23 trucos que no conoces para ahorrar dinero en casa

Muchas veces, la solución para tener más dinero en tu cuenta no es ganar más, sino gastar menos dinero del que normalmente utilizas.

Aquí te enseño cómo ahorrar en casa con estos 23 trucos sencillos para reducir tus gastos de electricidad, comida, facturas, y agua con pequeños gestos que puedes empezar hoy mismo.

 

¿Qué encontrarás en este artículo?

 

Cómo ahorrar dinero en casa (23 trucos)

 

1. Utiliza más ventiladores de techo

En esas épocas de calor donde al llegar a casa lo primero que te encuentras es con todas las habitaciones calurosas, siempre recurres a un aire acondicionado o ventiladores pequeños.

Bueno, estás consciente de que uno de los mayores gastos en casa es la factura de luz y lo mucho que estos aparatos consumen energía, así que en lugar de irte hacia esa solución que además de todo, es costosa obtener estos aparatos, utiliza algo más ecológico y que te ahorrará bastante dinero.

Los ventiladores de techo son excelentes para mantener las habitaciones a una temperatura agradable y contrario a lo que piensas, también funcionan para épocas frías donde el aire caliente.

Colocas que gire de forma invertida y se asegurará de desplazar todo ese aire caliente que necesitas hacia el suelo.

¿Ves? Adiós calefacción consumidora de energía.

 

 

2. Lava con agua fría

La calefacción, calentador y todo lo que tenga que ver con dar calor o poner caliente algo tiene un consumo excesivo de energía, así que mientras más evites utilizarlo, mejor.

Conozco muchas personas que prefieren lavar su ropa con agua caliente en lugar de fría cuando en realidad la diferencia es casi nula y lo que hacen es que a fin de mes su factura de luz sea un 50% más elevada que la mía, y yo lavo con agua fría.

Comienza a abandonar la costumbre de calentar el agua para lavar la ropa y vete hacia el lado de lavarla con el agua normal, sin calentarla.

 

 

3. Usa menos la secadora

Siguiendo el mismo principio que los anteriores, si tienes espacio para secar la ropa que lavas, entonces ¿por qué utilizar la secadora?

No digo que elimines totalmente su uso, pero si realmente no la necesitas y tienes un espacio grande donde colgar la ropa, disminuye el uso.

La secadora es como un secador de cabello y unas 4 veces peor debido a toda la energía que necesita y la costumbre que debes tener en colocarla lo más caliente posible para que seque la ropa más rápido.

Si tienes una lavadora automática, seguramente tienes el centrifugado lo cual ya te deja la ropa bien escurrida y no goteará toda tu casa al momento de colgarla.

Así que es momento de desconectar tu secadora y evitar su uso lo más posible.

 

4. Apaga las luces

Cuando vivía con mis padres, tenía que estar detrás de ellos diciéndoles que apaguen las luces o simplemente terminaba haciéndolo yo.

Estoy segura de que tú o al menos otra que persona que convive contigo tiene este mal hábito y aunque dejar una luz encendida por 5 minutos no es el fin del mundo cuando recibas tu factura, cuando dejas más de una por más de ese tiempo porque olvidaste apagarla luego, si será un golpe más duro.

Si abandonas una habitación ya sea por unos minutos o por el resto del día, recuerda siempre darle al interruptor de la luz y apagarla.

Si estás en casa, no necesitas tener las luces de todas las habitaciones encendidas. Mantén nada más las que se encuentran en el espacio que estás utilizando en ese momento.

¿Estás en tu habitación? Entonces no tienes porqué tener la de la cocina o la habitación de al lado encendida.

 

 

5. No malgastes agua

Si tienes una gotera en tu casa, arréglala lo más pronto posible.

Por otro lado, si eres alguien que deja las llaves abiertas, dura más de 20 minutos en la ducha o en lugar de regadera, eres más fanáticos de los baños largos en una tina, entonces mejor comienza a cambiar todo eso por algo además de más ecológico, que te ayudará a ahorrar dinero en el consumo de agua.

Una de ducha de 5 a 10 minutos es más que suficiente ya que el resto del tiempo sólo te quedas debajo del agua sin asearte como tal.

Los baños en tina consumen una gran cantidad de agua y en especial cuando tienes la costumbre de salir de la bañera y de igual forma ir a la ducha a terminar de asearte.

Acostúmbrate también a cerrar las llaves mientras no estés usando el agua y evita bajo todo costo dejar alguna abierta.

Cosas tan simples como estas te ayudarán a tener una cantidad extra de dinero para tus ahorros o algún gasto que quieras hacer.

 

 

6. Revisa tu despensa

Es común que todos los días o al menos una vez a la semana, vayas al supermercado más cercano y hagas compras de las cosas que crees no tener en casa.

Sin embargo, más de una vez te debió ocurrir que al llegar y abrir la despensa había uno o dos envases de lo mismo que acabas de comprar.

Así que para evitar que gastes en cosas que ya tienes y que por ahora no necesitas, revisa siempre tu despensa e incluso el refrigerador.

De esta manera no comprarás cosas repetidas y estarás ahorrando dinero para otras, además, también te ayudará a mantener un control en la fecha de caducidad de los productos.

 

 

7. Repara cosas

Cuando se rompe algo en tu casa, se ve algo desgastado o viejo, en lugar de tirarlo, tómalo y ve cómo podrías repararlo o qué otra función puede cumplir en tu hogar.

La mejor forma para evitar tener que comprar algo nuevo y hacer ese gasto es simplemente reparar lo viejo.

Sé que en ocasiones no tendrás de otra y te verás en la obligación de comprar algo nuevo, pero mientras más puedas evitar este tipo de gastos, mejor.

Busca especialistas que puedan repararlo y te saldrá mucho más económico.

Si no quieres siquiera invertir en un especialista o porque es algo delicado que no quieres que alguien más toque, ponte a ver cómo puedes repararlo tu mismo.

 

8. Anota todo lo que gastas en tu casa

Al menos una vez al mes se presenta un gasto imprevisto en la casa, puede ser algo sumamente pequeño e insignificante, o algo que represente más dinero del que te gustaría.

Este tipo de imprevistos son los que hacen que tus ahorros no vean mucho la luz cuando te ves casi obligado a gastar lo que tenías guardado para solucionar ese problema.

Ahora, cuando tomas ya sea de los ahorros que tienes o del presupuesto que aún te quedaba para los demás gastos, normalmente olvidas anotar ese gasto.

Ya de por sí necesitas llevar un control de ellos pero por alguna razón, siempre olvidamos anotar esas cosas extras que tuvimos que gastar durante el mes y cuando llegas al siguiente no recuerdas muy bien en qué lo gastaste.

Anotarlo no sólo te ayudará a mantener un control, sino que te verás obligado a poner más esfuerzo el siguiente mes para poder compensar ese dinero usado de imprevisto.

 

 

9. Invierte en bombillos ahorradores

Cada vez que entro en una casa, son más las veces que veo bombillos normales los cuales consumen una gran cantidad de energía, en lugar de los ahorradores que te ayudarían a ahorrar más de un 70% en el consumo.

Sé que los bombillos ahorradores son más costosos que los normales, no obstante, tampoco son MUCHO más caros.

Además, siendo alguien que solía tener bombillos de luz cálida y nada ahorradores por toda la casa, sé que la factura de luz pega bastante en el bolsillo sólo por dejarlos encendidos varios minutos.

Luego de que cambié a bombillos ahorradores, comencé a ahorrar mucho más dinero en la factura de electricidad de lo que pensaba.

Por otro lado, algo que no debes saber es que los bombillos que te ayudan a ahorrar energía tienen mucha más vida útil y duradera y en especial si son de luz led.

Mientras que un bombillo normal me duraba un mes, un ahorrador luz led puede durarme hasta 6 meses o un año dependiendo de cuánto lo use y no, no estoy exagerando.

 

 

10. Coloca ventanas amplias o ventanales

Una buena ventana es una gran inversión y si lo llevas hasta el nivel de tener puertas de vidrio hacia el patio o el sitio que más sopla viento, aún mejor.

Antes te decía que en una de las cosas que más gastas es el calefacción u aire acondicionado, por eso te sugerí utilizar ventiladores de techo en lugar de tantos electrodomésticos.

Pero unido a los ventiladores de techo, también puedes agregarle aberturas a tu casa, ventanas o puertas corredizas, para que sea mucho más simple que el aire corra por ella y no necesitas refrescar tu hogar de otra manera menos ecológica.

Aunque puede resultar un poco costoso crear más ventanas y todo este tipo de cosas, lo agradecerás al momento de ver la factura de luz.

En caso de que hago mucho frío, sólo necesitas cerrarlas y un par de persianas o cortinas para que entre luz sin necesidad de abrirlas y exponerte a la temperatura, además, le das más privacidad en caso de que eso sea lo que te preocupa.

 

 

11. Ahorra en teléfono

Si eres de las personas a las que le encanta llamar o utilizar mucho su celular, esto también es gasto del hogar ya que donde más sueles consumirlo es mientras estás en él.

Si en el que más gastas es en el teléfono fijo que incluso tu celular, entonces comienza por bajarle un poco a cuánto lo usas y ahorrar más en la factura telefónica.

Los servicios básicos son más costosos de lo que la mayoría pensaría antes de tener su propia casa, así que mientras más ahorres en ellos, más dinero te quedará para ti.

El teléfono es como algo indispensable, pero intenta usarlo sólo cuando sea estrictamente necesario y no te quedes horas hablando por él.

 

12. Haz un presupuesto

Ya te mencioné que debes anotar todos los gastos imprevistos que se desarrollan en tu casa, pero que también es de suma importancia que tomes nota de todo en lo que debes gastar y a partir de allí, crear un presupuesto.

Esto te permitirá no gastar más de lo que deberías en los gastos del hogar y quizás hasta ahorrar más de lo que tenías estipulado.

Mantener un control de todos tus gastos es la clave para ahorrar ya sea en casa o en el resto de las cosas y mientras lo hagas, verás muchos ahorros en tu cochinito.

Así que siéntate una o dos veces al mes y haz un presupuesto junto con la planificación del gasto mensual.

 

 

13. Come fresco

La mayoría de las personas creen que el hecho de ir semanalmente al mercado por vegetales y frutas frescas, representa más gasto que simplemente hacer la compra del mes.

Lo mismo ocurre con la proteína como el pollo, carne o pescado.

Aunque no lo creas, es todo lo contrario. Deben haber muchas veces en las que pierdes parte de los alimentos por descuido o porque simplemente es mucha comida y no tienes el momento adecuado para cocinarlo todo.

Así que a la final sólo terminas gastando más dinero en los consumibles de lo que crees.

Por lo que te recomiendo ir semanalmente o cada pocos días al mercado y comprar todo fresco, esto no sólo te ayudará a ahorrar dinero sino que comenzarás a llevar un hábito de comida más sano y consumiendo todo del día sin conservarlos tanto tiempo.

 

 

14. Repara las cosas pequeñas ¡RÁPIDO!

Hay veces que en la casa surgen fallas o imprevistos que te afectan de manera drásticas y debes solucionarlas lo más pronto posible, pero cuando son cosas más insignificantes y pequeñas, sueles dejarlas pasar durante varios días o semanas, incluso meses y cuando te das cuenta, empeoró muchísimo más.

Cuando tienes una falla pequeña en el hogar es mejor ir directamente y repararla como si eso te afectara en gran escala en su momento ya que cuando decidas dejarla para después, será así siempre y al final tendrás que gastar más en su reparación porque empeoró con el tiempo.

Así que por más minúsculo que sea, repara esos pequeños detalles lo más pronto posible para evitar que luego tu cuenta bancaria se quede prácticamente vacía por atrasar siempre su reparación.

Algo tan pequeño como una gotera en el baño o la cocina puede resultar en hacer un cambio total de tuberías y mucho dinero, en lugar de haber cambiado sólo una pieza o dos en el momento que viste el defecto.

 

15. Usa tu auto lo menos posible

No es un secreto que la gasolina no es nada económica, pero si a eso también le añades todos los cambios de aceite, repuestos que tengas que reemplazar en algún momento, termina siendo un gasto más grande del que te gustaría.

Así que en lugar de tomar tu auto para ir incluso a la esquina, emplea más el método de la caminata o bicicleta.

Es muy cómodo ir a todos lados con un auto, pero si eso representa uno de los mayores gastos, es mejor que lo administres un poco mejor y todo eso, lo lleves a tus ahorros.

Además, en el proceso ayudas al medio ambiente y por otro lado, no cuesta mucho ir hasta la esquina caminando, he visto personas que lo toman para ir a unas pocas cuadras sólo por flojera.

Anímate un poco más también y velo como una forma de estar más activo a su vez.

 

 

16. Paga los seguros descontados

El seguro del auto, la casa, salud o vida, todos ellos te dan las típicas opciones de pagarlo todo por un servicio de un año, o pagar por cuotas pero que significa intereses y estar sujeto a ciertos incrementos.

Es fácil decir que debes pagar todo en una cuota, pero sé que puede ser bastante difícil tener toda esa cantidad de dinero a comienzo de año o cuando te toque pagarlo.

Sin embargo, aunque es una comodidad pagar por cuota, normalmente esto sólo te asegura que el servicio o producto te salga un 15% o incluso más costoso que inicialmente.

En cambio, cuando lo pagas todo al momento, además de estar evitando los típicos intereses, las aseguradores siempre te dan un descuento si escoges el método de pagar todo y a la final ese 15% de más que puedes sufrir con las cuotas, termina siendo un 10 o 15% si lo pagas completo.

Esto te ayuda a que sea mucho más fácil librarte de las deudas y el ahorro mensual se vuelva simple de alcanzar.

Imagina, ya estaría ahorrando unos $100 USD mensuales si destinas el dinero de las cuotas a tu fuente de ahorros.

 

17. Automatiza tus pagos

Así como puedes pagar las tarjetas de crédito por Internet, lo mismo ocurre con el resto de tus cuentas y es que hay muy pocos servicios que no puedas pagar a través de él hoy día.

Para evitar que se te olvide pagar las cuentas, simplemente moderniza tu forma de pagarlas y ve a la opción que te ofrecen por Internet.

Siempre puedes personalizar el pago si es una deuda muy grande y en caso de ser simplemente un servicio de luz o agua, que mensualmente se descuente de tu cuenta o tarjeta.

Esto evita que acumules deudas innecesarias y tontas y que al momento de ver tu balance ya cuentes con ese dinero menos y te adaptes a lo que te queda y armes tu presupuesto a raíz de él.

 

 

18. Haz lo mismo con tus ahorros

Igual que el pago automatizado, también puedes hacer que cierta cantidad de dinero vaya a una cuenta de ahorros de tu preferencia.

¿En qué te ayuda esto? Simple, no te comerás el dinero de tus ahorros antes de siquiera verlo.

Así que una vez saques un estimado de los gastes que debes hacer mensual, el resto envíalo a la cuenta de ahorros y para darte un secreto y evitar que igual lo gastes: no saques tu tarjeta de débito en esa cuenta, sólo ábrela y que no tengas formas de sacar el dinero tan fácil.

Esta es una de mis formas favoritas para ahorrar dinero en general, no sólo en casa.

Porque evito tener que apartar mensualmente el dinero por mi cuenta y tener la tentación de gastarlos o agarrar un poco más de lo usual para un gasto innecesario.

 

19. Pide prestado lo que pocas veces uses en casa

Siempre te vas a encontrar con esos momentos donde necesites un objeto en específico para hacer algo pero que lo más posible es que no lo vuelvas a necesitar en un par de años.

Sin embargo, por la necesidad, sueles salir de inmediato a conseguirlo y por ende, terminas gastando en un objeto que no va a tener ninguna utilidad en el futuro y sólo termina siendo un gasto de dinero.

No soy alguien muy partidaria de pedir prestado, pero cuando sé que algún conocido lo tiene y sólo será para usarlo una vez, prefiero pedírselo que ir a gastar una cantidad de dinero en ello.

Si no lo vas a usar con frecuencia, no lo compres.

Esto sólo hace que además de gastar dinero en cosas innecesaria para tu casa, acumules toda esa “basura” sin necesitarla.

 

20. No tapes los radiadores

Me incluyo entre ese grupo de personas que solía utilizar mucho los cubreradiadores o incluso taparlos un poco con la cortina de las ventanas, pero después de lo que me enteré y te diré a continuación, no lo harás más.

Ya de por sí los radiadores trabajan bastante para calentar, sin embargo, siguen siendo relativamente económicos en comparación con otros métodos de calefacción.

Siempre se encuentran ubicados cerca de la ventana y aquí es donde debes tener cuidado, que las cortinas lo cubran.

¿Por qué? Porque al taparlo sólo produces que trabaje más para darte el mismo resultado de calefacción.

Más energía, sobre exiges el radiador y al final, la factura de electricidad es más elevada.

Los cubreradiadores producen lo mismo, sólo utilízalos cuando no estés utilizando el radiador o mejor aún, no lo uses.

 

 

21. Adapta tu ropa a la temporada

Invierno, otoño, primavera y verano, todas las temporadas exigen un poco o mucha diferencia en la vestimenta y es normal que te sientas en la obligación de gastar dinero en ropa para cada una de ellas.

No obstante, las personas toman la costumbre de gastar TODOS los años en esas temporadas, lo cual a la larga es un gasto no necesario.

Así que mejor tómate varios minutos u horas con tu armario y piensa en cómo podrías adaptar toda tu ropa según la temporada.

Además, también estoy segura de que tienes ropa para cada una de ellas pero prefieres no repetir en ocasiones.

Todo eso se puede solucionar siendo un poco más ingenioso y evitando gastar en ropa para ti o incluso sábanas para tu cama y sofás.

 

22. Tarjeta de fidelización

Hacerte un afiliado y sacar una tarjeta de ello en los supermercados que más frecuentas puede ser un poco tedioso, pero al final de proceso valdrá totalmente la pena.

Uno de los supermercados que más frecuento, tiene tarjeta de fidelización hace bastante tiempo, pero nunca me animaba a obtener una.

Cuando tuve la oportunidad de hablar con alguien durante una fila para pagar que tenía la tarjeta, le pregunté exactamente qué beneficios tenía, en ese momento supe que debí sacarla hace bastante tiempo.

Básicamente, obtienes entre un 15% o 20% de descuento en tu compra cada vez que vas a hacer una compra.

Sólo necesitas pasar tu tarjeta y se reduce cierto porcentaje del pago total.

En compras pequeñas puede ser algo insignificante, pero cuando se trata de hacer el mercado de la semana o el mes, es bastante dinero que te estás ahorrando.

 

23. Aprovecha la carga completa

Tanto en el lavavajillas como en la lavadora, nunca laves de a pequeñas cargas y aprovecha cada pequeño espacio que tengas.

Si vas a meter una carga a cualquiera de los dos electrodomésticos, asegúrate de que esté en su mayor capacidad y estarás ahorrando más de un 50% de agua.

Incluso si tienes la opción de ajustad el nivel, lo cierto es que sigues gastando agua al hacerlo de a poco y termina siendo lo mismo que sólo llenar la lavadora vacía.

No te digo que acumules todo en el fregadero o la cesta de ropa, pero espera un poco hasta que haya una cantidad considerable para aprovechar tanto el agua como detergente.

 

 

¿Qué puedo hacer para ahorrar dinero rápido?

Es mucho más simple de lo que crees, sólo que quizás no tan fácil. Abandona los gastos innecesarios y enfócate en aquellos que son una obligación y realmente necesarios y de los que dependes.

Sé que la mayoría se ve atrapado en un ciclo donde su salario o ingresos no son suficiente y por ende, piensan que no pueden ahorrar.

Sin embargo, aunque lo creas imposible en una situación donde tu dinero se va en las necesidades básicas, siempre puedes ahorrar un poco eliminando todo lo que realmente no debería representarte un gasto.

Por ejemplo, la comida es algo esencial y en lo que debemos tomar nuestro salario y apartar cierta cantidad de este para poder cubrirnos ese gasto, pero aunque si bien es cierto que debes comprar comida, esta no necesariamente tiene que ser la más costosa o cada vez que tengas un antojo ir y comprarlo.

Intenta mantener tus compras de alimentos en las cosas más básicas, no digo que comas pan con agua o carne todos los días, pero que en lugar de comprar el queso más costoso por sólo querer probarlo, escojas uno más económico y acorde a tu bolsillo sin necesidad de poner más del estipulado.

Por otro lado, cuando vayas al trabajo, actividad o tengas que simplemente pasar mucho tiempo fuera, intenta preparar un envase con tu comida.

El almuerzo es un claro ejemplo de ello ya que debido a nuestro trabajo u otras responsabilidades, no solemos comerlo en casa y terminamos yéndonos al camino rápido de pedir comida a domicilio.

Todo es cuestión de que conozcas tus prioridades y que además de sólo conocerlas, las tengas presente todo el tiempo.

Así que toma una libreta y anótalas. Comienza por la comida si no sabes dónde iniciar y verás que pensándolo por varios minutos te darás cuenta que hay muchas cosas que representan gastos innecesarios.

Si me preguntas cuál creo que es el mayor gasto innecesario que hacemos en algún momento, es en área de la tecnología.

Estamos obsesionados con tener el último modelo de teléfono del mercado o el computador más rápido, pero en el proceso no te das cuenta que en realidad no necesitas todo eso y en lugar de gastarte incluso $1000 USD, podrías obtener algo bueno por casi la mitad de precio y te sobraría para poder ahorrar.

 

 

También puedes vender todas esas cosas viejas que acumulas y en lugar de que estén agarrando polvo y no las utilices, velas como una fuente de dinero.

Anímate a vender todo lo viejo y lo que aunque sea nuevo, en realidad no utilizas y estarás sacando provecho de todo eso en lo que gastaste dinero alguna vez.

Estoy segura de que al inicio será un dolor de cabeza dejar de gastar en cosas nada prioritarias y comenzar a ahorrar en compras que realices.

Si quieres que se vuelva un poco más sencillo, entonces haz como yo.

Crea un presupuesto y estima lo máximo que vas a gastar en comida, productos de higiene, servicios básicos y en lo que determines que realmente es una prioridad.

Sé honesto contigo mismo y plantéate las necesidades básicas de comienzo para así agregarle una que otra cosa importante para ti con la cual debes hacer el gasto.

 

¿Cómo ahorrar en la compra?

En definitiva, evalúa más de una opción al momento de querer ahorra en la compra de tu casa. Sé bastante observador en el estado que se encuentra y en especial, busca alternativas en cómo tener ciertas características que quieres en ella más adelante y te saldrás más económico.

Es importante que evalúes más de una opción a la hora de comprar tu casa y es que la que puede parecer la de tus sueños o una buena oferta, no necesariamente es la más económica a la larga.

El primer error de principiantes, es dejarse llevar por las primeras 3 opciones que se les presenta, eso, suele hacer que no expandas más las alternativas y por ende, termines gastando más dinero cuando quizás pudiste comprar una a mejor precio y que te ofrece lo mismo o incluso más.

No te digo que te enfrasques en una búsqueda por varias semanas y ver 1000 casas, pero si que en lugar de 3 o 5, sean unas 8 o 10.

Esto puede requerir un poco más de esfuerzo pero debes estar seguro de que además de conseguir la casa perfecta, también la mejor en términos de precio.

En cuanto a ser observador en el estado de la casa, esto tiene dos puntos a considerar:

  1. Si presenta ya sea pequeños o grandes problemas, eso puede significar gastar mucho más dinero a la larga en su reparación.
  2. Puedes pedir un descuento en el precio de la casa debido a todos los problemas que presenta al momento de la venta.

 

Tienes que ser bastante cuidadoso con esta parte ya que aunque puedas pedir descuento por las reparaciones que requiere, siempre se puede salir incluso del excedente que te quedará para esos arreglos.

Te recomiendo hacer un presupuesto de cuánto costaría hacer todas las reparaciones antes de considerar pedir descuento y comprarla o si simplemente irte por otra opción.

 

 

Como consejo y experiencia propia, evita las casas que presenten filtraciones, problemas de cableo o cualquier cosa que sea totalmente directa a la estructura de la casa en sí y pueda envolver más de una zona de la casa.

Normalmente estos problemas suelen terminar en una reparación completa de todo el sistema, lo que significa: mucho dinero.

Por último pero no menos importante, sé que al momento de comprar una casa quieres conseguir la que es perfecta y cumple con todo lo que buscas, pero estoy segura de que en la mayoría de las opciones que veas tendrás que sacrificar alguna característica que quieres en ella.

Por ejemplo, pisos de madera, alfombras, ventilación en toda la casa o cualquier otra que te parezca relevante.

Hay muchas veces en que la casa presenta ser una gran oportunidad pero tu la descartas porque no tiene sólo una o dos cosas que esperabas.

En estos casos, es mejor que compares el precio de la casa que no tiene lo que quieres con la que lo tiene todo o lo más relevante para ti, ve la diferencia de precios y al costo de la que no tiene lo que buscas, agrégale cuánto costaría obtenerlo con un trabajo adicional.

Por ejemplo, si una casa que tiene los pisos de madera que quieres cuesta alrededor de $450.000 USD, pero la otra no y sin embargo, cumple con varias cosas que deseas, cuesta unos $400.000 USD, pregúntate: ¿cuánto te costaría añadir los pisos de madera?

Si cuesta unos $10.000 USD, sigue siendo más económico comprar la casa más barata y sin los pisos de madera e instalarlos con un trabajo adicional.

Básicamente, ten una mente abierta en cuanto a las remodelaciones si quieres ahorrar dinero en la compra.

En donde solía vivir con mis padres, hicimos varias remodelaciones y eso nos ahorró bastante dinero y a la larga, además de obtener lo mismo que la casa que tenía todo incluido, fue mejor, porque estaba de la forma precisa en la que lo deseábamos.

 

 

Además del costo de la casa y todo el dinero que necesitas para tener una, debes tener en cuenta los gastos que esto representa y que se comen al menos un 25% de tu salario mensual.

Sin embargo, todos deseamos nuestro propio hogar y por supuesto eso significa, una casa propia.

Sólo necesitas saber ahorrar el dinero suficiente para comprarla y lo más rápido que puedas para evitar que suban mucho los precios y una vez la tengas, ahorrar todo el dinero posible en lo que se refiere a ella.

Con todas estas recomendaciones, yo ahorro alrededor de $150 a $200 USD al mes, mientras que antes sólo unos $75 USD al mes.

¿Qué otros trucos para ahorrar en casa conoces tú? ¡Compártelos aquí abajo dejando un comentario!

The following two tabs change content below.

María Ng García

Amante de la literatura. Escribir, más que mi trabajo, es parte de mi felicidad. "Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños." - Pablo Neruda

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *