Airbnb SÍ es segura: Así gano $1.237 al mes como anfitriona

Planificar un viaje es bastante difícil, sobre todo cuando no te puedes permitir derrochar todo el dinero del mundo en comida, estadía y las actividades que planeas hacer.

Me encanta viajar, y por eso intento hacerlo al menos dos veces por año, pero admito que este 2018 que casi termina pensé que no sería capaz de hacerlo ni una sola vez…

Mis ahorros se iban en todos los gastosde la universidad y deudas, y aunque en comida no se gaste tanto en un viaje, el pasaje de avión y el alojamiento me cerraban las posibilidades totalmente.

Pero hace casi dos años descubrí, gracias a mi amiga Paola, una página llamada Airbnb.

Ella es igual de fanática que yo por los viajes y me contó que podía encontrar alojamiento por menos de $30 la noche y no hablaba de una simple habitación, sino de incluso un apartamento entero.

No me lo pensé mucho en revisar la plataforma y hoy en día, gracias a esas grandes ofertas que encontré, he podido hacer un viaje con mi familia y luego por mi cuenta, ahorrando mucho dinero y gastarlo en el ticket de avión a mis destinos.

Sin embargo, hace más de un año que comencé a aprovechar mejor la página y empecé también a ganar dinero con Airbnb.

¿Qué necesité? Sólo una habitación vacía de mi departamento, nada más.

Y no me gano sólo un par de dólares, sino hasta miles en muy poco tiempo y sin hacer casi nada.

Por eso quiero compartir contigo cómo he ganado dinero como anfitriona en Airbnb y mostrarte que es totalmente segura en el proceso.

 

 

¿Qué es y cómo funciona Airbnb?

Airbnb es una página web donde puedes encontrar alojamientos alrededor del mundo para cualquier viaje que tengas planificado, por un precio muy económico.

Pero lo que hace a Airbnb diferente del resto de páginas de búsqueda es que también puedes ganar dinero alquilando alguna propiedad o habitación vacía que tengas a mano.

En la página puedes tener dos roles: huésped y anfitrión. No hay nada que te detenga de hacer ambos a la vez.

Así que si eres un aventurero que le encanta ir de ciudad en ciudad por todo el mundo, tienes la oportunidad de encontrar hospedaje con precios muy bajos.

Y si sólo tienes una habitación vacía en tu casa que lo único que hace es acumular más polvo cada día, entonces tienes una pequeña mina de oro en tus manos.

Ya sea si decides ser anfitrión o huésped, Airbnb funciona totalmente a través de su sitio web en Internet, donde necesitas registrarte colocando un par de datos.

Si te registras como huésped, igualmente puedes ser anfitrión y viceversa.

Airbnb llega a casi todos los países del mundo y con una simple búsqueda en su página podrás ver que ofrecen millones de opciones de hospedaje, priorizando las económicas, pero también puedes encontrar todo tipo de lujo como mansiones o apartamentos en la mejor zona de Londres y cualquier otra ciudad.

Para conseguir alojamiento sólo tienes que ir decidir cuál será tu destino y escoger el hospedaje que más llame tu atención. Desde allí deberás dar click en la opción de “Reservar” y colocar la fecha en la que deseas ocupar el sitio.

En el caso de que desees cancelar tu reserva, en casi todas las ocasiones no tendrás que pagar una cantidad de dinero para ello como con algunos hoteles. Las cancelaciones en Airbnb suelen ser totalmente gratuitas.

 

 

Para hacer de anfitrión sólo tienes que crear un anuncio como lo harías en páginas de ventas como MercadoLibre.

Hablar sobre la propiedad o espacio que deseas alquilar, los servicios básicos que ofrecerás al huésped y por supuesto, la dirección y zona específica en la que queda el sitio.

No es nada complicado armar una publicación para exhibir el espacio que ofreces como anfitrión y lo único que deben hacer los huéspedes es exactamente lo que tú harás siendo uno.

 

¿Cómo entrar en Airbnb?

 

1. Visita la página de Airbnb

Para poder acceder a todos los servicios de Airbnb para huéspedes y anfitriones, tienes que visitar su página y dar click en la opción de “Regístrate”.

Puedes acceder al registro de Airbnb haciendo click aquí o en el botón de abajo y así también podrás obtener $25 de descuento para tu primer alojamiento e incluso más dependiendo de tu país.

 

  >> Haz Click Aquí Para Visitar Airbnb <<  

 

Al momento de ir a la opción de registro, verás que te dan 3 opciones para poder crear tu cuenta y llenar los datos.

La primera de ellas es poder unirte por medio de Facebook y luego con tu cuenta de Google. La tercera ya consiste en utilizar un correo electrónico para crear tu cuenta.

Si tienes intenciones de ser sólo huésped, puedes seleccionar entre las dos primeras y el registro se hará automático, no tendrás que llenar ningún campo de información.

Pero si decides o crees que puedes ser anfitrión en el futuro, es mejor mantener una cuenta con un correo electrónico libre donde puedas ver todo lo que te llega de tus huéspedes.

Al seleccionar la tercera opción sólo tendrás que dar un par de datos sin mucha relevancia y muy básicos. No te tomará más de 2 minutos crear tu cuenta.

 

2. Llena la información con tus datos

Si elegiste la tercera opción para comenzar tu registro, debes asegurarte de llenar todos los campos apropiadamente y así puedas tener toda la experiencia en Airbnb.

Sólo necesitarás tu correo electrónico, nombre y apellido, y una contraseña segura.

El único requisito que debes cumplir para entrar a Airbnb es cumplir con la mayoría de edad ya que de otra forma no podrás registrarte y tampoco se les permite alquilar a menores de 18 años.

El último campo de información que te solicitan es que coloques tu fecha de nacimiento.

Si no deseas que Airbnb envíe correos electrónicos a tu bandeja, selecciona la opción de que no deseas recibirlos, pero en varios de ellos puedes estar perdiéndote una buena oferta.

 

 

3. Confirma los datos para activar tu cuenta

Cuando termines de llenar la información y prosigas con el registro, Airbnb te hará aceptar un acuerdo de compromiso y seguridad con la página.

Para la plataforma de Airbnb es de suma importancia mantener una buena comunidad y evitar que problemas futuros se presenten, así que te pedirán verificar cierta información para activar finalmente tu cuenta.

Tampoco tardarás nada aunque así parezca; cuando te den la bienvenida a la plataforma sólo da click en “Siguiente”.

El primer paso que debes cumplir es colocar una foto de perfil para que todos en la comunidad puedan conocerte y tener un poco más de confianza sin necesidad de hablar contigo.

Puedes utilizar la misma foto de Facebook o seleccionar una desde tu computador o celular.

Como segundo paso, necesitarás verificar un número telefónico. Debes escoger tu país para que la página ingrese el código de este y luego procedes a ingresar tu número de teléfono y le das a la opción de “Confirmar número telefónico”.

Con eso recibirás un sms en cuestión de segundos y ¡listo! Ahora, al siguiente paso.

En este sólo necesitas verificar tu correo electrónico con un mensaje que ya han enviado a tu bandeja de entrada, debes abrirlo y dar click en el enlace para finalizar la verificación.

Lo último es la sincronización de contactos de tu correo electrónico, pero puedes bien dejarlo para después o no hacerlo si no deseas sincronizar la información con Airbnb.

Ya después de eso, ¡está todo listo para comenzar!

 

 

¿Cómo buscar un anfitrión en Airbnb para ahorrar dinero en tus viajes?

La plataforma de Airbnb es muy fácil y práctica de utilizar. Para encontrar un anfitrión sólo tienes que colocar tu destino en la barra de búsqueda.

Airbnb cubre más de 195 países alrededor del mundo y ofrece millones de opciones como hospedaje. La mayoría de los precios se ajustan a un presupuesto bastante reducido, donde tu expectativa es pagar no más de $40 por noche y aún así tener todos los beneficios básicos, incluso cocinar.

Pero también hay anfitriones que le sacan el provecho a sus viviendas más ostentosas, por lo que puedes conseguir apartamentos ubicados en zonas lujosas de tu destino y aunque el costo es obviamente más elevado, sigue siendo accesible si sólo buscas quedarte un par de días.

En Airbnb hay todo tipo de anfitriones y si bien hay cierta posibilidad de que te topes con alguno no tan a la medida o que se ajuste a los estándares que esperarías de cualquiera, gracias al sistema de reputación es fácil encontrar a uno que realmente cumpla con lo que ofrece y más.

Si vas a la barra de búsqueda de Airbnb, sólo tienes que escribir la ciudad o país donde pretendes emprender tu aventura. Por ejemplo: “París”.

 

 

Las opciones de hospedaje y anfitriones que aparecerán se verán casi infinitas, pero las que verás de primera mano serán aquellas que se ubican en la categoría “Plus”.

Estos anuncios de Airbnb Plus vienen de un sistema de la página donde ellos personalmente visitan la propiedad o el sitio para evaluar la comodidad, además, aprovechan y conocen más a fondo a los anfitriones.

Si el anuncio fue aceptado para el programa Plus, entonces ten por seguro que el anfitrión de ese alojamiento cumplirá todas las expectativas.

Por otro lado, estos alojamientos plus suelen tener un costo más elevado y si estás buscando lo económico en toda su expresión, puede que no encuentres eso con estos anfitriones. Sin embargo, la página te muestra más opciones para hospedarte sólo un poco más abajo en los resultados de tu búsqueda.

Hay verás miles de anfitriones que tienen mejores precios, buena reputación y que incluso son “Superhost”.

Si estás buscando un buen anfitrión, pero no estás interesado en las opciones que ofrece Airbnb Plus, asegúrate de que en los anuncios, el anfitrión entre en la categoría de “Superhost”.

¿Qué significa y por qué es bueno que sea un “Superhost”? Esto significa que los huéspedes han tenido una gran estadía en el sitio de alojamiento y que por lo normal, el anfitrión los ha ayudado en otros aspectos durante esta.

Eso se verá reflejado mucho en los comentarios que dejan los huéspedes en el perfil del anfitrión.

Para asegurarte de encontrar un buen anfitrión, sólo tienes que tomarte unos minutos en cada anuncio para leer los comentarios de los que han alquilado anteriormente el sitio.

Claro, eso no significa que porque un anfitrión no sea un “Superhost”, es una mala opción.

Para encontrar el anfitrión indicado y ahorrar dinero con Airbnb en tu viaje, sólo debes tener un poco de paciencia y dedicarte a hacer una búsqueda que en verdad, es muy rápida gracias a la plataforma, por todos los anuncios de alojamiento que encuentres entre tu presupuesto y el sitio que deseas.

Por ejemplo, esta anfitriona, Johanna, tiene un pequeño y acogedor apartamento tipo estudio en un buen vecindario de París que se encuentra cerca de varios bares, restaurantes y centro comerciales.

Omitiendo un poco el precio que es más elevado del que yo incluso querría pagar, la anfitriona tiene muy buena reputación y casi todos sus huéspedes le han dado 5 estrellas, además de dejar buenos comentarios.

Puedes encontrar anfitriones igual de populares y buenos por alojamientos con un costo menos elevado por noche.

 

 

Consejos antes de rentar una casa con Airbnb

Si quieres rentar una casa a través de Airbnb los consejos que puedo darte tienen principalmente que ver con tu seguridad al momento de reservar tu alojamiento.

Primero que nada, asegúrate de revisar bien la reputación del anfitrión.

Airbnb pone como prioridad la seguridad de ambas partes, pero ten en cuenta que rentar una casa por medio de la plataforma es como si estuvieras haciendo una compra por MercadoLibre.

Cuando estás buscando el producto y encuentras una publicación que te interesa, sueles ver la reputación del vendedor para darte cierta seguridad de que recibirás la compra.

En el caso de Airbnb es parecido. Los anfitriones pueden perfectamente poner imágenes falsas o prometer servicios que al final del día, no están o no son tan buenos como prometían en el anuncio.

Así que deja la pereza de lado y tómate un tiempo para ver más allás de las estrellas del anfitrión.

Muy pocos tienen 5 estrellas, no 4,6 ni 4,9, sino 5 estrellas sin variar alguna calificación.

No estoy diciendo que busques anfitriones que sólo cuenten como el 5 en su totalidad, pero si hay alguno que tiene una calificación menos del promedio, revisa el aspecto que a sus huéspedes no les gustó y así verás si es algo que te afecta a ti de alguna manera.

Tómate unos minutos en cada anuncio que llame tu atención y revisa los comentarios de los otros huéspedes, así aseguras que tendrás una estadía agradable una vez llegues al destino.

 

 

Como segundo consejo, haz todas las preguntas pertinentes al propietario.

Airbnb le facilita al anfitrión y futuro huésped, un chat mutuo para que puedan mantener comunicación antes y después de realizar la reserva.

Los anuncios de los anfitriones suelen ser bastante precisos sobre qué ofrecen y qué no, pero es normal que tengas alguna duda si no se especifíca o no lo describen en el anuncio.

Puedes hacer todas las preguntas necesarias antes de decidir reservar, eso sí, asegúrate de hacerlo únicamente por medio de la plataforma de Airbnb.

Muchos anfitriones intenta comunicarse por otros medios con el huésped para evitar la comisión de Airbnb, pero eso te quita a ti la seguridad de recibir tu dinero devuelta en caso de no seguir con la reservación.

Ambos lados están protegidos, pero sobre todo los huéspedes. Si algún anfitrión te ofrece comunicarte fuera de la página, es mejor que insistas en que quieres mantener el proceso sólo por ese método o simplemente, cortar la comunicación e ir por otra opción.

Algo que debes tener en mente antes de rentar, es tu presupuesto y una idea relativamente clara de lo que buscas.

Airbnb es una página que ofrece más de 6.000.000 de sitios para hospedarte ya que conecta a 195 países, por ende, la búsqueda puede ser eterna si no tienes en mente qué buscas exactamente.

Por eso, comienza por cuánto dinero puedes o pretendes gastar en alojamiento.

Si crees que sólo puedes pagar entre $30 a $40 por noche, comienza a reducir tu búsqueda con ese presupuesto, de esta forma evitarás que te sigan saliendo anuncios que lo exceden y no te dejen ver tus opciones más cercanas a lo que deseas.

Por otro lado, intenta no deliberar tanto entre si buscas una habitación, casa o apartamento. Cuando decides el tipo de hospedaje que buscas, estás reduciendo otro 30% las opciones en la página a tu favor.

La búsqueda puede ser sencilla gracias al buscador, pero igualmente puede tomar tiempo si tienes que navegar por opciones que no te interesan en lo absoluto.

Sin embargo, la parte más importante es tu presupuesto.

Cancelar tu reservación en Airbnb es totalmente gratuito, pero eso hace que el anfitrión pierda tiempo y dinero si es algo que perfectamente podía controlar.

La mayoría de las cancelaciones se realizan porque el huésped cambió de opinión sobre cuánto quiere pagar por el hospedaje o porque encontró una mejor opción.

Si no quieres quedarte allí porque encontraste una mejor oferta y sitio, bien; pero si es porque no calculaste bien tu presupuesto, recuerda que igualmente tienes un compromiso con el anfitrión.

Intenta que si haces una reserva, sea porque estás totalmente seguro de poder pagar sin problemas todas las noches que te quedarás.

 

 

¿Por cuánto tiempo viajarás? Dependiendo de los días que piensas pasar en tu alojamiento, puedes encontrar ofertas muy jugosas en la página.

Algunos anfitriones ofrecen descuentos si pasas cierta cantidad de días en su propiedad.

Por ejemplo, en mi última estadía en Londres, los anfitriones me ofrecieron antes de hacer la reserva, un descuento del 20% si me quedaba sólo una noche más.

Por supuesto que acepté, y en lugar de quedarme 8 días, terminé disfrutando mi día extra.

No todos los anuncios ofrecen este tipo de descuento, pero con un poco de paciencia puedes encontrar una buena oferta.

Además, la misma página de Airbnb ofrece descuentos en algunas temporadas y por cierto período de tiempo.

Durante el mes de noviembre, hubo una promoción de 15% de descuento en cualquier reservación que realizaras para el mes de diciembre.

Este descuento corría por parte de Airbnb, no de los anfitriones.

Por supuesto, cuando ocurren este tipo de ofertas, ya sea por parte de Airbnb o de algún anfitrión, suelen aparecer destacados los anuncios o al menos entre las primeras páginas de tu búsqueda.

Finalmente, es bueno que te asegures de que el anfitrión o los anfitriones, puedan comunicarse contigo sin problemas.

Casi todos los anfitriones de Airbnb comparten algo en común: pueden hablar más de un idioma y el inglés, es el más común para comunicarse entre anfitriones y huéspedes.

Airbnb ofrece traducir varios mensajes y anuncios a tu idioma para facilitar la comunicación entre ambos, pero si tienen dificultades porque no comparten alguna lengua para entablar una conversación sin problemas, es mejor de que planifiquen una solución.

Si viajas a Alemania, Francia o China, no te digo que debas encontrate necesariamente alguien que hable español o inglés en su defecto, pero sí un anfitrión que esté dispuesto a poner de su parte para que al momento de llegar a tu alojamiento, lo hagas sin problemas.

He conocido dos anfitriones durante mis viajes que sin preguntarlo, me han facilitado instrucciones en español.

Yo no he preguntado durante nuestras conversaciones ya que las mantuvimos en inglés, que es el otro idioma que manejo, y por ende, debieron asumir que no habría problema con ello.

Pero se tomaron la molestia de dejarme indicaciones en ambos idiomas y así, evitar algún malentendido y facilitar mi experiencia.

Si tuviera que sumar algo a este consejo, es que a donde sea que vayas a viajar, es mejor que el anfitrión sea un residente local o que al menos haya vivido durante años en esa ciudad.

Así si tienes alguna duda, problemas en llegar a un sitio o volver a tu alojamiento, puedes pedirle ayuda o algún consejo y te indicarán con facilidad lo que debes hacer.

 

 

¿Cómo ganar dinero con Airbnb rentando tu casa?

Ganar dinero con Airbnb es sencillo, sólo necesitas una casa o habitación vacía y ofrecerla por medio de un anuncio en la página web.

Para ganar dinero tienes que convertirte en anfitrión y no, no es nada difícil hacerlo. Sólo debes ir a la opción de “Conviértete en anfitrión” que está en la esquina superior derecha.

No necesitas crear una cuenta nueva, si ya tienes una como huésped o te regístraste con tu Facebook o cuenta de Google, esa es suficiente.

La misma cuenta que utilizas para rentar en Airbnb, puedes utilizarla para ser anfitrión.

Cuando des click en la opción, escogerás la de “Anuncia tu espacio”.

 

 

Al comenzar a crear tu anuncio, debes dejar en claro varias opciones y qué es exactamente lo que deseas poner en alquiler.

El primer paso consistirá en seleccionar qué tipo de alojamiento ofrecerás:

  • Casa.
  • Departamento.
  • Habitación.
  • Vivienda anexa.
  • Alojamientos únicos.
  • Otros.

 

También debes especificar el tipo de vivienda y si es una propiedad particular o que pertenece a algún tipo de condominio.

En el caso de ser una casa o vivienda anexa, tendrás que especificar un tipo que se acerque más a las características: si es una casa bote, chalet, cabaña, entre otros.

 

 

Si la propiedad que pondrás en alquiler se trata de una casa o departamento, especifíca qué tipo de alojamiento ofrecerás.

En esta sección es donde pondrás si ofreces la propiedad completa para rentarla o si sólo deseas alquilar una sección o habitación de ella.

En algunos casos, muchos anfitriones ofrecen alquilar una habitación compartida donde caben entre 2 a 3 personas. Si este es tu caso, puedes ganar un poco de dinero adicional al alquilar a varias personas a la vez.

Otro aspecto que debes aclarar es si la propiedad estará dispuesta en su totalidad para los huéspedes, es decir, si no tienes pertenencias en ella.

Si las tienes, señálalo en la opción que corresponde.

La experiencia como anfitrión también puede cambiar si eres un anfitrión particular que no tiene nada que ver en el mundo hotelero o de alquileres, pero si tienes experiencia, puedes indicar que trabajas o tienes un negocio en el sector.

 

 

Uno de los pasos más importantes es indicar cuántas personas pueden hospedarse en tu propiedad.

Además, también debes indicar de cuántas camas dispone el lugar y su distribución.

Si están en el suelo, cuentas con sofá cama o un mueble donde puede dormir una persona. Si cada habitación tiene una sola o cuenta con más de una.

Por supuesto, para especificar la cantidad de camas también debes decir cuántas habitaciones pueden ocupar huéspedes.

Este tipo de datos son los que le permite a Airbnb determinar si en tu propiedad caben la cantidad de personas que indicas.

 

 

Sé específico al momento de describir cuántos espacios tiene tu propiedad, por ejemplo, la cantidad de baños.

Airbnb durante la fase de crear tu anuncio también te pedirá que indiques la dirección completa de la propiedad que deseas rentar.

Esto es con el propósito de ubicarla en el mapa y que los huéspedes al momento de hacer la reserva, puedan terminar de planificar su viaje, sitios que visitar y los servicios cercanos del alojamiento.

Esta ubicación se muestra únicamente a las personas que hagan una reserva y esté confirmada (incluso pagada en ocasiones).

 

 

¿Qué servicios ofreces? Es la siguiente pregunta que te realizarán.

Aquí debes indicar TODOS los servicios básicos y artículos de higiene o entretenimiento que ofrecerás a tus huéspedes:

  • Champú.
  • Wi-Fi.
  • Plancha.
  • Lavadora.
  • Televisión.
  • Escritorio o mesa de trabajo.
  • Entre otros.

 

A la vez selecciona si ofreces servicios u objetos de seguridad como detector de humo, botiquín, o extintor de incendios.

 

 

Ya luego sólo debes indicar si podrán utilizar los espacios comunes como la cocina, lavandero, piscina, jacuzzi o simplemente lo básico de la propiedad.

No tienes que hacer mucho más, después de llenar los datos de la vivienda y lo que ofrecerás, es momento de que presentes el espacio.

En este podrás subir fotos, hacer una breve descripción del sitio y todas sus características, además de por supuesto, ponerle el título a tu anuncio.

Toma buenas fotos a tu propiedad y si es necesario, incluso contrata un fotógrafo profesional que haga buenas tomas de ella.

Lo primero que ven los huéspedes son las fotos y ese es el secreto si quieres enganchar de lleno a los usuarios de Airbnb.

Agregar las imágenes lo puedes hacer más adelante y comenzar con sólo una para que puedan tener una idea del espacio.

Pero la descripción, título y foto de perfil (si aún no la has agregado) es de suma importancia y no puedes dejarlo para más tarde. Lo mismo con tu número telefónico para que los huéspedes puedan comunicarse contigo más adelante después de la reserva.

Luego de eso, puedes proceder a configurar los requisitos de los huéspedes, fechas disponibles para alquiler y el costo.

 

 

Los requisitos básicos que deben proporcionar los huéspedes si desean hacer una reservación son sus datos de correo electrónico, teléfono y datos de pago.

Además de que debieron aceptar previamente las reglas que propones para tu propiedad, los detalles del viaje que tengan que ver con su estadía y la cantidad de personas, contando si pretenden traer visitas.

Puedes añadir requisitos adicionales si lo deseas.

También puedes especificar si la vivienda es apta para personas o niños de cierta edad, si aceptas mascotas y otros detalles para mantener la convivencia y orden en el hogar.

Estas reglas y requisitos adicionales dependerán de ti y lo que estás dispuesto a dar o no a tus huéspedes.

Ten en cuenta tu comodidad y la de ellos, pero sobre todo, que no pertuben la convivencia con los demás usuarios o vecinos de la vivienda.

 

 

5 consejos para ser anfitrión de Airbnb y aumentar tus reservas

 

Construye un buen anuncio

Tus servicios como anfitrión comienzan desde el momento en que los huéspedes o usuarios de Airbnb que buscan un sitio para quedarse en su siguiente viaje, entran a tu anuncio.

Así que es una cosa de “primera impresión”.

Ya te he mostrado anteriormente cómo hacer un anuncio en Airbnb y toda la información que puedes colocar en él, pero algo que omití decirte hasta ahora es que, si bien puedes llenar la información de a poco en tu anuncio con algunas excepciones, lo mejor es que la completes TODA desde el inicio.

Ser un anfitrión, pero además uno bueno, comienza desde el momento en el que presentas una buena imagen del espacio que estás colocando en alquiler y cómo lo describes en los recuadros de descripción que tienes.

Poner unas buenas fotos y ser jocoso al momento de invitarlos a hospedarse contigo son pequeños detalles que hace a tus futuros huéspedes pensar “el anfitrión de este sitio se nota agradable”.

Por eso, tómate el tiempo necesario en armar un buen anuncio, colocar toda la información necesaria e intenta que sea lo más ameno posible.

Algunos anfitriones además de colocar una breve descripción de su vivienda en el apartado que corresponde, ponen un par de razones por las que deberían alojarse con ellos; tú podrías hacer lo mismo.

Todo empieza cuando hacen click en él, así que desde el título hasta una simple coma en el texto, debe ser perfecto (o casi).

 

 

Confirma y responde rápido

Si vas a colocar un anuncio en Airbnb, ten en cuenta que el tiempo de respuesta a las confirmaciones de reservación y los mensajes de futuros huéspedes es de los detalles más importantes de todos.

A todos nos desespera un montón tener que esperar horas o incluso días, para que alguien nos responda un mensaje con algunas dudas o nos confirme que en efecto, puede alquilarnos el sitio.

Tomando en cuenta otro punto, en general, casi nadie tiene tanta paciencia para esperar tanto tiempo y aún menos cuando se trata de reservas.

Por eso intenta estar pendiente la mayor cantidad de tiempo posible y responder tan pronto recibas una reservación o mensaje.

Ten en mente que mientras más tardas en responder, más se desesperan los huéspedes y no tardan en correr a algún otro anuncio que SÍ les responda en cuestión de minutos o sólo un par de horas como mucho.

Ser anfitrión es un compromiso, además de un trabajo.

Tú, cuando has viajado a algún sitio o rentado un lugar para quedarte, no te gusta que te dejen esperando o te den la respuesta uno o dos días después. De hecho, te gusta que apenas llamar el hotel o el sitio, te den toda la información que deseas.

Lo mismo ocurre en Airbnb. Si bien puede haber un lapso de tiempo, no significa que por eso te tomarás el tiempo de tu vida para responder.

Además, en Airbnb suelen penalizar si tienes un nivel muy bajo de respuestas, es decir, si tardas mucho tiempo en responder, eso puede bajar la exposición de tu anuncio en la página y hasta puedes recibir ciertas sanciones.

 

 

No puedes alquilar una habitación EXTRA pequeña

Para ser anfitrión en Airbnb sólo necesitas una cosa: una propiedad o habitación vacía. Creo que ya he dejado esto claro varias veces, pero, ¿por qué volver a mencionarlo?

Muchas personas cometen el error de pensar que, por tener un espacio de unos 5×5 metros, pueden colocar una cama y pretender que alguien duerma “cómodo allí”.

En Airbnb, todos los huéspedes buscan una habitación, casa o apartamento cómodo, donde se sientan como en casa o con cierta familiaridad de un hotel sólo que con un precio más económico y más beneficios.

Así que si me preguntas si es posible alquilar algún espacio que no está bien cuidado o es simplemente muy pequeño para considerar que se estará “cómodo”, la respuesta es NO.

Hay habitaciones pequeñas, pero lo suficientemente grandes para que se encuentren los muebles necesarios: una cama, mesa para escribir, closet o escaparate y alguna mesa para el televisor.

Que al menos hayan todas las comodidades que a ti personalmente, te gustaría tener en una habitación.

Antes de alquilar, es bueno que evalúes realmente y de forma muy objetiva, el espacio que quieres colocar en un anuncio.

Piensa, “¿yo dormiría allí?”, “¿es siquiera cómodo habitar ese espacio?”. Preguntas básicas.

Cuando determines eso, entonces verás si publicas o no el anuncio.

 

 

Cuida tu espacio, incluso más de la cuenta

Un espacio bien cuidado, que se vea bonito y perfectamente ventilado puede hacerte ganar muchísimo más dinero que sólo una habitación algo limpia y que se vea lo suficientemente adecuada para habitar.

Poner un anuncio de Airbnb donde ofreces una habitación, casa o apartamento tiene que ser llamativo, necesitas hacer que se vea bien y la gente piense “yo quiero pasar uno

¿Qué quiero decir? ¡Destácate! Si puedes redecorar la habitación, poner muebles más modernos y crear un ambiente mucho más agradable y bonito a la vista, entonces perfecto.

Una habitación promedio en Airbnb suele costar entre $25 a $35 la noche, mientras que otras habitaciones que se ven mejor decoradas y cuidadas, aunque ofrezcan los mismos servicios, puede costar incluso el doble.

Lo mismo ocurre con una casa o apartamento, mientras más moderno o agradable se vea, mayor es su costo.

Por eso tantos anfitriones deciden invertir un poco de dinero, pero esa inversión la recuperan en poco tiempo y así también incrementan sus ganancias en más de un 60%.

Si tu espacio se ve viejo, sucio o anticuado, te recomiendo invertir un poco y verás que podrás aumentar el costo del día por más de lo que esperabas.

 

Dinero fácil

 

Ofrece instrucciones para todo

Los anfitriones con mejores reviews y comentarios, siempre son aquellos que demuestran pensar en sus huéspedes sobre todas las demás cosas.

El problema más común al momento de reservar es que probablemente no hables el mismo idioma que tu huésped, o al menos compartan uno en común.

Así que el desafío más frecuente suele ser la comunicación por ambas partes. Pero tú como anfitrión puedes y deberías buscar una solución para ello.

Una vez hagan la reserva, puedes intentar armar un par de instrucciones para ellos y en su idioma.

Por ejemplo, cómo pueden llegar a la propiedad, qué deben hacer una vez se encuentren en la puerta, los pasos para entrar y salir de ella, entre otras cosas.

Y si el idioma no es una barrera, asegúrate de conservar una buena comunicación de inicio a fin y tampoco significa que descartarás las instrucciones.

Los huéspedes aprecian mucho que los mantengan informados y los ayuden en todo el proceso de check in y check out en un hospedaje.

Por otro lado, también puedes agregar sitios que puedan visitar y dar algunos consejos para que disfruten su estancia y todo sea más sencillo.

Este tipo de detalles y actos quedan bien vistos en los reviews que dan tus huéspedes una vez abandonan el sitio lo que da como resultado que puedas incrementar con el tiempo un poco más el valor del alquiler por las molestias que te tomas.

 

Personas exitosas

 

¿Airbnb es segura? Mi experiencia personal

Al inicio sólo utilizaba Airbnb para poder rentar alguna habitación o apartamento para mi nuevo destino y algún viaje ocasional a la familia cuando quisiera quedarme sola.

Cuando vi los precios de las habitaciones o mejor aún, apartamentos tipo estudio que me permitían estar como en casa por el mismo costo o menos de una habitación en un hotel, me emocioné muchísimo.

Como mi amiga Paola me la había recomendado, ella ya me había dado algunos consejos sobre con quiénes debería alquilar y cómo podía asegurarme de que fuera confiable.

Ver la reputación del anfitrión o anfitriona, revisar los comentarios de otros huéspedes y tener en mente justo lo que estoy buscando en un alojamiento.

Con todo eso en mente, hice mi primera reserva y apenas dos semanas después, ya estaba viajando a mi destino con una casa para toda mi familia rentada.

Y, ¿adivina? Cumplió todos mis estándares y mucho más. El anfitrión se mostró muy atento en todo momento e incluso terminé extendiendo un poco más la estadía.

Durante la semana y media que estuve alojada, gasté menos que en 5 noches en un hotel para sólo 2 personas y en este caso, ¡éramos 5!

Además de que me sentía como en casa, podía cocinar, tirarme en el sofá a ver televisión y el viaje se hizo mucho más ameno y agradable que cualquier otro que haya tenido antes.

Mi experiencia con Airbnb siendo huésped ha sido un 10/10 desde el inicio hasta ahora ya casi 2 años de haberlo descubierto.

 

 

Respecto a ser anfitrión, no me animé a probarlo con anterioridad debido a que no estaba segura de que alquilar alguna habitación de mi departamento fuese seguro.

Aunque Airbnb te conecta con personas responsables y sin malas intenciones, siempre hay cierta inseguridad al inicio para dar ese paso.

Sin embargo, me vi un poco necesitada de dinero 6 meses después de haber descubierto Airbnb ya que se habían presentados cuentas médicas, pagos extras de mi universidad y sin contar las demás deudas que de dos meses atrás, había comenzado a adquirir.

Así que pensé, “no creo que sea mala idea si tanta gente lo hace”.

Al día siguiente ya estaba limpiando la habitación vacía, colocando alguna que otra mesa y luces nuevas. Remodelando todo para que sea apta de poner en alquiler.

Incluso me dediqué mucho a tomar buenas fotos, inscribir instrucciones de antemano y agregar algunos servicios que pudieran aumentarle el valor a la habitación.

Dos días después, con algo de paciencia y unas horas en el computador, había armado mi anuncio en Airbnb.

No te voy a mentir diciendo que ya esa misma noche tenía una reservación de alguien, porque para aquellos que comenzamos en Airbnb es como en la mayoría de los sitios: puede ser un poco lento y por ello, hay que tener paciencia.

Pero me sorprendí que a la semana alguien me escribiera porque estaba interesado en hacer una reservación por un par de días.

Revisé su perfil y tenía casi 5 estrellas, y aquellos que eran comentarios de 4 estrellas apenas, eran por detalles mínimos que no me molestaban en lo absoluto.

Por eso no me lo pensé mucho y le respondí en la brevedad posible. Acordamos los días, un precio de descuento por quedarse varios días y las normas que ambas partes debíamos cumplir.

Era un viaje express ya que estaría en mi departamento apenas en 7 días, así que alisté todo y sólo me quedó esperar su llegada.

Esta primera experiencia como anfitriona fue excelente.

Desde el momento que fui a recogerlo al aeropuesto, porque me ofrecí para ello, mi huésped se mostró sumamente cómodo y a gusto conmigo.

Al llegar volvimos a repasar las normas, cómo podía manejarse en la ciudad y ofrecerle mi ayuda para cualquier inconveniente.

Él se dedicó a pasear por la ciudad y en sus momentos en el departamento, tuvimos conversaciones amenas y donde me pedía algunos consejos.

Su estadía fue pacífica para ambas partes y al marcharse, apenas llegar a su país me había dejado un comentario y reseña positiva en mi perfil como anfitriona.

 

 

Esto ha sido hace casi año y medio y desde entonces he alojado a más de 20 personas.

Algunos por viajes de negocios, otros por turismo de aventura o sólo a volver a visitar la ciudad y en ocasiones, a familiares.

Sólo he tenido un par de diferencias con una joven que se hospedó por temas de negocios y esperaba que estuviese todo el día en casa.

Fuera de ello, el resto de mis huéspedes han sido amables, respetuosos, conversadores e incluso han repetido la experiencia quedándose aquí al menos un fin de semana.

Además de que he podido ganar hasta $1.237 al mes rentando la habitación y eso sin duda, es una GRAN ayuda para mi economía y poder pagar mis deudas lo más rápido posible.

Por otro lado, tener visitas de vez en cuando y de todos lados del mundo es entretenido para variar y saber más sobre otras culturas; para mí es como pegarme una lotería.

Sin duda es una buena forma de ganar dinero extra e incluso vivir de ello.

Si tienes una habitación vacía, una casa o departamento que sólo acumula polvo y lo que hace es crearte cada vez más gastos, ¡ponlo a producir!

Te estás perdiendo de mucho dinero tal como yo lo hacía hace más de un año.

 

 

¿Tienes una habitación o propiedad vacía? Conviértete en anfitrión con Airbnb y cuéntame en los comentarios toda tu experiencia.

Shares
The following two tabs change content below.

María Ng García

Soy amante de la literatura y escribir es mi pasión de toda la vida. Me encanta compartir mis experiencias con otros para ayudarlos a perseguir sus sueños y que aprendan a nunca rendirse. "Nunca es demasiado tarde para ser la persona que podrías haber sido". -George Eliot

2 comments on “Airbnb SÍ es segura: Así gano $1.237 al mes como anfitriona

  1. Gracias por la información bella! Tengo un pequeño depa aparte del que vivo que estoy tratando de vender pero de momento nadie quiere comprar, así que me parece una buena idea alquilarlo a viajeros mientras tanto para conseguir algo de plata extra.

    Había escuchado sobre Airbnb, pero no sabía bien cómo funcionaba, así que tu tutorial me parece perfecto para iniciarme 🙂 Millón de gracias!

    • Hola linda! Me alegra muchísimo que te sirviera 😉

      Si nadie quiere comprarlo de momento, es como tú dices, intenta conseguir plata extra. Capaz hasta lo pienses dos veces en venderlo si ves que las ganancias son buenas 🙂

      Airbnb es muy sencillo, estoy segura que te irá genial. ¡Saludos!

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *