos cosas: nunca las usan o hacen mal los ejercicios.

La segunda es la peor de ellas, porque si llegas a lesionarte eso influenciará el resto de tu vida.

Así que, tener un entrenador personal no es un cuento, te lo dice la voz de la experiencia.

Yo comencé un gimnasio hace más de un año y más que nada por mis problemas de columna. Al inicio hacía todo sin entrenador pero cuando quería aumentar el peso, presentía que me exigía demasiado o no estaba realizando bien el ejercicio.

Decidí probar un mes con uno de los entrenadores puestos en el gimnasio que me dejó el primer mes gratis como prueba.

A la final terminé contratándolo no sólo porque me guiaba, sino por la motivación que me daba al hacer ejercicios.

Tú puedes hacer lo mismo desde tu casa y utilizando una computadora con buena cámara y micrófono.

Las personas no llevan entrenadores a sus casas, a menos que sean conocidos o amigos de hace años, así que ellos pueden buscarte a ti, alguien que no sabe dónde viven, su país, ciudad, dirección, nada.

Además, lo vuelve mucho más fácil para ti ya que no debes esforzarte tanto y sólo necesitas pedirle a tu estudiante que intente tener la mejor cámara que su bolsillo amortigüe.

Te diría que utilices sólo audio, pero todos sabemos lo tramposos que podemos ser (sí, incluyéndote ya que como entrenador sabes que tenemos nuestros momentos débiles), así que hacer audio solamente no te garantiza que esté haciendo el ejercicio.

Creo que yo haría trampa al menos unas dos o tres veces (quizás más).

Y la idea tampoco es que des un servicio que deje mucho que desear en cuanto a la exigencia y el entrenamiento.

 

 

Formas de ganar dinero dando clases por Internet

Ganar dinero dando clases no tiene que limitarse a hacer llamadas o conectarte todo el tiempo para hablar con tus estudiantes.

Seguramente has visto varias páginas donde ofrecen cursos que consisten en vídeos y para obtenerlos sólo necesitas pagar por ellos y listo.

Tú puedes hacer lo mismo.

La forma más fácil de ganar dinero dando clases, es haciendo vídeos donde expliques punto por punto cada parte de lo que deseas enseñar de tu curso.

Por ejemplo, si deseas hacer el curso de inglés, comienza con un vídeo donde hables sobre presentaciones.

El típico “Yo soy…”: “I am…”.

Lo mejor es que los vídeos sean cortos y abarquen sólo un tema.

Es decir, hacer un vídeo sobre presentaciones, luego uno de cómo decir saludos y despedidas, y así sucesivamente.

Puede sonar un poco tedioso, pero me lo agradecerás al ver que no tienes que estar varias horas disponibles para atender a tus estudiantes.

Sin embargo, no todos nos queremos ir por la vía fácil. Enseñar y hacer llamadas igual tiene su encanto y lo vuelve más entretenido al momento de trabajar.

También considero que la ganancia es un poco más rápida que montar tu curso en alguna plataforma de venta online, sólo por el hecho de que siempre ha sido más fácil vender servicios que productos.

Si te llama más la atención dar tus clases en vivo, hay muchos programas que puedes utilizar de forma gratuita y cada uno tiene característica única.

Uno de los más populares es Skype, ya que fue como lo que impulsó finalmente a que las videollamadas internacionales fueran una realidad sin muchos problemas.

Además, casi nunca está en mantenimiento y es muy fácil de usar, por lo que no tendrás interrupciones continuas de el programa.

No obstante, no es el que más recomiendo pero no lo descartes, sigue siendo una buena opción en especial si cuentas con un celular o computador de bajo rendimiento.

 

 

Uno de mis programas favoritos es Discord.

Este programa sirve para crear canales de voz o hacer llamadas sin vídeo, pero hace un tiempo agregaron también la opción de videollamadas además de que siempre se ha podido compartir pantalla.

Pero lo que me gusta es que los servidores van con mucha más fluidez que los de Skype y puedes ver la velocidad de tu Internet durante la llamada.

Lo otro, es que puedes crear canales o servidores donde pueden participar muchas personas y puedes interactuar con todos a la vez en caso de que tengas ideas sobre crear un curso y dar las clases grupales.

No es tan mala idea, pero las personas por Internet suelen pagar no sólo por la comodidad, sino también por lo íntimo de ello.

No tienes que desechar la idea si ves que se presenta la oportunidad.

Puedes recurrir a WhatsApp o al uso de redes sociales donde puedes chatear fácilmente con tus estudiantes o hacer llamadas espontáneas.

A las personas les gusta salir de la rutina, podrías intentar ir a un parque y si estás enseñando un idioma, quizás dar tu lección sobre lo que ves a tu alrededor, cómo se dice cada cosa y hacer que tu alumno te diga constantemente cómo se llaman.

 

Cómo dar clases particulares online

 

1. Piensa sobre qué quieres dar tus clases

La idea comienza muy fácilmente con un “¡Ah! Puedo dar clases” y aunque las ideas de sobre qué hacerlo vienen siguientes a ello, no es fácil decidir al final entre tantas opciones, porque sí, tienes muchas.

Es más sencillo pensar al inicio sobre cómo diseñar la página o cómo las darías, cosas que están en segundo plano cuando aún no has decidido sobre qué dar tus clases.

Así que ya que la idea de darlas está en tu cabecita y de verdad pondrás todo de ti para hacerlo, tómate unos minutos para pensar el tema de ellas.

Te dí varias ideas al inicio del posts pero lógicamente, no estás obligado a optar por alguna de ellas.

Si estás inseguro, tienes que pensar en 3 cosas:

  1. En qué eres bueno.
  2. Lo que te gusta hacer.
  3. Qué resultaría interesante para otros (busca en Internet para informarte también).

 

No es cosa de niños llegar a una idea concreta y decir “esto es lo que quiero enseñar” pero tampoco es imposible, por lo que mientras estés pensando en ello, te recomiendo tomarte tu tiempo y estar relajado.

No te dejes llevar por lo más popular todo el tiempo ni lo que parece una buena idea a simple vista.

Tener la idea de sobre qué vas a enseñar es un gran paso pero para llegar a ella también ten en cuenta que debe ser rentable.

Sí, sé que debías pensar en esas 3 cositas anteriores, pero eso es más para llegar a la idea primeriza y dar con la que realmente funcionará.

Pero cuando estés seguro de lo que quieres, debes evaluar en ese mismo momento qué tan rentable resulta para ti y cuánta ganancia calculas que puede generarte.

 

 

2. Busca los materiales que vas a necesitar

Aunque te mencioné que para dar clases online sólo necesitabas tu fiel computador, una buena cámara y un micrófono, recuerda que tendrás que utilizar cierto material de apoyo.

Para empezar, ya sea si decidiste hacer vídeos para vender tu curso o dar clases en vivo, vas a necesitar algún libro y otros materiales para tus estudiantes.

Por supuesto, todo este material será digital pero debe ser una gran guía que ayude a tus alumnos a estudiar en sus horas libres cuando no estén contigo.

Además, es una buena forma de mantener un orden en las lecciones y que tengan un contenido confiable de donde reforzarse.

Puede ser algún libro con los que tú estudiaste en el momento o incluso uno hecho por ti mismo.

Cuando daba mis clases de inglés, hice mi propia guía que estaba dividida en varios niveles. Claro, también utilicé otra como una guía para ver qué podía y qué no debía poner en ella, pero es algo propio que se adaptaba mejor a la forma en la que enseño.

Otro material que quizás necesites es una pizarra y muchos marcadores acrílicos.

Habrán muchas veces en las que no conseguirás cómo explicar algo en palabras simplemente, por lo que utilizar una pizarra es bastante útil para hacerlo.

Si enseñarás matemáticas o algo que involucre cálculos y operaciones, la necesitas el doble que con otras cosas ya que de esta manera podrás mostrarles perfectamente cómo se hace algún ejercicio.

También crea un ambiente de clases y es más profesional. Ten en cuenta que muchas personas detallarán lo que utilizas para impartir tu curso.

Algunas serán más relajadas donde le pondrán más importancia a lo que están aprendiendo que el cómo, mientras que otros puedes estar dando un contenido increíble, pero estarán pendientes todo el tiempo de los materiales que utilizas y qué tan “estilizado” se ve tu curso.

 

 

3. Comienza a armar tu curso

Una vez que tengas el tema definido y los materiales adquiridos, es momento de que comiences a armar tu curso desde cero.

Ya sea si decidas hacer vídeos para tu curso y venderlo en una página como Tutellus, o dar clases por medio de Skype u otros programas, llevará tiempo.

Principalmente, lo que más debe preocuparte al momento de armar tu curso, es el diseño que le darás a este.

Para venderlo por medio de una página, recuerda lo que hablamos, buena vestimenta, orden en cada vídeo, buen fondo y que no sean tan largos.

Antes de hacer los vídeos, toma el libro que decidiste utilizar para tu curso y siguiendo la división de este o de una nueva que hagas tú, haz un vídeo por cada tema o apartado.

De esta forma podrás mantener un orden cuando estén viendo tu curso y sabrás que vas por el camino correcto.

Puedes pedirle a alguien que te ayude a grabarlos, pero lo mejor es que coloques la cámara en un lugar fijo y lo hagas por tu cuenta.

Repite el vídeo cuántas veces sean necesarias hasta que quedes conforme, se escuche bien y la información sientas que está precisa y concisa.

Si quieres venderlo de una forma más personal creando tu propia página en Facebook o alguna cuenta en Instagram, ten en cuenta que esto te llevará más tiempo y no se tratará únicamente de publicar tu curso y dejarlo a su suerte.

Deberás publicar contenido constantemente de forma que las personas sientan que no estás sólo para vender algo, sino también para ayudarlos.

Por ejemplo, puedes dar tips o consejos de vez en cuando. Publicar noticias o guías que los ayudarán en sus estudios.

Puedes hacer lo que quieras en tu página, pero debes ser más activo. Además de buscar algo de publicidad o compartir con todos tus conocidos y pedirles que te ayuden a difundir un poco.

Lo mismo ocurre si decides dar cursos en vivo.

 

 

Hay muchas páginas como Upwork, Freelancer y demás, donde ofrecen trabajos como profesores en ciertas áreas.

Las más populares son informática y algún idioma.

También hay otros sitios o mediante tu propia página de Facebook y redes sociales, donde puedes ofrecer tus servicios como profesor en cierta área.

Allí mismo explicas un poco cómo funcionarían las clases y por medio de qué programas las das (Skype, Discord, etc.).

Una de las páginas que te recomiendo si quieres promocionar tus clases particulares, es Superprof.

El registro es totalmente gratuito y puedes fijar un precio por ellas apenas realices la publicación.

Si te sientes cómodo en impartirlas a alguien de forma presencial, también puedes ofrecerlo en la página al igual que hacerlo vía webcam.

Finalmente, si después de todo lo anterior quieres aún crear tu página personal que funcione a la vez como un blog y tienda, puedes utilizar Wix Stores para vender tus servicios o curso.

WordPress es una gran opción si lo que deseas es abrir un blog para promocionar pero deseas que te paguen directamente sin necesidad de todo el proceso de buscar el botón de pagar y elegir métodos.

Puedes colocar la forma de pago que aceptas pero ten en cuenta algo, las personas no se sentirán tan seguras así que no estaría mal incluir una especie de garantía.

 

 

4. Da lo mejor de ti

Una vez hayas determinado todo lo anterior y construido tu sitio para vender tu curso y armado este mismo, ya podrás ponerte manos a la obra en lo que se trata de promocionar y llevarlo a cabo.

Te recuerdo que todo requiere paciencia y esta no es la excepción.

Ya cuando veas la primera venta, la primera contratación y estés por dar tu primera clase, tu motivación también crecerá.

A partir de aquí todo recae aún más en ti mismo.

Da lo mejor de ti y no dejes de actuar, una vez que pares se te hará costumbre y cuando te des cuenta, verás resultados que dejan bastante que desear.

Por eso siempre le digo a todos los que conozco y hoy a ti, siempre ponte en acción.

Ya sea cuando estás emprendiendo apenas o siguiendo con ello, siempre ponte en movimiento y verás que tendrás éxito.

Ningún camino al momento de emprender es sencillo, quizás algunos luzcan menos difíciles pero siguen siendo un desafío.

 

 

Cómo ponerle precio a tus clases

Antes que nada, hazte una idea de cuánto crees que vale tu trabajo o cuánto piensas personalmente que pagarías por él. Sin embargo, este pensamiento no suele ser muy objetivo así que dependerás aún más del secreto para ponerle precio a cualquier cosa: investigar el mercado.

Cuando alguien abre un negocio, vende productos u ofrece sus servicios, siempre tienen una idea en mente de cuánto cuesta lo que ofrecen.

Es comprensible, por ejemplo, yo como escritora, traductora y algunas veces asesora, tengo una noción de cuánto vale mi trabajo en caso de que alguien me pregunte.

No obstante, también soy bastante realista.

Siempre me he considerado alguien que sabe lo que ofrece y tiene, pero también sé que no puedo aspirar a la misma cantidad que alguien cobra teniendo años de experiencia incluso, si hago el trabajo mejor que esa persona.

Cosas como la experiencia y cierto currículum, no se pueden omitir y te dan más valor al momento de poner un precio.

En mi caso, cuando comencé a dar mi curso de inglés por Internet, tomé en cuenta los meses que trabajé como profesora en la academia, pero sabía que tampoco podía cobrar tanto teniendo en cuenta que apenas estaba comenzando a dar mis clases y vender el curso.

Por otro lado, unos meses de experiencia no son mucho comparado con personas que llevan 1 o 2 años y que al menos estuvieron ese tiempo dando clases como mínimo.

Pero también supe que el esfuerzo vale además de mi conocimiento. 

Así que pensé en un precio promedio que yo pagaría si viera a alguien con mis características y experiencia en el Internet.

Una vez tuve ese valor, proseguí a ver a la competencia.

 

 

No sé cuántas horas gasté en páginas de ventas de cursos o servicios de clases, pero sé que además de horas, fueron un montón de perfiles los que visité para ver el precio de cada uno de ellos.

Al inicio vi cursos mucho más elevados al precio que yo pensaba ofrecer pero claro, eran personas que son educadores profesionales que tienen años de experiencia y además, bastante tiempo en la plataforma, así que no era tan comparable.

Me fui hacia aquellos que llevaban poco tiempo y que su perfil concordara más con el mío.

Allí me di cuenta que mi precio era bueno comparado al de los demás.

Algunos eran menor que el mío y otros más elevados, pero como yo sé que no podía aspirar a tanto siendo principiante, decidí que era mejor hacer una “ganga”.

Puse mi curso a un precio más económico y mis servicios por hora a un dólar menos que la mayoría.

Creo que es una de las razones por las que me llovieron personas al final de mes ya que cuando estaba revisando vi que hubo un aumento de tarifas en todos pero yo dejé el mío igual.

Lo que más te importa al inicio es hacer reputación, que tus primeros compradores y estudiantes sean los que te dejen un buen feedback para que los demás se sientan en confianza y motivados a contratarte o comprar tu curso.

Es una estrategia que la mayoría conoce pero cuando piensas en dinero, sólo ves la forma de hacerlo lo más pronto posible.

Una vez tengas más tiempo y experiencia en el mercado y servicios, ya podrás ir aumentando el precio según lo que veas en las páginas.

Todo se trata de estudiar muy bien el entorno en el que te estás moviendo.

Por supuesto, esto dependerá del curso que estés impartiendo o vendiendo: computación, diseño, idiomas, yoga o cualquier otro.

Cada curso y clase varía según el área en el que te destaques, es inevitable que algunos cursos sean más costosos que otros debido en el área que están.

Pero no porque veas que ganarías más con uno de computación que de idiomas significa que te irás corriendo a ese, si de cajón no eres bueno en ello, ni lo intentes sólo por querer ganar más dinero.

Si quieres una idea general de cuánto cuesta una hora de clases te daré un promedio según el entorno en el que yo me muevo.

Para clases de inglés o español, normalmente los principiantes cobran entre $3 a $5, económico pero les garantiza ganar experiencia y muchos estudiantes en poco tiempo para hacerse paso a cobrar más caro en el futuro.

Ya cuando consigues esto, es fácil pedir de $10 a $15 por hora, claro, eso también depende de lo que ofrezcas en el curso.

También he visto algunos que cobran hasta $35 la hora, pero personalmente, me parece un poco exagerado ya que normalmente no ofrecen algo distinto a otros.

Yo cobraría máximo $27 una vez tenga experiencia y sé que mis clases le traerán buenos resultados (como siempre).

Otra aspecto que influye en cómo poner precio a tus clases es la forma en la que las impartes o el estudiante quiere practicar y aprender.

Me he tomado con algunos que no desean hacer llamadas o hablar como tal, sino chatear.

Escribir únicamente en el idioma que desean aprender y mandar una que otra nota de voz cuando no sepan pronunciar algo.

Esto es más cómodo para ti, pero también les abarata el costo a ellos así que no puedes esperar a cobrar lo mismo que una normal con llamada.

Lo mismo ocurre con cualquier otro curso que pueda darse escribiendo simplemente, por ejemplo, que pidan que les expliques cómo funciona WordPress en pocas palabras, un cursito rápido escrito por WhatsApp u otra red social.

Por supuesto, cursos como yoga o ejercicios para embarazadas es algo que inevitablemente debe incluir llamadas y vídeo si quieres que resulte bien.

 

 

Qué métodos usar para cobrar por tus clases

Para cobrar tus clases por Internet, lo más importante es siempre incluir tarjetas de crédito y débito porque hoy en día, esos son todavía los métodos más utilizados por todo el mundo.

Pero también puedes complementar esos modos de pago con otros como PayPal, transferencia bancaria, u otros como Skrill, Neteller, etc.

Hay muchos métodos de pago hoy en día, y aunque todos sigan usando principalmente crédito y débito, los pagos con dinero electrónico se vuelven aún más populares.

Por ejemplo, seguramente notaste que PayPal y Payoneer están en casi todos los métodos de pago de alguna tienda e incluso en sitios como eBay o Mercadolibre.

Trae mucha más comodidad pagar de esta manera ya que sólo necesitas ingresar tu correo y contraseña y a veces ni siquiera esto último.

Yo me incluyo entre el grupo de personas que prefieren utilizar mil veces una cuenta PayPal que su tarjeta de crédito o débito.

También verás que no sólo aceptan tarjetas Visa y MasterCard. Aimex y American Express están entre las más usadas.

Por otro lado, también puedes aceptar transferencias a tus cuentas bancarias, por supuesto, esto es principalmente para personas que se encuentren en tu mismo país pero de esa manera les facilitarás el proceso de pago a ellos.

Y tú podrás pagar menos comisiones y tener tu dinero casi inmediato todo el tiempo.

Aunque te mencioné varios métodos y tarjetas para las formas de pago, tampoco te recomiendo incluir TODOS incluso si cuentas con ellos.

Primero, porque la idea tampoco es que tengas tu dinero regado por más de 10 cuentas distintas.

Es bastante incómodo a la larga porque tendrás que decidir si transferir todo a una sola cuenta para usar una o dos tarjetas cuando salgas, y también está la opción de cargar con el montón de tarjetas debido al dinero que tienes en cada una de ellas.

Personalmente, siempre opto por ofrecer métodos como PayPal y Payoneer además de las tarjetas de crédito y débito.

 

 

Además de depósitos o transferencias a una cuenta bancaria, no coloco una de cada banco que tengo ya que eso hace que las personas escojan una al azar y tú termines con tu dinero disperso.

Los métodos de PayPal y Payoneer los utilizo ya que muevo dinero en esas cuentas de toda la vida y por otro parte, son las que más utilizan todos para guardar su dinero electrónico y por ende, las que más se utilizan.

Siempre habrán personas que te preguntarán por cierto método que quizás no ofrezcas, si ves que no presenta mucho problema para ti y se está haciendo cada vez más solicitado, puedes agregarlo a tus métodos.

Pero como te decía y como sugerencia personal, no expandas tantos tus horizontes en cuanto a los pagos, es mejor mantenerte con los que más se utilizan, sean cómodos para ti y la operación sea sencilla y rápida.

 

Las 5 mejores plataformas para dar clases online

Ahondando más en las plataformas para dar clases, te mencioné anteriormente cuáles tienes disponibles y mis favoritas en sí, pero también hay una gran variedad como Teachlr y Classgap que son increíbles y pueden funcionar mejor para ti.

Si te sientes confiado para tratar con personas de cualquier parte del mundo y cuando digo cualquiera, es literal, entonces Classgap puede ser una mejor opción para ti pero, ¿por qué?

Normalmente las páginas en español suelen conectar a personas de varios países pero que sólo hablen el mismo idioma, sí, tiene razón de ser y yo lo entiendo igual que tú, pero aquellas personas que hablan más de un idioma o estudiantes que hablan español, deben irse a otras páginas para encontrar lo que buscan.

Por ejemplo, algunas veces es difícil encontrar un profesor nativo de China para que te enseñe el idioma si la página está en español, podrá parecerte imposible, pero la mayoría que encontrarás son personas nativas de un país hispanohablante pero que tienen conocimiento del idioma.

Sin embargo, Classgap te conecta a ti como profesor, con estudiantes alrededor del mundo que buscan perfiles específicos de alguien que les enseñe alguna materia o curso en concreto.

Es muy bueno sobre todo para personas que desean dar clases de materias escolares y universitarias, para ayudar a los estudiantes a reforzar sus puntos débiles.

Registrarse es muy sencillo, sólo llenas un formulario que solicita la información más básica del mundo y ya podrás comenzar a dar clases ofreciendo tus servicios en algún área específica.

Con esta plataforma no necesitas recurrir a utilizar Skype u otro programa para llamadas ya que la misma tiene su aula virtual donde puedes llevar a cabo tus clases con chat de voz y vídeo, enviar los mensajes que desees y hasta cuenta con una pizarra virtual.

 

 

Yéndonos a explicar un poco más sobre Tutellus que es una de mis plataformas favoritas, además de vender cursos también tiene servicios adicionales como crear un blog personal dentro de la página y te dan los recursos necesarios para difundir todos los cursos que publiques en la página.

Por supuesto, no es una plataforma destinada para dar clases en vivo como te dije anteriormente, pero sí funciona muy bien para vender y hacer la misma función de promocionar tu curso.

Crear un blog personal dentro de la página te da muchas oportunidades para incrementar las ventas de forma gratuita ya que viene incluido entre los servicios.

Imagina que estarás matando dos pájaros de un tiro, publicarás tu curso para venderlo y ya estarás haciéndolo publicidad prácticamente gratuita para que la gente visite y vaya a comprarlo.

Durante la búsqueda de plataformas, seguramente te cruzaste con Teachlr y no mientras buscabas ser profesor y dar tus clases, sino cuando tú eras el estudiante.

Es una plataforma muy popular para ver cursos y clases online, pero también para crearlos y formar parte del equipo de profesores independientes.

Puedes registrarte con Facebook, Linkedln y tu correo electrónico. Si ya tienes un perfil como estudiante, ese mismo te servirá para empezar a dar tus clases, sólo necesitas escoger la opción en el menú en la esquina superior derecha.

Dentro de la misma plataforma puedes realizar el diseño de tu curso y los materiales que utilizarás en él.

Si tuviera que mencionar algo malo, es la comisión con la que se quedan y que el único método de pago sea por medio de PayPal.

Que la comisión sea de un 30% me parece un poco elevada. 

 

 

Si tu curso estará dirigido definitivamente hacia los idiomas, te recomiendo Verbling, a mi me ha funciona muy bien y se siente un poco más profesional si eso buscas.

El registro funciona de igual forma con el correo electrónico o con tu cuenta de Google y también está la opción de Facebook.

Lo único distinto que notarás de otras plataformas, es que no basta simplemente con el registro, sino que debes pasar una revisión para que puedas ser profesor en la plataforma.

No te asustes, no tienes que tener un título o tener la experiencia de todos los siglos, pero sí es importante que tengas al menos unos meses en el área y que seas nativo del idioma que deseas enseñar.

Pero lo que me encanta en definitiva, es que los profesores (tú) son libres de poner el precio que deseen por sus clases y aunque pensarás que en todas las páginas es igual, hay veces que te ponen un limitante debido a que les parece muy costoso o no para que pidas eso por una hora de clase.

Los acuerdos de las clases se realizan de forma individual, por lo que no tendrás limitaciones de una página como la mayoría del tiempo, pero la plataforma te da todo lo que necesitas para hacer el contacto y ponerte de acuerdo con tus alumnos.

En lo que sí debes cumplir, es que todas las clases se imparten por medio de Hangouts.

 

 

Superprof la que te mencioné varios párrafos arriba, es un poco más directa por sí sola en contactar alumnos con profesores.

Aquí los tratos no se hacen de forma individual y debes esperar a que la plataforma ponga en contacto a varios alumnos contigo, lo bueno de todo esto, es que tienes cierta protección en caso de que el alumno no pague o no cumpla con lo establecido.

El registro es igual a las demás páginas e igual es gratis, sólo necesitas poner tu nombre, correo y contraseña para registrarte.

Luego, sólo debes escoger qué materia deseas enseñar donde van desde apoyo escolar hasta desarrollo profesional. Incluso hay música y arte si eres alguien que se desvía más hacia esas áreas.

Siguiente, deberás escoger ciertas keywords con las que los alumnos podrán buscar perfil como el tuyo con mayor facilidad, por ejemplo: Inglés-Español.

Ya el resto depende armar un poco tu anuncio en la página y poner tus servicios a disposición. Puedes dar clases individuales o en grupo.

Lo que más me gusta de ella, es que los métodos de pago los decides tú. No tienes que pasar por la página para recibir tu dinero.

Puedes escoger PayPal, efectivo si son presenciales o transferencias y depósitos a tu cuenta bancaria si así lo deseas.

 

 

9 consejos para dar clases particulares por Internet

 

1. Acomódate a tus propios horarios

No te presiones y acomoda las clases de la forma que mejor te parezca a ti. 

Aunque tú seas el profesor y debas hacer sentir cómodo al alumno para que la experiencia sea grata, educativa y así decida volver, también debes pensar en ti primero. 

He tenido varios amigos que al momento de introducirlos al mundo de las clases por Internet, acomodaban mucho los horarios, clases o métodos al alumno, y aunque no todo el tiempo está mal, siempre terminaban ellos complicándose la vida.

Por ejemplo, si ellos utilizaban sólo Skype por una razón que los justifica o por cosas personales y el alumno no quería Skype sino Hangouts porque simplemente le daba flojera crearse una cuenta en el primero, ellos aceptaban.

Sí, hay veces que te verás en el caso de moldearte al estudiante, pero no sacrifiques tus comodidades porque simplemente ellos no se adaptan a las condiciones que de antemano, deberían saber.

Una de las razones por las que escogiste dar clases particulares por Internet, es la comodidad de estar en tu casa, escoger las horas que deseas trabajar y la hora exacta en la que lo harás, aunque me dirás “pero así no me contratarán”, son ellos los que deben adaptarse a ti.

Así que no seas tan abierto a estirar la mano y adaptarte un poco a ellos porque no sólo tomarán la mano, sino el brazo completo.

 

2. Establece siempre tus condiciones de forma clara

Hay situaciones en las que las personas tienen el tiempo contado, donde no colocan una hora sólo porque dormirán la siesta antes, sino porque luego tienen otras responsabilidades y deberes.

El estudiante siempre te pedirá que seas puntual y te saldrá con un montón de cosas que no le gustan y que tú, como el contratado, debes cumplir de cierta forma.

Sin embargo, tú puedes poner las mismas condiciones.

Por ejemplo, algo que sucedía muy pero MUY seguido, es que los estudiantes siempre son los impuntuales (aunque no pondré de puntuales a todos los profesores tampoco).

A veces llegan 5, 10 o 15 minutos tardes cuando la hora pautada era de 4 a 5 de la tarde.

El problema para ti en sí, no es que llegue tarde, sino que ellos esperan que si llegan a las 4:15, les des su clase hasta las 5:15 cubriendo la hora completa.

Cosa, que no puedes hacer ya sea porque tienes otra clase a esa hora u otro compromiso.

Normalmente se quejan y al final si aceptan los 45 minutos, no quieren pagarte la hora completa cuando fueron ellos los de la falta.

Así que, deja todo claro en tu publicación y perfil, cuando contacten contigo, pon tus términos y que ellos se adapten a ellos.

Como que igual deben pagarte la hora aunque ellos lleguen tarde y deben ser lo más puntuales posibles para que puedas dar la clase sin apuros para poder cubrir todo el tema.

Eso sería un buen inicio en tus condiciones. 

 

 

3. Pide siempre tus pagos por adelantado

En cuanto a un consejo sobre el pago, si no tendrás una plataforma como intermediaria, te sugiero que pidas el pago antes de la clase o al menos el 50% del costo.

Yo pido un 50% del pago antes de la clase pautada porque eso me da seguridad de que la persona desea realmente pagar por mis servicios y así él o ella no se siente inseguro de si es un engaño o de verdad le daré la clase prometida.

Es una cuestión de crear algo de confianza y ceder un poco en ello, pero eso sí, no te recomiendo aceptar NUNCA que quieran pagarte después de ella.

No importa si llora, ruega o patalea, si insisten tanto en ello es porque no tienen la intención de pagarte.

Ahora, otra opción es que lo haga durante la clase, cuando lleven la mitad del tiempo establecido es un buen momento.

 

4. Cuida de tu aspecto físico al dar las clases

Algo que ya te había dicho pero quiero recordarte, es que cuides tu apariencia.

No, no se trata de que te veas como una miss o todo un modelo de Channel, pero sí bastante presentable como te mencioné.

La primera impresión vale mucho y aunque puedes ser el mejor profesor del mundo, muchas personas se dejan llevar por la apariencia y sí, dejarían de ver clases contigo sólo por como luces.

Por eso siempre cuídate, intenta verte limpio y aseado, vestido de forma cómoda pero que no te quite la buena presencia.

 

5. Organízate bien

Sé organizado con tus clases, haz un documento de Word o en donde gustes donde tengas bien anotados los puntos que tocarás y todo el material que necesitas a mano y por orden de uso.

Eso te ahorrará tiempo y a tu estudiante también, lo hará sentir como que su hora fue totalmente provechosa.

 

 

6. Evita las distracciones en tus clases

Por favor, apaga el celular o sólo déjalo con sonido para llamadas y contactos que pueden ser urgentes cada vez que comiences una nueva clase.

No hay nada más desagradable que suene tu celular cada 5 segundos con algún mensaje o llamada entrante.

 

7. Enseña poniendo ejemplos de la vida diaria

Crea relaciones en tus ejemplos y la clase en general con la realidad y el día a día de cada uno de ellos.

Las personas entiendencon mayor facilidad cuando asocias los temas con su vida diaria, porque se ven aplicando lo que aprenden a ella y es mucho más sencillo para ti explicar algo que hará que ellos entiendan más rápido que rebuscar algún ejemplo.

Un ejemplo muy claro es cuando te preguntan el significado de una palabra en cualquier idioma y tú no deseas decirle la traducción literal, sino que él pueda hacerse una idea del significado y así tener el sentido general de la palabra.

En estos casos es bueno armar un acontecimiento o situación que lo lleve a pensar en la única palabra posible para describir esa acción, suceso, persona o cualquier cosa de lo que estés hablando.

 

8. Ofrece la primera clase gratis

Ya sé que antes dije que debías recibir tu dinero, pero a veces para captar a las personas necesitas darles un empujón con la palabra “gratis”.

Las personas a las que de verdad les gusten tus clases, volverán sea gratis la primera clase o no, pero es una forma de que atraigas más ya que no se sienten presionados con hacer una inversión que no saben si les terminará gustando.

Yo los entiendo y estoy segura que tú también. 

Por eso dales esa probadita a ver si les gusta. Si en efecto quedan encantados contigo, verás que ya querrán pagarte lo que cueste tu hora.

Eso sí, deja claro desde el inicio el precio por hora pero di que la primera es gratuita para que así vean si les agrada o no la clase.

Yo solía hacerlo cuando inicié y así pude atraer estudiantes mucho más rápido que comprobaban sin necesidad de gastar un centavo que esas eran las clases o el curso que deseaban tomar.

Puedes hacerlo dejando una imagen con el anuncio en tu perfil, blog o página donde estés ofreciéndolo.

 

 

9. Sé paciente con tus alumnos

Finalmente, más que un consejo es una clase de memorándum: ten PACIENCIA.

Los estudiantes pueden ser agotadores y siempre habrán unos que entiendan más rápido que otros, pero con todos debes mostrar paciencia y si es necesario repetir mil veces, tú lo harás mil y un veces para que quede claro.

Sólo respira y exhala, toma un té o café y verás que se te bajará cualquier momento de histeria o colapso en el que vayas a entrar, si sientes que no puedes, ¿quieres abandonar ese estudiante?

Pues, ¡hazlo! No tienes que quedarte con todo el que quiere ser tu estudiante después de todo, tú también puedes escoger a quién impartir clases y a quién no, pero tampoco seas tan exquisito y quisquilloso.

 

 

 

Dar clases por Internet es un trabajo súper cómodo y que genera bastantes ganancias si sabes vender bien tus cursos y cobrar el precio justo por tus clases.

Recuerda, ármate de paciencia y una buena cámara así como un micrófono y ponte manos a la obra.

¿Has dado alguna vez clases por Internet? Cuéntamelo en los comentarios y dime qué tal te va.

The following two tabs change content below.

María Ng García

Amante de la literatura. Escribir, más que mi trabajo, es parte de mi felicidad. "Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños." - Pablo Neruda

2 comments on “Guía máxima para ganar dinero dando clases por Internet

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *