15 secretos millonarios que los ricos no quieren que sepas

Secretos millonarios

Seguro que tienes en mente a una persona que es millonaria. Ese futbolista de élite, esa cantante famosa… Tienen todo lo que quieren: casas, lujos, viajes. ¿Qué secretos millonarios han utilizado para conseguirlo?

Hay muchos libros y estudios que intentan averiguar qué tienen en común las mentes millonarias. Está comprobado que existen hábitos y pautas de comportamiento entre las personas que hacen dinero y las que no.

 

¿Qué pasaría si incluimos esos hábitos en nuestras vidas?

Suele decirse que cada persona se convierte en aquello que imita. Yo antes no creía nada de esto, pero desde que empecé a incluir pequeños hábitos en mi día a día, no puedo estar más sorprendida con el cambio que está sufriendo mi realidad.

Si yo he podido hacerlo, tú también puedes empezar con estas acciones tan sencillas.

Los hábitos para ser exitoso necesitan tiempo para implantarse, dicen que 21 días es lo suficiente para que se convierta en una rutina aceptada. ¿No cuesta nada probar, no?

 

1. Piensa como un millonario

Para ser millonario primero debes sentirte como tal. Los millonarios piensan mucho en sí mismos, confían en sus capacidades y no les avergüenza demostrarlas. ¿Has visto alguna vez a tu cantante favorita avergonzada por mostrarse como es?

El pensamiento que está en su cabeza es: “todo va a salir bien, yo me lo merezco“. La mente de los millonarios es positiva, y como tal, atrae las oportunidades positivas.

Estas oportunidades se convertirán en estrategias para alcanzar las metas que se propongan. Esta es una carrera de resistencia, gana el que más aguanta y menos se auto destruye.

 

Secretos millonarios

 

2. Utiliza tu dinero de forma inteligente

Al contrario de lo que piensa la mayoría, gastar como un millonario no es gastar sin control. Al decirte que pienses como un millonario no quiero decir que quemes la tarjeta de crédito en la primera tienda que veas. Todo lo contrario.

La calidad se paga, dura más, te da más salud. Gasta pensando en el ciclo de vida de los objetos, en lo que te va a costar realmente. Además, aunque no lo creas, los ricos son los que más saben sobre ofertas y grandes descuentos.

Es importante que no gastes todo lo que ganas, separa tu dinero personal del profesional. Aprende a invertir y ahorra un porcentaje de lo que ganes mensualmente (20% es una buena cifra).

Pero sobre todo, no aparentes ser más rico de lo que en realidad eres.

 

3. Si no te enseñaron a ser rico, aprende a conseguirlo

La educación es una base muy fuerte en cualquier personalidad. Yo tuve la suerte de estudiar una carrera, aunque luego descubrí que mi camino iba mucho más allá de la oficina.

Estudiar es muy importante para cualquier formación, también para la vida diaria. Pero hay algunos factores que marcan la diferencia.

Los hijos de los ricos tienen una educación diferente a lo que te han contado. Ellos aprenden el valor del riesgo, de las inversiones, del emprendimiento.

Tienes que invertir en la única marca personal que te pertenece: tú. Supera tus miedos y sal de tu espacio de confort.

No tengas miedo a fallar, equivocarse es de humanos. Es la única forma de aprender y evolucionar tanto personal como profesionalmente.

 

Secretos millonarios

 

4. Acaba lo que comienzas

Si dejas tus proyectos a medias, entrarás en un bucle que no te dejará acabar nada. Comienza con el fin en mente y llévalo a cabo pase lo que pase, cueste lo que cueste.

Aprende de cada una de las situaciones que te suceden, tanto de las buenas como de las malas. Cada momento debe contar y ser una experiencia que te forme para ser mejor la próxima vez.

Recuerda lo más importante: no tienes que demostrar nada a nadie, tú eres tu mayor proyecto.

 

5. Crea plazos y organiza tus acciones

Uno de los hábitos más comunes entre los ricos es crear cada noche una lista con lo que van a hacer al día siguiente. Un acto tan simple como este puede hacer que tu productividad se dispare.

Para comenzar a ser efectivo en este aspecto, como ejercicio, puedes ponerte metas diarias, semanales, mensuales y anuales. Tienes que escribirlo sobre papel, sólo imaginarlo no funciona.

Pero recuerda: ¿qué es una meta sin tener un plan con el que poder alcanzarla? Piensa a largo plazo. Mantente siempre motivado.

 

 

6. Mejor hecho que perfecto

Olvida el perfeccionismo. No intentes ser perfecto en todo lo que haces. Pasa a la acción y ve haciéndote mejor con el tiempo. La mayoría de los ricos son por naturaleza autodidactas y se mantienen en continua formación.

Proponte aprender algo nuevo cada día.

Olvida las palabras “ya lo sé”. No sabes de todo, ni lo vas a hacer. Evolucionarás con tu proyecto. Hoy no puedes imaginar lo que necesitarás aprender mañana.

Déjate aconsejar por los que ya lo hicieron y hazte el mejor. Si te centras en los detalles, perderás el foco y será difícil volver.

 

Secretos millonarios

 

7. Sana tu relación con el dinero

Puede ser que en tu infancia te hayan dicho alguna vez “las personas ricas son malas, el dinero no crece en los árboles, el dinero no da la felicidad…”.

Todo eso nos impide pensar positivamente acerca del dinero y por lo tanto, nunca lo atraeremos de forma sana.

Tienes que aprender a valorar el dinero, darle la importancia que se merece y hacer que trabaje para ti. Descubre lo que son los ingresos pasivos.

Si cambias todas estas creencias e inviertes en otras formas de ganar dinero, te sorprenderá lo rápido que evoluciona tu situación económica.

 

8. Aprende a delegar

No intentes hacerlo todo por ti mismo. Haz aquello que sólo sabes hacer tú, nada más. El tiempo se ha vuelto tu recurso más valioso, así que aprende a trabajar en un equipo.

Contrata a profesionales libres en plataformas online. No trabajes duro, empieza a trabajar de forma efectiva e inteligente.

 

Secretos millonarios

 

9. Tú eres el único responsable

¿No te ha ocurrido que algunas veces todos a tu alrededor parece que se ponen en tu contra?. A mi me suele pasar: mi jefe me trata mal, mi familia no es perfecta o mis amigos no me entienden.

Por suerte no siempre es así, pero cuando ocurre, la mayor certeza es saber que sólo puedo cambiar a mi persona. Soy lo único sobre lo que tengo realmente control.

Lo mejor es asumir la responsabilidad de las consecuencias que tienen tus actos. Tú eres el único que decide actuar de una manera o de otra.

Si quieres que tu realidad mejore, debes comenzar a actuar diferente. Ten claro tus propósitos y haz un plan para conseguirlo.

Este, sin duda, es uno de los peores hábitos que puedes tener. Recuerda que puede que no salga como esperabas, pero eso no debe importarte.

Debes renacer de tus errores, aprender y, siempre, sin excepción, intentarlo de nuevo.

 

10. Crea oportunidades de negocio

Hay oportunidades de negocios donde menos lo esperas, y si no las ves a simple vista, es hora de que aprendas a crearlas tú mismo. Cuando empieces a entrar en este estilo de vida, notarás como todo son ideas por descubrir y poner en marcha.

No esperes a que el dinero venga a ti. Genera sistemas que te den dinero con el mínimo esfuerzo. No voy a mentirte, vas a necesitar trabajar duro para ello, pero una vez que lo consigas, ¡nada merece más la pena!

 

Secretos millonarios

 

11. Habla menos, escucha más

Dedica parte de tu tiempo a aumentar tu red de contactos. Los encuentros profesionales son fundamentales para evolucionar tanto personal como profesionalmente.

Seguro que te suena Warren Buffett, él es una persona que pone sus pensamientos en los negocios y no le ha ido nada mal (hoy en día es uno de los hombres más ricos del mundo):

“En la vida basta hacer unas pocas cosas bien, siempre que no hagas demasiadas cosas mal”. Warren Buffett.

Las mayores oportunidades suelen aparecer en los momentos de ocio y relajación. Escucha a los demás, conócelos, pregunta y aprende de ellos.

Esto debe ser un ejercicio que hagas a conciencia. En muchos casos lo importante es estar en el momento correcto con las personas adecuadas.

 

12. Rodéate de personas que te inspiren

Hay una regla que dice que eres el resultado de las 5 personas con las que más tiempo pasas. Por ello, debes relacionarte con aquellos que admiras y que ya han conseguido lo que estás deseando.

Busca un mentor, alguien a quien te gustaría parecerte y déjate asesorar. La gente rica cuando quiere un consejo contacta con aquellos que son más ricos que ellos. ¿A quién consultas tú?

 

Secretos millonarios

 

13. Siempre intenta ser mejor

En tu naturaleza debe estar el sentimiento de querer evolucionar. Tus hábitos positivos deben superar a los negativos. Aprende y lee todos los días. Elimina la televisión todo lo que puedas.

Hazte mejor a cada instante, con cada persona que conozcas. Trata de estar saludable y enérgico, haz ejercicio, come sano, piensa de forma optimista, sé feliz en el proceso. Lo positivo atrae lo positivo.

Rechaza todo lo que te limite o te censure.

 

14. Empieza a controlar tus finanzas

Si sabes cómo gestionar el dinero que tienes ahora mismo, sabrás cómo trabajar con la abundancia. Es mucho más fácil aprender con poco.

Invierte en un gestor financiero, deja tus ganancias a buen recaudo. Cuando tu dinero se multiplique será más difícil de controlar o gestionar. ¿No querrás perderlo una vez que lo has conseguido, no?

 

Secretos millonarios

 

15. Da para recibir

Ya sabes que debes que ser el mejor en lo que haces. Para ello siempre tienes que ofrecer más de lo que te piden y hacerlo lo mejor que puedas. Recuerda una ley universal: quién da, recibe.

Pero alguien tiene que comenzar, y en el caso de tu negocio, debes ser tú. Trata a tus clientes, compañeros, colaboradores, como te gustaría que ellos te tratasen a ti. Haz más de lo que se espera de ti.

No importa si eres empleado, inversor, empresario, emprendedor… Comienza a utilizar estos hábitos en tu vida diaria y conviértete en el mejor de tus proyectos.

 

¿Qué otros secretos millonarios conoces tú?. ¡Cuéntame!.

The following two tabs change content below.
Esmeralda

Esmeralda

Nómada de corazón, digital de profesión. Vivo viajando con mi negocio en la mochila. Apasionada por la fotografía y las palabras. Sé que con esfuerzo y dedicación, conseguiré todo lo que me proponga.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *