Cómo dejar de ser un perdedor cuando todo te sale mal

Todos hemos escuchado el concepto de ser un perdedor. Tal vez tú lo hayas usado para referirte a alguien que según tú es un perdedor. Sin embargo, puede que tú lo seas sin darte cuenta.

Primero definamos lo que es un perdedor: es aquella persona que no lucha por sus sueños, no les gusta ver el éxito de los demás, no tienen una razón de vivir, les gusta desmotivar a los demás y se encargan de expandir la negatividad.

 

 

¿Qué hacer si soy un perdedor?

Si te has sentido identificado, no te preocupes. Nadie nace siendo un ganador, pero tampoco nadie nace siendo un perdedor.

Yo también tuve un momento en el que me di cuenta que mi vida no estaba yendo a ningún lado.

Mi vida consistía en evadir la realidad, buscar distracciones y la satisfacción inmediata. No sabía que quería hacer, no tenía ningún propósito ni ganas de nada.

Cuando me di cuenta de cómo estaba desperdiciando mi vida, decidí tomar el control y ser responsable de mi futuro. Al final, solo es cuestión de tomar mejores decisiones.

Por eso, aquí te enseñaré 10 cosas que hacen los perdedores y qué debes evitar si no quieres ser uno de ellos.

 

10 cosas que te hacen ser un perdedor

 

1. Pensar en el problema todo el tiempo

En lugar de ver el lado positivo de las cosas y avanzar, los perdedores pasan mucho tiempo pensando y lamentándose por el problema. La vida y los negocios se tratan de resolver problemas, en pensar en la solución en lugar del problema.

Las excusas, quejas e historias sobre un problema son el pasatiempo favorito de los perdedores. Si tan solo usaran todo ese tiempo y energía en buscar la solución, todo sería distinto.

Por supuesto, tienes que analizar el problema para encontrar una solución, pero no puedes pasarte todo el tiempo enfocado en el problema.

Intenta ver el lado positivo de las cosas y verás que se te hará más fácil encontrar una solución.

 

 

2. No tener autocontrol

Los perdedores no tienen control de ellos mismos, no tienen disciplina y tampoco intentan tenerla. Se dejan llevar por cualquier cosa y son víctimas de las circunstancias.

Tener autocontrol es ser disciplinado, tener el poder sobre cómo reaccionas ante lo que te sucede en la vida. Solo tienes control sobre tu mente, así que practica a diario ser el que manda.

No hagas lo que los demás hacen. Piensa antes de actuar. Piensa en las consecuencias y en los beneficios de tus actos. El autocontrol es una habilidad que debes practicar hasta dominarla.

Los perdedores reaccionan ante las cosas del día a día. No reacciones, toma el control.

 

 

3. Falta de confianza

Cuando no tienes confianza en ti mismo, todo se vuelve en contra tuyo y se puede ver en los resultados que obtienes. La falta de confianza se ve reflejada en el enojo, las quejas, lamentos y excusas que los perdedores suelen tener.

Tienes que tener confianza en ti y en lo que haces aunque las cosas estén yendo mal. Si crees en ti y en que todo funcionará, te desempeñarás mejor y conseguirás mejores resultados.

Tener confianza o no termina siendo un círculo vicioso, no elijas que todo empeore.

 

 

4. Te distraes con las noticias

Si te das cuenta, la mayoría de noticias son muy exageradas y solo se encargan de expandir la negatividad por el mundo.

Todos esos titulares que ves en la televisión o en internet están especialmente diseñados para despertar tu curiosidad y les prestes atención o des clic.

No dejes que las noticias te distraigan de las cosas realmente importantes ni que te infundan miedo y negatividad. Cuando llenas tu mente de cosas negativas, solo atraes más de ello a tu vida.

 

 

5. No sabes cuál es tu propósito en la vida

Vivir sin algún propósito es para perdedores. En realidad, aunque nadie nace con un propósito en la vida, todos lo tienen.

Y si tú no lo tienes aún, tu deber es buscar tu propósito de vida. ¿Cómo? Haciendo cosas nuevas, descubriendo aquello que te gusta y te permite sentir satisfacción.

Cuando no hay algo que te motive en la vida, es fácil sentirse infeliz.

Nadie quiere ser infeliz así que enfócate en descubrir tu razón de vida.

 

 

6. Piensas que un buen puesto es lo más importante

Por lo general, los perdedores viven pensando en que un buen puesto de trabajo, título o cualquier tipo de etiqueta es realmente importante en la vida.

¿Por qué? Porque viven pensando en cómo serán percibidos por los demás.

Viven bajo los estándares que su entorno les ha impuesto. En realidad, puedes tener la etiqueta que quieras y lo único necesario es que te haga feliz a ti, no a los demás.

 

 

7. Crees que el mundo es injusto contigo

Tu situación actual es el resultado de las acciones que has llevado a cabo. Los perdedores suelen tener el pensamiento de que merecen más de lo que ya tienen. En realidad, mereces lo que tienes.

Si quieres tener más, aprende a ganártelo. La suerte no existe y no hay atajos para las grandes recompensas. Nadie te debe nada.

Para tener más, sé de valor para el mundo. Cuando no estás contento con tu situación, es hora de un cambio. Solo tú tienes el poder de hacer ese cambio.

 

 

8. No te importa el resto

Los perdedores solo piensan en ellos mismos, no les importa servir a los demás. Incluso pueden llegar a ser tan egoístas que no les importará perjudicar a otras personas para conseguir lo que quieren.

Aunque suene raro, la única manera de conseguir más, es dando más. Te da una sensación de bienestar contigo mismo que te hace atraer abundancia. De eso se trata la vida, de dar.

 

 

9. Prefieres los juegos de azar a invertir

Los juegos de azar y apuestas son para los perdedores. Creen que son inteligentes al jugar algo que se basa en la suerte. Les gusta aquello que les haga ganar dinero rápido y fácil.

No caigas en el juego de los perdedores y juega a largo plazo. Aprende de las personas que son más inteligentes que tú y han logrado aquello que quieres, edúcate e invierte en aquello que has investigado.

Recuerda que no existe el éxito de la noche a la mañana, tienes que trabajar por él.

 

 

10. Le das más importancia a lo material

Tal vez las cosas materiales te den felicidad, pero solo es momentánea. Simplemente es una emoción que sientes al principio y luego se desvanece fácilmente.

Usualmente, los perdedores quieren tener las mejores cosas materiales para impresionar a otras personas como ellos. Sin embargo, estos objetos no les traen ningún beneficio a largo plazo.

Invierte en ti mismo o en experiencias antes que en objetos materiales, vuélvete más valioso para el mundo.

 

 

Todos podemos realizar un cambio si realmente queremos. Si te has dado cuenta que alguna de las cosas mencionadas arriba forma parte de tu vida, empieza a cambiar hoy. La vida se trata de mejorar continuamente y crecer cada día.

Encuentra tu pasión, evita a las personas negativas o que no aportan nada a tu vida y empieza a trabajar en ti. Cuando tu mentalidad cambia, no existen los límites.

¿Qué cosas evitas para no ser un perdedor? ¡Cuéntanos en los comentarios!

The following two tabs change content below.

4 comments on “Cómo dejar de ser un perdedor cuando todo te sale mal

  1. Me identifico casi con todas. Una pena no saber de como cambiar las. Cuando lo leí me sentí mal y frustrada y en vez de actuar me dedico a enfadarme y quedarme quieta. Supongo q nunka saldré de este círculo ya que lo llevó intentando y con ayuda casi 6 años y nada. Es frustrante vivir así. Un artículo muy bueno gracies

    • Hola Natasa, todo está en tu fuerza de voluntad. Empieza a introducir pequeños cambios antes de intentar hacer un cambio radical. No es fácil, pero tampoco imposible. ¡Tú puedes!
      ¡Gracias a ti por leernos! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *