10 hábitos importantes para mejorar tu negocio… y tu vida

Para conseguir el éxito, necesitas adoptar ciertas rutinas en tu negocio que te lleven hasta lo más alto. La gente exitosa se marca su propio camino y se mantienen leales a sus ideas y principios, a pesar de las inevitables épocas de adversidad y desacuerdos.

Estas diez rutinas o costumbres que encontrarás a continuación te ayudarán a que tú también encuentres tu camino, mejores tanto tu vida personal como la profesional, y a enriquecer tu negocio.

 

1. Ve el valor en cada detalle

Para tener éxito, enfatiza los resultados de tus acciones. Pon atención a cada acción que tomes en tu negocio e invierte el tiempo necesario en darle significado y valor a cada paso que das.

Cualquier acción a la que le falte un propósito claro sólo te hará vulnerable a los retos inesperados que puedan aparecer. Así que toma la costumbre de revisar cada detalle de tu negocio para analizar si eso tendrá valor para los objetivos que te marques.

 

Un ojo en blanco y negro con la pupila de un color azul medio profundo

 

Entrena a tu mente para hacer cosas que resulten difíciles y puedan suponer un reto.

Cuando cada detalle tenga valor, tendrás el control absoluto para que tenga un propósito y una meta concretas, y podrás centrarte mejor en aquello que es importante, e invertir más tiempo en hacerlo mejor.

 

2. Practica la claridad mental

Evita agobiarte con aquellas tareas que son más mentales que físicas. Aprende a tomar decisiones rápidas y concluyentes. La claridad mental hace que sea más fácil ver qué decisiones son las que te acercarán más a tus propósitos.

 

Silueta de unos pies dibujados en un suelo gris con flechas en varias direcciones para tomar varios caminos

 

Sin embargo, antes de tomar una decisión, debes considerar cuidadosamente los pros y los contras de cualquier cambio.

La impulsividad puede llevarte al desastre. Cuando cambies una decisión que has realizado previamente, usa esa oportunidad para aprender qué deberías hacer mejor la próxima vez.

Ejecutar decisiones rápidamente y cambiarlas de forma inteligente es lo que te llevará a tener un buen balance, tanto en tu negocio como en tu vida.

 

3. Aprende a escuchar

Escuchar conlleva una tremenda cantidad de control sobre ti mismo: no sólo tienes que dominar tus impulsos para conseguir lo que quieres, también tienes que analizar a aquellos con los que trabajas (como tus clientes) para entender qué quieren comunicarte.

Establece el hábito de prestar menos atención a las charlas superficiales y, en lugar de eso, escucha el mensaje que hay más profundo. Siente las emociones y los sentimientos de otras personas.

 

Mujer poniendo su mano en su oido haciendo el gesto de escuchar

 

La mayoría de lo que comunica la gente no es verbal. La verdad se suele expresar frecuentemente a través del lenguaje corporal, el tono de voz, el contacto con los ojos, y con el tacto.

Sin la disciplina para escuchar y sentir los mensajes que subyacen, puede que te desvíes de tu camino hacia el éxito, perdiendo la confianza (y las ventas) de tus clientes.

 

4. Haz listas

Adopta la costumbre de escribir lo que quieres conseguir para el día siguiente, semana, mes o año, y luego prioriza esas metas ordenándolas de más a menos importantes.

De esta manera, podrás encontrar el tiempo necesario para ejecutar esas tareas de acuerdo a su importancia.

 

Hombre sosteniendo en su mano una pluma de escribir y escribiendo sobre un bloc de notas

 

Recuerda que esa lista será como un contrato. En el momento en el que escribas lo que quieres conseguir, tendrás que comprometerte a hacer esas actividades.

Los objetivos que te propongas en forma de acciones tangibles son mucho más fáciles de alcanzar que aquellos que son simplemente cosas en las que piensas.

 

5. Escribe tus pensamientos en un diario

Escribir tus pensamientos es un hábito práctico para traducir tus pensamientos en acciones tangibles.

Escribir te da perspectiva para saber qué es lo que quieres, dónde estás, qué errores no quieres volver a repetir, qué quieres lograr para conseguir tus metas, o qué hacer cuando no sabes qué hacer.

(Leer: Qué hacer cuando no sabes cómo empezar tu negocio)

 

Mujer sosteniendo un boligrafo en su mano y escribiendo en su diario sobre una mesa blanca

 

Cuando escribes, la parte izquierda del cerebro se distrae con esa tarea, dejando espacio a la parte derecha del cerebro para expresar ideas creativas que son necesarias para alcanzar tus propósitos.

Además, expresar tus pensamientos en papel es la mejor práctica para poner en perspectiva tus problemas, y encontrar una solución.

No hay mejor manera de hallar un camino hacia el éxito y la creación de nuevas ideas que escribiendo.

 

6. Ama lo que haces

Todas las historias de éxito de personas famosas que vemos – desde Bill Gates hasta Walt Disney – son de gente haciendo las cosas que más les gustan, y generando unos sustanciales ingresos como resultado de eso.

 

Una taza roja sobre un plato rojo con cafe dentro y la espuma del cafe tiene formado un corazon rojo encima de una mesa al lado de un portatil

 

Para emular a estas personas, debes comprometerte a dirigir tu trabajo en una dirección en la que el trabajo añada valor a la sociedad.

Las ganancias financieras son importantes, sí, pero sólo son una parte; lo verdaderamente importante es el reflejo del valor que hayas dado a las vidas de otras personas.

 

7. Sé capaz de sacrificarte

El éxito conlleva sacrificio.

Debes comprometerte con tus objetivos a largo plazo y ser capaz de invertir un tiempo y energías ilimitadas para conseguir tus metas. La pereza nunca te llevará por el camino del éxito.

 

Mujer joven perezosa dormida en un sillon negro apoyando su cabeza en un cojin verde donde debajo hay un archivador y varios papeles de su trabajo

 

Muchos emprendedores nunca consiguen triunfar todo lo que ellos quisieran porque no están dispuestos a hacer sacrificios, alcanzar altos niveles de compromiso, y trabajar todo lo duro que se requiere.

Sigue el método de identificar las distracciones que consumen tu tiempo pero que no añaden ningún valor a tu vida o a tu negocio.

Pon esas distracciones a un lado y comprométete a ejecutar tus verdaderas responsabilidades primero, porque esas obligaciones serán las que realmente empujarán tu negocio hasta la cima del éxito.

 

8. Entrena tu mente

Los emprendedores tremendamente exitosos son los que siguen la costumbre de tener un diálogo interior positivo consigo mismos. Así que haz tú lo mismo y toma como rutina hablar contigo mismo de forma positiva.

Puedes hablarte a ti a través de retos, o bucear profundamente en tus pensamientos.

 

Mujer joven apoyando sus dos brazos en un espejo y mirandose a si misma

 

La negatividad no te llevará a ninguna parte en la vida. Así que adopta una actitud positiva por muy adversas que sean las situaciones que te rodean.

Esto no significa que tengas que fingir ser feliz a cada minuto del día, sino que no debes dejar que las emociones negativas te hundan.

 

9. Únete a una actividad física

No hay mejor forma de despejar la mente, conectar con tu creatividad, incrementar la química de tu cerebro y mejorar tu calidad de sueño que haciendo una actividad física.

 

Un grupo de personas con ropa de deporte haciendo ejercicio en un parque al aire libre

 

Únete a algún grupo que haga algún tipo de ejercicio físico, ve al gimnasio, u organízate un plan diario de entrenamiento. Con esta costumbre mejorarás tu salud, tu felicidad, y vivirás más.

El cerebro se cansa cuando está constantemente realizando tareas mentales, y la actividad física es una buena forma de darle un descanso y aumentar sus energías.

 

10. Mejora la vida de los demás

Para ser realmente exitoso, necesitas una misión en la vida que refleje tu deseo por hacer una diferencia significativa en las vidas de los demás. Tu principal motivación no debería ser sólo el dinero.

El propósito no monetario de tu negocio es lo que te dará felicidad, satisfacción personal y significado a lo que estás haciendo.

 

Varias manos unidas unas encima de otras con un cesped verde debajo

 

Sé claro sobre el porqué quieres hacer lo que haces. Si estás plagado por el hambre de conseguir sólo dinero, entonces así es como siempre estarás: plagado y consumido.

Encuentra el propósito más profundo de tu visión de emprendedor, y condúcelo a hacer mejor la vida de otros.

 

The following two tabs change content below.
Jenny del Castillo
Soy periodista especializada en negocios pero mi gran pasión es la motivación personal y ayudar a otros a lograr sus metas. Creo firmemente que las oportunidades en la vida no ocurren: las creas tú.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *