21 consejos infalibles para tener una autoestima positiva 😄

como saber si estoy deprimida

Si mantener una autoestima alta y positiva fuera fácil, todos estaríamos radiantes y nuestro desempeño estaría por los cielos en cada una de las actividades que hacemos, lamentablemente, eso dista de la realidad.

No es nada fácil mantenerse con un autoestima positiva, mucho menos si en un punto de tu vida tocaste fondo e intentas levantarte bajo cualquier costo: leyendo libros de autoestima, saliendo con amigos o simplemente llegando al punto de aparentar que todo está bien cuando no es así.

He pasado por muchas épocas difíciles en mi vida: fracasos en el trabajo, situaciones económicas difíciles, problemas con mi familia, rupturas amorosas…

Cuando me caían encima esos problemas, solía hundirme y eso afectaba cómo me veía a mí misma en esos momentos. Pero por suerte, me di cuenta que sí existe una forma de mejorar como nos sentimos. 

Así como se tienen que tonificar los músculos, hay pequeños ejercicios con los que puedes mejorar tu autoestima, para mantenerla positiva y salir victorioso de los problemas.

Estos pequeños ejercicios son pasos que puedes hacer fácilmente todos los días y que harán cambios maravillosos en tu vida.

Y aquí te comparto los 21 métodos que yo uso para mantener mi autoestima positiva, y que a ti también te ayudarán a enfrentar tus problemas y ser feliz.

 

 

21 pasos infalibles para mantener tu autoestima positiva

 

1. Crea una vida positiva

Las cosas, las personas y los espacios que nos rodean, tienen una gran fuerza para hacernos sentir mejor o peor.

Está comprobado que los colores, los sonidos o los olores te pueden hacer feliz, te pueden dar hambre o te pueden poner triste.

Por eso, empieza a hacer que tus espacios sean positivos.

Coloca una imagen divertida en tu protector de pantalla, adorna tu escritorio o tu casa con flores o con fotografías que te hagan feliz, utiliza inciensos para perfumar tu día.

En navidad, yo uso aromatizantes de canela y manzana, porque me trae recuerdos de mi niñez y de la casa de mis padres. ¡No guardes ese perfume que te encanta! ¡Úsalo! El momento es hoy, te aseguro que va mejor en ti que en esa botella.

Usa ese reloj que te hace sentir poderoso, lleva zapatos altos solo porque te provoca.

Que cada vez que te veas y mires a tu alrededor haya algo que te haga pensar positivo y también feliz.

 

 

2. ¡Elimina a las personas tóxicas!

Si cada vez que das un paso adelante, hay alguien que te empuja dos pasos hacia a atrás, el mejor lugar para esa persona, es fuera de tu vida.

Las personas tóxicas son como un gas pimienta, se esparcen y dañan todo lo que tocan y sus efectos se quedan allí por un tiempo.

Cualquiera que sea el motivo por el que sigues cerca de alguien que te hace daño, créeme, no vale la pena. 

Así que, la próxima vez que una persona tóxica se acerque a tu puerta, no lo pienses dos veces para cerrarla y no volverla a abrir. 

¿No sabes cómo lidiar con alguien tóxico? Aquí tienes ayuda: La guía para tratar con gente envidiosa y tóxica.

 

 

3. Olvídate de los prejuicios y ¡libera tu mente!

El problema de nuestra “sociedad civilizada”, es que hay tantas reglas sociales, que ya ni sabemos cuales tienen una finalidad y cuales no. 

Te aseguro que si piensas un poco, hay algo que haces o que dejas de hacer, simplemente porque lo dice la gente. 

Ni siquiera lo cuestionas, simplemente sigues la corriente. ¿Por qué usas corbata? ¿Te gusta usarla?

¿Por qué no te puedes tomar esa copa de vino que te provocó a la 10 de la mañana? Canta a todo pulmón, baila a mitad de la calle, súbete al columpio. ¿Quién te lo prohíbe?

Para mí, la regla con los prejuicios es simple: “Vive y deja vivir”.

Si no te haces daño y no dañas a nadie, eres libre de hacer y no hacer, como quieras y cuanto quieras.

 

 

4. Di adiós al pasado

Yo entiendo que no es fácil olvidar. Cuando pasamos por algo difícil, las personas nos dicen que lo tenemos que superar y dejarlo atrás.

Pero la verdad, es que eso no se hace tan fácil como dicen, yo entiendo que dejar el pasado atrás es un proceso.

Pero también sé que es posible, que superar el pasado es algo que se puede lograr. 

La mejor forma de hacerlo es vivir día a día, e ir soltando de a poquito. 

Ve cambiando desde las cosas más pequeñas, los recuerdos, los pensamientos, las rutinas, los objetos… Deja de ocupar tanto tiempo en pensar en lo que pasó.

Fíjate un limite, durante una semana o dos, te vas a concentrar en lo que ha pasado.

En ese tiempo analiza las cosas, escribe sobre eso, habla con alguien, busca qué puedes aprender y qué pudiste haber hecho mejor, acéptalo y perdónate.

Después de eso, solo te permites pensarlo una vez al día, luego 2 veces por semana, y así, casi sin darte cuenta, lo habrás superado.

 

 

5. Mente negativa = Autoestima negativa

El pensamiento tiene poder, yo sé que esto suena como una frase sacada de una serie de Disney, pero tiene un significado importante y es una verdad.

Tener pensamientos positivos te ayuda a sentirte mejor, y tener pensamientos negativos hará que pierdas tu autoestima.

Si quieres puedes hacer la prueba; piensa en una ciudad que te guste, piensa en los edificios, las luces, las personas, el clima… Te aseguro que al final de ese pensamiento estarás sonriendo y te ayudará a levantar tu autoestima.

Cuando te cargas de pensamientos negativos, estarás preocupado, molesto e irritable, y lo peor es que ni siquiera te darás cuenta.

Si quieres mantener el autoestima positiva, mantén tus pensamientos positivos, siempre trata de ver el vaso medio lleno, concéntrate en las cosas que han salido bien, y en todo lo que tienes que te importa y que gusta.

¿Te cuesta ser positivo? Aquí te dejo una aplicación con la que puedes reprogramar tu mente: Mindzoom, el mejor método para cambiar tu vida.

 

 

6. Haz que tus metas no estén muy lejos de la realidad

La mejor forma de alcanzar tus objetivos es haciendo un plan y fijando tus metas.

Pero cuando fijas metas muy altas y no logras alcanzarlas, empiezas a tener pensamientos negativos y a juzgarte por no haber logrado lo que te propusiste.

Lo que pasa es que a veces tenemos grandes sueños, queremos que se cumplan de inmediato, y no les ponemos una dosis de realidad, ahí es donde fallamos.

Por ejemplo, cuando empiezas un plan para bajar o subir de peso, te empiezas a imaginar los cambios en tu cuerpo, y esperas que en una semana se vea una gran diferencia. 

Si no eres realista, y no entiendes que se requieren semanas y hasta meses de esfuerzo para ver gran un cambio, terminarás sintiendo que fracasaste. 

Si sientes que te cuesta alcanzar tus metas, redefine tus objetivos, quizás te falta dar algunos pasos antes de llegar tan alto. 

 

 

7. Valora tus errores tanto como tus victorias

Como dice el refrán “Errar es de humanos”. ¿Eres humano? Si es así, una de las cosas que son seguras en esta vida, es que en algún momento te vas a equivocar. 

Así es como hemos aprendido desde que el mundo empezó, probando cosas nuevas, cometiendo errores y arreglando lo que dañamos.

Es cierto que cuando haces algo bien, todos lo celebran y se nota que vas avanzando, se nota que es algo bueno. Y cuando te equivocas, pues, todo parece un verdadero desastre sin sentido.

Es difícil ver que ese error es igual de valioso, porque te dejaré un aprendizaje que ayudará a que te construyas como una mejor persona.

Será mucho más fácil llevar los momentos difíciles cuando entiendas que todos cometemos errores, y que lo importante es aprender de ellos y salir adelante.

¡Borrón y cuenta nueva mi amigo!

 

 

8. Acepta las cosas que no puedes cambiar

Este es uno de los retos más grandes que yo he tenido, entender que yo no puedo hacerme cargo de todo.

Yo sé que es difícil entender que el mundo está en movimiento, el tiempo pasa y las personas toman sus propias decisiones, pero así es, y no hay mucho que puedas hacer.

A mí me ayuda empezar por las cosas más grandes, y me doy cuenta de que soy apenas un punto en el universo y son pocas las cosas que están entre mis manos.

Y sobre todo, me refugio en la satisfacción de que yo he hecho todo lo que está en mi poder, y he dado lo mejor de mí.

 

 

9. Regálate 5 minutos al día

Te levantas en la mañana, te preparas para el día, corres para ir al trabajo o empiezas a hacer las tareas de la casa, desayunas en el camino, pagas tus cuentas, te mueves de un lugar otro; al final del día, estás cansado, quizás de mal humor, pero has cumplido con todo.

¿Seguro? ¿Has cumplido con todos? ¿Qué has hecho por ti?

Te has hecho cargo de tantas responsabilidades, que olvidaste que tu responsabilidad más grande, es contigo.

Así pasa día a día, ayudas a muchas personas, pero no a ti.

Empiezas a cargar con problemas, la vida se convierte en un trabajo complicado y estresante, hasta que te olvidas del maravilloso regalo que es despertar cada mañana.

¡Detente! Toma 5 minutos al día para pensar en ti: ¿Qué quieres? ¿Cómo te sientes? ¿Qué necesitas?

Si estás muy cansado, toma un descanso, si estás estresado, haz algo divertido… Por 5 minutos, haz algo solo para ti, para descargarte y para que no olvides ser feliz.

 

 

10. Espera lo mejor y acepta lo peor

Esta es una frase que deberías grabar en un lugar visible, te aseguro que verás la vida con mejores ojos. Sobre todo en momentos de incertidumbre, y en los que hay cosas que escapan de tus manos.

Esta regla de oro tiene dos partes importantes, la primera es cuando esperas algo y no sabes qué pueda pasar. 

En estos momentos, no vale la pena preocuparnos demás, tienes que esperar lo mejor, si existe una posibilidad de que pase algo bueno, apóyate en eso, esa es la esencia de la esperanza y la fe.

La segunda parte, es cuando ya ha pasado algo y no es lo que esperabas.

La vida es un misterio, a veces es tan difícil saber por qué pasan las cosas, que nos perdemos tratando de encontrar un motivo.

Al final, el único camino que queda es la aceptación. Y este es el mejor sitio para mantener la autoestima positiva.

 

 

11. Hazte amigo de tu “yo interior”

Esa voz que escuchas dentro de ti, siempre que tomas una decisión y terminas hablando frente al espejo, no estás loco, es tu voz interior.

Todos tenemos un “yo interior” que puede ser nuestro mejor amigo, o nuestro peor enemigo. 

Esa voz dentro de ti, se puede llenar de halagos o de comentarios negativos, ¿cuál prefieres?

Empieza por despertar y conectarte con tu “yo interior”, para que descubras quién eres y aprendas más de ti.

Puedes escribir tus pensamientos en un diario, pararte frente a un espejo, o simplemente acostarte en tu cama y empezar a pensar en voz alta.

Evita las críticas duras, no te digas cosas desagradables, el mundo por sí solo ya es difícil.

Sin darte cuenta, empezarás a tener una conversación abierta de preguntas y respuestas, habrás ganado un nuevo mejor amigo.

 

 

12. Recuerda que tienes talentos

Es muy fácil hacer una lista con las cosas que no te salen bien, te preguntas: ¿En qué no eres bueno? Y de una vez puedes decir: la cocina, los números, el deporte…

Pero ¿qué pasa cuando te preguntan qué haces bien? Esa respuesta tarda mucho más tiempo, porque no estás acostumbrado a decir cosas buenas sobre ti.

Es que hay una tonta regla social que nos hace sentir que si hablamos de nuestros talentos, nos tacharán de presumidos. 

No olvides que tienes talentos, aunque a veces te equivocas, hay cosas para las que eres muy bueno, y esos talentos te hacen especial.

Es más, busca formas de mejorarlos, toma clases particulares o aparta un par de horas para practicar.

Y sobre todo, no permitas que la rutina o que otras personas te hagan sentir que no eres talentoso, o que tus habilidades no son importantes.

 

 

13. Rompe esquemas e intenta cosas nuevas

Vivir como una oveja más del rebaño, es más fácil que ser la oveja negra y atrevida, pero nunca podrás recuperar lo que te estás perdiendo. 

El motivo por el que las personas no se arriesgan y hacen cosas nuevas, es el miedo a lo desconocido y al “qué dirán”.

¿No se te ocurre una razón para salir de tu zona de confort? Yo te daré cuatro.

La primera razón es que te dará una carga extra de adrenalina, lo que te hará sentir más activo, y después de que lo intentes la primera vez, tendrás más ganas de repetirlo.

La segunda razón, es que tu universo se hará más grande, conocerás nuevas personas, nuevos lugar y tendrás más aprendizajes y experiencias.

La tercera razón, es que te sacudirás el aburrimiento y la tristeza. Sentirás tanta curiosidad, que las cosas nuevas que pruebes te mantendrán entretenido y feliz.

La cuarta razón, es vas a potenciar las estructuras de tu cerebro, serás más inteligente, más creativo y más flexible. Y por supuesto, con todo ello, mantendrás tu autoestima positiva mucho mejor.

 

 

14. Tú eres tu única competencia

Si te vas a comparar que sea contigo, con tus propio logros, y tus propios errores.

Hay una idea que tienes que tener muy clara: tú eres una persona, eso te hace único, individual y diferente, tú eres tú. 

No pierdas tu tiempo viendo qué han logrado otras personas, o qué tienen los demás, eso solo despertará sentimientos negativos, y te puede llevar a la envidia.

Lo que sí puedes hacer, es imitar los buenos hábitos o los métodos efectivos de otros, pero para eso, solo tienes que espiar un poco, sin medirte lado a lado.

No es bueno que hagas comparaciones con otras personas, porque tú tienes tu propia forma de hacer las cosas, tus propias necesidades y tu propio tiempo.

En lugar de compararte con otros, compárate contigo, en la forma en la que eras antes, en las cosas que has logrado y en las cosas que quieres lograr, así sabrás si estás avanzando o si no te has movido en un rato.

Fíjate la meta de superarte en tus propio términos, hazte más rápido, más inteligente, más creativo, más espontáneo que tú mismo.

 

 

15. Si no sabes, aprende…

Eso de que no sabes como hacer las cosas, lo terminas usando como una excusa y se convierte en un obstáculo. 

Un profesor en la universidad nos decía: “Si no sabe, aprenda, ¿es que acaso es idiota?”

Yo sé que muchos se podían ofender, ese profesor era un viejito un poco amargado, pero todos éramos adultos y al final del día, él tenía razón. 

No puede ser que dejes de intentar algo, que pierdas oportunidades o que te quedes paralizado, solo porque no sabes hacer algo.

Yo lo entiendo, la falta de conocimientos a mí me hace sentir menos capaz, me hace sentir que no sirvo para algo, y me provoca pensamientos y sentimientos negativos. 

Pero la solución es muy simple, aprende… No te sientas mal porque no sabes algo, más bien hazte valiente y enfréntalo.

 

 

16. Mantente cerca de las personas que te quieren

Siempre es importante tener un sistema de apoyo.

Un sistema de apoyo, son un grupo de personas que sabes que te apoyarán, que estarán allí contigo incondicionalmente.

Esas personas son como un rayo de sol para tu autoestima, te mantendrán lleno de luz y de buenas vibras.

Mantente cerca de esas personas que hacen que tu vida sea mejor, y sobre todo, alimenta esas relaciones, sé un buen amigo, sé amable y aprovecha las oportunidades para crear lazos y guardar lindos recuerdos.

 

 

17. Usa el “modo avión” cuando lo necesites

El modo avión, es esa opción en tu teléfono que bloquea todas las notificaciones.

Todos necesitamos apartarnos del mundo por un momento, por un par de días o por lo menos unas horas.

Quizás no te des cuenta, y no sientas la necesidad, pero créeme, cuando lo hagas, agradecerás la sugerencia.

Desconéctate del mundo, pasa tiempo a solas, toma un baño de espuma sin tu teléfono, sin nadie que te moleste a tu alrededor, simplemente tú, la naturaleza, o tu película favorita.

No importa donde te encuentres, no tienes que tomarte unas vacaciones para hacerlo, ni gastar dinero, lo más importante es que te olvides de tu teléfono y que hagas algo que te relaje.

Volverás al mundo real más centrado, cargado de energía y podrás mantener la autoestima positiva.

 

 

18. Acepta la responsabilidad sin cargar con la culpa

Ir por la vida sin que te importe nada, no significa que tengas la autoestima muy alta, es más, dice todo lo contrario.

Si no valoras las cosas, a las personas y tus propias metas, no tienes una autoestima positiva. 

Para mantener la autoestima positiva tienes que tomar las riendas de tu propia existencia, hacerte responsable por tus logros, por tus equivocaciones, por tus decisiones y sus consecuencias.

Pero, aceptar la responsabilidad no significa sentirte culpable, darte golpes de pecho y castigarte por siempre.

Aceptar responsabilidad, significa que entiendes que tú juegas un papel muy importante en lo que pasa en tu vida, que tú has tomado decisiones y cuando las cosas salen mal, trabajas para encontrar una solución.

Si te has equivocado, lo asumes, lo reflexionas, pides disculpas y haces todo lo necesario para arreglarlo, pero al mismo tiempo, aprendes de ello y sigues adelante.

 

19. Regálate palabras bonitas

Los regalos más valiosos son el tiempo, la comprensión, la paciencia y los halagos, son regalos que se dan a las personas que quieres y a ti mismo. 

Se puede mantener la autoestima positiva, cuando puedes mirarte al espejo y decir cosas buenas sobre ti. 

Este ejercicio al principio te hará sentir algo tonto, pero verás lo bien que se siente. 

Celebra lo bien que te ves, lo bien que huele el perfume que usas, lo rápido que terminaste de hacer una tarea o lo bien que te quedan las cosas que haces.

Esta mañana al hacer el desayuno, me he dicho: “¡Eso, María! Has mejorado en la cocina”.

Ten a tu propio equipo de porristas en tu interior, no necesitas que otros te digan lo maravilloso que eres, porque tú te conoces mejor que nadie, por dentro y por fuera.

Las frases positivas o negativas, tu subconsciente las irá guardando y se reflejan en tu estado de ánimo, en tu optimismo y en tu fortaleza.

 

Cómo mejorar la autoestima

 

20. Mantente activo

¡Sal de la cama! Suelta las sábanas, levántate de la silla, da un par de saltos, haz algunas sentadillas, camina unos minutos.

¿Has visto esos autos viejos que tienen años sin moverse? Los tornillos se oxidan, las puertas no abren, todas las partes hacen sonidos extraños.

¿Qué crees que le pasa a tu cuerpo y a tu mente cuando no te mueves? No permitas que tus músculos, tus huesos y tus articulaciones se oxiden. 

El trabajo no es una excusa, estoy segura de que puedes tomarte 20 minutos en cualquier momento del día para dar un vuelta por tu casa o por la oficina.

Cuando te levantes al baño, haz algunas sentadillas, cuando estés de pie ejercita tus abdominales. 

Además, el ejercicio te ayuda a producir endorfinas, dopamina y serotonina, conocidas como las hormonas de la felicidad, que son una ayuda extra para mantener la autoestima positiva.

 

 

21. Lee un libro

No es solo el cuerpo lo que tienes que mantener activo, tu mente también necesita que le hagas estiramientos, estimulando el pensamiento, el análisis y la creatividad.

Pero cualquier libro, es más cualquier actividad, en la que uses tu creatividad o tu concentración, te ayudará a tener una mente sana. 

Si quieres algo más entretenido busca libros de ficción o de romance, en muchos casos, pueden ser mejor que una película.

¿No te animas a leer? Completa crucigramas, pinta un cuadro, juega al Scrabble o al ajedrez, vamos, lo que sea. ¡Activa tu mente!

 

Warren Buffett inversiones

 

¿Qué haces tú para mantener tu autoestima positiva? Déjame un comentario aquí abajo y dime qué piensas 🙂

Shares
The following two tabs change content below.

María González

Me apasionan las finanzas, los negocios y la economía de mercado. Cada día busco aprender algo nuevo para poder compartir mis experiencias.

4 comments on “21 consejos infalibles para tener una autoestima positiva 😄

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

About the Author

Me apasionan las finanzas, los negocios y la economía de mercado. Cada día busco aprender algo nuevo para poder compartir mis experiencias.