16 estrategias para reconocer a amigos falsos y cómo tratarlos

Hay personas tóxicas que resultan ser amigos falsos, estas personas no solo se aprovechan de tu confianza sino que pueden causarte muchos problemas.

Si no estás seguro de que puedas confiar en alguien, te daré un detector para reconocer a amigos falsos y te enseñaré como tratarlos cuando los descubras.

 

Señales para reconocer a amigos falsos

 

1. Cuenta mentiras de otras personas

Si alguien ya tiene la costumbre de decir mentiras de otras personas, te aseguro que contigo no será diferente.

No se trata de juzgar, pero es muy difícil que una persona mentirosa pueda ser un buen amigo.

Para saber si te están diciendo una mentira sobre una persona, fíjate en las expresiones y en las palabras que usa.

Si haces preguntas y no las contesta directamente, sino que las ignora o intenta cambiar de tema rápidamente, puede ser que esté mintiendo.

Los casos más evidentes son aquellos en los que sabes que lo que dice no es cierto. Si esto te ha pasado, es hora de reconsiderar esa amistad.

 

2. Demuestra que siente envidia o celos

Un verdadero amigo se alegrará por ti y se sentirá orgulloso de tus logros y tus virtudes.

Una persona que sienta celos o envidia de ti no querrá ayudarte a ser mejor, así que no podrá ser un amigo verdadero.

Una señal para saber si alguien siente celos o envidia de ti, es que parece que se dedica a apagar tus ilusiones o a minimizar tus logros.

Por ejemplo, te ha ocurrido algo fabuloso, pero trata de convencerte de que no es tan bueno como crees, o que no te lo merecías o que solo fue un golpe de suerte.

Una persona envidiosa o celosa siempre buscará la manera de apagar tu brillo, así sea en el trabajo o frente a otras amistades o familiares.

 

 

3. Es egocéntrico

Las personas egocéntricas son las que buscan ser siempre el centro de atención, todo el mundo y el universo tiene que girar a su alrededor.

A un egocéntrico no le interesa que hagas más que orbitar a su alrededor, así que no te ayudará a brillar con luz propia. Por eso, no puede ser un amigo verdadero.

Puedes reconocer a una persona egocéntrica porque actúa con exceso de confianza, tiene una autoestima exageradamente alta y cree que tiene todo el dinero, todo el poder y toda la fama.

Las personas egocéntricas disfrutan ser admiradas y elogiadas, y como se consideran superiores, no son capaces de halagar ni de admirar a otras personas que ven como inferiores.

 

4. Es extremadamente espontáneo

Esto te puede resultar un poco extraño porque desde un punto de vista saludable, la espontaneidad es buena.

Pero si tienes a un amigo que hasta los domingos a las 3 de la tarde está planeando una salida, actúa como si conociera a todo el mundo y trata de actuar como si siempre estuviese relajado. Y eso es precisamente lo que hace, está actuando.

Las personas exageradamente espontáneas no se sienten seguras de sí mismas, así que crean un personaje que es tan falso como la amistad que te podrían ofrecer.

 

 

5. Es indiferente

Si conoces a alguien que parece que no le da importancia a nada, y difícilmente muestra emociones positivas ni negativas, estás frente a un indiferente.

Las personas indiferentes realmente no causan un daño directo, no les importas tanto como para meterte en problemas, pero tampoco puedes contar con que estará allí para ti cuando lo necesites.

En este caso, simplemente tienes que preguntarte: ¿cuánto esperas de esa amistad?

Si quieres un amigo leal e incondicional, no lo vas a encontrar en una persona indiferente, pero no está mal mantener una relación cercana, después de todo existen pocos amigos y muchos conocidos. 

 

6. Es pesimista y negativo

Hay personas que ven la vida como una pesada carga de cemento, siempre están buscando la parte negativa de todo, y esperan los peores resultados en todo lo que hacen.

Las personas negativas, en lugar de ser una buena amistad, podrían terminar convirtiéndose en un gran obstáculo en tu vida.

Los pesimistas piensan que vivimos en el peor de los mundos, donde el dolor es eterno y nuestro destino es tratar de lograr lo que nunca tendremos.

Ten mucho cuidado, porque podrías terminar imitando esta actitud de derrota sin darte cuenta.

Además, es posible que esta persona trate de ser negativa con tus metas y tus objetivos para que tú tampoco logres lo que quieres.

Un buen amigo es alguien que te aconseja y te apoya a intentarlo, a pesar de los obstáculos, así que cuidado con la falsa amistad de los pesimistas.

 

 

7. Habla mal de ti a tus espaldas

Esto no necesita mucha explicación, si alguien habla mal de ti con otras personas y no te dice las cosas de frente con honestidad, sin lugar a dudas es una falsa amistad.

Ahora, para descubrir si verdaderamente alguien habla a tus espaldas, se necesita prestar atención, te daré algunos trucos que te ayudarán.

Empieza por fijarte en la forma en la que te trata, una persona que habla mal de ti no podrá evitar hacer comentarios pesados.

Por ejemplo, hace comentarios ofensivos y te dice que “es una broma” o te halaga con hipocresía como: “Que linda estás, ¡lo que hace el maquillaje y la ropa!”

Si tienes dudas, busca una amigo de confianza y pregúntale si ha escuchado rumores, pero sin importar lo que te diga asegúrate de no delatar a tu amigo o perderás su confianza.

También hay algunos indicios que te pueden ayudar, pero ten cuidado de no obsesionarte y empezar a imaginarte cosas.

Estos indicios son cosas como: los silencios repentinos cuando tú te acercas, el cambio en la forma en la que otros te tratan, o si tu supuesto amigo se empieza a acercar a personas que sabes que no les agradas.

 

8. Hace comentarios maliciosos y burlones

Hay amistades que tienen la costumbre de hacerse bromas, y si se mantiene el respeto no hay problema.

Pero estas bromas en algunos casos pueden ser maliciosas y burlonas, los amigos falsos las usan para ofenderte o burlarse de ti.

Si sientes que tu amigo se pasa de la raya con sus comentarios, no tienes que descartar esa amistad de una vez, en lugar de eso puedes explicarle lo que sientes y darle un tiempo para ver si las cosas mejoran.

Si esa persona te sigue ofendiendo, no lo permitas más porque esa es una falsa amistad.

 

 

9. Lo ves en buenos momentos y se esconde en los malos

En este sentido, la amistad funciona como el matrimonio, en las buenas y en las malas, en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad.

Todos queremos evitar los malos momentos en la vida, pero a veces nos dejan buenas lecciones y nos ayudan a descubrir las falsas amistades.

Hay personas que te buscan cada vez que necesitan algo, cuando puedes prestarles dinero, ayudarles con el trabajo o hacerles un favor, pero cuando tú necesitas algo se desaparecen.

A veces, los buenos amigos, no tienen la forma de ayudarte, pero sabes que están a tu lado y que hacen todo lo que pueden para darte la mano.

En cambio, si tienes alguna amistad que en tus momentos de necesidad ya no contesta tus mensajes, o está muy ocupado para hablar contigo o usa excusas para darte la espalda, táchalo de tu lista de amistades porque es un falso amigo.

 

10. Revela tus secretos a otras personas

Un requisito obligatorio para que haya verdadera amistad es la confianza, y tener la seguridad de que tus secretos estarán a salvo.

Para empezar, vamos a apartar el caso en el que a un amigo sin querer se le escape algún comentario, todos somos humanos y a veces se pueden cometer errores.

Así que, si piensas que tu amigo ha traicionado tu confianza, analiza la situación, a ver si es posible que simplemente se haya equivocado o que lo haya hecho para ayudarte.

Si en el caso contrario, sabes que ha revelado tu secreto con la intención de hacerlo público y perjudicarte, aléjate, no puede haber amistad donde no hay confianza.

La clave está en saber que los secretos solo se deben contar a alguien que sepa escuchar, que te respete, y que sea confiable.

 

 

11. Se hace íntimo en poco tiempo

Ten cuidado con esas personas que en pocos días ya te están tratando como a un hermano.

La amistad toma tiempo. La confianza y el respeto se construyen, no aparecen así de la nada.

Así que ten cuidado con esas personas que usan la intimidad de la amistad para conocer tus debilidades y así aprovecharse de ti o manipularte.

Para identificar a estos “amigos íntimos instantáneos” fíjate en esas personas que acabas de conocer hace algunos días, unas semanas o un mes.

Estas personas aparecen de la nada y ya están haciendo planes contigo para todos los días, te hacen preguntas personales y tratan de ganarse tu confianza para que les cuentes todo sobre ti, tu trabajo y tu familia.

 

12. Solo le gusta que lo escuches

En las amistades verdaderas hay reciprocidad, esto quiere decir que las dos personas se compensan, que existe un equilibrio o un balance entre los amigos.

Los amigos quieren compartir contigo todas las cosas buenas y malas, pero también quieren saber ti, se interesan por saber como te sientes y las cosas que ocurren en tu vida.

Si conoces a alguien que solo te llama, te escribe o te busca para contarte lo que pasa en su vida y no para de hablar de sí mismo, sin preguntar “Oye, ¿tú que cuentas?”, no tienes una amistad verdadera.

Ten cuidado porque podrías estar frente a una persona a la que no le interesas, que sea egocéntrica o envidiosa, así que mejor pasa de esa falsa amistad, te mereces mejores personas en tu vida.

 

 

13. Te critica con frecuencia

Siempre es bueno contar con alguien honesto que te diga cuando estás cometiendo un error, pero tampoco necesitas un juez de tus defectos.

Los seres humanos estamos llenos de defectos y eso en gran parte hace que cada uno sea único.

Ten cuidado con esas personas que solo resaltan tus defectos y tus errores, podrían estar intentando perjudicarte.

Las críticas no siempre son constructivas y si tienes a un amigo que te está criticando todo el tiempo lo que va a lograr es que te sientas mal e inseguro.

Recuerda que la verdadera amistad te acepta, te aprecia y te apoya, porque puede ver tus defectos y tus fortalezas.

 

14. Te ha decepcionado muchas veces

Errar es de humanos y perdonar es divino. Seguramente en algún momento te has decepcionado o te has molestado con tu amigo.

Eso nos pasa a todos, porque aunque seas muy cercano, puedes tener algunas diferencias. 

Pero cuando una persona valora tu amistad, trata de cuidarte y evita decepcionarte.

Si tienes un amigo que ha revelado tus secretos, que no cumple sus promesas o que te ha perjudicado muchas veces, ese es un falso amigo.

Te aseguro que si ha pasado muchas veces, te seguirá decepcionando. 

 

 

15. Te saca tus errores en la cara

Un buen amigo, estará allí para darte un consejo cuando lo necesitas y te ayudará a ver tus errores, pero ten cuidado si parece que tu supuesto amigo solo se dedica a ver tus errores.

Los falsos amigos se aprovechan de cualquier desliz que puedas tener para restregártelo en la cara.

La peor parte es que sacará tus errores pero no te ayudará a corregirlos, simplemente los va a usar como armas que sostiene en tu contra.

Un amigo es falso si aprovecha cualquier oportunidad para recordarte los errores que cometiste, hasta cuando no tienen nada que ver y sobre todo si lo hace delante de otras personas.

 

16. Tu intuición te lo advierte

Te aseguro que tú tienes la habilidad para saber cuando no te conviene estar cerca de una persona, eso forma parte de tu sentido de supervivencia.

Cuando una persona es tóxica para ti, simplemente lo sabrás, sentirás desconfianza cuando está cerca de ti y sabrás que no es un verdadero amigo.

Una señal para saber lo que dice tu intuición es prestar atención a lo que se cruza por tu mente, si mientras leíste esta lista estabas pensando en una persona en especial, seguramente es un mensaje de tu intuición.

Tu cuerpo también te enviará señales, sencillamente no te sentirás cómodo cerca de una persona que te perjudica.

 

 

¿Cómo tratar a un amigo falso?

Lo primero que debes hacer para saber cómo tratar a un amigo falso, es identificar el problema, luego tienes dos opciones, ignorarlo y apartarte o enfrentarlo directamente.

El primer paso que debes seguir es asegurarte de que estás frente a una falsa amistad.

Luego tienes que identificar cuál es la actitud tóxica de esa persona: ¿revela tus secretos? ¿Siente envidia? ¿Es egocéntrico? La lista que te muestro arriba te ayudará con eso.

Cuando hayas identificado el problema, tienes que pensar en cuánto te afecta.

Hay cosas que las personas hacen que podemos pasar por alto, por ejemplo, ignorar críticas o comentarios pesados.

Pero hay otras actitudes como el chantaje emocional, la violencia verbal o física o el intento de dañarte en tus otras relaciones o en tu trabajo, que tienes que sacar de tu vida.

La idea es que dibujes tus límites, ¿hasta donde estás dispuesto a soportar?

Hay tres cosas donde debes fijar un límite claro, la intimidación, la codependencia y el chantaje emocional.

La intimidación es cuando hay bravucones que atacan tu autoestima criticándote o burlándose.

Estas personas a menudo pasan de la violencia verbal, a la violencia emocional y luego a la violencia física, así que saca a este tipo de personas de tu vida de una vez.

La codependencia es un tipo de relación que puede ser angustiosa, ten cuidado porque se puede confundir con un gran cariño, apego o preocupación.

Los amigos codependientes no te quieren, sino que te necesitan para llenar los vacíos de su personalidad.

Estas personas tratarán de abarcar todo tu tiempo y todas tus relaciones, asegúrate de fijarte límites claros para no permitir que logre ocupar todos los aspectos de tu vida.

Por último, el chantaje emocional es una forma de manipularte con emociones de rabia, inseguridad, o vergüenza.

El problema con el chantaje emocional es que van a utilizar tu bondad o tus deseos de ser un buen amigo para manejarte.

El chantajista emocional logrará que hagas o que dejes de hacer cosas a su antojo usando comentarios como “Si sales con ella, no eres realmente mi amiga” o “Si no salimos esta noche, estaré muy deprimido y puedo cometer una locura”

¡No cedas! No te dejes manipular, no permitas que nadie use tus emociones para obligarte a algo que no quieres.

Cuando hayas identificado a tu falso amigo y sus conductas tóxicas y hayas fijado los límites que puedes tolerar, estarás listo para decidir si de verdad vale la pena continuar con esa amistad.

Tienes la opción de ignorarlo, sacarlo de tu vida y continuar tu camino o lidiar con tu amigo falso de frente.

 

 

La primera opción, sacarlo de tu vida, es necesaria cuando se trata de una persona que cruza tus límites y consideras que puede dañar tu autoestima, tu estilo de vida o tu integridad física.

Es más sencillo de lo que parece, simplemente evita a esa persona.

Esta recomendación no se trata de un juego de niños.

De lo que realmente se trata es limitar al máximo todo el contacto posible, no escribas, no llames, no respondas los mensajes ni las llamadas.

Si por alguna circunstancia se cruzan en el mismo lugar, puedes darle un saludo educado evitando cualquier tipo de conversación amistosa.

En el mejor de los casos, esta persona entenderá el mensaje y se alejará por su cuenta.

Si no logras hacerlo o si por algún motivo esa persona resulta demasiado insistente, también puedes tomar el camino largo y hacerlo lentamente.

Empieza por evitar las conversaciones innecesarias, únicamente saluda o haz los comentarios necesarios, como conversaciones sobre el trabajo o responder cuando te haga alguna pregunta directamente.

Otra forma de controlar los efectos de una falsa amistad es limitando el tiempo.

Dedícale cada vez menos tiempo y menos espacio a ese amigo falso, y sobre todo, no permitas que te afecte.

No dejes que sus comentarios o que su chantaje emocional tengan un efecto, simplemente recuerda que esa persona es quien tiene el problema, no tú.

La segunda opción es lidiar con tu amigo falso de frente.

Esta es una buena opción si consideras que aunque su comportamiento es molesto, no tiene la intención de hacerte daño.

Hay personas que tienen actitudes tóxicas sin darse cuenta, y hasta estarían dispuestas a buscar ayuda profesional para mejor su comportamiento.

Si piensas que este es el caso, no pierdes nada con tener una conversación, abierta, clara y directa.

Antes que nada, piensa cuidadosamente y con la cabeza fría qué es lo que vas a decir, y prepárate para cualquier reacción de su parte.

Seamos honestos, a nadie le gusta escuchar que no es un buen amigo.

Puedes hacerlo con suavidad si aprovechas una ocasión en la que hace lo que te molesta.

Por ejemplo, si tu amigo está hablando muy mal de alguien, podrías decirle “quizás tengas razón, pero no está bien hablar así de las personas ¿No crees que lo haces con mucha frecuencia?

Prepárate para cualquier reacción, pero el mejor resultado sería empezar una conversación al respecto, recuerda que están hablando, no lo estás juzgando.

Otra forma de hacerlo, es haciéndole preguntas a tu amigo sobre su comportamiento.

Quizás tenga algún motivo para actuar de esa manera o puede que se te haga más fácil entenderlo.

Podrías elegir un momento en el que los dos estén calmados para preguntar sobre lo que ha hecho.

Por ejemplo, “¡Oye! Sé que has revelado los secretos que te he contado, no estoy molesto, pero me gustaría saber por qué lo has hecho

Si consideras que el problema de tu amigo va más allá y que realmente necesita ayuda profesional, no dudes en sugerirlo o en conversar con algún consejero, familiar o amigo.

Independientemente de qué opciones elijas, lo importante es que no te rebajes al mismo nivel.

Evita hablar mal de esa persona a sus espaldas y no hagas comentarios malintencionados, no permitas que esta situación te convierta en una persona igual de falsa.

 

¿Has detectado estas señales en algún amigo falso? Cuéntame que opinas aquí abajo en los comentarios.

The following two tabs change content below.
María González

María González

Me apasionan las finanzas, los negocios y la economía de mercado. Cada día busco aprender algo nuevo para poder compartir mis experiencias.

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *